[¿?] página principal

 

Dudas y textos

Recursos para la formación católica 

Escríbeme

Quiénes somos

Mi perfil de facebook

Benedicto XVI

 Juan Pablo II

Clásicos de espiritualidad

Obras actuales variadas

Sobre el Opus Dei

 Oraciones y Biblia

Más magisterio de la Iglesia y Teología

Recursos formativos

Noticias

Citas escogidas

Imágenes

Enlaces

 

 

 

 

ORAR CON EL CURA DE ARS

Hablar con Jesús

 

José Pedro Manglano Castellary

 

ÍNDICE

El cura de Ars

1.   Que suerte vivir con Dios: vida cristiana

2.   El buen Dios: amor a Dios  

3.   El pecado es el verdugo: pecado        

4.   Tras Dios el sacerdote lo es todo: sacerdocio   

5.   Rezar y amar: oración       

6. Avaros del cielo: cielo y pobreza       

7. El cielo en la tierra: la eucaristía     

8. Combatir sin miedo: lucha 

9. Curar las heridas de nuestra alma: la confesión    

10. Mi sangre por vosotros: caridad        

11. Sufrir amando: sacrificio y cruz   

12. Somos mucho y no somos nada: humildad     

13. Conservar la inocencia: pureza        

14. La mejor de las madres: María 

Sus últimos días

Notas bibliográficas

 

El cura de Ars

 

A Dios sí se le puede conocer. Dios vive. En la vida de muchas personas podemos encontrar la presencia y la acción de Dios.

Es una suerte poder entrar y pasearse por la interioridad de una persona santa, saber cómo vivía, cómo reaccionaba en distintas situaciones, cómo veía las cosas. Y podemos hacerlo con el Cura de Ars, un sencillo sacerdote de un pequeñísimo pueblo que, sin pretenderlo y sin salir de allí en toda su vida, alcanzó una notable fama en toda Francia y, más tarde, en todo el mundo. Ahora es patrono de los sacerdotes de todo el mundo.

No escribió nada: con dificultad, y con bastantes años, aprende a leer y a escribir. Su cabeza es torpe para los estudios y su memoria es mala; tanto es así que llegan a echarle del seminario por suspender los estudios: consideran que no es capaz de aprender lo mínimo imprescindible para poder ser sacerdote. Sin embargo, al cabo de los años, personas importantes de toda Francia irán a Ars para escuchar su consejo.

Se considera indigno de ser cura del pueblo de Ars, de tener a su cargo las pocas familias que pueblan esa pequeña aldea. Sin embargo, al cabo de los años, el Emperador de Francia le da el prestigioso título de Caballero de la Legión de Honor.

A su llegada a Ars, las pocas familias que habitan el pueblo no tienen especial interés por las cosas de Dios ni del Cura: unas pocas viejas van a Misa el domingo, y nada más. Sin embargo, al cabo de los años, el Cura -que ha acompañado en el momento de la muerte a todos- dice emocionado que el cementerio de Ars es un 'relicario'.

Y toda su fama le vino de su actividad, como suele ocurrir. Lo llamativo es que en su caso, toda su actividad la ejerció encerrado en una caja de madera de un metro cuadrado de superficie: su confesionario. Él a penas salía de allá dentro -hasta dieciocho horas al día llegaba a estar- pero muchos salían de sus ciudades para ir a confesarse con él. El pueblo tuvo que armarse con fondas y pensiones para albergar a tantos penitentes que, esperando su turno, a veces tenían que pasar en el pueblo hasta seis días.

*        *         *

         Los textos los hemos tomado, por un lado, de las notas que tomó la gente de sus predicaciones, homilías y catequesis; y por otro, de lo que contaron los vecinos del pueblo y muchos de los que fueron a confesarse con él. Al final del libro, indicamos alguna fuente en la que se puede encontrar lo referido en cada punto.

         Cada capítulo empieza con algunos datos biográficos que ayudan a contextualizar el contenido de los puntos.

 

¿Cómo hacer oración con las palabras y hechos de un santo? Muy sencillo.

