[¿?] página principal

 

Dudas y textos

Recursos para la formación católica 

Escríbeme

Quiénes somos

Mi perfil de facebook

Benedicto XVI

 Juan Pablo II

Clásicos de espiritualidad

Obras actuales variadas

Sobre el Opus Dei

 Oraciones y Biblia

Más magisterio de la Iglesia y Teología

Recursos formativos

Noticias

Citas escogidas

Imágenes

Enlaces

 

 

 

   

APUNTES DE TEOLOGÍA

Breve resumen de la Teología católica

 

TEMA 1: NATURALEZA DE LA TEOLOGÍA

1.1. Definición y Objeto de la Teología

1.2. Fe y Teología

1.3. Teología como ciencia

1.4. Método propio de la Teología: las Fuentes Teológicas

1.5. Teología Positiva y Teología Especulativa

1.6. Unidad de la Teología y Pluralidad de las Disciplinas Teológicas

1.7. La Teología y la misión de la Iglesia: inculturación de la fe y evangelización

TEMA 2: LA REVELACIÓN

2.1 Concepto teológico de revelación

2.2 Hechos y palabras en el constituirse de la revelación

2.3 Cristo, culmen y centro de la Revelación

2.4 Signos de credibilidad de la revelación

2.5 Transmisión de la revelación a través de la Iglesia

TEMA 3: LA FE

3.1 Naturaleza de la fe teologal y propiedades

3.2 Inteligencia y voluntad en el acto de fe

3.3 Génesis de la fe: conocimiento de la credibilidad de la revelación; el juicio de credendidad

3.4 Credibilidad y vida de fe

3.5 Fe e Iglesia

TEMA 4: LA INSPIRACIÓN BÍBLICA

4.1. Canon de los libros sagrados

4.2. Naturaleza de la Inspiración Bíblica

4.3. Veracidad y santidad de la Sagrada Escritura

4.4. La interpretación Bíblica. Criterios racionales y teológicos

4.5. Teología y exégesis bíblica

TEMA 5: EL PENTATEUCO

5.1. Descripción general de su contenido

5.2. Origen mosaico e hipótesis críticas sobre tradiciones y fuentes en la  composición  del Pentateuco

5.3. Enseñanza teológica del Gen 1-11

5.4. Los relatos Patriarcales

5.5. Exodo y Alianza

5.6. Ideas fundamentales de la tradición Deuteronomista

TEMA 6: LIBROS PROFÉTICOS DEL A.T

6.1. Vocación y misión de los profetas

6.2. Importancia de los profetas y de su mensaje para el desarrollo de la revelación del A.T

6.3. Características de los libros proféticos: preexílicos, exílicos, postexílicos

TEMA 7: LOS LIBROS SAPIENCIALES DEL ANTIGUO TESTAMENTO

7.1 La sabiduría en Israel

7.2. Visión general de los libros sapienciales

7.3. Contenido y enseñanzas sobre Dios, sobre el hombre y sobre la vida moral y social

7.4. Los salmos: origen del Salterio y diversos géneros de Salmos

7.5. Valor religioso y proyección mesiánica

TEMA 8: LOS EVANGELIOS SINÓPTICOS Y LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES

8.1. Origen apostólico y formación de los evangelios

8.2. Peculiaridades literarias y teológicas de cada uno de los evangelios

8.3 El libro de los Hechos de los Apóstoles

8.4 Redacción y doctrina de Hechos

TEMA 9: "CORPUS IOANNEUM" Y EPISTOLAS CATOLICAS

9.1. Características literarias y contenido doctrinal del Evangelio de San Juan

9.2. Las epístolas de San Juan

9.3. Apocalipsis de San Juan

9.4 La Epístola de Santiago

9.5. La 1ª Epístola de San Pedro

9.6. La 2ª Epístola de San Pedro

9.7. La Epístola de San Judas

TEMA 10: EL CORPUS PAULINO

10.1. Cronología y agrupación

10.2. Pecado y Justificación en Romanos y Gálatas

10.3. Temas principales de I y II Corintios

10.4. Cristo y la Iglesia en las Epístolas de la Cautividad

10.5. Las Cartas Pastorales

10.6. Epístola a los Hebreos

TEMA 11: EL ACCESO RACIONAL A DIOS

11.1 Sentido de la pregunta humana acerca de Dios

11.2 La Respuesta dada desde la Experiencia Religiosa y desde la Filosofía

11.3 La Negación de Dios; Características del Ateísmo Contemporáneo

11.4 El Conocimiento Natural de Dios: su Importancia, Alcance y Sentido

11.5 El Dios Revelado; Fe y Conocimiento Teológico de Dios

TEMA 12: ELEMENTOS CENTRALES DE LA REVELACIÓN BÍBLICA SOBRE DIOS  

12.1. Antiguo Testamento: la presencia salvífica del Dios de Israel

12.2. El Nombre de Dios

12.3. Las Manifestaciones del Amor Paterno de Dios, Núcleo Central de la Revelación Neotestamentaria del Misterio de Dios

12.4. La Revelación del Padre en Jesucristo: Jesucristo, Hijo de Dios, Verbo Eterno, Hecho Hombre

12.5. El Espíritu Santo en los Textos del Nuevo Testamento

TEMA 13: NATURALEZA DEL CONOCIMIENTO TEOLÓGICO DE DIOS

13.1 Sentido y valor del conocimiento Analógico de Dios: “Analogía Entis”. “Analogía Fidei”

13.2. Dios y la cuestión del ser: Principales aspectos Teológicos

13.3. “Dios es Amor”: Significado y Alcance Teológico de esta verdad Revelada

TEMA 14: PRINCIPALES HITOS HISTÓRICO-TEOLÓGICOS DEL DESARROLLO DEL DOGMA TRINITARIO

14.1. Hasta la proclamación del Símbolo niceno-constantinopolitano del 381

14. 2. Elementos de la Teología Trinitaria Agustiniana: La Noción de Relación y La Analogía Psicológica

14.3. Rasgos Centrales de la Elaboración Sistemática Trinitaria de Santo Tomás de Aquino

14.4. La Cuestión del “Filioque” en el pasado y en la actualidad

TEMA. 15: LA TEOLOGÍA TRINITARIA CONTEMPORÁNEA

15.1. La Enseñanza Trinitaria del Concilio Vaticano II

15.2. La Enseñanza Trinitaria de Juan Pablo II

15.3. La Cuestión Teológica de la relación entre la Trinidad inmanente y la Trinidad económica

15.4. Teología de la Cruz y la Reflexión Trinitaria

15.5. El Misterio Trinitario y Espiritualidad Cristiana

TEMA 16: LA CREACIÓN

16.1. El misterio de la Creación del mundo en el conjunto de la fe de la Iglesia

16.2 La Creación en la Sagrada Escritura y en el Magisterio

16.3. Noción teológica de Creación

16.4. Las criaturas: ángeles, hombres, seres materiales

16.5. La bondad del mundo creado

TEMA 17: LA PROVIDENCIA DIVINA Y EL GOBIERNO DEL MUNDO

17.1. La doctrina teológica sobre la providencia

17.2 El problema del mal

17.3 Providencia divina, acción y libertad humana

17.4 Teología de la Creación, trabajo y ecología

17.5 La autonomía de las realidades terrenas: su fundamento y sentido

TEMA 18: EL SER HUMANO, CRIATURA DE DIOS

18.1. Los relatos del génesis

18.2. Creación del Varón y de la mujer

18.3. El hombre, imagen de Dios

18.4. Características de la persona

18.5. El Alma Humana; la unidad anímico-corporal del ser humano

TEMA 19. JUSTICIA Y PECADO ORIGINAL

19.1. Intimidad del hombre con Dios en la situación originaria

19.2. Tentación y caída

19.3. El pecado original: existencia, naturaleza y consecuencias

TEMA 20: LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS

20.1. El misterio de Cristo según la Sagrada Escritura

20.2. Los títulos Cristológicos

20.3. Enseñanza de los grandes concilios Cristológicos

20.4. Unión hipostática

20.5 Conmunicatio idiomatum..

20.6. Cuestiones en torno al concepto moderno de persona. Su influencia en cristología

20.7. Instrucción Mysterium Filii Dei

TEMA 21: LA HUMANIDAD DE CRISTO

21.1. Testimonio bíblico sobre la perfección humana de Cristo

21.2. La conciencia mesiánica de Cristo

21.3. La explicación teológica sobre la perfección de la humanidad del verbo encarnado: Santidad y Gracia; ciencia; voluntad y libertad impecables

21.4. La coexistencia de la plenitud de gracia y de la condición de viador

TEMA 22: CRISTO REDENTOR

22.1. La triple función redentora de Cristo: Profeta, Sacerdote, Rey

22.2. Valor salvífico de todos los misterios de la vida, muerte y glorificación de Jesús

22.3. El misterio pascual: muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo

22.4. El modo de la redención: satisfacción, mérito y eficiencia

22.5. Frutos de la Redención: liberación y reconciliación

TEMA 23: MARÍA, MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA

23.1. Maternidad Divina de María

23.2. Concepción Inmaculada. Plenitud de Santidad

23.3. Virginidad Perpetua

23.4 Participación de María en la obra salvífica de Cristo

23.5 Cooperación de María a la Redención in facto esse (redención subjetiva)

23.6. Asunción al Cielo

23.7 María, Mediadora y Corredentora

23.7. Madre de la Iglesia

TEMA 24: LA IGLESIA DE CRISTO

24.1 Cristo, fundamento y Fundador de la Iglesia

24.2 Reino de Dios e Iglesia en la predicación de Jesús

24.3 Aspectos del misterio de la Iglesia

24.4 Notas de la Iglesia

24.5 La Iglesia, Pueblo de Dios y Cuerpo Místico de Cristo

24.6 Misión de la Iglesia

TEMA 25: DIMENSIÓN JERÁRQUICA DE LA IGLESIA

25.1 Pedro y los demás apóstoles

25.2 La sucesión apostólica

25.3 La sacramentalidad del Episcopado

25.4 El Primado del Papa

25.5 El Colegio de los Obispos

25.6 Potestad y servicio en la Iglesia: la triple función de enseñar, santificar y gobernar

TEMA 26: LOS SACRAMENTOS

26.1. La sacramentabilidad en la economía de la salvación

26.2. Concepto y número de los sacramentos

26.3. Elementos que integran el signo sacramental

26.4 Cristo, autor de los sacramentos

26.5. La potestad e intención del ministro

26.6. La capacidad e intención del sujeto

26.7. Efectos de los sacramentos

TEMA 27: LA LITURGIA

27.1. Naturaleza de la liturgia: actualización de la obra de la salvación y el culto de la Iglesia unida a Cristo Sacerdote

27.2. La liturgia, fuente y cumbre de la vida de la Iglesia

27.3. Dimensión simbólica de la liturgia

27.4. La vida cristiana como culto a Dios

TEMA 28: SACRAMENTOS DE INICIACIÓN CRISTIANA: BAUTISMO Y CONFIRMACIÓN

28.1. Naturaleza, Efectos, necesidad, Sujeto y Ministro del  Bautismo

28.2 El Carácter cristiano como Participación en el Sacerdocio de Cristo

28.4. Naturaleza, ministro, Sujeto y Efectos de la Confirmación

TEMA 29: El SACRIFICIO SACRAMENTAL DE LA EUCARISTÍA I

29.1 Introducción

29.2 Enseñanzas Bíblicas sobre la Eucaristía

29.3 Testimonios de la Tradición y Definiciones del Magisterio

29.4 La presencia verdadera, real y substancial de Cristo en la Eucarisita

29.4 Transubstanciación

29.5 Teorías teológicas recientes y orientaciones del Magisterio

TEMA 30:  EL SACRIFICIO SACRAMENTAL DE LA EUCARISTÍA II

30.1 La Eucaristía prefigurada en la Pascua judía

30.2. La Eucaristía sacrificio de la Nueva Alianza

30.3. Relación de la Misa al Calvario y la Última Cena

30.4. Naturaleza del Sacrificio de la Misa

30.5. Fines y Frutos del Sacrificio Eucarístico

TEMA 31: EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA

31.1. Reconciliación y penitencia en la Sagrada Escritura

31.2. Cristo transmite a la Iglesia la potestad de perdonar los pecados

31.3. Estructura sacramental de la reconciliación cristiana

31.4. Partes del sacramento

31.5. Forma de la celebración del sacramento, la confesión personal, forma ordinaria

TEMA 32. EL SACRAMENTO DE LA UNCIÓN DE LOS ENFERMOS

32.1. La enfermedad y la muerte, momentos de prueba para el hombre

32.2. Naturaleza, efectos, sujeto y ministro del sacramento de la Unción

TEMA 33: SACRAMENTO DEL ORDEN

33.1. Institución del Sacerdocio Cristiano

33.2. Naturaleza del sacerdocio ministerial; sus grados

33.3.  Ministro y sujeto del sacramento del Orden

TEMA 34: EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO

34.1. El matrimonio, realidad querida por Dios desde la creación del hombre y elevada por Cristo a la condición de sacramento

34.2 Unidad e indisolubilidad, propiedades esenciales del matrimonio

34.3 Los cónyuges, ministros y sujetos del matrimonio

34.4. Los efectos del Matrimonio

34.5 Fines del matrimonio y amor conyugal 256

34.6 La familia, Iglesia doméstica

TEMA 35: LA DIVINIZACIÓN DEL HOMBRE POR LA GRACIA

35. 1. La Nueva Alianza

35.2. La comunión de Dios y la gracia santificante

35.3. Naturaleza de la gracia santificante

35.4. Gracia e inhabitación

35. 5. Gracia habitual y actual. Gracia y libertad de los actos

TEMA 36: VIDA DEL HOMBRE, REALIZACIÓN DE SU VOCACIÓN DIVINA

36.1. El actuar Libre del Hombre y su Perfeccionamiento Personal 265

36.2. Actuar Moral y Fin Último

36.3 Las obras del cristiano, expresión de la justificación recibida: 267

36.4 Imitación y seguimiento de Cristo: moral de los hijos de Dios

TEMA 37: VIDA MORAL Y VIDA ESPIRITUAL

37.1. La santidad como expresión de la vida espiritual cristiana

37.2. La llamada universal a la santidad

37.3. El camino hacia la santidad: oración, lucha ascética y fidelidad a la vocación divina

TEMA 38: LEY Y CONCIENCIA

38.1. La ley moral, participación de la razón humana en la sabiduría divina

38.2. Autonomía y heteronomía morales

38.4. Personalización de la ley moral por la conciencia

38.5. División y propiedades de la conciencia

TEMA 39: EL ACTO MORAL

39.1. Su estructura personal

39.2. Objeto, fin y circunstancias

39.3. Impedimentos del acto moral

39.4. El problema de los actos indiferentes

39.5. Actos y actitudes. La opción fundamental

TEMA 40: ESENCIA Y CONSECUENCIAS DEL PECADO

40.1. Noción teológica del pecado

40.2. Pecado mortal y pecado venial

40.3. Pecado y opción fundamental

40.4. Efectos del pecado

40.5. Pecado social y estructuras de pecado

TEMA 41: VIRTUD Y VIDA MORAL

41.1. Naturaleza de la virtud

41.2. Esquema general de las virtudes

41.3. La conexión o relación entre las virtudes

41.4. La caridad, sintesis de la perfección cristiana

41.5. Los dones del Espíritu Santo

TEMA 42: LA VIRTUD DE LA FE

42.1 Enseñanzas bíblicas sobre la fe

42.2  La fe, fundamento de la vida cristiana

42.3 Obligación de profesar, conservar y extender la fe

42.4 Pecados contra la fe

42.5 Fe y vida de fe: la fe que obra por la caridad

TEMA 43: LA VIRTUD DE LA ESPERANZA

43.1 Enseñanzas bíblicas sobre la esperanza

43.2 Esperanza y condición viadora del hombre

43.3 Pecados contra la esperanza

TEMA 44.: LA VIRTUD DE LA CARIDAD

44.1. Enseñanzas Bíblicas sobre la Caridad

44.2. El primado de la Caridad en la vida cristiana

44.3. Existencia, extensión y orden del precepto de la Caridad

44.4. Pecados contra la Caridad

TEMA 45: LA VIRTUD DE LA JUSTICIA

45.1. Concepto bíblica y filosófico de la justicia

45.2. Divisiones de la justicia

45.3. La Justicia, virtud básica de la convivencia social

45.4. Justicia y Doctrina Social de la Iglesia

45.5. Pecados contra la Justicia

45.6. La reparación del mal y la instauración de la Justicia como obligación moral

TEMA 46: LAS VIRTUDES DE LA FORTALEZA Y TEMPLANZA

46.1. Sensibilidad y Razón en la Vida Humana

46.2. Objeto y Características de las Virtudes de la Fortaleza y de la Templanza. Su Importancia en el Desarrollo Moral y Ascético del Hombre

TEMA 47: LA VIRTUD DE LA CASTIDAD

47.1 Valor y Sentido de la Sexualidad

47.2 Principios de la Ética Sexual

47.3 Pecados contra la Castidad

47.4 La Formación en la Castidad y su Importancia en el Desarrollo de la Persona

TEMA 48: ESCATOLOGÍA INDIVIDUAL

48.1 Noción de escatología

48.2 Aspectos escatológicos de la predicación de Jesús

48.3 La muerte como término del estado de viador

48.4 Juicio particular

48.5 Inmortalidad del alma y escatología intermedia

48.6 El purgatorio

48.7 La reprobación

TEMA 49: VIDA ETERNA Y VISIÓN BEATÍFICA

49.1. Enseñanzas Bíblicas sobre la Vida Eterna

49.2. La Visión de Dios en la S.E. y en el Magisterio de la Iglesia

49.3. Visión Intuitiva de la Esencia Divina y Lumen Gloriæ

TEMA 50.  ESCATOLOGÍA UNIVERSAL

50.1. Parusía y transformación del mundo

50.2. El juicio universal

50.3. El dogma de la resurrección de la carne; dotes del cuerpo resucitado

50.4. Los cielos nuevos y la tierra nueva

 

TEMA 1: NATURALEZA DE LA TEOLOGÍA

 

1.1. Definición y Objeto de la Teología.

1.2. Fe y Teología.

1.3. La Teología como ciencia.

1.4. Método propio de la teología: las fuentes teológicas.

1.5. Teología positiva y Teología especulativa.

1.6. Unidad de la teología y pluralidad de disciplinas teológicas.

1.7. La Teología y la misión de la Iglesia: inculturación de la fe y evangelización.

 

A) DESARROLLO

1.1. Definición y Objeto de la Teología.

a) Definición: el término Teología es de origen griego, y etimológicamente significa: tratado, ciencia de Dios. El término comienza a utilizarse por los cristianos a partir de Eusebio de Cesarea. A partir de entonces será entendido como la exposición metódica y estructurada de la Revelación.

La teología trata de comprender y ahondar en las verdades reveladas a la luz de la razón iluminada por la fe.

O mejor, la podríamos definir como: la ciencia en la que la razón del creyente, guiada por la fe teologal, se esfuerza en comprender mejor los misterios revelados en sí mismos y en sus consecuencias para la existencia humana.

b) El Objeto: el interés de la teología se centra en Dios y su actividad salvadora en Jesucristo. Es por definición una ciencia teocéntrica y trata a Dios bajo la razón de deidad. Pero la teología no busca una formulación de la verdad divina en sí misma, sino su exposición y desarrollo para los hombres.

La teología se diferencia de la teodicea, que es el conjunto de conocimientos que el hombre puede llegar a tener de Dios sin ayuda de la Revelación sobrenatural y se limita a estudiar la existencia, el ser y atributos divinos. La ciencia teológica estudia el ser de Dios, en la medida en que puede alcanzarlo. No olvida nunca que Dios es un misterio, no es un objeto del que se pueda dar información como de otros seres. Que la teología es la ciencia de Dios significa que todo se trata en ella principalmente desde el punto de vista divino. La distinción tradicional es la siguiente: 

1) Objeto material - Es la realidad de la que propiamente se ocupa la Teología. El objeto es Dios y todas las realidades por El creadas y gobernadas por su designio salvador. El objeto material primario o principal es Dios y el objeto secundario son todas las cosas creadas en cuanto ordenadas a Dios.

2) Objeto formal, indica el punto de vista. Uno es el objeto formal "quod": lo que es propio de Dios. "Deus sub ratione Deitatis" y el objeto formal "quo" designa la luz intelectual bajo la que el objeto es considerado. En este caso, la razón iluminada o guiada por la fe.

 

1.2. Fe y Teología.

Decimos que a las verdades de la Revelación podemos acercarnos a través de la fe, en cuanto que los contenidos de la Revelación son creíbles (ut credibilia); y por medio de la Teología en cuanto esas verdades reveladas son inteligibles (ut intelligibilia), como susceptibles de una comprensión cada vez mayor.