Leer, ver cómo es esa alma, ver cómo es la mía en situaciones similares, desear cambiar, decírselo a Dios, hacer propósitos.

 

        

1. ¡QUÉ SUERTE VIVIR CON DIOS!: vida cristiana.

 

         La revolución francesa surge en 1789. En 1791 entra en vigor la Constitución civil en la comarca de Lyon, pero en 1793 esta ciudad se alza contra la Convención, levantamiento que lleva a las tropas de la República Francesa a asediar la ciudad de Lyon durante dos meses. La represión es terrible, la guillotina funciona sin parar; la sangre corre, y llegan a morir alrededor de veintemil lyoneses. El ejército de la Convención pasa sin cesar por Dardilly, pueblecito a las afueras de Lyon, donde el niño Juan María Vianney vive este clima de terror a sus siete años.

         La Convención exige a los sacerdotes que juren la nueva Constitución, separándose de la iglesia Católica. Los sacerdotes que no juraban, eran encarcelados y ejecutados en veinticuatro horas; para evitarlo, se ocultan y esconden; quien delate o descubra a un sacerdote no juramentado recibirá cien libras de recompensa. En la casa de los Vianney se refugian muchos sacerdotes. El cura de Dardilly presta juramento, pero en 1794 la persecución religiosa se endurece y es cerrada la iglesia del pueblo.

         Los cristianos viven su fe en la clandestinidad. Juan María hace su primera confesión con uno de los sacerdotes escondidos. Sus padres le envían a Ecully -a seis kilómetros- a prepararse para la primera comunión con unas monjitas que, en secreto, enseñan a los niños. A los trece años recibe la primera comunión con otros catorce niños a escondidas: en la ventana ponen una carreta cargada de heno que les oculta. Les da la comunión el sacerdote Groboz, que va de aldea en aldea, jugándose la vida, impartiendo los sacramentos.

*        *         *

 

         Con toda esta experiencia, Juan María ve el mundo dividido en dos: el bien y el mal, la fuerza del bien y la fuerza del mal. Ve personas que hacen el bien, y personas que hacen el mal. Las primeras crean y transmiten felicidad, amor, paz... Las segundas, lo contrario.    

         Tiene la clara visión de que la bondad está en Dios y en quien vive con Dios; su bondad le lleva a desear, para él y para todos, el vivir con Dios; desea que todos acepten que Dios les ama, que todos sean buenos cristianos, que todos cuiden la buena vida del alma.

         Vivir con Dios o vivir para el mundo: esa es la elección. Y... ¡qué suerte vivir con Dios!

 

 

LO QUE DIJO E HIZO

 

·       "El hombre es terrestre y animal; sólo el Espíritu Santo puede elevar su alma y llevarla hacia lo alto.

¿Por qué los santos estaban tan despegados de la tierra? Porque se dejaban conducir por el Espíritu Santo.

Los que son conducidos por el Espíritu Santo tienen ideas justas. Por eso hay tantos ignorantes que saben más que los sabios. Cuando se es conducido por un Dios de fuerza y de luz, no hay equivocación.

Como las lentes que aumentan los objetos, el Espíritu Santo nos hace ver el bien y el mal en grande. Con el Espíritu Santo todo se ve en grande: se ve la grandeza de las menores acciones hechas por Dios y la grandeza de las menores faltas. Como un relojero con sus lentes distingue los más pequeños engranajes de un reloj, con las luces del Espíritu Santo distinguimos todos los detalles de nuestra pobre vida.

Entonces las más pequeñas imperfecciones se agrandan, y los  pecados más leves dan pavor". (F-IV)

·       Aconsejaba comenzar todos los días haciendo un sencillo ofrecimiento de todo el día a Dios: "Hay que actuar por Dios, poner nuestras obras en sus manos. Hay que decir despertándose:

-Quiero trabajar por ti, Dios mío ¡Me someteré a todo lo que me envíes! Me ofreceré en sacrificio. Pero Señor, no puedo hacer nada sin ti, ¡ayúdame!

Oh, en el momento de la muerte nos arrepentiremos del tiempo que hemos dado a los placeres, a las conversaciones inútiles, al reposo, en vez de haberlo empleado a la mortificación, al rezo, a las buenas obras, a pensar en la miseria, a llorar los propios pecados ¡Entonces veremos que no hemos hecho nada por el cielo! Hijos míos, ¡qué triste sería llegar a esa situación!" (P-II)

 

·       "Los que tienen el Espíritu Santo no pueden sentirse complacidos con ellos mismos, porque conocen su pobre miseria. Los orgullosos son los que no tienen Espíritu Santo.

Las gentes mundanas no tienen al Espíritu Santo; o, si lo tienen, no es más que de paso: Él no se detiene en ellos. El ruido del mundo le hace marcharse". (F-IV)

·       Para llevar una buena vida cristiana, nunca es tarde: sea cual sea nuestro pasado, nuestra edad, nuestros defectos...: "Los santos, no todos han empezado bien, pero todos han sabido terminar bien. Si hemos empezado mal, procuremos terminar bien e iremos al cielo junto con ellos". (P-II)

·       "La gente dice que es demasiado difícil alcanzar la salvación. No hay, sin embargo, nada más fácil: observar los mandamientos de Dios y de la Iglesia, y evitar los siete pecados capitales; es decir, hacer el bien y evitar el mal; ¡no hay más que eso!" (P-III)

·       "Los buenos cristianos que trabajan en salvar su alma están siempre felices y contentos; gozan por adelantado de la felicidad del cielo; serán felices toda la eternidad. Mientras que los malos cristianos que se condenan siempre se quejan, murmuran, están tristes... y lo estarán toda la eternidad.

Un buen cristiano, un avaro del cielo, hace poco caso de los bienes de la tierra; sólo piensa en embellecer su alma, en obtener lo que debe contentarle siempre, lo que debe durar siempre.

Ved a los reyes, los emperadores, los grandes de la tierra: son muy ricos; ¿están contentos? Si aman al buen Dios, sí; si no, no están contentos. Me parece que no hay nada que dé tanta pena como los ricos cuando no aman al buen Dios.

Puedes ir de mundo en mundo, de reino en reino, de riqueza en riqueza, de placer en placer; pero no encontrarás tu felicidad. La tierra entera no puede contentar a un alma inmortal, como una pizca de harina en la boca no puede saciar a un hambriento". (P-III)

 

·       "El ojo del mundano no ve más lejos que la vida. El ojo del cristiano ve hasta el fondo de la eternidad.

Para el hombre que se deja conducir por el Espíritu Santo parece que no hay mundo; para el mundo, parece que no hay Dios.

Los que se dejan conducir por el Espíritu Santo sienten toda clase de felicidad dentro de ellos mismos; mientras que los malos cristianos ruedan sobre espinas y piedras.

Un alma que tiene al Espíritu Santo no se aburre nunca de la presencia de Dios: pues de su corazónsale una transpiración de amor". (F-IV)

·       "El corazón se dilata, se baña en amor divino. El pez no se queja nunca de tener mucha agua: el buen cristiano no se queja nunca por estar mucho tiempo con Dios. Hay quienes encuentran la religión aburrida, es porque no tienen al Espíritu Santo". (F IV)

·       "Si preguntáramos a los condenados: ¿Por qué estáis en el infierno?, responderían: Por haber resistido al Espíritu Santo.

Si dijéramos a los santos: ¿Por qué estáis en el cielo?, responderían: Por haber escuchado al Espíritu Santo." (F-IV)

·       "El buen Dios, enviándonos el Espíritu Santo, ha hecho como un gran rey que encarga a su ministro que vaya con uno de sus súbditos, diciendole:

-Acompaña a este hombre a todas partes, y me lo traes sano y salvo.