La fe es asentir a una verdad en cuanto digna de ser creída. Lo propio de la Teología es analizarla. El motivo formal de la fe es la autoridad de Dios que revela; el de la Teología, es la percepción por la razón de la inteligibilidad de lo creído. La fe es siempre presupuesto absoluto de la Teología. De modo que la Teología se debe hacer desde dentro y a partir de la fe, y es así algo más que una simple reflexión racional sobre los datos de la revelación. Por eso afirma S. Agustín: "intelligere ut credas, credere ut intelligas" (has de entender para creer y has de creer para entender).

S. Anselmo de Canterbury entiende la Teología como "fides quarens intellectum"; la fe que busca entender, no por curiosidad sino por amor y veneración al misterio. El creyente no discute la fe, pero manteniéndola firme busca dar razones del por qué de la fe.

Por tanto, la Teología es desarrollo de la dimensión intelectual del acto de fe. Es una fe reflexiva, fe que piensa, comprende, pregunta y busca. Trata de elevar, dentro de lo posible el credere al nivel del intelligere. El Teólogo se apoya en el conocimiento de Dios por la fe, en la razón humana y en sus adquisiciones ciertas. Entonces, con todo esto, el Teólogo intenta ordenar e interpretar los datos que son objeto de fe, de modo que se vea su unidad tal como Dios lo ha dispuesto.

 

1.3. Teología como ciencia.

Para mostrar el carácter científico de la teología, antes hay que delimitar el concepto de ciencia. A lo largo de la historia se han dado diversos modos de entender el concepto de ciencia.

Si entendemos por ciencia solamente aquella disciplina caracterizada por una aproximación a la verdad (con un método y un poder sobre lo real) ligado a una exactitud dirigida y verificada por una experimentación, ciertamente la Teología no es una ciencia, puesto que lo científico sería sólo lo verificable.

Pero si entendemos como ciencia aquella disciplina que pueda probar un objeto con un método propio y pueda desembocar en condiciones que se puedan comunicar a otros; en este sentido se podría hablar de ciencia canónica, ciencia bíblica y ciencia teológica.

Los esfuerzos más amplios para fundamentar el carácter científico de la Teología se desarrollan a lo largo del siglo XIII y Santo Tomás de Aquino se enmarca dentro de los grandes exponentes de su carácter científico.

Santo Tomás adopta el concepto aristotélico de ciencia y trata de demostrar que no es ajeno a la Teología, basándose en dos argumentos:

1. Normalmente la ciencia tiene evidencia de sus principios. Pero hay ciencias cuyos principios vienen de otra ciencia superior que consigue demostrar la evidencia de aquellos principios. Por tanto, hay ciencias que se basan en unos principios dados por otras ciencias superiores, siendo evidentes en tales ciencias. Aquellas ciencias se llaman ciencias subalternas.

La Teología es una de estas ciencias subalternas que se basan en unos principios, cuya evidencia no la demuestra la Teología: son las verdades de fe. Sin embargo, hay una ciencia, superior a la Teología, para la cual los principios sí son evidentes: es la ciencia de Dios. En efecto, la visión directa de los misterios, existe en Dios y en los bienaventurados, con quienes la fe nos pone en comunión.

Concluimos que la Teología es una ciencia , una ciencia subalterna a la ciencia de Dios.

2. También cobra razón de ciencia cuando logra construir racionalmente lo revelado donde determinadas verdades se presentan religadas unas a otras como a su principio. Es decir, la Teología es una ciencia porque hay verdaderas conclusiones que parten de unos principios, de modo que resulte que ambas (conclusiones y principios) sean igualmente reveladas. Es decir, es ciencia porque logra obtener unas conclusiones a partir de unos principios revelados.

Se llega a conclusiones más allá de lo revelado formalmente por una elaboración teológica. Si esto no fuera así, no podríamos salir del Kerigma y nos perderíamos gran cantidad de verdades secundarias que parten de un desarrollo racional de la revelación y que, por tanto, también son verdades[1].

La teología identifica y tiene en cuenta los principios revelados de los que parte en su reflexión; circunscribe con precisión en su campo de estudio; procura atenerse a una metodología rigurosa y cada vez mejor comprobada en su coherencia interna; se esfuerza en mostrar la homogeneidad y corrección en el modo de derivar los datos obtenidos a partir de los principios; los conocimientos que obtiene son comunicables de manera sistemática.

 

1.4. Método propio de la Teología: las Fuentes Teológicas.

El método que la Teología utiliza se suele desarrollar en tres etapas: (1) fijar los datos de la Revelación; (2) determinar las cuestiones que esos datos suscitan, en sí mismos o en relación con la experiencia creyente del hombre y del mundo;(3) reflexión sobre los datos. De modo que la Teología se encuentra con una variedad de opciones metodológicas concretas.

El método teológico ha de partir de una recta concepción de la teología como fe que busca entender, lo cual exige a su vez la realidad de Dios que actúa en la historia. Debe reconocer asimismo la capacidad de la razón para conocer la Verdad y penetrar el sentido último de las cosas con la ayuda divina. Y ha de aceptar una filosofía que acepte la realidad del mundo.

La concepción y aplicación adecuada del método teológico puede regirse por los siguientes criterios:

- No existe un paradigma metodológico único que pueda o deba considerarse la forma científica de la teología.

-Todo método teológico comprende el auditus fidei y el intellectus fidei.

-Todo método contiene aspectos falibles y provisionales, que, llegado el momento, deben ser superados. Suele progresar por enriquecimiento de lo anterior o por la sustitución de esquemas operativos.

- En el método teológico no se pueden separar, formal y asépticamente, modo y objeto. Ambos son correlativos e inseparables.

- El objeto no es nunca en teología un producto del método.

- El método teológico incluye necesariamente la consideración de la incidencia de la doctrina cristiana en la vida del creyente, de la comunidad y de la sociedad eclesial.

El teólogo sin olvidar la idea de Misterio que preside sus investigaciones, debe de dar actualidad a los experimentado directamente por los discípulos de Jesús. Se inserta por ello en el camino de la Tradición e intenta luego reexpresar la Verdad fundante que ha tomado de la Iglesia. Encuentra así respuesta a cuestiones viejas, reformula otras, y otras las elimina por considerarlas vacías.

 

Las fuentes de la Teología son, la Sagrada Escritura, la Tradición de la Iglesia y el Magisterio auténtico. De algún modo puede considerarse también la Historia.

1. La Sagrada Escritura es la Palabra de Dios, en cuanto escrita por inspiración del Espíritu Santo[2]. La Escritura debe ser el alma de la Teología[3] y es la base de las afirmaciones teológicas. Por eso la exégesis hace posible una profundización y un rejuvenecimiento de la Teología.

Sin embargo, la S.E. debe estar unida a la Tradición para entregar el recto sentido de los textos.

2. La Tradición refleja la vida intelectual, orante y litúrgica de la Iglesia. Es anterior a la Escritura misma y mantiene con ella una profunda relación. Está formada por un conjunto de testimonios que dan razón de la fe de la Iglesia.

La Tradición y la Escritura están estrechamente unidas, manan de la misma fuente. La Iglesia no saca exclusivamente de la Escritura la certeza de lo revelado, porque la Tradición recibe la Palabra de Dios (encomendada por Cristo y el Espíritu Santo a los apóstoles) para que ellos (iluminados por el Espíritu) la conserven, expongan y difundan[4].

Los lugares donde podemos encontrarla son los escritos de los Santos Padres, Actas de mártires, autores místicos, enseñanzas de las conferencias episcopales, la legislación canónica, sensus fidelium, etc.

3. Magisterio. Le ha sido encomendado el oficio de interpretar auténticamente la Palabra de Dios, oral o escrita, y lo ejerce en nombre de Jesucristo[5].

En virtud del mandato recibido de Cristo y por un don especial del E.S,, el Magisterio tiene la misión de conservar el depósito de la fe en toda su integridad. Lo protege del error y juzga con autoridad las interpretaciones de la revelación que ofrece la Teología y él mismo ofrece consideraciones y desarrollos en torno a la fe.

Así, la Tradición, la S.E., y el Magisterio están tan unidos que ninguno puede subsistir sin los otros[6].

Por último, aunque el recurso a la Historia no es propiamente una fuente, sí es cierto que puede ayudar mucho en cuanto que puede colaborar a entender mejor cómo esas verdades se interpretan y viven dentro de la Iglesia con el transcurso del tiempo.

 

1.5. Teología Positiva y Teología Especulativa.

La Teología positiva es la ciencia del contenido integral de la Revelación, que intenta determinar y trazar toda la historia documental del objeto creído en su revelación, su transmisión y su proposición. Desea conocer el cuerpo o la forma externa del dato revelado, con el estilo metódico y exhaustivo que es propio de las ciencias positivas. Lo hace para llegar a una inteligencia más honda de la Palabra de Dios.

Trata de responder a la siguiente pregunta, ¿cuál es exactamente la verdad revelada por Dios? Procura determinar y establecer lo que Dios ha revelado y cómo lo ha revelado, si lo ha hecho directamente o indirectamente, de modo explícito o implícito, con expresiones oscuras o claras. Y porque las doctrinas reveladas no se encuentran siempre con la misma nitidez, suele ser necesario un trabajo de interpretación de términos y expresiones.

Teología especulativa: Profundiza en las verdades reveladas, muestra su inteligibilidad, la conexión y armonía que reina entre ellas, sirviéndose de la ayuda de las ciencias humanas.

- Lleva a una comprensión más honda del dato revelado, pero no debe ser confundida con una simple especulación; no es la aplicación de una filosofía técnica a la comprensión de la doctrina revelada sino que la Teología especulativa cae bajo el control y la luz del misterio de salvación. No es una superestructura de la Teología positiva, sino que el pensamiento especulativo se encuentra englobado en la Teología positiva. El dato de fe no es únicamente el punto de partida; es el principio vital que la anima a lo largo de todo su recorrido de reflexión creyente.

La posibilidad de la Teología especulativa se basa en una epistemología realista: la doctrina revelada presupone que la mente humana se ordena a la verdad y es capaz de conocer a Dios de manera limitada pero cierta.

Para esto, cobra gran importancia el tema de la analogía. Nos permite hablar de Dios de modo que nuestro lenguaje tenga sentido. Algo podemos decir de Dios aunque no se le puede aplicar unívocamente.

La Teología especulativa acomete dos grandes tareas: comprender y organizar el dato revelado.

1. Comprende lo mejor posible el dato revelado. No quiere decir que los misterios puedan ser demostrados o asimilados como si fueran datos totalmente evidentes. Sino que es la búsqueda del sentido preciso que se encierra en la fe y la relación de los misterios entre sí.

2. Trabajo sistemático: la Teología procura exponer con rigor los preámbulos de la fe (mostrar que la fe, aunque no sea evidente, no es absurda). Presentar una síntesis de los misterios de la fe (de modo que se muestre lo mejor posible la unidad y coherencia de la doctrina revelada). Y relacionar sus datos y conclusiones con el mundo de la ciencia y la cultura.

 

1.6. Unidad de la Teología y Pluralidad de las Disciplinas Teológicas.

La unidad de la fe y la teología no sólo son compatibles con una diversidad de disciplinas, sino también con la existencia de modos diversos de llevar a cabo la labor teológica en la Iglesia. La teología puede y debe ser una y plural al mismo tiempo. La riqueza y hondura del misterio revelado son tantas que no podrán reflejar en un único sistema teológico ni estudiarse con un solo tipo de especulación.

Puede decirse que el pluralismo teológico encuentra su fundamento en la Sagrada Escritura, de modo que la pluralidad teológica se halla presente en el Cristianismo. El uso de instrumentos conceptuales y filosóficos específicos ha determinado también teologías diferentes y por eso la teología cristiana presenta a lo largo de la historia abundantes manifestaciones de pluralismo.

La unidad de la Teología dentro de la pluralidad de sus disciplinas, viene garantizada por el hecho de que todas tienen el mismo objeto formal que es Dios que se revela en Cristo.

La división de las diferentes disciplinas teológicas va apareciendo progresivamente. Se pueden dividir en tres grupos:

A. Disciplinas histórico-bíblicas:

1. Historia - estudia la influencia de la Revelación en el mundo después de Cristo.

2. Ciencia bíblicas - investigan la producción de la Revelación divina, su historia y su contenido en la Sagrada Escritura.

B. Teología Sistemática:

1. La Teología Dogmática - expone sistemáticamente las realidades que se nos han manifestado en la Palabra de Dios. Trata las verdades fundamentales de la fe.

2. La Teología Moral - interpreta científicamente las normas prácticas contenidas en la Revelación.

3. La Teología Espiritual - estudia la vida cristiana como realidad dinámica. Se preocupa de los actos por los que el hombre entra en relación con Dios. También de los medios que hacen posible o facilitan dicha relación.

C. Teología Práctica:

1. Liturgia - describe el modo en que la obra de Cristo es actualizada en la Iglesia.

2. Derecho Canónico - expone el orden dado por Cristo a la Iglesia en cuanto pueblo de Dios y desarrollado por ella misma.

3. Teología Pastoral - explica el arte de formar a los hombres conforme a su carácter de hijos de Dios y de llevarlos hasta la última plenitud celestial.

Previa a estos tres grupos está la Teología Fundamental (disciplina que muestra la factibilidad de la Revelación, demostrando con ello la racionalidad de la Fe).

Los tres grupos arriba señalados, se necesitan unos a otros, se relacionan recíprocamente de modo que ninguno de ellos puede subsistir sin los demás.

 

1.7. La Teología y la misión de la Iglesia: inculturación de la fe y evangelización.

La piedad y la formación están muy unidas entre sí y con el ejercicio del apostolado. "No es ciencia en absoluto, si no tiene ningún valor para la piedad (...) y carece de valor toda piedad falta de la capacidad de discernimiento de la ciencia" (San Gregorio Magno).

Este estudio, profundización en la ciencia teológica, tiene también un gran valor evangelizador, como se recordó en el último Concilio en el Decreto sobre el Ecumenismo, pues al profundizar en lo revelado se pone más de manifiesto el atractivo y el valor de la verdad sobre Dios, el hombre y el mundo, que sólo la Iglesia Católica posee completamente y sin mezcla de error. Toda la teología para que sea auténtica tiene que ser esencialmente evangelizadora, pues sólo en obediencia al mandato de Cristo la Iglesia puede llevar a los hombres de hoy la luz de la fe. El estudio serio y científico de la fe es Teología, puesta al servicio de la Evangelización.

La Iglesia en su misión evangelizadora, se encuentra con diversas manifestaciones culturales, que debe purificar y adoptar aquellos valores legítimos que resultan ser eficaces para la transmisión de la verdad revelada.

 

B) RESUMEN

Al estudiar este tema hay que tener en cuenta primeramente la definición que se ofrece y especificar bien las distinciones hechas en torno al objeto de la Teología.

En la relación entre la fe y la Teología hay que decir que la fe esencialmente es asentir a una verdad en cuanto digna de ser creída, fiándose de la autoridad del que revela; lo propio de la Teología es analizarla y su motivo formal radica en la razón de inteligibilidad de lo creído. La Teología se debe hacer desde dentro de la fe.

El carácter científico de la Teología no debe pretender encontrarse como es el caso de las ciencias experimentales. Decimos que toda ciencia parte de unos principios, en el caso de la Teología los encontramos en la fe. Pero hay una ciencia superior a la Teología que se puede llamar la Ciencia de Dios. Por eso la Teología es una ciencia subalterna, en cuanto que sus principios son revelados, provienen de la ciencia de Dios. Su carácter científico es más palpable a nosotros, en cuanto que su misión esencial es construir racionalmente lo revelado. En cuanto al método propio, hay que partir afirmando que el quehacer teológico debe de partir de una recta concepción de la teología como fe que busca entender y a partir de aquí se enumeran los diversos aspectos que debe de tener en cuenta para el desarrollo de su quehacer con un método apropiado. La diferenciación entre teología positiva y especulativa es una cuestión clásica que no puede ser ignorada.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

 Introducción a la Teología (José Morales).

 

TEMA 2: LA REVELACIÓN

2.1 Concepto teológico de revelación

2.2 Hechos y palabras en el constituirse de la revelación

2.3 Cristo, culmen y centro de la Revelación

2.4 Signos de credibilidad de la revelación

2.5 Transmisión de la revelación a través de la Iglesia

 

A) DESARROLLO

2.1 Concepto teológico de revelación

De modo general, podemos afirmar que, en la concepción cristiana, la revelación es la autocomunicación y automanifestación personal de Dios al hombre.

El concepto de revelación designa y unifica una realidad múltiple si se tienen en cuenta las formas en que Dios se ha comunicado a los hombres. Partiendo de cómo ha tenido lugar y es nombrada esa revelación en la Sagrada Escritura, y la manera en que ha sido comprendida y descrita en la Tradición, en el Magisterio y en la reflexión teológica a lo largo del tiempo, a la luz del Concilio Vaticano II en el que ha confluido el trabajo teológico y la enseñanza magisterial anterior, podemos explicitar completamente el concepto de revelación.

Es la Constitución Dogmática De Divina Revelatione, más conocida como Constitución Dei Verbum, la que trata de manera más amplia la naturaleza de la revelación.

DV presenta la revelación como la manifestación que Dios hace de Sí mismo y de sus planes de salvar al hombre, para que el hombre se haga partícipe de los bienes divinos, que superan totalmente la inteligencia humana (cfr.DV 6). En definitiva, se presenta como la autocomunicación de Dios al hombre.

Sin embargo la revelación no es una mera comunicación de un mensaje, sino un encuentro en el que Dios, movido por el amor, habla a un amigo e invita a entrar en su intimidad (cfr.DV 2); es el misterio de Dios que se presenta y fundamenta desde sí mismo a los hombres libérrimamente; misterio de Dios que no es sino su vida íntima, trinitaria, manifestada por Cristo, a la cual los hombres tenemos acceso por el mismo Cristo en el Espíritu.

No implica solamente, por tanto, la manifestación de algunos atributos de Dios como su voluntad y sabiduría, sino también el designio salvador de Dios. La revelación se presenta desde el principio en relación esencial con la salvación: El hombre es llamado a la intimidad misma de Dios donde se verá transformado en su ser total -no sólo en su inteligencia-, haciéndose hijo de Dios.

La revelación responde a un plan -una economía- que consta de palabras y hechos, intrínsecamente conexos entre sí que manifiestan la bondad y sabiduría de Dios: “las obras que Dios realiza en la historia de la salvación manifiestan y confirman la doctrina y las realidades que las palabras significan; a su vez las palabras proclaman las obras y explican su misterio” (DV 2). Esta autocomunicación tiene su plenitud en Cristo, “mediador y plenitud de toda la revelación” (DV 2)

 

2.2 Hechos y palabras en el constituirse de la revelación

Como ya se ha dicho, la revelación incluye palabras y hechos como elementos esenciales de la autocomunicación divina. No son dos realidades yuxtapuestas, sino que se dan intrínsecamente unidos entre sí en reciproca donación de significado: la complementariedad entre palabras y hechos da lugar a una única realidad -la revelación- que se presenta en su totalidad e interpela al hombre entero y no sólo a su inteligencia o a su experiencia. Los puros hechos son opacos al observador si no van acompañados de la palabra. Veamos cómo se realiza esa mútua donación de significado.

a) Si la palabra va antes del hecho, entonces es anuncio o profecía, en el caso de la revelación, de hechos salvadores: Dios mismo manifiesta por su profeta su plan respecto al hombre y el modo de realizarse. Si es una profecía, la eficacia infalible de la palabra de Dios tiene lugar en el futuro. Es el tiempo de la fe que se verá confirmada cuando el hecho se cumpla. Si es un mandato o una exhortación, la palabra influye en el hecho y lo explica. No son mandatos tiránicos o exhortaciones arbitrarias, sino siempre hechos que, si el hombre los cumple, llevan a la salvación.

b) Si va después del hecho, la palabra lo proclama, narra y explica. La proclamación del hecho es actividad propia de la fe y tiene lugar en contexto litúrgico; la narración interpreta y al mismo tiempo representa y hace presentes los hechos; finalmente la palabra es explicación los hechos, desentraña su sentido y se dirige a la enseñanza al ponerse en relación con los oyentes.

La complementariedad entre palabras y hechos hace que:

- La palabra, al explicar el sentido de los hechos, les da el carácter universal

- Los hechos muestran en acto la realidad de las palabras y las doctrinas, a las que aportan la significación concreta y viva de lo históricamente real.

La teología ha descubierto que en la revelación, al tener lugar por medio de palabras y hechos intrínsecamente unidos, se da una analogía con los sacramentos, en los que también hay palabras y hechos que, unidos, realizan la salvación por la gracia. Por eso se habla del carácter sacramental de la revelación. Hay entre las palabras y los hechos una coherencia que, cuando se convierte en unidad, sirve para expresar el misterio de Dios.

 

2.3 Cristo, culmen y centro de la Revelación

Después que Dios habló muchas veces y de muchas maneras a través de los profetas “últimamente, en estos días nos habló por su Hijo” (Heb 1, 1-2). Este Hijo es el Verbo eterno enviado a los hombres para vivir entre ellos y manifestarles los secretos de Dios: Jesucristo, el Verbo hecho carne, habla palabras de Dios y lleva a cabo la obra de la salvación. A través de su vida, palabras y obras, y sobre todo su muerte y resurrección, y del envío del Espíritu Santo, Cristo completa la revelación y confirma la salvación del pecado y de la muerte.

El CV II en DV 2 afirma que es “al mismo tiempo mediador y plenitud de toda la revelación”, es decir, revelador y revelación de Dios.

- Revelador (mediador de la revelación): Cristo es revelador de Dios, mediador perfecto de la revelación por ser Dios eterno y hombre perfecto. Él realiza las obras de Dios, habla de lo que ha visto; conoce a Dios y sabe lo que hay en el hombre. La mediación de Cristo es ya revelación del misterio íntimo de Dios, del Dios Trino.

- Revelación plena de Dios:  El misterio de Dios es, principalmente, el misterio del Padre, Deus absconditus , a quien nadie vio jamás (Jn 1, 18). Cristo revela al Padre en cuanto que es el Hijo -”Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre” (Jn 8, 25)- y el Verbo eterno (cfr. Jn 1, 1-18). El es la Imagen, la Palabra de Dios, Palabra de amor que, desde dentro de la Trinidad, revela el misterio de Dios.

Puntos fundamentales de la plenitud de la revelación en Cristo son la encarnación y la Cruz y resurrección:

a) La Encarnación:  En la encarnación del Verbo culmina la autocomunicación de Dios a los hombres. al enviar a su Hijo para que asuma forma humana, Dios se revela como Padre a los hombres. La encarnación es la base de la revelación y la razón para creer en ella por ser la suprema comunicación de Dios a los hombres.

Además, en Jesucristo se revela no sólo el misterio de Dios sino también el misterio del hombre (cfr. GS 22), ilumina lo que, sin su revelación, en el hombre quedaría ignorado: muestra al hombre su altísima vocación.

b) La Cruz y resurrección: la revelación salvífica de Dios tiene su momento culminante en la muerte y resurrección de Jesucristo, pero ¿cómo puede ser revelación de Dios lo más humillante? En el anonadamiento de Dios (Filp 2, 5-11) se manifiesta el poder de Dios, que es tan grande que puede hacerse pequeño y vencer a la muerte: Dios puede más que la muerte. Pero sobre todo muestra el poder del amor a los hombres, y hasta dónde llega su solidaridad con la humanidad, hasta qué punto Dios ama a los hombres.

La Cruz revela la actuación plena de la filiación divina de Jesús que se entrega totalmente a la voluntad del Padre, a lo que el Padre responde con la resurrección en la que recibe la glorificación como Señor. Como Señor, Cristo envía el Espíritu Santo a los hombres, a quienes por el mismo Espíritu da una participación en la vida misma de Dios. El envío del Espíritu Santo es inseparable del misterio pascual; El es el perpetuo dador de sentido de la verdad del misterio de Cristo para la Iglesia.

 

2.4 Signos de credibilidad de la revelación

Aunque el misterio no se puede expresar adecuadamente en la historia -no hay expresión creada de lo increado- su entregarse en el tiempo tiene lugar a través de acontecimientos y de palabras que, al ser recibidos por el hombre, constituyen signos de credibilidad.

La mera captación del acontecimiento no constituye prueba alguna de su credibilidad como misterio; es necesario que en el acontecimiento se capte su carácter de signo de credibilidad .

Para la credibilidad de la revelación (propiedad de la revelación por la que a través de signos ciertos aparece como realidad digna de ser creída) interesan sobre todo los signos personales  porque la credibilidad no se dirige a un objeto (un documento, una tradición) sino a la persona que se ha expresado a través de esos medios. En general, se hace necesaria la credibilidad tanto del testigo como del testimonio.

Siguiendo a Latourelle, se podrían sistematizar los signos de credibilidad en dos grandes grupos: Cristo y la Iglesia. Los signos de Cristo y la Iglesia se presentan al hombre como milagro (“hechos divinos que, mostrando luminosamente la omnipotencia y ciencia infinita de Dios, son signos certísimos y acomodados a la inteligencia de todos de la revelación divina” CVI); profecía (signo del cumplimiento de las Escrituras Sagradas, puede definirse, con el CVI, como el milagro); y santidad. Sin embargo, estos tres no se encuentran aisladamente sino que se descubren concretamente realizados en Cristo y en la Iglesia. Cristo y la Iglesia son los dos grandes signos que iluminan y dan sentido a todos los signos particulares, los cuales proceden de ellos y a ellos conducen.

Cristo es el signo definitivo de credibilidad de la revelación, ya que sólo gracias a su referencia a Cristo los demás signos, motivos o razones se constituyen como tales. Con esto no se quiere negar que los demás signos particulares no tenga fuerza significativa propia, la tienen, pero han de conducir siempre al signo último: Jesucristo. En la persona de Cristo destacan su santidad, autoridad, sublimidad de su doctrina, cumplimiento de las profecías y milagros. El hecho más importante es la resurrección.

La Iglesia, junto con Cristo y por su unión con él es calificada como el signo total: Cristo en la Iglesia. En ella encontramos los signos particulares de milagro, profecía, santidad, fecundidad, propagación, estabilidad, más las notas de la Iglesia.

 

2.5 Transmisión de la revelación a través de la Iglesia

La revelación y la salvación de Dios están destinadas a todos los hombres de todos los tiempos y lugares. Para que ese designio divino pudiera realizarse, los Apóstoles entregaron a la Iglesia lo que ellos habían recibido de Cristo y del Espíritu Santo. La Iglesia es, entonces, la que continúa la acción salvadora de Cristo. Su misión respecto a lo recibido consiste en conservarlo y transmitirlo fielmente hasta el final de los tiempos. La Iglesia tiene su origen en Dios que la ha querido para llevar a cabo esta misión.

Pero la Iglesia no transmite un objeto con el que tiene relación accidental, sino que transmite su propio ser, su esencial relación con Cristo y el Espíritu Santo que son los que la hacen existir. Por tanto a la Iglesia corresponde:

1.-Conservar y transmitir el depósito de la fe: El Espíritu Santo asiste permanentemente a la Iglesia, no para revelarse -la revelación está completa después de la muerte del último apóstol- sino para que conserve intacta la fe apostólica hasta el fin de los tiempos y así la transmita.

2.- Definir con autoridad y sin error su sentido correcto: Para ello la Iglesia ha sido dotada por Dios de un poder de discernimiento que le permite formular la fe revelada sin equivocarse (infalibilidad).

Para llevar a cabo esta misión Dios ha dispuesto medios capaces de conservar fielmente el depósito de la revelación: la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio

La Sagrada Escritura es la revelación de Dios escrita bajo la asistencia del Espíritu Santo.

La Tradición es la transmisión oral y viva de la verdad revelada que tiene su inicio de los Apóstoles. Sagrada Escritura y Tradición están unidos y se comunican entre sí, de modo que la Iglesia no alcanza de la sola Sagrada Escritura su certeza sobre todas las cosas reveladas.

“Esta tradición que viene de los apóstoles progresa en la Iglesia bajo la asistencia del Espíritu Santo” (DV 8), progreso que consiste en la comprensión de las realidades y palabras transmitidas. La inteligencia de la revelación se realiza en la Iglesia a través del Magisterio (enseñanza de los sucesores de los Apóstoles que tienen la misión de enseñar y dirigir al pueblo), y el sentido de la fe (cualidad del alma del sujeto al que la gracia confiere una capacidad de percibir la verdad y de discernir lo que se opone a ella).

El oficio de interpretar y enseñar la revelación, escrita o transmitida, está confiado al Magisterio de la Iglesia, el cual no es superior a la Palabra de Dios sino que sirve a esta conservándola, transmitiéndola e interpretándola auténticamente.

Sagrada Escritura, Tradición y Magisterio, están así unidos de tal forma que no pueden subsistir independientemente, y todos ellos juntos contribuyen a la salvación de las almas.

 

B) RESUMEN

1.- Concepto teológico de revelación

Es la manifestación que Dios hace de Sí mismo y de sus planes de salvar al hombre, para que el hombre se haga partícipe de los bienes divinos, que superan totalmente su inteligencia. También se puede definir como autocomunicación de Dios a los hombres. Consta de palabras y hechos intrínsecamente conexos.

Dios, movido por el amor, muestra a un amigo -el hombre- el misterio de Dios

La revelación está en relación esencial con la salvación.

2.- Hechos y palabras en el constituirse de la revelación

Hechos y palabras no son dos realidades yuxtapuestas, sino que se donan recíprocamente significado.

La palabra, al explicar el sentido de los hechos, les da carácter universal; Los hechos muestran la realidad de las palabras y las doctrinas; aportan la significación concreta y viva de lo real.

3.- Cristo, culmen y centro de la revelación

En Cristo las  palabras y los hechos llegan a su identificación: El es el Verbo hecho carne, habla palabras de Dios y lleva a cabo la obra de la salvación.

En el revelador y revelación de Dios; revelador porque su propia mediación es ya revelación del misterio íntimo de Dios; revelación de Dios porque revela el misterio trinitario, especialmente al Padre, en cuanto que es Hijo y Verbo eterno

La Encarnación culmina la autocomunicación de Dios: es la base de la revelación y la razón para creer en ella. Además en Cristo se revela el misterio del hombre.

La Cruz y resurrección es momento culminante de la revelación salvífica: manifiesta el poder de Dios sobre la muerte y hasta qué punto Dios ama a los hombres.

4.- Signos de credibilidad de la revelación

Credibilidad es la propiedad de la revelación por la que a través de signos ciertos aparece como realidad digna de ser creída

 Se pueden sistematizar los signos de credibilidad en dos grandes grupos: Cristo y la Iglesia. Ambos se presentan al hombre realizados como milagros, profecías y santidad.

En la persona de Cristo destacan su santidad, autoridad, sublimidad de su doctrina, cumplimiento de las profecías y milagros. El hecho más importante es la resurrección.

La Iglesia, junto con Cristo y por su unión con él es calificada como el signo total: Cristo en la Iglesia. En ella encontramos los signos particulares de milagro, profecía, santidad, fecundidad, propagación, estabilidad, más las notas de la Iglesia.

5.- Transmisión de la revelación a  través de la Iglesia

los Apóstoles entregaron a la Iglesia lo que ellos habían recibido de Cristo y del Espíritu Santo. Su misión respecto a lo recibido consiste en conservarlo y transmitirlo fielmente hasta el final de los tiempos. Por tanto a la Iglesia corresponde:

1.-Conservar y transmitir el depósito de la fe; 2.-Definir con autoridad y sin error su sentido correcto.

Para llevar a cabo esta misión Dios ha dispuesto medios capaces de conservar fielmente el depósito de la revelación: la Sagrada Escritura (revelación de Dios escrita bajo la asistencia del Espíritu Santo); la Tradición (transmisión oral y viva de la verdad revelada que, teniendo el inicio de los Apóstoles); y el Magisterio (oficio de interpretar y enseñar la revelación, escrita o transmitida). Los tres están unidos de tal forma que no pueden subsistir independientemente.

 

 

C) BIBLIOGRAFÍA

“Teología Fundamental”. César Izquierdo Urbina.

 

TEMA 3: LA FE

 

3.1 Naturaleza de la fe teologal y propiedades.

3.2 Inteligencia y voluntad en el acto de fe.

3.3 Génesis de la fe: conocimiento de la credibilidad de la Revelación;  juicio de credendidad.

3.4 Credibilidad y vida de fe.

3.5 Fe e Iglesia.

 

A) DESARROLLO

3.1 Naturaleza de la fe teologal y propiedades

La fe es la “virtud sobrenatural mediante la cual, impulsados y ayudados por la gracia de Dios, creemos que son verdaderas las cosas divinamente reveladas por Él, no por la verdad intrínseca de las cosas conocidas  con la luz natural de la razón, sino por la autoridad del mismo Dios que se revela, que no puede ni engañarse ni engañarnos”[7].

Se trata del asentimiento y adhesión a Dios que se revela en Cristo. El hombre responde, no a un conocimiento indirecto de Dios que ha dejado su rastro en el cosmos y en la conciencia, sino a Dios que se comunica al hombre como un yo a un tú, entregándose y pidiendo una respuesta, aunque el yo y el tú no se encuentren en el mismo plano.

La fe, como acto y como vida, se caracteriza por algunas propiedades fundamentales. La fe es:

- Sobrenatural: Significa que la fe es siempre y necesariamente gracia y don de Dios , no el resultado de una conquista humana. Hay una imposibilidad absoluta de adquirir la fe por medios de las fuerzas naturales del hombre. La fe nunca es el resultado necesario de un proceso racional. El hombre puede recorrer el camino de la credibilidad y llegar a certezas morales; pero la fe, en cuanto tal, le es dada: “no viene de nosotros, es don de Dios”[8].

- Libre: Significa que sólo se cree si libremente se quiere creer. El hombre tras el pecado mantiene su libertad humana, aunque debilitada, pero no desaparece como afirmaba Lutero. Tiene la suficiente libertad para cooperar con la gracia que inclina al hombre a creer en Cristo, y puede también resistir a la gracia porque no es meramente pasivo.

El carácter libre de la fe no conduce al indiferentismo. Aunque el hombre sólo cree si quiere, no es lo mismo creer que no creer. El creer o el rechazo de la fe son susceptibles de una valoración moral una vez que se cuenta con los elementos necesarios para acceder a Dios (conocimiento de la predicación, gracia de Dios, etc.). Por tanto la libertad de la fe no equivale a la libertad moral del creer, como si hacerlo o no fuera indiferente y ajeno a cualquier juicio moral.

- Oscura: La fe es oscura porque el que cree no ha visto. Está estrechamente relacionada con la libertad que acompaña al asentimiento, y caracteriza a la forma propia de certeza que corresponde a la fe. Esta oscuridad puede ser entendida de dos formas:

1) la fe es oscura porque la verdad de su objeto no puede ser alcanzada ni por evidencia ni por demostración;

2) la fe es oscura, además, porque una vez alcanzado el objeto de fe, éste excede completamente la capacidad de la mente humana.

La oscuridad de la fe sólo puede ser provisional: es la oscuridad del ahora  que desaparecerá ante la claridad del después: “Ahora vemos en un espejo y oscuramente, pero entonces veremos cara a cara”[9].

- Cierta: La certeza, caracterizada por la indudabilidad, acompaña también necesariamente a la fe. Solamente se accede a la certeza que corresponde a la fe cuando tiene lugar el acto de creer. Se trata de la certeza propia de la fe, -forma específica de certeza-. Su fundamento es la autoridad infalible de Dios a quien no le es posible errar o engañar. Por este fundamento la certeza de la fe -así lo  comenta Sto.Tomás- es superior a la certeza del propio conocimiento.

La verdad inmutable de Dios y la luz de la revelación son objetivamente un fundamento más sólido que el que pueda tener cualquier certeza humana. Pero desde una consideración subjetiva la certeza que resulta de la evidencia percibida por el sujeto es superior a la certeza de la fe. Por carecer de esta evidencia, al asentimiento de la fe no lo caracteriza el reposo, sino la tendencia a ver, a comprender: fides quaerens intellectum. Esta tendencia viene después -no antes- de poseer la fe.

Pero en todo caso la certeza de la fe es superior en firmeza (seguridad en la posesión de lo verdadero y plenitud en la adhesión), de tal forma que al que cree no le cabe la menor duda: “Diez mil dificultades no hacen una sola duda”, dice Newman. La certeza de la fe, además, se ve confirmada con la práctica cristiana.

- Teologal:  La fe cristiana establece una relación inmediata entre Dios que se revela y el hombre destinatario de la revelación que cree. Se trata de un acto religioso del hombre entero: es una fe absoluta , porque asiente a la verdad de Dios por ser él quien es. De ahí nacen la adhesión, el compromiso  y la incondicionalidad  de la fe.

- Eclesial:  ver 3.5

 

3.2 Inteligencia y voluntad en el acto de fe

Creer a Dios que se revela se traduce en un juicio que afirma la verdad de lo revelado. Hacer juicios es propio de la inteligencia, y por eso en el acto de fe la inteligencia interviene necesariamente y de forma insustituible. Concretamente, se pude afirmar que interviene en 3 momentos:

1) para entender la palabra que se le dirige;

2) para juzgar la verosimilitud, la plausibilidad y credibilidad de lo que se le propone;

3) en el acto de fe, confesando la verdad de lo revelado, pronunciando el “amén” del asentimiento.

Pero la fe no es sólo asunto de la inteligencia. En el acto de fe interviene también, y esencialmente, la voluntad. No hay nada que me obligue a creer, y por tanto creo si quiero. La voluntad consiente a lo que la inteligencia conoce, y si no quiere creer, no cree. Sin embargo, no basta con querer para creer porque la fe es gracia, pero sólo el que quiere creer acaba creyendo.

La cooperación de inteligencia y voluntad para el acto de fe no tiene lugar a través de momentos sucesivos, sino mutuamente implicados y situados en la unidad del acto del entero ser personal[10].

 

3.3 Génesis de la fe: conocimiento de la credibilidad de la revelación; el juicio de credendidad.

En la génesis del acto de fe intervienen diversos factores por parte del hombre y de Dios: el entendimiento y la voluntad y toda la persona humana, la Revelación y la gracia y el amor de Dios. En definitiva: razón, libertad y gracia.

El estudio teológico y la experiencia cristiana a lo largo de los siglos, a la luz de la Revelación y con la guía del Magisterio eclesiástico, han ido llegando a una estructuración sistemática de los elementos que intervienen en el acto de fe en cuatro momentos principales:

1) juicio de credibilidad, (es razonable creer, puedo creer);

2) juicio de credendidad (debe creerse, debo creer);

3) decisión o mandato de la voluntad (quiero creer);

4) asentimiento del intelecto (creo).

Este análisis no significa que cronológicamente los cuatro momentos se den así, ni que sean advertidos y distinguidos de una manera refleja; no hay que olvidar que tratamos de analizar lo que en la realidad forma un proceso vital.

- Por el primer momento (juicio de credibilidad) se concluye que la revelación es digna de ser creída por una persona racional (es creíble);  es la conclusión de un análisis realizado sobre los motivos de credibilidad (ver 2.4), a través de los cuales se llega a la evidencia del hecho de la revelación. En el juicio de credibilidad intervienen la inteligencia y la voluntad, cada una con sus actos propios. Para este juicio no es necesario el auxilio de la gracia pero la mayoría de las veces moralmente requiere gracias actuales, auxiliares o sanantes.

- Tras el juicio de credibilidad viene el juicio de credendidad, que concluye en un juicio práctico: se debe creer, ya que la revelación de Dios es no sólo creíble, sino el único camino para lograr mi salvación. La credendidad tiene como trasfondo el conocimiento natural de Dios junto con la tendencia del hombre al fin último (al bien) unido a la vida moral humana. Dios constituye el fin último del hombre y es, por tanto, lo que el hombre debe alcanzar para salvarse. El juicio de credendidad se presenta como la condición intelectual que hace posible la “electio fidei”. Hasta qué punto es necesario aquí el auxilio de gracias sobrenaturales divinas es cuestión discutida por los teólogos. En cuanto la credendidad supone ya el inicio de la fe son necesarias gracias actuales de Dios; algunos autores consideran que para el juicio remoto de credendidad (debe creerse) normalmente no se requiere, y que en cambio son necesarias para el juicio próximo, personal (debo creer), para fortalecer y rectificar la voluntad, para enderezarla y hacerla más libre y buena.

- Los dos últimos momentos (decisión de creer y asentimiento de la inteligencia) son ya plenamente realizados con la cooperación e influjo de la gracia sobrenatural, sin la cual el hombre no puede de ninguna manera incorporar su entendimiento y voluntad, su persona, a la verdad y amor divinos, a la vida divina, que la revelación le ofrece[11].

La renovación de la apologética a finales del siglo XIX y principios del XX contribuyó a la aparición de nuevas perspectivas desde las cuales abordar la génesis del acto de fe. Si la apologética tradicional se fijó sobre todo en el objeto de la fe, esta renovación atiende sobre todo al sujeto sin desentenderse del objeto: en el sujeto existe un dinamismo  que -si se actúa de forma coherente con él- impulsa al sujeto en la dirección de la fe: el “para el hombre” de la revelación se corresponde con una constitución del sujeto en la que queda plasmada una “necesidad” de la revelación, de forma que solamente si el sujeto accede a ella encuentra el sentido pleno de su ser.

 

3.4 Credibilidad y vida de fe

La fe en Jesucristo, en Dios revelador, depende de motivos. Son motivos todos aquellos que de hecho encaminan a los hombres hacia la fe y actúan también como fundamentos de la fe que se tiene. Sin embargo, para llegar de hecho a la fe es necesario que los motivos que conducen a la entrega confiada a Dios dejen el lugar un único motivo, que es Dios mismo y su autoridad, en cuanto garante exclusivo de su propia manifestación a los hombres. Estamos ante la fe teologal en la que todo está fundado si es Dios quien habla; y al revés: si no es Dios quien habla, nada de esa fe está fundado. En consecuencia, la fe es auténtica cuando el motivo objetivo y subjetivo por el que se cree -distinto de los motivos por los que se camina hacia la fe- es la autoridad de Dios que revela.