¡Qué bello es ser acompañado por el Espíritu Santo! Es un buen guía. ¡Y... que haya quienes no quieren seguirle!" (F-IV)

·       Estaba profundamente convencido de que una persona es feliz cuando vive con Dios; y que es infeliz sólo cuando esa persona libremente se ha separado de Dios: porque no conoce lo que Dios dice, porque ha dejado de escucharle y hacerle caso. "Hijos míos; ¿por qué somos tan ciegos y tan ignorantes? ¡Porque no hacemos caso de la palabra de Dios!"

Pero lo primero para poder hacer caso a Dios es saber qué dice, estar formado: "Con una persona formada hay siempre recursos. Una persona que no está formada en su religión es como un enfermo agónico; no conoce ni la grandeza del pecado, ni la belleza de su alma, ni el precio de la virtud; se arrastra de pecado en pecado". (P-I)

·       "Hay muchos cristianos que no saben por qué están en el mundo.

-¿Por qué, Dios mío, me has puesto en el mundo?

-Para salvarte.

-Y ¿por qué quieres salvarme?

-Porque te amo.

¡Que bello y grande es conocer, amar y servir a Dios! Es lo único que tenemos que hacer en el mundo. Todo lo demás es tiempo perdido."

·        "Muchos cristianos no trabajan más que para satisfacer este cadáver (al cuerpo siempre le llamaba 'cadaver') que pronto se pudrirá en la tierra; y, sin embargo, no piensan en su pobre alma, que debe ser eternamente feliz o infeliz. Carecen de espíritu y de buen sentido: ¡esto hace temblar!

Veis, hijos, hay que pensar que tenemos un alma que salvar y una eternidad que nos espera. El mundo, las riquezas, los placeres, los honores pasarán; el cielo y el infierno no pasarán nunca. ¡Tengamos cuidado!" (P-II)

·        "Quienes no tienen fe, tienen el alma más ciega que los que no tienen ojos.

Estamos en este mundo como entre niebla; pero la fe es el viento que disipa esa niebla y que hace brillar en nuestra alma un bello sol... Entre nosotros, todo es alegría, felicidad y consuelo.

Preguntemos a la gente del mundo. ¿Cómo podrían ver ellos si son ciegos? Son ciegos. Nuestro Señor Jesucristo haría hoy todos los milagros que hizo en Judea y no le creerían. Cuando decimos: Dios mío, yo creo; creo firmemente, es decir, sin la menor duda. (¡Oh! ¡si nos convenciéramos de estas palabras!). Creo firmemente que estás presente en todas partes, que me ves, que estoy bajo tus ojos, que un día te veré claramente yo mismo, que gozaré de todos los bienes que me has prometido. ¡Dios mío, espero que me recompensarás de todo lo que he hecho para agradarte! Dios mío, te amo ¡tengo un corazón para amarte!

Con este acto de fe, que es también un acto de amor, ¡bastaría para todo!" (P-V)

·       Cuando citaba las palabras del evangelio: Dios dirá a los condenados: '¡Venga, malditos!...',  se conmovía: "Malditos de Dios... ¡qué horrible desgracia!

¿Entendéis, hijos míos? ¡Malditos de Dios! ¡De Dios... que no sabe más que bendecir! ¡Malditos de Dios, que es todo amor! Malditos de Dios, que es la bondad personificada ¡malditos sin remisión! Malditos para siempre ¡malditos de Dios!.

Si un condenado pudiera decir una sola vez '¡Dios mío, te amo!', no habría más infierno para él. Pero, esta pobre alma ¡ha perdido el poder de amar que ella había recibido y del que no ha sabido servirse! Su corazón está seco como el del racimo cuando ha pasado por la prensa. ¡No habrá más felicidad en esta alma, ni más paz, porque no hay más amor!

Hay quienes pierden la fe y no ven el infierno más que entrando a él. Creemos que hay un infierno, pero vivimos como si no lo hubiera; vendemos el alma por unas monedas.