Lo dicho no quita que, junto al motivo de la fe, sigan dándose existencialmente motivos. Estos motivos (por ejemplo, un ambiente social favorable a la práctica religiosa, el ejemplo de personas singulares, la percepción del sentido que la fe da a la vida, etc.) resuenan en el sujeto, mientras que el motivo formal es más difícil de percibir existencialmente. A su vez, las situaciones contrarias a esos motivos pueden actuar como obstáculos. Pero en todo caso -insistimos- sólo el motivo que es Dios mismo puede “soportar” el acto de fe como entrega incondicional. Esto es lo que tradicionalmente se ha llamado objeto formal de la fe.

Esta benevolencia de Dios no es objeto de comprobación, escapa siempre a los métodos racionales y científicos; por eso la certeza de la fe, que se apoya en la bondad y fidelidad de Dios, es un tipo único de certeza que sólo se alcanza como resultado de un salto: el salto de la fe.

El salto de la fe no es una pura decisión, no separa a la fe del conocimiento porque el hombre debe poder justificar ante su propia razón su decisión irrevocable de creer. Pero al final es necesario que el hombre se decida a apoyarse en Dios. De esta forma la certeza de la fe va acompañada de un sacrificio de la inteligencia, que debe renunciar a su propia luz para aceptar un fundamento distinto. Este salto es posible si:

1) la razón consiente sin ser forzada a ello, sino movida solamente por el amor más libre y personal posible;

2) que el “Otro” al que se somete sea quien es: el Creador, totalmente trascendente y al mismo tiempo más íntimo a mí que yo mismo.

 

 3.5 Fe e Iglesia

La fe es un acto personal, pero no es un acto aislado. Por eso la presentación de la fe como acto personal necesita ser completada con la dimensión eclesial del creer. Creer es un acto eclesial: es la persona la que cree, y es al mismo tiempo la Iglesia la que cree. Para que el acto de fe sea personal y eclesial al mismo tiempo es preciso que se dé una cierta identificación del sujeto creyente con la Iglesia. Esta identificación se puede encontrar en dos momentos: 1) el creyente está en la Iglesia y de ella recibe el contenido y el modo de creer; 2) la Iglesia es la comunidad de los creyentes (communio fidelium).

1) El creyente en la Iglesia: El hombre no encuentra por sí mismo la revelación de Dios, sino que la recibe en el seno de la comunidad creyente que es la Iglesia, y en la Iglesia es donde confiesa su fe en esa revelación. Si la revelación se recibe en la Iglesia, la eclesialidad es una nota intrínseca a la fe del creyente individual. Así como Cristo es el mediador de la revelación divina, siendo Él mismo esa revelación, así también el acceso a la fe tiene lugar a través de la Iglesia que es la “Esposa” de Cristo, con quien comparte todo su ser-Iglesia.

 La consecuencia de la necesaria mediación de la Iglesia es que la misma Iglesia interviene directamente en la forma cognoscitiva del sujeto como condición sine qua non del conocimiento personal: el auditus fidei tiene lugar in Ecclesia et per Ecclesiam.

2) La Iglesia : La Iglesia no es una pura realidad mística sino realización histórica y expresión de la communio de los creyentes. La eclesialidad del acto de fe significa que el sujeto debe hacer suya la fe de la Iglesia, y que esta fe se expresa y existe en el acto de fe de quien mantiene vivo su vínculo con la communio. Al vivir su fe, el creyente no sólo construye su propia existencia, sino que al mismo tiempo edifica la Iglesia, de manera que el  del individuo es el creo de la Iglesia, no el credo de creyentes aislados[12].

 

B) RESUMEN

3.1 Naturaleza de la fe teologal

La fe es la “virtud sobrenatural mediante la cual, impulsados y ayudados por la gracia de Dios, creemos que son verdaderas las cosas divinamente reveladas por Él, no por la verdad intrínseca de las cosas conocidas  con la luz natural de la razón, sino por la autoridad del mismo Dios que se revela, que no puede ni engañarse ni engañarnos”

Propiedades: Sobrenatural: es un don de Dios; libre: se cree sólo si se quiere creer; cierta: una certeza propia de la fe: fundamentada en la autoridad de Dios; oscura: porque el que cree no ha visto; teologal: la fe supone una relación inmediata entre Dios y el hombre; Eclesial.

3.2 Inteligencia y voluntad en el acto de fe

La inteligencia: 1) entiende la palabra que se le dirige; 2) interviene para juzgar la credibilidad de lo que se le propone; 3) interviene en el acto de fe, confesando la verdad de lo revelado.

La voluntad: consiente a lo que la inteligencia conoce, y si no quiere creer, no cree. Pero no basta con querer para creer, porque la fe es gracia, pero sólo el que quiere creer acaba creyendo

La cooperación de inteligencia y voluntad para el acto de fe tiene lugar a través de la unidad del acto del entero ser personal, no en momentos sucesivos.

3.3 Génesis de la fe: conocimiento de la credibilidad de la revelación...

En el acto de fe se pueden encontrar cuatro momentos principales: juicio de credibilidad, (es razonable creer, puedo creer); no es abs.nec. la gracia; juicio de credendidad (debe creerse, debo creer); es necesaria la gracia; decisión o mandato de la voluntad (quiero creer); es abs. necesaria la gracia; asentimiento del intelecto (creo); es abs. necesaria la gracia

3.4 Credibilidad y vida de fe

Los motivos de la fe preparan y conducen al hombre a creer, y desempeñan a veces la función de apoyo psicológico de la fe del creyente. El motivo  de la fe (la autoridad de Dios que revela) es el único fundamento sólido capaz de soportar el peso de la entrega incondicional y total de la fe. Los motivos deben conducir al motivo para que la existencia cristiana fundada sobre esa fe sea radicalmente moral y tenga garantía de consistencia.

3.5 Fe e Iglesia

Creer es un acto eclesial: es la persona la que cree, y es al mismo tiempo la Iglesia la que cree: el creyente está en la Iglesia y de ella recibe el contenido y el modo de creer: el hombre no encuentra por sí mismo la revelación de Dios, sino que la recibe en el seno de la Iglesia, y en la Iglesia confiesa su fe; la Iglesia es la comunidad de los creyentes (communio fidelium): el hombre debe hacer suya la fe de la Iglesia. Además esta fe se expresa y existe en el acto de fe de quien mantiene el vínculo de comunión con la Iglesia.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

- Teología Fundamental. Cesar Izquierdo Urbina. EUNSA 1998. pp. 282-286 y 271-27. Ibidem. pp. 264-26. Ibidem. pp. 287-289. Ibidem. pp. 276-279.

- Enciclopedia GER, voz: Fe. Tomo 9; pp. 789-90 y Teología Fundamental... pp. 36.

 

TEMA 4: LA INSPIRACIÓN BÍBLICA

 

4.1. Canon de los libros sagrados.

4.2. Naturaleza de la inspiración bíblica.

4.3. Veracidad y santidad de la Sagrada Escritura.

4.4. La interpretación bíblica: criterios racionales y teológicos.

4.5. Teología y exégesis bíblica.

 

A) DESARROLLO

4.1. Canon de los libros sagrados

Se llama canon a una norma por la que se juzga correcto un pensamiento o doctrina.

Los términos “canónicos” e “inspirados” coinciden en varios aspectos, pero son dos conceptos formalmente distintos. El término inspirado significa que tiene a Dios como autor principal. El termino canónico viene de ser inspirado; la Iglesia lo reconoce como tal. Es canónico porque es inspirado.

El canon de la Sagrada Escritura es el conjunto de libros que la Iglesia considera oficialmente como base de su doctrina y sus costumbres por el hecho de estar inspirados por Dios.

Se conoce como canon bíblico al conjunto de todos los escritos que forman la Biblia, y que por su origen divino constituyen su regla de fe y costumbres. Se llama protocanónicos los libros que siempre y en todas comunidades cristiana fueron tenidos por inspirados. En cambio, se llama deuterocanónicos a los libros que no siempre y en todas comunidades cristianas fueron incluidos en el canon A.T. y N. T. Estos libros fueron aceptados oficialmente como inspirados y normativos por el concilio de Trento[13].

La inclusión de un libro en el canon no supone necesariamente su autenticidad literaria por parte del que aparece como autor de la obra.

El canon se ordena a identificar y delimitar una serie de libros recibidos y leídos en la Iglesia como palabra de Dios para los creyentes. El criterio que influyó para la formación del canon bíblico cristiano es el reconocimiento en los libros de una recta regla de la fe, una clara apostolicidad y un uso habitual en el culto.

En resumen, El canon de los libros sagrados , por el hecho de estar inspirados por Dios, es el conjunto de libros que la Iglesia considera oficialmente como base de su doctrina y sus costumbres.

 

4.2. Naturaleza de la Inspiración Bíblica

Noción de la Inspiración Bíblica.

La inspiración bíblica es una carisma -gracia sobrenatural- dado por Dios a ciertos hombres en A.T. y N. T. Para consignar por escrito con validez general y pública, aquellos misterios de Dios de su intervención en la Historia de la Salvación humana, que Dios ha querido que fuesen de este modo entregados a la Iglesia por causa de nuestra salud y santificación[14].

De esta definición se desprenden algunas características de la inspiración:

- La inspiración divina es el constitutivo previo necesario para que un libro forme parte de la Biblia.

- La inspiración divina de un escrito es previa y necesaria para que ese escrito sea canónico.

- La inspiración divina es un carisma sobrenatural dado por Dios al hagiografo para que ponga por escrito y sin error lo que Dios ha revelado y quiere comunicar a los hombres.

- El carisma de la inspiración es transitorio, sobrenatural y gratuito.

- El carisma de la inspiración proporciona una luz en el entendimiento del hagiógrafo para juzgar con “certeza” divina.

- La inspiración es un don otorgado por Dios no para la santificación del que lo recibe (gracia santificante), sino para el bien de la Iglesia (gratia gratis data).

 

Naturaleza de la Inspiración bíblica.

" La Santa Madre Iglesia, fiel a la fe de los apóstoles, reconoce que todos los libros del AT y del NT con todas sus partes son sagrados y canónicos en cuanto que escritos por inspiración del Espíritu Santo[15], tienen a Dios por autor y como tales han sido confiados a la Iglesia"[16].

La afirmación de que Dios es autor de la Sagrada Escritura se dice también de algunos textos sagrados[17] y también que los hagiógrafos son verdaderos autores.

Entre los padres de la Iglesia, el testimonio es unánime: así Dios "dicta", "dice" los libros Sagrados y que Dios es "autor" o " escritor" de la SE.

La Biblia como una obra literaria que tiene a Dios y al hombre como verdaderos autores, plantea el problema teológico de cómo se compagina la acción de Dios y del hagiógrafo en la composición del texto.

Había varias soluciones, la mas significativa es la solución de Santo Tomás[18], a partir de la causa instrumental.

Santo Tomas sintetizó su solución diciendo que la causa agente puede ser doble: principal(o aquella que obra por su propia virtud) e instrumental ( o aquella que obra en virtud de una moción previa que recibe de un agente principal y es también aplicada a la acción).

Hay que afirmar que los hagiógrafos son instrumentos vivos, libres y racionales movidos por Dios para la redacción de los libros sagrados. Esta acción de Dios sobre el hagiógrafo, se observa como una acción ad extra de Dios (inspiración activa) atribuida de modo especial al Espíritu Santo; que es recibida libre y voluntariamente por el hagiógrafo (inspiración pasiva); y que se contempla plasmada en los libros sagrados ( inspiración terminativa).

DV. 11, resume los caminos para solucionar el problema de compaginar la acción de Dios y la del hagiógrafo: "en la composición de los libros sagrados , Dios se valió de los hombres elegidos, que usaban de todas sus facultades y talentos; de este modo, obrando Dios por ellos y en ellos como verdaderos autores, pusieron por escrito todo y solo lo que Dios quería".

Como conclusión, decir que el libro Sagrado es de Dios y del hagiógrafo. Toda la Biblia es inspirada, tiene a Dios por autor y es, por tanto, palabra de Dios.

 

4.3. Veracidad y santidad de la Sagrada Escritura.

Veracidad de la Sagrada Escritura

La verdad de la Biblia deriva de la veracidad de Dios quien la ha inspirado como autor principal. La veracidad como cualidad de los libros sagrados cuando es contemplado como ausencia de error, se denomina inerrancia bíblica. La ausencia de error abarca solo lo referente a la fe y a la moral.

La doctrina de la veracidad de la Sagrada Escritura pertenece al dogma católico como una consecuencia necesaria del dogma de la inspiración divina de la Biblia.

La tradición fundamenta la veracidad de la Biblia en dos razones:

1.Que la veracidad esta en íntima relación con el fin mismo de la inspiración, de manera que son inseparables.

2. Que la veracidad esta en íntima conexión con la perfección de Dios.

De esta manera, podemos resumir la doctrina de la veracidad de la Biblia en los siguientes apartados:

A) La veracidad de la Biblia pertenece al deposito de la Fe y se explica como consecuencia necesaria de la inspiración divina de la Biblia.

B) La verdad se extiende a todo el contenido de la Biblia.

C) La Biblia es una verdad absoluta en la que se contienen tanto verdades de orden metafísico como acontecimientos, promesas, exigencias.

Santidad de la Sagrada Escritura

La santidad de la Biblia expresada de modo negativo significa inmunidad de todo error moral. Es decir, no puede encontrarse en los libros inspirados nada que repugne a la santidad de Dios.

Según Santo Tomás, las escrituras son santas por un triple motivo:

A) Por su origen divino, la Biblia es santa al haber sido inspirados por el Espíritu Santo.

B) Por su contenido que enseñan una doctrina moral santa e intachable.

C) y por su fin porque nos santifica al encauzarnos a la santidad.

Por tanto, la Biblia exige ser leída, estudiada y meditada como algo santo y sagrado.

La santidad de la Biblia se manifiesta en la conformidad con la ley moral de los juicios ético-morales que se emiten sobre actos, palabras y sentimientos de los personajes y hechos que presenta.

 

4.4. La interpretación Bíblica. Criterios racionales y teológicos.

Los libros Sagrados, como tienen autor humano, las reglas que deben aplicarse para su interpretación son las de cualquier obra literaria ( o criterios racionales), y como además su autor es Dios, tiene unas reglas especificas para su interpretación ( o criterios dogmáticos o teológicos)

Criterios racionales de interpretación.

“Para descubrir la intención del autor, hay que tener en cuenta, entre otras cosas, los géneros literarios. Pues, la verdad se presenta y se anuncia de modo diverso en obras de diversa índole histórica, en libros proféticos o poéticos, o en otros géneros literarios. El interprete indagará lo que el autor sagrado dice o intenta decir, según su tiempo o cultura, por medio de los géneros literarios propios de su época. Para comprender exactamente lo que el autor propone en sus escritos, hay que tener muy en cuenta los modos de pensar, de expresarse, de narrar que se usaban en tiempo del escritor, y también las expresiones que entonces se oían emplear en la conversación ordinaria”[19].

a) Establecer cuál es el texto genuino.

b) Aplicar los principios científicamente establecidos por la hermenéutica acompañándose del género literario de cada libro y ambiente histórico al que se refiere el escrito.

El primer cuidado que ha de tener el exegeta la diligente investigación del sentido literal del texto. Las normas que la hermenéutica le impone para tal trabajo de investigación son cuatro:

1) Examinar el texto con el empleo de la filología o conocimiento de las lenguas del antiguo oriente.

2) El examen del contexto es la regla principal para la investigación del sentido del texto.

3) Al contexto siguen en importancia, los lugares paralelos, o sea, fragmentos afines entre sí por constar de los mismos términos o por razón del contenido doctrinal o histórico.

4) El ambiente histórico y todas las circunstancias para una perfecta inteligencia del libro.

De esas normas, hay que tener en cuenta la importancia que tiene el conocimiento de las ciencias auxiliares y algunos métodos hermenéuticos.

En resumen, Criterios racionales para la interpretación de la sagrada son el establecimiento del texto genuino, aplicar los principios científicamente establecidos por la hermenéutica.

La diligente investigación del sentido literal del texto y las normas que la hermenéutica le impone son cuatro: a) examinar el texto, b) contexto, c)los pasages paralelos y d) el ambiente histórico. Todo esto sin olvidar que el autor del sentido literal es Dios.

Criterios teológicos de interpretación

El exegeta católico tiene en el Magisterio, en el Magisterio infalible de la Iglesia, un guía seguro para su trabajo: “ La escritura se ha de leer con el mismo espíritu con el que fue escrita: por tanto para descubrir el verdadero sentido del texto sagrado hay que tener en cuenta el contenido y unidad de toda la Escritura, la Tradición viva de toda la Iglesia, la analogía de la fe. A los exegetas toca aplicar estas normas en su trabajo para ir penetrando y exponiendo el sentido de la Biblia, de modo que con dicho estudio pueda madurar el juicio de la Iglesia. Todo lo dicho sobre la interpretación de la Sagrada Escritura queda sometido al juicio definitivo de la Iglesia que recibió de Dios el encargo y el oficio de conservar e interpretar la Palabra de Dios”[20].

Estos criterios, teniendo su fundamento en la inspiración divina de la Sagrada Escritura, se dividen en dos grupos:

A) Criterios dogmáticos (Dios es autor principal de la Biblia).

1) La analogía de la fe bíblica. Este principio ofrece un aspecto positivo y ayuda el lector a tener honda inteligencia de la revelación.

2) Desarrollo progresivo y homogéneo de la Revelación. Dios se ha revelado progresivamente hasta llegar a la suprema revelación, el Verbo Encarnado.

3) La interna armonía de ambos Testamentos . Este principio fundamenta la interpretación cristiana del Antiguo Testamento y el sentido pleno de la Sagrada Escritura.

4) La gracia divina y la acción vivificante del Espíritu Santo.

B) Criterios dogmáticos (La Iglesia es la que custodia e interpreta de la Sagrada Escritura).

1) La interpretación autentica de la Biblia compete exclusivamente al Magisterio de la Iglesia. Esta interpretación puede ser directa cuando dicho Magisterio declara infaliblemente el sentido autentico de un texto. Indirecta es cuando el objeto formal de la definición no es el texto en si, sino que formal y directamente se refiere a una Verdad de Fe, para cuya ilustración se trae a colación uno o varios textos de la Sagrada Escritura.

2) Por este principio se entiende la conformidad de las verdades religiosas contenidas en la revelación con las verdades contenidas en la tradición oral

3) El sentido de la Sagrada Tradición y el testimonio unánime de los Padres de la Iglesia.

 

4.5. Teología y exégesis bíblica.

La Sagrada Escritura es una de las fuentes constitutivas de la teología: aporta los datos sobre los cuales se hace la especulación teológica”. La teología se apoya, como cimiento perdurable, en la Biblia unida a la Tradición; así la teología se mantiene firme y recobra su juventud, penetrando a la luz de la fe, la verdad escondida en el misterio de Cristo. La Sagrada Escritura contiene la palabra de Dios , en cuanto inspirada es realmente la Palabra de Dios; por eso la Sagrada Escritura debe ser alma de la Teología”[21].

La exégesis por ser una disciplina teológica mantiene estrechas y complejas relaciones con las demás disciplinas teológicas.

La teología sistemática, de una parte, ejerce un cierto influjo sobre la “precomprensión” con que los exegetas abordan los textos bíblicos y la exégesis; de otra, proporciona datos básicos a las otras disciplinas teológicas. En el caso de la exégesis católica se trata de una precomprensión basada sobre certezas de fe.

Teología bíblica es relativamente moderna. Su objeto especifico, método y limites aun no han llegado a ser definidos con precisión.

Los puntos de vista de la exégesis y la teología son diferentes y deben serlo. Por eso, una de las principales funciones de la Escritura es lanzar desafíos a los sistemas teológicos y recordar continuamente la existencia de aspectos importantes de la Divina Revelación y de la realidad humana que a veces son descuidados por la reflexión teológica sistemática. Y al mismo tiempo, los teólogos presentan a los exegetas cuestiones actuales importantes sobre determinados textos sagrados para conseguir una mayor comprensión especulativa de la fe cristiana.

 

B) RESUMEN

1) El canon es una norma y conjunto de libros. Los términos “canónicos” e “inspirados” coincide en varios aspectos pero son dos conceptos formalmente distintos.

Se conoce como canon bíblico al conjunto de todos los escritos que forman la Biblia. Esos libros se dividen según su incorporación: protocanónicos y deuterocanónicos.

2) Inspiración bíblica es una carisma—gracia sobrenatural— dado por Dios a ciertos hombres en A.T. y N. T. Para escribir aquella intervención de Dios a la Historia de la Salvación. Dios es el autor principal de la Biblia y los hagiógrafos son autores instrumentales.

3) A) La veracidad de la Biblia deriva de la veracidad de Dios y se contempla como ausencia de error, se denomina inerrancia bíblica.

B) La santidad de la Sagrada Escritura expresada de modo negativo significa inmunidad de todo error moral.

4) La interpretación bíblica según autores humanos usa la regla de cualquier obra literaria ( criterio racional). La interpretación bíblica según Dios tiene regla especifica (criterios dogmáticos o teológicos).

5) La teología sistemática, de una parte, ejerce un cierto influjo sobre la “precomprensión” con que los exegetas abordan los textos bíblicos y la exégesis, de otra, proporciona datos básicos a las otras disciplinas teológicas.

C) BIBLIOGRAFÍA

Gran enciclopedia Rialp. Ediciones Rialp, S.A. Madrid 1979.

José Monforte. Conocer la Biblia: iniciación a la Sagrada Escritura. Rialp, Madrid 1997.

V. Mannucci. La Biblia como Palabra de Dios. Introducción general a la Sagrada Escritura. Desclée, Bilbao, 1985.

 

TEMA 5: EL PENTATEUCO

 

5.1. Descripción general de su contenido.

5.2. Origen mosaico e hipótesis críticas sobre tradiciones y fuentes en la composición   del Pentateuco.

5.3. Enseñanza teológica del Gen 1-11.

5.4. Los relatos Patriarcales.

5.5. La Alianza.

5.6. Ideas fundamentales de la tradición Deuteronomista.

 

A) DESARROLLO

5.1. Descripción general de su contenido.

1. Génesis: En este destacamos:

a). Prehistoria de la salvación: Creación e historia de la humanidad hasta Abraham, (1 - 11). Comienza con la expresión "En el principio..." para dar respuesta al interrogante sobre el origen del mundo y de la humanidad, para ellos se recogen las tradiciones que hablan de los comienzos: Creación del mundo y del hombre, existencia del mal, el origen de los pueblos, y, especialmente, de cuanto se refiere al origen de Israel. La redacción actual está dividida en secciones separadas por la frase "estas son las generaciones, que viene a marcar el ritmo de las sucesivas etapas de la historia que narra: Orígenes de la humanidad, los patriarcas antediluvianos, Noé y el diluvio, la repoblación de la tierra, la genealogía de Abraham.

b). Historia de los Patriarcas, (12 - 36). Abarca la historia de los padres del pueblo, hay una continuidad con la narración anterior. Encontramos a Abraham, a su hijo Isaac, y posteriormente a Jacob. Los doce hijos de Jacob son los antepasados de las doce tribus de Israel.

c).Historia de José, (37 - 50). Es uno de los hijos menores de Jacob, fue vendido por sus hermanos a unos mercaderes que se dirigían a Egipto; después de diversos acontecimientos, su fama llega al Faraón y, agradecido por haberle interpretado un sueño y por su sabiduría, lo pone al frente de la administración de los bienes de su casa y del país. Más tarde debido a la escasez de alimentos en Canaán, y ciertos sucesos,  invita a su padre Jacob y a los suyos a participar de su prosperidad. El libro del Génesis concluye dejando a los israelitas en Egipto.

 

2. Exodo: Salida de los israelitas de Egipto. Comienza con la frase "Estos son los nombres...". Se centra en la figura de Moisés, como mediador que Yahvé llamó para liberar a su pueblo de la esclavitud. En este libro se integran tradiciones que podemos dividirlas en dos partes:

a)  Esclavitud de Egipto, liberación y camino por el desierto hasta Sinaí[22].

b)Alianza del Sinaí. Gran bloque de legislación: el Decálogo, el Código de la alianza y prescripciones rituales. (19 - 40).

 

3. El Levítico: Leyes levíticas relativas a la santidad y al culto.Especifica el modo de realizar el culto a Yahvé, la institución del sacerdocio, las prescripciones legales, normas sobre la celebración del día del Señor. En este aparece la Ley de la Santidad que contiene dos secciones, una relativa a la vida social,  y otra a la celebración de las fiestas del año sabático y del año jubilar. (1 - 27).

 

4. Números: Censos y listas de las personas que salieron de Egipto y anduvieron por el desierto. Se narra la marcha del pueblo por el desierto durante cuarenta años para ser purificada aquella generación pecadora. Se pueden distinguir dos bloques:

 

a) Preparativos para la partida del Sinaí y algunas leyes, (1 - 10).

b) Etapas por el desierto desde el Sinaí hasta Moab, con una larga estancia intermedia en Cadés, y nuevas leyes sobre sacrificios y sacerdotes. (11 - 36).

También encontramos relatos de conflictos con los pueblos circundantes. Su intencionalidad profunda es mostrar la tensión entre castigo y salvación.

 

5. Deuteronomio: Segunda ley dada por Moisés antes de entrar en la tierra prometida. Comienza " Estas son las palabras...", y se introducen los grandes discursos de Moisés, en los que vienen claramente interpretada la historia de Israel como historia de Salvación. Podemos notar:

a) Tres amplios discursos de Moisés en Moab recordando las etapas del desierto y los mandamientos. ( 1 -34)

b) Ultimas disposiciones y muerte de Moisés. Queda Josué al frente del pueblo de los israelitas junto a los 70 ancianos. Están a las puertas de la tierra prometida, (31 -34).

 

5.2. Origen mosaico e hipótesis críticas sobre tradiciones y fuentes en la composición   del Pentateuco.

En los textos proféticos anteriores al destierro se habla de la ley del Señor (Am), sin especificar si es oral o escrita; y en los posteriores al destierro se denomina a esa ley con el nombre de Ley de Moisés (Neh). Además en Ex 34, 28 se dice que Moisés, por mandato de Dios, escribió en unas tablas de piedra las palabras de la Alianza. Con este nombre pasa a las tradiciones judías y cristianas primitivas. Esta afirmación se refleja también en el NT. A partir de ahí la autoría mosaica del Pentateuco vino a ser afirmada comúnmente en la tradición judía y cristiana.

Sin embargo, los estudiosos de la Biblia, percibieron ya desde antiguo que el Pentateuco recibió su forma actual después de la vuelta del destierro de Babilonia (s.s. VI-V), San Jerónimo explicaba que la narración de la muerte de Moisés y algunas expresiones (hasta el día de hoy), se debían a Esdras. En el s. IX R. Abraham Ibn `Ezra' afirmó, que Moisés no pudo ser el autor del pentateuco. Es a partir  del s. XVII cuando el estudio de las fuentes del Pentateuco se ha realizado de una manera sistemática. Dentro de esta consideramos:

Hipótesis de Wellhausen: (1833): Sintetiza la hipótesis documentaria según la cual el Pentateuco es la fusión de cuatro documentos posteriores a Moisés:

a) Yahvista (J), compuesto en s. X- IX a.C. en el Sur, con un carácter narrativo.

b) Elohísta (E), s. VIII a.C.  , redactado en Israel; con la caída del Reino del Norte fue trasladado a Jerusalén y fusionado con el Yahvista.

c) Deuteronomista (D), s. VI a.C. , empleado en la reforma religiosa de Josías, se añadió a los anteriores.

d) Sacerdotal (P), después del destierro s. VI-V a.C.; obra de los sacerdotes en el templo. Se unió a los anteriores durante la reforma de Esdrás y Nehemías (450), sirviendo de marco y armazón a la recopilación de los documentos anteriores. Hacia el año 400 a.C. , un redactor habría compuesto Gén, Ex, Lev y Num tomando como base la fuente PE, interpolando J y E que previamente se habrían fusionado. El documento D daría lugar al Dt y Josué. Esta hipótesis tiene tres puntos débiles:

i) El prejuicio anti-sobrenatural.

ii) El insuficiente conocimiento del Antiguo Oriente.

iii) El insuficiente conocimiento de los géneros literarios.

Exégesis católica ante el problema crítico

Ante esta situación, y viendo que se atacaba a la canonicidad de los libros del AT, la PCB en 1906 promulgó un documento sobre la autenticidad mosaica del Pentateuco: Salvaguarda la figura de Moisés y la veracidad histórica de los hechos que constituyen la base de la Biblia de la historia de la salvación. En 1909 otro documento sobre el carácter histórico de los tres primeros capítulos del génesis. En 1943  La Enc. Divino Afflante Spiritu, y en 1948 la carta de la PCB al Card. Suhard buscan integrar las verdaderas aportaciones de la crítica en una interpretación católica de la Biblia.

Van Seters: considera que la sacerdotal  no es una fuente independiente, sino que simplemente completa una tradición más antigua. La llamada redacción yahvista  no se lleva acabo hasta el tiempo del destierro, y la primera redacción de una historia continuada es deuteronomista que abarca desde Dt a 2Reg. Por tanto, no cabe pensar una fuente (la yahvista) antigua que incluyera un relato continuado desde Abraham hasta la posesión de la tierra, sino que un autor postexílico ordenó los datos sueltos que desde antiguo se habían transmitido.

E. Blum: En su opinión, no existen fuentes paralelas e independientes, ni tampoco grandes unidades (seis unidades, decía R. Rendtorff; ej. la historia de los orígenes), sino dos composiciones tardías en las que se recogen, debidamente elaboradas, tradiciones más antiguas. A dichas composiciones las llama KD (tendencia deuteronomista, comienza con la historia de Abraham y se extiende hasta final del Deuteronomio), compuesta por la primera generación de los postexílicos. La otra composición es la KP (tendencia sacerdotal, gira en torno al tema de la comunidad), compuesta en la época Persa. El Pentateuco sería el resultado de las tendencias KD y la KP.

 

5.3. Enseñanza teológica del Gen 1-11.

La historia de los orígenes, colocada por los autores sagrados al principio del Gen, expresa con lenguaje solemne los misterios del comienzo: la creación, la caída y la promesa de salvación.

1. -Creación del mundo de la nada[23]. El misterio de la creación del mundo por Dios de la nada, ocupa un lugar central en todos lo Credos y Símbolos de fe de la Iglesia; además, el acto creativo abarca a todos los seres, tanto espirituales como materiales, porque todo cuanto existe se debe al Dios Creador.

-Distinción entre Dios y el mundo: Gen distribuye en seis días la creación; en los tres primeros Dios preparó la tierra para ser habitada, y en los tres días siguientes fue desplegando su Providencia para hacerla digna morada del hombre. En esta podemos distinguir lo siguiente:

a) Trascendencia y Omnipotencia divina. Dios hablando y creando se nos muestra como Señor de todas las cosas. b) Bondad de lo creado: La expresión que se repite en cada una de las acciones de Dios al crear "y vio que era bueno", declara la bondad de las criaturas por el amor y sabiduría depositadas en ellas.

2. Origen del género humano: El ser humano, hombre y mujer, es la cumbre de la creación pues está hecho a imagen de Dios, une en su propia naturaleza el mundo material y el espiritual.

-Estado de justicia original. El primer hombre fue creado en la amistad con su Creador y en armonía consigo y con la creación en torno a él. El hombre y la mujer son creados con una perfecta igualdad, y tienen una dignidad que nunca se pierde y que la han recibido inmediatamente de Dios su Creador.

-El pecado original, nace por la desobediencia, el hombre y la mujer son expulsados del jardín en el que habían sido colocados, pierden el don de la inmortalidad y de la felicidad, su estado original de armonía y dominio de sí; se quiebra la relación del hombre con Dios, con el mismo y con los demás hombres y con la creación.

-Protoevangelio: Dios no abandonó al hombre tras su caída, le anunció de modo misterioso la victoria sobre el mal, y la venida de un descendiente de la mujer. Esa salvación anunciada ya desde el principio, se va realizando en una serie de etapas, las primeras de las cuales forman parte de la historia de los orígenes, en concreto, la Alianza con Noé después del diluvio.

 

5.4. Los relatos Patriarcales

Las narraciones que constituyen la historia de los patriarcas se pueden situar en el contexto geográfico del Medio Oriente, en el arco formado por Mesopotamia, Palestina y Egipto. La época va desde el siglo XVIII a.C., cuando pudo tener lugar la llegada de Abrahám a Canaán, en adelante.  Su significado religioso es que los Patriarcas son los padres del pueblo, a ellos hizo Dios las promesas y con ellos selló alianzas.

1.  El contenido de la "historia de los patriarcas"

Mediante la repetición de la misma frase que en la historia anterior, "estas son las generaciones", se introducen las sucesivas etapas que interesa el autor.

(1) Historia de Abrahám[24]. Abarca la historia de los padres del pueblo, hay una continuidad con la narración anterior. En primer lugar encontramos a Abram, a quien Dios le llama, le promete una tierra y una enorme descendencia, lo constituye padre de su pueblo (Abraham). En segundo lugar, Isaac y Jacob. Se inicia con la historia de Esaú y Jacob, hijos de Isaac. El libro del Génesis se centra desde ahora en figura de Jacob en el que narra diversos acontecimientos, entre ellos, el cambio de su nombre por el de Israel. Los doce hijos de Jacob son los antepasados de las doce tribus de Israel. Isaac es una figura de poco relieve entre Abraham y Jacob. En Gen 37,2 la misma fórmula cierra esta historia y marca el comienzo de la historia de Israel en Egipto que se inicia con la narración de la historia de José.

2. Composición de la "historia de los patriarcas"

Estos relatos se recogen en tradiciones cuyos elementos más antiguos se podrían remontar al segundo milenio a.C.  Desde muchos años antes de que se comenzaran a poner por escrito los textos de la Biblia, los israelitas contaban de padres a hijos relatos acerca de los patriarcas, se trata de historias de clanes o tribus que narraban sus orígenes o sus avatares, o que exaltaban a sus antepasados.  Este tipo de relatos que responden a tradiciones orales de carácter épico o poético constituyen un género literario peculiar al que se denomina "sagas". Posteriormente, cada una de esas tradiciones, procedentes de tribus y santuarios diversos, serían puestas por escrito y reelaboradas para que iluminaran la fe de Israel en épocas posteriores.

Otros pasajes de la historia patriarcal reflejan haber sido originariamente relatos de carácter cultual, es decir, muestran un contenido que estaba relacionado con santuarios de Canaán, como Betel, Mambré o Siquén.  En esos relatos se daba explicación del carácter sagrado de un determinado lugar, cuya historia se vinculaba con algún patriarca o con algún nombre o manifestación de la divinidad. Con la integración de todos estos elementos se irían configurando colecciones de relatos en forma de ciclos en torno a personajes y lugares. Las historias de Abrahám y de Jacob llegaron a unirse, poniéndose como eslabón entre ambas la historia de Isaac.

3. Enseñanza de la "historia de los patriarcas"

La idea central de la "historia de los patriarcas" es la elección de Israel por parte de Dios. La promesa hecha a Abrahám de que sería padre de una numerosa muchedumbre que recibiría en posesión la tierra de Canaán, como fruto de la fe, inaugura la economía de la salvación. La correspondencia de los Patriarcas a la elección divina de que fueron bjeto constituye un admirable paradigma de trato confiado y amistoso con su Señor, y de respuesta con hechos a las palabras de Dios.

En el Nuevo Testamento se comprende que la promesa que Dios hizo a Abrahám se refería en último término a Jesucristo. Jesús es la verdadera "descendencia" de Abrahám[25], y los que tienen fe en Cristo son, en definitiva, los hijos de Abrahám, cumpliéndose de este modo el anuncio de que en Abrahám serían bendecidas todas las naciones de la tierra. La Epístola a los Hebreos elogia la fe de los personajes que desfilan por la historia patriarcal, y particularmente la de Abrahám; en ellos se realiza la definición de fe propuesta poco antes en la misma carta: "la fe es garantía de lo que se espera, la prueba de las realidades que no se ven"[26].

 

5.5. Exodo y Alianza

El centro del Pentateuco lo constituye la Alianza de Dios con su pueblo. Esta Alianza  lleva consigo la Ley, que viene  a ser el conjunto de estipulaciones que el pueblo, por su parte, ha de cumplir para mantener su pacto con Dios. Es en el libro del Exodo donde encontramos la presentación de tal pacto (el pueblo de Dios en el Sinaí Ex 19-20 ). Al llegar al monte, hay una preparación para la manifestación divina, Dios se manifiesta y hace entrega del Decálogo en unas tablas a Moisés. La manifestación grandiosa de Dios en el monte Sinaí y la conclusión solemne del pacto con Dios, forman la carta de constitución de un pueblo que ha sido elegido para llevar la salvación a todos los demás pueblos. La ratificación solemne del pacto tuvo lugar con un sacrificio, en que se representaban a las doce tribus de Israel por medio de las doce piedras que formaban el altar, Ex 24,1-8 "esta es la sangre de la Alianza que hace con vosotros Yahvéh sobre todos estos preceptos". Después del Sinaí el sábado quedó como señal entre Dios y los hombres.

Pero esta Alianza viene a culminar una historia de alianzas que comienza propiamente con Noé y continúa con Abraham y los patriarcas hasta Moisés. Israel con razón se considerará a sí mismo como el pueblo de la Alianza.

1. Compromiso de Dios. “Seréis un reino de sacerdotes una nación santa”;

2. Obligación de Israel. “Observareis fielmente los preceptos divinos”;

3. Ratificación o sello de la alianza: sacrificio;

4. El sábado: señal de la Alianza;

5. El Decálogo: esencia de la Antigua Ley. Así lo manifiesta Dios, pues, después de hablar mucho a Moisés, le da únicamente por escrito las “Tablas de la Alianza”.

 

5.6. Ideas fundamentales de la tradición Deuteronomista

El Pentateuco termina con el libro del Deuteronomio, el cual termina con la narración de la muerte de Moisés a las puertas de la Tierra Prometida.

El libro de Josué narra la conquista de esa tierra. Los libro de Jueces, 1y 2 Samuel, y 1 y 2 Reyes, refieren el cuidado de Dios por su pueblo en Canaán.

Los estudiosos observan características comunes entre los libros mencionados y el Código Deuteronómico contenido en el libro del Deuteronomio. Por ello, se ha planteado que todos sean el resultado de una misma labor teológica, histórica y literaria. Se trata de una gran teología de la historia denominada tradición o escuela deuteronomista.

Desde el siglo XIX hasta Martin Noth, había dos hipótesis acerca de la formación de estos libros:

       1. (Eissfeldt, Hölscher): En estos libros habría continuaciones de algunas fuentes del Pentateuco (Yahvista y Elohísta).

       2. Se trataría de obras independientes, reunidas y retocadas por autores deuteronomistas en la época de Josías.

La hipótesis de Martin Noth sobre la Historia Deuternomista

El 8.VI.1942, Noth, a diferencia de hipótesis anteriores, propone que los libros que van desde el Deuteronomio hasta el Libro segundo de los Reyes son obra de un único autor; abarcan la historia del pueblo desde la entrada en la tierra prometida hasta el destierro; y se habrían redactado en Mispá hacia el 550 a.C.

El autor de esta obra habría realizado una profunda tarea de selección y estructuración de contenidos, siguiendo un plan unitario preestablecido, a partir de los materiales previos siguientes:

       1. Una primera edición del Deuteronomio (cap. 5-28)

       2. Tradiciones sobre la conquista y reparto de la tierra

       3. Historias heroicas sobre los “jueces”

       4. Tres ciclos narrativos, sobre Samuel, Saúl y David

       5. Ciclos proféticos de Elías, Eliseo e Isaías

       6. Fuentes oficiales de los reinos

 

Como elementos literarios para configurar la obra se señalan los siguientes:

       1. Presencia de profetas en momentos decisivos de la historia

       2. Asociación de personajes a momentos críticos (Moisés-Ley; Josué-Conquista; David-Monarquía; Salomón-Templo; etc.)

       3. Narración con el esquema promesa-cumplimiento

       4. Recurso a discursos de los personajes o a reflexiones del autor para dar sentido a lo narrado

Hay una finalidad teológica en la obra: iluminar la situación de los destinatarios inmediatos. Ante las dificultades de la deportación, se recuerda que la promesa de la tierra no había sido absoluta, sino condicionada a los términos de la Alianza: fidelidad significa permanencia en la tierra; e infidelidad, expulsión (cfr. Dt 30, 15-20).

Como prólogo a esa gran obra que iniciaba con el núcleo del actual Deuteronomio, se habría compuesto otra gran obra sobre la base de cinco grandes tradiciones - unidas a tradiciones menores y otros escritos -: el Tetrateuco.

En la actualidad se mantienen muchas de las intuiciones de Noth, y se hacen algunos matices. En efecto, para Noth la finalidad de la obra es mostrar el justo juicio de Dios como explicación del desastre. Otros autores muestran que el relato contiene elementos de edificación e instrucción (Janssen); que el esquema vaticinio-castigo funciona sólo para los reyes del norte, además de la importancia del término “shub” (convertirse) en pasajes clave (Von Rad); que la intención del historiador parece más una llamada a la conversión (Wolf).