No es Dios quien nos condena, somos nosotros, por nuestros pecados. Los condenados no acusan a Dios; se acusan ellos mismos; dicen: He perdido a Dios, mi alma y el cielo por mi culpa." (P-VII)

·       "Fuera del buen Dios, nada es sólido, ¡nada! ¡nada! La vida, pasa; la fortuna, se viene abajo; la salud, se destruye; la reputación, es atacada. Vamos como el viento. Todo va rápido, todo se precipita. ¡Ah, Dios mío! Hay que compadecerse de los que ponen su afecto en todas las cosas. Lo ponen porque se aman demasiado; pero no se aman con un amor razonable; se aman con amor de ellos mismos y del mundo; buscándose, buscando las criaturas más que a Dios. Por eso nunca están contentos, nunca están tranquilos; siempre están inquietos, siempre atormentados, siempre nerviosos.

Ved, hijos míos, el buen cristiano recorre el camino de este mundo subido en una bonita carroza de triunfo; esta carroza es arrastrada por ángeles y es Nuestro Señor quien la conduce. Mientras que el pobre pecador está enganchado al carro de la vida, y el demonio está en el asiento y le hace avanzar a golpes de látigo." (P-IX)

·       "Un cristiano conducido por el Espíritu Santo no siente pena en dejar los bienes de este mundo para correr tras los bienes del cielo. Él sabe ver la diferencia.

Los que se dejan conducir por el Espíritu Santo sienten toda clase de felicidad dentro de ellos mismos; mientras que los malos cristianos se enredan con las espinas y los guijarros.

Sin el Espíritu Santo, somos como una piedra de las que ves en el camino. Coge en una mano una esponja empapada de agua y en la otra una piedra; apriételas igualmente. No saldrá nada de la piedra, y de la esponja verás salir el agua en abundancia. La esponja es el alma del Espíritu Santo; y la piedra es el corazón frío y duro donde el Espíritu Santo no vive". (P-XIV)

 

·       Como se dirigía en sus predicaciones a gente sencilla, analfabeta, buscaba imágenes simples y expresivas como ésta, con la que animaba a hacer las cosas con intención recta, por amor: "Tenemos siempre dos secretarios, el demonio que inscribe nuestras malas acciones para acusarnos, y nuestro buen ángel que escribe las buenas para justificarnos en el día del juicio.

Cuando las buenas nos sean presentadas, qué pocas serán agradables a Dios. Incluso entre las mejores, encontraremos ¡tantas imperfecciones, tantos pensamientos de amor propio, de satisfacciones humanas, de placeres sensuales, de egoísmos que se encuentran mezclados! Tienen buena apariencia: como esas frutas que parecen más amarillas y más maduras porque un gusano las ha picado.

Habrá pocas buenas obras recompensadas porque en vez de hacerlas por amor a Dios, las hacemos por hábito, por rutina, por amor de nosotros mismos. ¡Qué lástima!" (P-XXIV)

 

·       "La gracia de Dios nos ayuda a andar y nos sostiene. Nos es tan necesaria como las muletas a un cojo". (P-XXXI)

·       Como para llevar una vida cristiana es imprescindible asistir a la Eucaristía los domingos, éste fue un tema insistente en su predicación. Argumenta de una manera sencilla: "El domingo es el bien del buen Dios; es su día, el día del Señor. Él ha hecho todos los días de la semana; podía guardarlos todos para Él, pero no: nos ha dado seis; sólo se ha reservado el séptimo. ¿Con qué derecho tú tocas lo que no te pertenece? Sabes que el bien robado no se aprovecha jamás. El día que se roba al Señor no se aprovechará tampoco".

Y concluía de forma persuasiva y clara: "Conozco dos medios para ser pobre: trabajar el domingo y tomar el bien del prójimo". (P-XXXI)

·       El Cura de Ars  fue un excelente conocedor del alma humana, pues entró en tantísimas intimidades, escuchó tantos desahogos. Y afirmaba rotundamente que la alegría que muestran los 'mundanos' es falsa: "No he encontrado nadie que se queje tanto como esas pobres gentes mundanas. Tienen sobre las espaldas un abrigo cubierto de espinas: no pueden hacer un movimiento sin pincharse; mientras que los buenos cristianos tienen un abrigo forrado de piel". (P-XXXI)

 

·       "¿No es una verdadera locura poder gustar las alegrías del cielo, uniéndose a Dios por amor, y preferir el infierno? ¡No se puede entender esta locura, no se puede llorarla bastante!"