Esas diferencias de visión, positiva o negativa, hacen pensar en más de una redacción, a cargo de un grupo o escuela. Los investigadores de ámbito alemán (escuela de Göttingen, Smend) hablan de tres redacciones, todas ellas exílicas; en ámbito anglosajón (escuela americana, Cross) se defienden dos, una antes y una después del destierro. Con todo, los últimos estudios de cada una se acercan a un consenso en algunos puntos:

       1. la importancia de la última redacción, exílica;

       2. había materiales predeuteronomistas amplios;

       3. tres etapas redaccionales: histórica, cultual y teológica

El debate actual se centra en el estudio de esos materiales predeuteronomistas. Se da por supuesto que no son continuación de documentos del Pentateuco (destacan los trabajos de Campbell y su discípulo O’Brien).

 

B) RESUMEN

Se llama Pentateuco al conjunto de los cinco primeros libros de la Biblia. Es considerado por los judíos como la Toráh (la Ley). En este conjunto se encuentran por una parte, una secuencia narrativa que abarca desde Adán a Moisés, y, por otra, con mayor extensión, un conjunto de leyes y normas que reflejan distintas  situaciones del pueblo de Israel.

Los hechos que se narran van desde la creación del mundo hasta la llegada del pueblo Israel a las puertas de la tierra prometida. El contenido del Pentateuco viene reflejado de forma genérica en los títulos que se dan a los libros que lo integran y, sin embargo, presenta un aspecto bastante complejo. Su redacción final, tal como la tenemos actualmente, es de la época después del destierro, siglo V.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

- Apuntes de exégesis del Pentateuco y Libros Históricos, D. Francisco Varo.

- Catecismo de la Iglesia Católica.

- El Pentateuco, Biblia de Navarra.

- Manual de Dios Creador y Providente, D. José Morales.

 

TEMA 6: LIBROS PROFÉTICOS DEL A.T.

 

6.1. Vocación y misión de los profetas.

6.2. Importancia de los profetas y de su mensaje para el desarrollo de la revelación del AT.

6.3. Características de los libros proféticos: preexílicos, exílicos, postexílicos.

 

A) DESARROLLO

6.1. Vocación y misión de los profetas.

Son tres los términos usados para designar al profeta: Nâbî’: profeta; Hôzêh: visionario; Rô’êh: el vidente. Con estos mismos nombres se designa tanto a los verdaderos como a los falsos profetas. Cualquier camino de investigación conduce al convencimiento de que los profetas son instrumentos, personas elegidas gratuitamente por el Señor para transmitir su palabra.

La misión de los grandes personajes bíblicos sólo puede entenderse en el contexto de la vocación de Israel, como pueblo; todos ellos han sido elegidos, llamados por un designio peculiar de Dios, para llevar adelante la misión de un pueblo, también elegido por Dios; la elección del profeta ilumina la del pueblo y, a la vez, la experiencia de la predilección del pueblo explica la del profeta. Casi todos han reseñado el momento de su llamada en unos relatos que tienen muchos puntos de contacto con los que narran la llamada de otros personajes bíblicos, como Moisés, Gedeón, etc. Los relatos de vocación, desde el punto de vista literario, contienen lo siguientes elementos comunes: encuentro con Dios, discurso divino introductorio, misión, objeción humana, confirmación divina y signo.

En los profetas podemos distinguir:

Variedad de personalidad y de circunstancias. El profeta hebreo no tiene un perfil uniforme. Cada uno poseía sus propias características, con sus propios valores, cualidades y debilidades. Es una vocación singular, con un carisma especial. Lo decisivo es la Palabra del Señor que llama, transforma y sostiene.

Carácter imperativo de la vocación: No se trata de que los profetas sintieran un impulso personal de acercamiento a Dios, sino más bien de haber recibido un encargo.

Carácter dialógico de la profecía: Los profetas fueron auténticos intercesores del pueblo; y la tradición bíblica los tuvo como verdaderos interlocutores entre Dios y el pueblo.

La experiencia de Dios y la libertad del profeta: El profeta no es instrumento estático, no pierde ni su libertad ni originalidad. Los profetas, como portavoces humanos del mensaje revelado, usaron de todas sus facultades para llevar a cabo su misión.

Se pueden describir las diferencias entre el carisma de profecía y el carisma de inspiración. El profeta es consciente de su carisma, puesto que se sabe portador de la Palabra de Dios; el hagiógrafo no necesariamente es consciente de la inspiración divina. La misión del profeta es doble:

a) Mantener viva la alianza del Sinaí; explicar la Ley en su sentido profundo.

b) Preparar la Nueva Alianza: dirigiendo su mirada hacia el futuro, el reino mesiánico en el que se habían de cumplir las promesas dadas por Dios al pueblo de Israel

 

6.2. Importancia de los profetas y de su mensaje para el desarrollo de la revelación del A.T.

Los profetas han desempeñado un papel considerable en el desarrollo religioso de Israel. El mensaje de todos ellos coincide en las tres lineas maestras:

1.- Monoteísmo: no hay otro Dios que el Señor:

a) Dios es soberano absoluto de la historia y la naturaleza. Los profetas reconocen al Señor como dueño de la Creación, pero es en sus intervenciones en la historia donde Dios se da a conocer (Amós, Isaías...).

b) Dios tiene con Israel una relación particular que se denomina Alianza. Dios es el compañero del camino; hay una imagen esponsal entre Dios e Israel y de paterno-filial. La elección es un don gratuito que el pueblo debe reconocer (Oseas, Jeremías, etc.).

c) Dios es Santo, su relación con el pueblo no significa que sea uno más, y menos que sea manipulable por medio de sacrificios. Dios es trascendente, es Altísimo (Isaías, Miqueas).

d) El castigo es consecuencia de no cumplir las exigencias de la elección (Jeremías).

e) Alianza, nace por pura iniciativa de Dios, es fruto de su bondad y de su misericordia, aunque conlleva unos compromisos ineludibles. Sólo Dios puede pedir cuentas cuando estos compromisos no son guardados y rompen la alianza. Todos los profetas recogen la tradición de la Alianza, en el doble aspecto de compromiso de amor y de exigencias morales.

2.- Mesianismo: es la verdadera espina dorsal de los profetas.

a) Preexílicos: parten de la profecía de Natán para expresar su idea de salvación del pueblo a través de un descendiente de David.

Espiritualizan la idea mesiánica, quitando importancia al monarca reinante y subrayando su condición de elegido del Señor.

b) Los profetas exílicos apenas hablan del mesianismo real; el Mesías se denomina a todo personaje que en nombre de Dios traiga la salvación a Israel, aunque sea extranjero, como el caso de Ciro.

c) Profetas postexílicos: En estos hay una mayor espiritualización del mesianismo que cuadra mejor con la escatología. Israel juzga a las naciones y prefigura el juicio definitivo de Dios que alcanzará al pueblo y a todas las naciones. La sublimación de la escatología conducida por los apocalípticos llevará a la idea trascendente del Mesías. En el libro de Daniel, la figura del Hijo del Hombre, da testimonio de la esperanza en un salvador.

3.- Doctrina moral y social:

Los profetas insistieron en las exigencias sociales de la fe. Denuncian la opresión y proclaman la predilección por los pobres del Señor. Estos son muestra de quienes son los necesitados de la protección divina, llegan a identificarse con los justos y piadosos, con el resto fiel, capaz de invocar a Dios. Los preceptos morales son los mismos que aparecen en la Ley, pero los profetas hacen un esfuerzo de interiorización, exigiendo un corazón limpio, por encima de los actos externos.

 

6.3. Características de los libros proféticos: preexílicos, exílicos, postexílicos

A. Anteriores al destierro.

1. Siglo VIII. En este período situamos a Amós y a Oseas, profetas en el reino del norte.

Israel estaba en un momento de prosperidad económica; pero este apogeo escondía una gran descomposición social, una degradación religiosa por los templos paganos y de prostitución sagrada, esperaban el Día del Señor en un sentido material y político; el pueblo se había alejado de Dios, no siendo fiel a la alianza.

- Los profetas ante esta situación crítica anunciaron el inminente castigo que el pueblo sufriría.

- Se insiste en la Soberanía del Señor sobre la naturaleza frente a los cultos idolátricos (a los baales) que cometía el pueblo. Estos pecados traerían el día del Señor como juicio, condena y destrucción.

- Se presenta la elección y la alianza del Señor; se aplica la imagen esponsal a las relaciones de Dios con su pueblo, se muestra la misericordia divina; todo ello con el objetivo de que el pueblo se convierta y vuelva a poner sus ojos en Dios.

- Lo anunciado por los profetas no tardó mucho tiempo, puesto que Asiria comienza con su amenaza y, con Salmanasar V rey, termina sometiendo a Israel y acabando con el reino norte en el 721 a.C.

El resto de los profetas ejercieron su función en el reino de Judá, el sur.

2. Siglo VIII, situamos a Isaías (en concreto, la primera parte, Is 1-39) y Miqueas. Es una época de prosperidad económica, pero al bienestar material iba unida una relajación progresiva de costumbres; además, entre los años 734-730, tiene lugar la guerra siro-efraimita que amenazaba la independencia de Judá; más tarde Senaquerib, rey de Asiria, invadió Palestina y conquistó varias ciudades, pero no asedió a Jerusalén. A igual que el norte, en el sur había injusticias sociales, abusos judiciales, corrupciones en el culto, etc.

Sobre la aportación de estos profetas, diremos que:

1. Se habla de la santidad y transcendencia de Dios, El es el único Santo; se muestra el sentido del pecado como rebelión contra Dios.

2. Los profetas condenan la situación degradante, como la falta de confianza en Dios en el momento de la invasión asiria, las injusticias sociales, puesto que si el pueblo no mejora puede pasarle lo mismo que a Samaría.

3. Comienza a exponerse la doctrina sobre el mesianismo regio: un descendiente de David, será el restaurador de la dinastía davídica; se le aplican unos títulos superiores a los del rey, cómo también la idea de los pobres del Señor, aquellos que le son fieles, esperan en El.

3. Siglo VII -VI, Sofonías, Nahum, Habacuc y Jeremías.

- El poder asirio cae y comienza el nuevo imperio babilonio. En este siglo, Jerusalén sufrió los vaivenes de la historia, estuvo sometida a severo vasallaje del faraón egipcio. Los libros de este período tiene una temática distinta (Nahum, libro nacionalista; Habacuc, plantea la existencia del mal; Sofonías, tiene un género sapiencial, y Jeremías es un profeta que vivió su ministerio cuando la deportación); sin embargo, expondremos los puntos comunes.

- Los profetas no cesan de anunciar el enorme castigo que sobrevendrá al pueblo si no se convierte de sus pecados; las opresiones por parte de los más superiores no cesan. Exigen la justicia y la rectitud para con Dios y los débiles.

- Se pronuncian oráculos contra las naciones. El castigó del Señor será tan fuerte que no solo llegará a Israel sino que se extenderá a todas las naciones, como es el caso de la destrucción de Nínive anunciada por Nahum y Jeremías.

- Los hechos darán razón a lo anunciado por los profetas, sobre el castigo de Israel por olvidarse del Señor, porque Nabucodonosor, rey de Babilonia, asedia a Jerusalén, y comienza la deportación de los más profesionales, los que quedan en el pueblo están divididos entre aceptar la sumisión a Babilonia o rechazar todo esto y unirse a Egipto.

- Se predica que la raíz o causa de la deportación no es más que el pecado, el cual es la ruptura de las relaciones entre Dios y los hombres.

- Pero no todo terminará en pura destrucción; los profetas dicen que Dios puede conceder la salvación de modo gratuito cuando se conviertan.

- Anuncian también un sentido escatológico en cuanto al resto de Israel que seguirá siendo fiel a Dios, y la profundización de la espera mesiánica de un futuro descendiente de David que restaurará la nación tras el castigo; Israel y Judá volverán a unirse para formar una sola nación. La consideración mesiánica deja de ser ya dinástica, puesto que el rey también es deportado.

- Dios que es Creador y trascendente, Justo y Misericordioso, realizará una nueva alianza que será eterna, que no se basa en normas sino que penetra en lo más profundo del hombre. Esta alianza se considera con una proyección más personalizada.

B. Durante el destierro.

Situaremos en este período a Ezequiel y al deuteroisaías[27].

-Después de la toma de Jerusalén, y ante la crisis nacional, se consuela al pueblo, se anuncia la promesa del futuro resurgimiento de la nación. El exilio no es el final, porque Dios hará una restauración definitiva (Is 40-55).

- Dios mismo es quien salvará a su pueblo.

- Es el momento del Deuteroisaías, el se situaría entre los desterrados, al final del exilio. En el libro de la consolación, aparecen unos poemas de exaltación de Israel y Jerusalén, del Siervo del Yahveh y la convicción de la misión del profeta. Aparece la figura del Siervo doliente de Yahveh, su personalidad y misión, que sufrirá y salvará al pueblo Israel y a la humanidad entera de los pecados[28].

- Hay una profundización acerca de la misión de Israel y la universalidad de la salvación.

- Se tiene muy en cuenta tres hitos y personajes: la historia patriarcal con Abrahám, el éxodo con Moisés y la monarquía con David, como aparece en el deuteroisaías.

- Se habla del Mesías como el 'Pastor de su pueblo, es un príncipe'. Doctrina centrada en la renovación interior, un corazón y espíritu nuevo que será dado por Dios al hombre (Ezequiel).

C. Posterior al destierro (Tritoisaías, Ageo, Zacarías, Malaquías, Abdías, Joel, Jonás.

1. Época Persa

Ciro el rey, da autorización para el regreso de los desterrados. Los repatriados, al regresar, se encuentran en un momento duro, puesto que el templo y las murallas estaban destruidas, los judíos que habían quedado en Palestina durante el destierro estaban ya instalados y no querían compartir sus tierras, los repatriados se sienten forasteros, etc. Ante esta situación:

- Los profetas anuncian momentos esperanzadores, predicando una nueva era de bendición, una nueva Jerusalén, una nueva creación.

- Se exhorta a la reconstrucción del templo. Y se manifiesta la grandeza del nuevo templo cuando aparezca el Mesías.

- Por la falta de piedad en el culto: se denuncia las víctimas defectuosas de los sacrificios ofrecidos en el culto al Señor, y la falta de disposiciones internas.

- Se anuncia la sustitución de este culto.

- Los oráculos contra las naciones no desaparecen, sino que se sigue considerando al Señor como el único que tiene poder y juzga las naciones.

- Se anuncia la venida del ángel de la Alianza preparada por un enviado misterioso contemplará el restablecimiento del orden moral y del orden cultual, que culminará en el sacrificio perfecto ofrecido por Dios en favor de todas las naciones.

- Hay un progreso en la doctrina sobre el mesianismo: se presenta al Mesías no como un rey dominante, ni por la presencia de un ser trascendente, sino por el anuncio de una nueva etapa de libertad, de bendición y de gracia.

- También es anunciado como un rey manso y pacífico. Se preocupa por la pureza y la moralidad, la reconstrucción del Templo y la restauración nacional.

- Se narra, además la efusión del Espíritu Santo. "El espíritu" indica sólo la acción directa de Dios, no la existencia de la Tercera Persona de la Santísima Trinidad.

2. Época helenística.

Un tratamiento específico merece el libro de Daniel, cuyo género es apocalíptico, a pesar que su redacción es de época helenística, tiene elementos antiguos. Al ser tardío, notamos la imagen escatológica que tiene con la presencia de ángeles, la figura del Hijo del Hombre y la del Reino de Dios; la venida salvadora del reino no será fruto del esfuerzo humano sino don de Dios.

- El tema central es que Dios, conductor de la historia, guía a los hombres y a los pueblos hasta el final de los tiempos, momentos en que resplandecerá en plenitud la soberanía de Dios y de los suyos. El reino de Dios se presenta en dos perspectivas:

a) la actual se refleja el señorío de Dios en los asuntos privados y en los públicos; se manifiesta presente porque dirige los destinos de los imperios.

b) El dominio definitivo es el escatológico. Las visiones anuncian la llegada de un “reino universal y eterno". Tres son sus características: 1) que es eterno e indestructible, 2) llega misteriosamente, 3) es universal.

- Su carácter mesiánico es por su constante referencia a la imagen del reino y del dominio universal y eterno, pero con una perspectiva nueva.

 

B) RESUMEN

La profecía es un elemento esencial en la vida de Israel y tiene su expresión en una abundante y significativa presencia literaria. Son 16 los profetas escritores que nos presenta la Sagrada Escritura en el Antiguo Testamento; en ellos distinguimos dos bloques:

1. Mayores: Isaías, Jeremías, Ezequiel y, dentro del canon Católico, también Daniel

2. Los restantes son los doce profetas menores.

El orden que encontramos en las Biblias católicas (y en el canon de Trento) no es el cronológico, sino que primero presenta a los mayores, empezando por Isaías hasta Daniel, por ser más extensos que los menores. En los profetas menores comienza con Oseas y termina con Malaquías.

El profeta, por el carisma profético, es consciente de hablar en nombre de Dios, su mensaje puede llegar a él de muchas manera: por sus propios sentidos, por su experiencia, visión, audición, de forma imprevista, etc. Transmite el mensaje de formas variadas: en fragmentos líricos o relatos en prosa, en parábolas, en oráculos, etc. Son enviados a sus contemporáneos, les transmite los deseos divinos, pero su mensaje se halla por encima del tiempo. Sus mensajes siguen un sentido lineal ya que desembocan en el Nuevo Testamento; ocupa un lugar importante la promesa mesiánica que tiene su cumplimiento pleno con la venida de Jesucristo y su Iglesia.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

- Apuntes de Exégesis del Antiguo Testamento II profetas y libros proféticos.

 

TEMA 7: LOS LIBROS SAPIENCIALES DEL ANTIGUO TESTAMENTO

 

7.1. La sabiduría en Israel.

7.2. Visión general de los libros sapienciales.

7.3. Contenido y enseñanza sobre Dios, sobre el hombre y sobre la vida moral.

7.4. Los Salmos: origen del Salterio y diversos géneros de salmos.

7.5. Valor religioso y proyección mesiánica.

 

A) DESARROLLO

7.1 La sabiduría en Israel

La Sabiduría en el Antiguo Oriente se entendía como conocimiento de la vida - arte de vivir -, que provenía de una antiquísima tradición. Existía en distintos ámbitos: en la corte, las familias, la sabiduría popular. La sabiduría era el patrimonio de la región, es decir, existía en los pueblos vecinos de Israel: Egipto[29], Mesopotamia[30] y también de Canaán.

Aunque estas obras no son ajenas al elemento moral y religioso, no son comparables con la sabiduría de la Sagrada Escritura, sino que simplemente están orientadas al éxito y al bien vivir. Mientras que la Sagrada Escritura tiene una enseñanza que invita a la reflexión bajo la luz de la experiencia y bajo la luz de la Ley del Señor.

La Sagrada Escritura recoge el patrimonio común de Oriente Medio pero con una originalidad propia y específica por su carácter religioso, pues enfoca todo desde la fe en el Dios de Israel, único y verdadero, revelador de la Ley.

La sabiduría de Israel consiste, por encima de todo, en el conocimiento y práctica de la Ley de Dios[31]: Además esa sabiduría tiene connotación universal, pues se dirige no sólo a la corte sino a cada hombre directamente.

La diferencia entre la sabiduría y el Pentateuco o los Profetas se encuentra en la forma de presentar el contenido. El Pentateuco presenta la Revelación como Ley, como mandato. Los profetas lo hacen denunciando las faltas. La sabiduría, reflexionando y dando máximas surgidas de la experiencia y la tradición.

En conclusión, la Sabiduría de Israel tiene un matiz propio, está unida a la fe Yavista y la Ley del Señor.

 

7.2. Visión general de los libros sapienciales.

Llamados también libros didácticos, son el conjunto de libros de carácter sapiencial y poético que transmiten la sabiduría por medio de proverbios, refranes o reflexiones no muy largas, sobre la vida y la historia: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los cantares, Eclesiástico y Sabiduría.

Su lugar en la Biblia normalmente es después de los libros históricos y antes de los profetas.

Tienen especial interés porque muestran la continuidad histórica y de la revelación entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

Desde el punto de vista literario utiliza formas de expresión poéticas, un lenguaje que se distingue por cadencia y ritmo de frases y por los acentos en el interior de la frase. Por el tipo de poesía y por el contenido, se suelen denominar libros poéticos a los Salmos y el Cantar de los cantares; y sapienciales a los cinco restantes.