Y repetía con palabras parecidas esta idea para gravarla en aquellas almas: "Hay que compadecerse de estas pobres gentes del mundo. Tienen sobre sus espaldas un abrigo forrado de espinas: no pueden hacer un movimiento sin pincharse; mientras que los buenos cristianos tienen un abrigo forrado de piel de conejo". (F-IX)

 

·       Le gustaba buscar parábolas o comparaciones cercanas a la vida de los que le escuchaban; por ejemplo, éstas: "Dios actúa en nuestras almas según el grado de nuestros deseos. Un vaso recibe agua de una fuente según su capacidad". (MJ 128)

·       "Los santos son como multitud de pequeños espejos en los que Jesucristo se contempla." (MJ 128).

·       Quería que quienes le escuchaban se decidiesen a ser santos. Continuamente les animaba y les orientaba con imágenes sencillas: "Los santos tenían un buen corazón, un corazón líquido", en el sentido de que no eran duros, de piedra, insensibles; sino que, por el contrario, los santos se adaptan como el líquido a cada persona con la que están.

·       "Para ser santo hay que estar loco, haber perdido la cabeza.

Por allí por donde pasan los santos, Dios pasa con ellos.

A los amigos del buen Dios se les conoce a la legua".

·       El Cura de Ars sabía que la grandeza del cristiano está en la felicidad íntima del alma que elige el bien y trata con el buen Dios. Sin embargo, muchos buscaban lo espectacular del milagro para creer. En septiembre de 1843, Margarita Humbert, prima del Cura, le hizo una visita. En la conversación que mantuvieron, ella se quejaba de la falta de milagros. El Cura le respondió: "¡Dios es siempre todopoderoso; siempre puede hacer milagros; y los haría como en los antiguos tiempos, pero falta la fe!" (MTR-591)

 

·       El Cura de Ars hizo algunos milagros bastante evidentes en vida. La fama se corrió por aquellos pueblos. Cuando algunos venían de otros lugares y le pedían hiciese un milagro, lo único que pedía era fe, como lo hizo Jesucristo en sus tres años de vida pública; pero la pedía con exigencia. Un día, una mujer de Montfreur fue a Ars a pedirle que hiciese un milagro, pues un pariente suyo había caído enfermo; el cura de Ars le dijo: "Bien. Haga usted una novena de oraciones, pero no sé si Dios la escuchará, pues en esa casa hay tanta fe como en un establo de caballos". Por desgracia, el Cura de Ars estaba en lo cierto. Cuando la mujer acabó la novena de oraciones por su difunto, éste murió.

 

2. EL BUEN DIOS: amor a Dios

 

Juan María Vianney nace el 8 de mayo de 1786 en Dardilly, diez kilómetros al norte de Lyon. Es el cuarto de siete hermanos. Su padre, Mateo, es agricultor, propietario de las doce hectáreas que trabaja. Su madre, María, creó un hogar cristiano. Cada noche se acerca a la cama de sus hijos y reza con ellos.

Juan María era un niño normal: ojos azules, moreno y delgado; sensible, alegre, nervioso, impulsivo, bueno. Un niño normal.

Solemos decir que todos los niños son buenos, y así es. Pero junto la atracción del bien, va despertándose la atracción del mal. En este aspecto empieza a distinguirse el pequeño Juan María: procura elegir siempre el bien, con lo que cada vez le atrae más lo bueno, y cada vez más le repele lo malo. Así se entiende que años más tarde comentase, con toda sencillez: 'el pecado lo descubrí en el confesionario'.


>>> NO SE MUESTRAN COMPLETOS LOS LIBROS CUYOS DERECHOS DE AUTOR ESTÁN VIGENTES, COMO OCURRE CON ESTE <<<