Desde el punto de vista teológico, tienen el mismo valor que el resto de los libros del Antiguo Testamento, mostrando la forma en que actúa Dios con los hombres y preparando el advenimiento de Cristo.

a) Los Salmos:Es un libro de oraciones, de 150 poemas, muchos atribuidos a David. Esta colección terminó de formarse hacia el s. II a.C.

b) El Cantar de los Cantares: Es un libro de cantos de amor de un amante (que se presenta como el rey Salomón) a su amada y viceversa, con la intervención de un coro. Lo más probable es que sea de la época persa.

c) Proverbios:recopilación de sentencias y reflexiones poéticas sobre la sabiduría, la mayoría atribuidas a Salomón. Fue compuesto después del destierro.

d) Job: Historia de las desgracias sufridas por un sabio oriental y unos diálogos con sus amigos sobre el porqué y el sentido de esas desgracias. Compuesto hacia el s. V a.C.

e) Eclesiastés (Qohelet): Reflexiones de un sabio (que se presenta como rey o hijo de David) sobre el sentido de la vida, a la cual le encuentra bien poco sentido. Fue escrito hacia el siglo IV a.C.

f) Eclesiástico (Sirácida): Consejos en orden a vivir según la Ley del Señor. Su autor fue Jesús ben Sirac, hacia el año 190 a.C.

g) Sabiduría: Es una larga meditación sobre la sabiduría humana como participación de la sabiduría divina. Escrito en griego y con influencia de la filosofía griega. Su composición es muy cercana a la era cristiana, hacia el año 20 a.C.

Las formas literarias usadas por estos libros consisten fundamentalmente en piezas con estilo métrico. El masal, proverbio popular o refrán[32]. La hadá, acertijos, adivinanzas o enigmas[33]. Otros poemas están basados en paralelismos y asonancias.

 

7.3. Contenido y enseñanzas sobre Dios, sobre el hombre y sobre la vida moral y social.

La enseñanza sobre Dios:

En los salmos es muy amplia. Se ve a Dios como trascendente y a la vez cercano, Creador[34] y Salvador[35], Señor del cielo y de la tierra, poderoso, juez justo y auxiliador del hombre.

En el Cantar, a través de una interpretación alegórica, ya tradicional, se contempla el amor de Dios a su pueblo y la relación mística de la habitación de Dios en el alma. Dios se revela a través de este libro tanto en su naturaleza como su vida y acción, desde la creación hasta su salvación realizada en el hombre.

A través de Job se nos revela que la Sabiduría de Dios es inescrutable, que Dios es juez justo que prueba y premia al hombre fiel.

Qohelet alaba la sabiduría divina y recomienda el temor del Señor que es Creador y gobierna todo el universo. Y Eclesiástico recuerda que sólo Dios es Sabio y da la sabiduría. Él es quien intervendrá en la escatología[36] y dará su juicio[37].

Enseñanza sobre el hombre:

Los salmos hacen referencia a una retribución intramundana a la vez que comienza a proyectar el ámbito trascendente del hombre “post mortem”[38]. Se reconoce que el hombre ha sido creado capaz de Dios y a la vez se dice de él que es pobre, necesitado, perseguido, capaz de recurrir a Dios, darle gracias y alabarle. Con referencia al hombre remarca tanto la piedad individual, como la dimensión comunitaria.

Job aborda el drama del sufrimiento humano: que no siempre es consecuencia del pecado. Empieza a manifestar con ello la esperanza en una retribución ultraterrena, ya que su explicación en esta vida no es satisfactoria[39]. Lo que deja claro es que el sufrimiento está muy cercano al hombre en esta vida, y que en cierto sentido forma parte de él.

La doctrina sobre el hombre en Qohelet parece un tanto pesimista, el cuerpo ha de volver al polvo[40] y su alma baja al Sheol[41]. Afirma que el hombre está compuesto de alma y cuerpo, que se corrompe. El espíritu del hombre vuelve a Dios[42]. Afirma también la libertad humana, el hombre es capaz de obrar el bien o el mal, pues él elige lo que quiere[43]. Pero sobre todo da entender que el hombre busca algo superior, porque todas las cosas de esta vida son vanas.

Sabiduría ya deja más en claro el tema de la retribución post mortem, pues alude a la suerte de los justos y de los impíos no sólo en esta vida sino después de la muerte[44]. Por tanto aporta claramente la idea de la inmortalidad del hombre[45], apareciendo por primera vez explícita en al Sagrada Escritura. Marca una concepción unitaria del hombre, siempre con una preeminencia del alma. En conclusión puede decirse que estos libros son importantes porque muestran el progreso de la revelación en los temas de la inmortalidad y retribución.

Su enseñanza sobre la vida moral y social:

La vida moral en los salmos aparece muy ligada al culto y al Templo, a la vida litúrgica de Israel. Exalta la vida del justo y el humilde, que es el que obedece la ley de Dios, y la purificación interior.

Proverbios es todo un libro de enseñanza sobre el saber y la rectitud moral. Advierte la obediencia y sujeción a los padres, el trato con las mujeres y el socorro al pobre, la práctica de las virtudes, fustiga los vicios, insiste en la moral familiar y social, todo con una fuerte dimensión religiosa del temor del Señor, como inicio de la sabiduría.

Qohelet señala la observancia de los mandamientos[46], la justicia y la responsabilidad moral de las acciones. Es muy rico por tanto, el contenido moral en estos libros, abarcando muchos aspectos de la vida social.

 

7.4. Los salmos: origen del Salterio y diversos géneros de Salmos.

Preguntarse por el origen de los salmos significa preguntarse por el tiempo de composición y si es propio de Israel o no.

El libro de los salmos recoge 150 piezas poéticas. Es el único libro de la Sagrada Escritura de este género. Está dividido en cinco grupos, colecciones que existieron antes de la recopilación actual. La historia de su formación no es clara, lo más probable es que fueran creciendo en el culto del Templo y la oración sinagogal.

Hay diferentes teorías sobre el origen de los salmos, Günkel es el más acertado los clasifica según el género literario (método de la historia de las formas): a) mayores: Himnos, Entronización de Yahweh, Lamentaciones, Acciones de Gracias y los Reales. b) menores: son los Cantos de Peregrinación, Acciones de gracias colectivos, Sapienciales y los litúrgicos.

Hay otra teoría que se la llama de la democratización, que los salmos eran del Rey y pasan al Pueblo (no está demostrada).

En resumen podemos decir que:

1.- Muchos salmos fueron compuestos para cantarlos unidos a ciertos ritos.

2.- El culto fue el contexto en el que surgieron la mayoría de los salmos.

3.- Los títulos son añadidos posteriores que no dicen gran cosa.

4.- Israel los usa para el culto.

5.- Es una oración agradable a Dios, que expresa un sentimiento del hombre inspirado por el Espíritu Santo.

6.- La fecha de composición es indeterminable.

7.- Lo que mejor define el Salmo es su género literario, como decía Günkel, ya que los salmos corresponden a determinadas situaciones de la vida de Israel, sobretodo a la liturgia.

Géneros de Salmos

I)  Salmos de Alabanza o Himnos (la expresión Aleluya los resume): la alabanza presupone la admiración, la cual, lleva a la contemplación que brota de la alegría que produce la contemplación de las grandezas divinas. Los motivos principales son la creación (Sal 8; 18; 117; 149) y la salvación del pueblo (Sal 105; 114; 117). Los salmos de la Realeza de Dios se encuentran entre estos himnos, que expresan una alabanza a Yahvé como Rey (ej. Sal 96 y 100)

II) Salmos de súplica o lamentación: Pueden ser individuales (que son más abundantes) o colectivos. Presenta ante Dios las múltiples situaciones de necesidad, desgracias y tribulaciones en que el hombre se encuentra y pide ayuda al Señor. Sirven como ejemplo de individuales el 3; 5; 6; 7; 22; 50, y de colectivos el 12; 44; 60. Dentro de estos se suele distinguir los salmos penitenciales (Sal 50) y las súplicas nacionales. (Sal 80).

III) Salmos de acción de gracias: Su tema es la acción de gracias a Dios por un beneficio recibido y el reconocimiento de Dios en los acontecimientos positivos. También pueden ser individuales (Sal 30; 31; 40) y colectivos (66; 124).

IV) Salmos reales o mesiánicos: Son aquellos que hacen referencia al rey como el ungido. El motivo puede ser la subida al trono del rey, la oración por el rey o las bodas del rey (Sal 2; 18; 20; 101; 110). Al desaparecer la monarquía adquirieron un carácter mesiánico con una nueva proyección escatológica.

V)  Salmos sapienciales: Aquellos cuyo contenido encierra una enseñanza. Tienen un carácter más tardío (Sal 1, 32, 34, 49). Sus temas son la retribución, el contraste entre el justo y el malvado, los consejos sobre la conducta, la responsabilidad personal, la Ley, etc.

 

7.5. Valor religioso y proyección mesiánica.

El contexto vital originario de muchos salmos fue el culto en el Templo de Jerusalén. Otros fueron compuestos en relación al rey, pero es clara la conexión entre el rey y el culto en Israel. Por ello el carácter de los salmos es profundamente religioso. Se puede hablar de una teología, pero no hacen un estudio sistemático ni uniforme de la religión de Israel.

Los salmos son manifestación de fe, de esperanza futura, oración unánime, que enseñan el camino a seguir.

Hablan de la revelación de Dios, Creador (en continuo) y Salvador (Magnalia Dei). Nos enseñan los sentimientos de Israel ante Dios a lo largo de 600 años. Reflejan a un Dios Trascendente (habita en los cielos), y a la vez Cercano (comprometido en la historia del hombre). También revelan qué es el hombre: capaz de Dios y necesitado de Él.

El mesianismo de los salmos se tiene que ver a la luz de Cristo Resucitado, que proyecta la retribución intramundana al ámbito trascendente (post mortem).

El culto y el templo, pasan a ser el Cuerpo de Cristo Resucitado, al igual que la Iglesia es la Nueva Jerusalén. La piedad individual de los salmos se vuelve colectiva con la Iglesia, a la vez que manifiestan la esperanza en el Reino futuro, la unidad de los fieles en la oración y los caminos de santidad.

En todo momento son expresión de la fe actualizada. En definitiva, los sentimientos que impregnan los salmos han sido inspirados por el Espíritu Santo y por ello tienen validez permanente y adquiere mayor valor a la luz del Nuevo Testamento.

 

B) RESUMEN

La sabiduría en Israel

La Sabiduría en el Antiguo Oriente existía en los pueblos vecinos de Israel: Egipto, Mesopotamia y también de Canaán. Aunque estas obras no son ajenas al elemento moral y religioso, no son comparables con la sabiduría de la Sagrada Escritura, sino que simplemente están orientadas al éxito y al bien vivir. Mientras que la Sagrada Escritura tiene una enseñanza que invita a la reflexión bajo la luz de la experiencia y bajo la luz de la Ley del Señor. La sabiduría de Israel consiste, por encima de todo, en el conocimiento y práctica de la Ley de Dios.

En conclusión, la Sabiduría de Israel tiene un matiz propio, está unida a la fe Yavista y la Ley del Señor.

Visión general de los libros sapienciales.

Llamados también libros didácticos, son el conjunto de libros de carácter sapiencial y poético que transmiten la sabiduría por medio de proverbios, refranes o reflexiones no muy largas, sobre la vida y la historia: Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los cantares, Eclesiástico y Sabiduría.

Contenido y enseñanzas sobre Dios, sobre el hombre y sobre la vida moral y social.

      La enseñanza sobre Dios: En los salmos es muy amplia. Se ve a Dios como trascendente y a la vez cercano. El Cantar, a través de una interpretación alegórica, ya tradicional, se contempla el amor de Dios a su pueblo y la relación mística de la habitación de Dios en el alma. Job nos revela que la Sabiduría de Dios es inescrutable. Qohelet alaba la sabiduría divina y recomienda el temor del Señor que es Creador y gobierna todo el universo. Y Eclesiástico recuerda que sólo Dios es Sabio y da la sabiduría.

      Enseñanza sobre el hombre: Los salmos hacen referencia a una retribución intramundana a la vez que comienza a proyectar el ámbito trascendente del hombre. Job aborda el drama del sufrimiento humano: que no siempre es consecuencia del pecado. La doctrina sobre el hombre en Qohelet parece un tanto pesimista, el cuerpo ha de volver al polvo y su alma baja al Sheol. Estos libros son importantes porque muestran el progreso de la revelación en los temas de la inmortalidad y retribución.

      Su enseñanza sobre la vida moral y social: Exalta la vida del justo y el humilde, que es el que obedece la ley de Dios, y la purificación interior. Proverbios es todo un libro de enseñanza sobre el saber y la rectitud moral. Qohelet señala la observancia de los mandamientos.

Los salmos: origen del Salterio y diversos géneros de Salmos.

      Origen de los salmos: Muchos salmos fueron compuestos para cantarlos unidos a ciertos ritos; el culto fue el contexto en el que surgieron; títulos son añadidos posteriores; Israel los usa para el culto; oración agradable a Dios, que expresa un sentimiento del hombre inspirado por el Espíritu Santo; fecha de composición es indeterminable; lo que mejor define el Salmo es su género literario, como decía Günkel.

      Géneros de Salmos: Salmos de Alabanza o Himnos; Salmos de súplica o lamentación; Salmos de acción de gracias; Salmos reales o mesiánicos; Salmos sapienciales.

Valor religioso y proyección mesiánica.

El contexto vital originario de muchos salmos fue el culto en el Templo de Jerusalén. Otros fueron compuestos en relación al rey, pero es clara la conexión entre el rey y el culto en Israel. Por ello el carácter de los salmos es profundamente religioso. Se puede hablar de una teología, pero no hacen un estudio sistemático ni uniforme de la religión de Israel. Los salmos son manifestación de fe, de esperanza futura, oración unánime, que enseñan el camino a seguir. Hablan de la revelación de Dios, Creador (en continuo) y Salvador (Magnalia Dei). Nos enseñan los sentimientos de Israel ante Dios a lo largo de 600 años. Reflejan a un Dios Trascendente, y a la vez Cercano. El mesianismo de los salmos se tiene que ver a la luz de Cristo Resucitado, que proyecta la retribución intramundana al ámbito trascendente (post mortem).

 

C) BIBLIOGRAFÍA

Libros poéticos y sapienciales (apuntes para los alumnos). D. Gonzalo Aranda Pérez.

Sagrada Biblia. NACAR-COLUNGA. BAC 1985 (Introducciones a cada libro).

Biblia comentada IV Sapienciales. Profesores de Salamanca (Sólo las introducciones, sobre el contenido y doctrina).

 

TEMA 8: LOS EVANGELIOS SINÓPTICOS Y LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES.

 

8.1 Origen apostólico y formación de los evangelios.

8.2 Peculiaridades literarias y teológicas de cada uno de los evangelios.

8.3 El libros de los Hechos de los Apóstoles.

8.4 Redacción y doctrina de Hechos.

 

A) DESARROLLO

8.1. Origen apostólico y formación de los evangelios

Los Evangelios no son los primeros escritos del N.T. cronológicamente, sin embargo ocupan el primer lugar dentro de él.

Los relatos evangélicos surgen en el marco de la desaparición de los apóstoles. Los testimonios de la antigüedad cristiana son unánimes respecto al origen apostólico de los evangelios. A partir de ese marco podemos decir que los evangelios vienen a llenar el hueco que dejó la predicación apostólica, y de ahí que sean norma (canon) para los cristianos, lo mismo que lo era la predicación apostólica.

Al referirnos al origen apostólico de los evangelios estamos diciendo que esos libros se leían en público desde la era apostólica. Por tanto, estaban aprobados por quienes habían recibido la predicación apostólica y concordaban con los otros libros transmitidos por los apóstoles.

Dei Verbum 19 recoge el planteamiento de esta cuestión: a) La historicidad de los evangelios y b) La forma en que debe entenderse esta historicidad.

Los evangelios no se escribieron al compás de la actividad de Jesús, sino en continuidad con la predicación apostólica, y esa es la forma en que debe entenderse su historicidad.

Hay tres momentos (cronológicos) en la formación de los evangelios[47]:

a) La actividad de Jesús. Comprende del año 1-30 (genéricamente). El objeto son las acciones y palabras de nuestro Señor, en cuanto ordenadas a nuestra salvación.

b) La predicación de los apóstoles. Cubre genéricamente del año 30-60. El objeto es la actividad apostólica, es decir, la predicación oral de los apóstoles sobre Jesús. No es un mero sumario de la actividad de Jesús sino una comprensión de su vida a la luz de la resurrección, bajo la enseñanza del Espíritu Santo.

c) La composición de los evangelios (su escritura). Se sitúa en los años 60-90, en el marco de la desaparición de los apóstoles. En el cambio entre la generación apostólica y la siguiente se empezó a poner por escrito de manera continuada la predicación sobre Jesús, inspirados por el Espíritu Santo[48], "ellos mismos (los apóstoles) con otros de su generación lo escribieron por la inspiración del Espíritu Santo”[49].

En este proceso de formación hay que tener en cuenta unas características[50]: 1. Por ser un escrito, es una composición y no una mera copia de la predicación. 2. Recoge una doble tradición: oral y escrita. 3. Los evangelios ejercen actividad sobre estos datos; los reducen a síntesis y los adaptan a los destinatarios. 4. Más que una mera narración, es proclamación.

Entre los tres momentos hay una continuidad esencial, por tanto podemos afirmar la historicidad de los acontecimientos narrados.

 

8.2. Peculiaridades literarias y teológicas de cada uno de los evangelios

MATEO

Autor, fecha, lugar y destinatarios: Testimonios de principios del siglo II aseguran que Mateo fue el primero que puso por escrito su evangelio "en la lengua de los hebreos" (Papías). No se ha conservado el original, y pronto se usó el texto griego como canónico. Como fundamento interno sobre el autor encontramos que es el único de los evangelios que llama Mateoal publicano (Mt 9,9). Como autor implícito, se descubre en el escrito un modo de razonamiento propio de un escriba cristiano, alguien muy vinculado a los judíos y sus tradiciones. Concluimos que su autor no parece ser Mateo, pero es indudable que tiene relación con él, o con alguna comunidad que conoce su predicación. Su canonicidad siempre ha sido admitida.

Los destinatarios son los cristianos procedentes del judaísmo. Se descubre por el lenguaje judaizante, los formulismos hebreos, etc.

Fue escrito entre los años 70-80 probablemente en Antioquía de Siria, donde se habían refugiado muchos cristianos palestinenses después del desastre del 70.

Características literarias y teológicas: a) Es el evangelio didáctico. Tiene una fuerte unidad literaria, cada párrafo, por lo que dice, por la circunstancia y encuadramiento, está lleno de intencionalidad, profundidad, simbolismos y evocaciones que amplifican el horizonte doctrinal. Tiene gran cuidado por la precisión y claridad. Posee un estilo conciso, sobrio y ponderado que facilita la retención. Es el primer libro de catequesis cristiana.

b) Es el evangelio del cumplimiento. Lo es porque está escrito para los cristianos procedentes del judaísmo. Cuida mostrar cómo en Cristo se cumple todo el A.T. y que Jesús es el Mesías prometido.

c) Es el evangelio de los discursos del Señor. Tiene cinco grandes discursos que se cierran con una expresión semejante: "y sucedió que cuando Jesús acabó de dar estas instrucciones...": Discurso de la montaña, discurso de la misión de los Doce, discurso de las parábolas, discurso eclesiástico y el discurso escatológico.

En cuanto al contenido doctrinal del evangelio podemos señalar:

Su cristología.Explica quién es Jesús mediante los títulos: Hijo de Dios, como por ejemplo la profesión de Pedro o la del Centurión ante la cruz; el Emmanuel y el Mesías rechazado.

Su eclesiología. Es el evangelio eclesiástico: aparece tres veces el nombre de Iglesia y se percibe la Iglesia en el trasfondo de la narración. Es también el evangelio del Reino: el Reino de Dios o Reino de los cielos es instaurado por Jesucristo, sobre todo se muestra en las parábolas.

MARCOS

Autor, fecha, lugar y destinatarios: La Tradición cristiana atribuye el segundo evangelio a San Marcos, discípulo directo de Pedro, Pablo y Bernabé. Hay testimonios desde los primeros siglos (s.II Eusebio de Cesarea, Papías, San Justino, San Ireneo, y otros). Eso mismo confirman los datos internos del texto. No ha sido puesta en duda su autenticidad, pues está reforzada por la unión entre Pedro, Pablo con Marcos[51]. Igual que los otros evangelios, no tiene ni fecha, ni firma del escritor. Una fecha probable es el año 60, se apoya en Clemente de Alejandría que dice que Marcos escribió el evangelio en vida de Pedro. Otra posible fecha es el año 64, que se apoya en Ireneo que afirma que Marcos lo escribió después de la muerte de Pedro (Adversus Haereses). La tradición afirma que Marcos escribió el evangelio en Italia y esto lo confirma el texto por sus expresiones latinas, simplemente transcritas al griego. Además apoya esta teoría el tener como destinatarios a los cristianos de Roma, procedentes de los gentiles, a los que se le hace necesario explicarles ritos y costumbres judías.

Características literarias y teológicas: a) Estilo literario. Tiene una sintaxis y un vocabulario sencillo y expresivo. Hay una coordinación de frases simples (parataxis) unidas por la conjunción y, pues, enseguida, que son continuamente empleadas. Es el evangelio del catecúmeno, busca la conversión. Emplea el discurso directo. Es notorio el uso del presente histórico y el salto de un tiempo a otro en un mismo relato. Descripción pormenorizada de detalles. Viveza en la descripción de los episodios. No hay los largos discursos del Señor como en Mateo, excepto las parábolas y el discurso escatológico.

b) Características teológicas. La profundidad del mensaje. Urgencia en la narración, que se nota en el empleo del término enseguida y en el éxito del evangelio y su difusión. Implica al lector en la narración y lo lleva a confesar a Jesús como el Mesías e Hijo de Dios.

Hay dos notas destacadas que recorren la narración:

1. La noción de evangelio. Es el que utiliza más este término. Algunos lugares significativos son: el inicio y el final del evangelio[52]. Además identifica Evangelio-Jesús. Evangelio es la Buena Noticia de Dios para la salvación, que nos viene a través de Cristo y es llamada a la conversión, a creer.

2. El secreto mesiánico. A lo largo del evangelio aparecen confesiones de Jesús como Hijo de Dios (Pedro, el Centurión en la cruz, los demonios, etc.), pero llama la atención que Jesús les impone silencio, tanto a los demonios como a los que cura, de ahí se ha venido a llamar el evangelio del secreto mesiánico. Descubrimos que lo importante para el evangelista es que los hombres confiesen a Cristo como Mesías e Hijo de Dios, y esto lo expresa con el fluir de toda la narración. Por tanto, es la pedagogía de la confesión del mesianismo y divinidad de Jesús y de su significado.

Su contenido doctrinal se desprende de las mismas características: a) Jesús, el Mesías. Jesús en la manifestación de su mesianidad sigue una pedagogía divina. Prefiere llamarse a sí mismo el Hijo del hombre remitiendo a Dn 7,14 para evitar interpretaciones políticas y nacionalistas de otros títulos mesiánicos como Hijo de David o Mesías, b) Jesús, el Hijo de Dios. La confesión de su divinidad se encuentra implícita en distintas formas, una de ellas es la filiación divina: en el Bautismo (1,11), en la transfiguración (9,7) entre otras, c) El Evangelio para todas las gentes. El término Evangelio aparece unido a la noción del destino universal de su predicación[53]. Ya es muy significativo el hecho de que la mayor realización del ministerio público de Jesús es en Galilea, denota su universalidad.

LUCAS

Autor, fecha, lugar y destinatarios: La Tradición cristiana atribuye el tercer evangelio a Lucas. A la vez es confirmada por los estudios sobre el texto, que descubre características del autor que se hallan en el N.T. y en los Padres. Del texto se puede señalar que el autor redacta en lengua griega con elegancia. Refleja sus conocimientos médicos en relatos de curaciones. Es el mismo autor que Hechos de los Apóstoles, discípulo de Pablo, con el que tiene gran afinidad de lenguaje y doctrina. No fue testigo directo de la vida del Señor, sino discípulo y compañero de Pablo.

Algunos sitúan su composición antes del año 70, fundados en que es anterior a Hechos (pues Hch menciona el evangelio), o cerca del año 63, ya que Hch termina con la liberación de Pablo de la primera cautividad. El lugar más probable de composición es Antioquía de Siria. Va dirigido expresamente a Teófilo[54] pero no sabemos si ello designa a una persona o es una denominación genérica: los amados por Dios. Tiene como destinatarios una comunidad que proviene substancialmente de la gentilidad, con un horizonte helenista.

Características literarias y teológicas: a) Estilo literario. Se expresa con mayor perfección gramatical en la lengua griega. Evita palabras y expresiones hebreas, arameas y latinas. Transcribe de modo fino y correcto los modismos vulgares. Silencia detalles molestos o escenas de cierta crudeza. Muestra en su expresión la delicadeza y exquisitez de su espíritu. Muestra sensibilidad por perfilar bien el marco histórico de ciertos hechos.

b) Características teológicas. Las características literarias señaladas arriba, se mueven en un horizonte doctrinal, que se pueden condensar bajo unos epígrafes:

1. La historia de la salvación. San Lucas se empeña en que su escrito se entienda como histórico (ejemplo: el prólogo, hecho según la costumbre de los historiadores griegos y latinos). Aporta datos cronológicos, escribe de forma ordenada, busca las fuentes y los testigos de los acontecimientos. Sin embargo, su finalidad no es puramente histórica, sino mostrar que está bien fundada la fe de los cristianos. Escribe una historia peculiar: la historia de la salvación. Por tanto, escribe desde una perspectiva histórico salvífica.

2. El lugar de Jerusalén (camino hacia Jerusalén). Lucas narra desde una perspectiva peculiar, que quizá es lo más característico: la vida de Cristo es un caminar hacia Jerusalén, que es la figura de la ciudad santa.

3. La importancia de la Ascensión. Lucas relata dos veces este hecho con detalles relevantes. Constituye el paso del Señor a la gloria, desde donde envía el Espíritu Santo para el inicio de la vida de la Iglesia. Todo el evangelio de Lucas tiende a la Ascensión, que es el estadio final al que camina Jesús, por eso aparecen varias alusiones a la Ascensión: transfiguración, la expresión “entrar en su gloria”. Ve la muerte como paso a la gloria y exaltación.

Como puntos doctrinales más fuertes se descubren: Jesús como Profeta, Salvador y Señor. Es el Profeta por excelencia. Subraya la unión profunda del Espíritu Santo con el ministerio de Cristo (ej. los pasajes del Bautismo, desierto y sinagoga). Es el Salvador en quien se cumplen las promesas antiguas (ej. Benedictus, Magníficat, cántico de Simeón -recuérdese que el tema central es la salvación-). Con el título de Señor se denomina su divinidad, es el Señor de la historia. La universalidad de la salvación. Se encuentran alusiones a esa universalidad (ej el cántico de Simeón: “a quien has presentado ante todos los pueblos, luz para alumbrar a las naciones” (2,29). Alude a los samaritanos como prójimo y después de la resurrección constituye a sus discípulos como testigos ante todo el mundo (24,48). Santa María Virgen. Es la llena de gracia, modelo de los justos del A.T y de los que siguen a Cristo. Es el evangelio de la misericordia. Predica de Dios la misericordia, la acogida y el perdón[55]. Esta misericordia se manifiesta en Cristo.

 

8.3 El libros de los Hechos de los Apóstoles.

Autor, fecha, lugar y destinatarios: El quinto libro del N.T. se designa como acta Apostolorum que es el título con que aparece ya desde el siglo II. Pero no se sabe qué nombre le dio su autor. Hechos narra la vida de la primitiva Iglesia y su expansión.

Su autor es el mismo que el tercer evangelio[56], y puede entenderse como su continuación, y a la vez como una obra autónoma, de ahí que se hayan dado dos acercamientos a su estudio, uno en el marco general de toda la obra lucana y otro en un estudio “a se”. Hechos no aparece firmado por su autor, pero la tradición cristiana ha sido unánime en atribuirlo a Lucas. Esa tradición se refuerza por el mismo contenido del libro.

Algunos estudiosos fechan Hechos entre el año 62-63, por el final brusco tras la liberación de la primera prisión de San Pablo, pero al igual que el evangelio, Hechos no es una mera crónica, sino que tiene un trasfondo teológico. Desde una perspectiva teológica el final no es tan brusco, pues si se abre con el anuncio del Señor a sus Apóstoles de que serán testigos hasta los confines de la tierra, se entiende que se cierre cuando el autor considera que ya se ha cumplido esa promesa con la predicación de Pablo en Roma. Otros retrasan la composición hacia los años 70-80, pues el prólogo del evangelio supone un personaje de segunda generación que es el “joven” compañero de Pablo en el año 50, y que habría escrito cuando ya tenía cierta madurez.

Sobre el destinatario hay que aludir a lo mismo que el tercer evangelio.

 

8.4 Redacción y doctrina de Hechos.

Sobre la redacción se ha anotado que Lucas no fue testigo de los acontecimientos y que trabajó con fuentes en el evangelio. La situación es muy distinta en los Hechos, la razón se descubre de las llamadas secciones nos (que alude a que es él mismo testigo presencial) y del análisis del texto en sí mismo. Respecto de Hechos no tenemos otras fuentes para compararlo y ver el trabajo redaccional del autor.

Del análisis del texto en sí mismo se vislumbran las fuentes y su valor: a) Los relatos son narraciones más o menos anecdóticas de acontecimientos en los inicios de la Iglesia. b) Los sumarios son breves notas a modo de resumen, que narran una situación ordinaria[57]. c) Los discursos. Aparecen muchos y repiten generalmente unas mismas ideas: los planes de salvación de Dios y la llamada a los gentiles[58]. Conclusión: San Lucas trabaja con fuentes y estilos de distinta índole pero no parece copiarlas, sino que construye a partir de ellas una historia con una finalidad teológica.

El contenido doctrinal de Hechos es: a) El evangelio del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es la figura unificadora de todo Hechos. Todo aparece movido por su acción. b) El paralelismo Pedro-Pablo. Aparecen elementos homogéneos y en los primeros 12 capítulos aparece Pedro como centro y en los siguientes Pablo. c) El paralelismo Jerusalén-Antioquía. Es un paralelismo similar al de Pedro y Pablo, sin que Jerusalén quede desplazada, pues se vuelve a ella después de cada movimiento de expansión. d) Las fases de la salvación de los gentiles: de Pentecostés al concilio de Jerusalén y de éste, a la predicación hasta los confines de la tierra.

En este entorno doctrinal se enmarcan unas ideas doctrinales que sobresalen: la figura de Jesucristo, el Espíritu Santo, la Iglesia y el hombre como discípulo: 1. La persona de Jesucristo es de los temas más complejos por la variedad de matices con que se trata. Se puede decir que narra la historia de Jesús como una vida que se desarrolla según la voluntad de Dios en orden a la salvación. Jesús es centro y Señor de la historia, en quien se da la salvación. Jesús se reviste de dos aspectos: cristológico (como histórico) y soteriológico (en su aspecto salvífico). 2. El Espíritu Santo aparece como protagonista principal. Se designa con terminología muy variada: “Espíritu Santo”, “Espíritu de Jesucristo”, “Espíritu del Señor” o “Espíritu”. Su actuación es interior de modo permanente y universal. Es quien orienta la misión de la Iglesia. 3. La Iglesia es quien continúa la obra de Jesucristo, en ella se cumplen las profecías de Israel, es principio de comunión jerárquica. Aparece especialmente su expansión más que su vida interna. El nombre de Ecclesia designa la asamblea de los convocados, las comunidades y la proyección universal de los bautizados. 4. El hombre, el discípulo. El hombre aparece tratado de dos modos: a) en cuanto que responde ante Jesús a través de la fe. b) En cuanto que actúa como discípulo de Cristo: seguir a Cristo con una vida cristiana.

 

B) RESUMEN

Origen apostólico y formación de los evangelios: Hay tres momentos (cronológicos) en la formación de los evangelios[59]: La actividad de Jesús (comprende del año 1-30, el objeto son las acciones y palabras de nuestro Señor, en cuanto ordenadas a nuestra salvación); La predicación de los apóstoles (cubre genéricamente del año 30-60); La composición de los evangelios (su escritura). Se sitúa en los años 60-90, en el marco de la desaparición de los apóstoles.

Peculiaridades literarias y teológicas de cada uno de los evangelios: I Mateo: destinatarios son cristianos procedentes del judaísmo, su autor no parece ser Mateo, fue escrito entre los años 70-80 en Antioquía de Siria. Características: Evangelio didáctico, del cumplimiento, de los discursos del Señor. Contenido: Cristología y Eclesiología. II Marcos: La Tradición cristiana atribuye el segundo evangelio a San Marcos, discípulo directo de Pedro, Pablo y Bernabé. Eso mismo confirman los datos internos del texto. Probable año 60, otra posible fecha año 64. En Italia. Estilo literario. Tiene una sintaxis y un vocabulario sencillo y expresivo. Parataxis. Es el evangelio del catecúmeno, busca la conversión. Discurso directo. Uso del presente histórico. Descripción pormenorizada de detalles. Dos notas teológicas destacadas que recorren la narración: La noción de evangelio; El secreto mesiánico. Contenido doctrinal: Jesús, el Mesías; Jesús, el Hijo de Dios; El Evangelio para todas las gentes. III Lucas: La Tradición cristiana se lo atribuye a Lucas (confirmada por los estudios sobre el texto). Entre el 63 y el 70 según autores. En Antioquía de Siria. Dirigido a Teófilo. Estilo literario: se expresa con mayor perfección gramatical en la lengua griega. Características teológicas: La historia de la salvación; El lugar de Jerusalén (camino hacia Jerusalén); La importancia de la Ascensión. Puntos doctrinales: Jesús como Profeta, Salvador y Señor; La universalidad de la salvación; Santa María Virgen; Es el evangelio de la misericordia.

El libros de los Hechos de los Apóstoles: Su autor es el mismo que el tercer evangelio (Hch 1,1), y puede entenderse como su continuación, y a la vez como una obra autónoma

Redacción y doctrina de Hechos: Sobre la redacción las llamadas secciones nos, que alude a que es él mismo testigo presencial (a diferencia del evangelio). Análisis del texto: los relatos; los sumarios; los discursos. Aparecen muchos y repiten generalmente unas mismas ideas: los planes de salvación de Dios y la llamada a los gentiles. Contenido doctrinal: el evangelio del Espíritu Santo; el paralelismo Pedro-Pablo; el paralelismo Jerusalén-Antioquía; las fases de la salvación de los gentiles. Ideas doctrinales que sobresalen: la figura de Jesucristo, el Espíritu Santo, la Iglesia y el hombre como discípulo.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

1. Sagrada Biblia. Santos Evangelios. EUNSA (Las introducciones a cada evangelio).

2. Vaticano II. DV  (n.19 especialmente).

3. Apuntes de clase para el uso de los alumnos. Don Vicente Balaguer.

4. La Sagrada Escritura. Nuevo Testamento I. Profesores de la Compañía de Jesús. BAC (Las introducciones a los evangelios).

 

TEMA 9: "CORPUS IOANNEUM" Y EPISTOLAS CATOLICAS

 

9.1. El Evangelio de S. Juan: Características literarias y contenido doctrinal.

9.2. Las epístolas.

9.3. El Apocalipsis.

9.4. La Epístola de Santiago

9.5. La 1ª Epístola de San Pedro

9.6. La 2ª Epístola de San Pedro

9.7. La Epístola de San Judas

 

A) DESARROLLO

9.1. Características literarias y contenido doctrinal del Evangelio de San Juan.

El Evangelio de S. Juan es peculiar, diverso de los Sinópticos por su contenido narrativo, por el marco geográfico y cronológico de la vida de Jesús y por la imagen de Cristo que presenta. Tiene gran hondura teológica. Todo esto ha hecho surgir la "cuestión ioannea": largas controversias acerca de la historicidad y autenticidad.

A) Características literarias

a) Estilo y lenguaje.

El lenguaje es a veces simbólico, de gran riqueza doctrinal, aunque la construcción sintáctica y el griego usado son sencillos.

Presenta a Jesús hablando en largos discursos (por contraste con los sinópticos) que más bien parecen monólogos. El propio Juan profundiza las palabras y hechos de Cristo. Los interlocutores de Jesús no son grandes masas (como en los sinópticos) sino personajes concretos (Nicodemo, Samaritana, etc.) o pequeños grupos.

b) Género literario.

Se suele llamar a la obra de Juan Evangelio, pero en realidad este vocablo no se encuentra en el escrito joánico que prefiere hablar de testimonio: (Jn 21, 24): "este es el discípulo que da testimonio de estas cosas y las ha escrito, y sabemos que su testimonio es verdadero". Es un testimonio de valor teológico, que descubre tras los hechos su sentido más profundo, sin que ello merme el valor histórico de todo lo narrado.

El concepto clave en el cuarto Evangelio es testimonio que tiene tres características:

1.- Es ocular: Juan da testimonio de lo que ha visto para suscitar la fe. La secuencia es: ver-testimoniar-creer. Pero ya el mismo 'ver' de Juan tiene una doble dimensión: sensible y trascendente. Contempla la realidad de Jesús con ojos de fe.

2.-Los hechos en sí no agotan el testimonio sino que revelan el misterio de Cristo: los milagros son signos (semeia).

3.-El testimonio se da en un contexto jurídico de litigio, de hostilidad, lo cual para Juan tiene el valor de signo: los judíos (mundo hostil) juzgan a Cristo pero El será el Juez de los últimos tiempos.

El Evangelio de Juan es fruto de la profundización progresiva de lo que Cristo hizo y predicó. Su intención teológica es que el lector crea: no tanto informar como transformar, llevar a la conversión.

El Evangelio está inmerso en la luz pascual desde el principio: Cristo es, sobre todo, el Verbo hecho carne.

Recurre con frecuencia al simbolismo: el sentido de los hechos es más hondo que el aparente. Esto no está en detrimento de la historicidad del relato, es decir, que Juan invente los hechos para transmitir una serie de ideas o doctrinas, o que los discursos del Señor sean meras composiciones teológicas suyas, sino que a través de realidades sensibles se manifiesta el sentido profundo de la obra de Cristo, todo parece ser signo de una realidad misteriosa, de ahí la hondura y peculiaridad del evangelio de Juan.

B) Contenido doctrinal

a) Teología trinitaria

El Evangelio de S. Juan es el escrito del NT más explícito en cuanto a la Revelación de la Stma. Trinidad. Juan nos dice que Cristo, Hijo Unigénito que está en el seno del Padre, se hace hombre para darnos a conocer los secretos de la vida íntima de Dios (Jn 1, 18), pues sólo el que está en Dios -el Verbo-, puede hablar del Padre (Jn 6, 46). Jesús es presentado por Juan como el revelador.

* Proclama la Unidad de Dios:

      -Es Dios quien ha enviado al Bautista (cfr. Jn 1,6).

      -De Dios nacemos a la vida de la gracia (cfr. Jn 1, 12-13).

      -A Dios nadie lo ha visto jamás (cfr. Jn 1, 18).

 * Y se refiere a cada una de las tres Personas:

      -Prólogo: El Verbo es Dios, consubstancial con el Padre: usa Theós con artículo cuando designa a la Persona del Padre, y sin artículo cuando se refiere a la esencia divina.

      -Verbo: Unigénito del Padre (cfr. Jn 1, 14).

                  Identidad de naturaleza: "somos uno" y distinción de personas: le llama Padre (cfr. Jn 1, 14).

                  Da a conocer al Padre: el que le ve, ve al Padre (cfr. 14, 8-11).

                  Nos hace hijos de Dios (cfr. 1 Jn 10, 30).

                  Cristo revela al Padre con sus obras: el culmen es la luz manifestación suprema del amor salvífico de Dios (Jn 1, 18; 9, 3; 17, 6).

      -E. Santo: revela su existencia:

                  Desciende sobre Jesús en el Bautismo (cfr. Jn 1, 34).

                  Nacer del agua y el Espíritu para entrar en el Reino (cfr. Jn 3, 5).

                  El Consolador, Espíritu de Verdad: morará en los que creen en Cristo, les recordará sus enseñanzas y les dará luces para comprender su verdadero sentido (cfr. Jn 14, 16-26).

                  Infusión de Espíritu en Pentecostés, antes a los Apóstoles para perdón de los pecados (cfr. Jn 20, 22-23).

b) Teología moral: Fe y Caridad

*La Fe: S. Juan señala que ha escrito su Evangelio "para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y, para que creyendo, tengáis vida en su nombre" (Jn 20, 31).

La fe en Cristo conduce a la vida eterna: por ella nos unimos a Jesús y participamos de su victoria sobre el pecado y la muerte (cfr. Jn 5, 4).

La fe es la respuesta amorosa al amor de Dios manifestado en Cristo "tanto amó Dios al mundo..." (Jn 3, 16).

Jesús muestra la importancia de la fe "el que cree en mi no morirá".

La fe es un modo de participar ya de la vida divina "el que cree tiene vida eterna"

Relación creer-conocer: con la fe nos adherimos a la verdad aceptándola de corazón y obteniendo un conocimiento profundo de Dios.

La fe admite grados: el crecimiento va unido al conocimiento más profundo de Cristo. La fe es don gratuito y acto libre del hombre.

* La caridad: es tema predominante, "Dios es Amor", El toma la iniciativa en el amor: nos entrega a su Hijo. El amor supremo culmina en la Cruz. El hombre debe corresponder, pero además, al ser imagen de Dios, se identifica con El en la medida en que ama.

 

Cristo nos da el doble precepto de la caridad: amar a Dios y al prójimo "como yo os he amado", es la nota peculiar del verdadero discípulo, la que distingue al cristiano.

c) Soteriología: Culto y Sacramentos

S. Juan descubre que tras los hechos del Señor hay unas realidades salvíficas sobrenaturales, y que a través de la humanidad de Cristo se manifiesta su Divinidad. Todo esto se relaciona íntimamente con el principio básico de la Teología Sacramentaria: el valor de los elementos sensibles como instrumentos para significar y producir la gracia.

S. Juan habla de manera explícita de: Bautismo (cfr. Jn 3, 1-21): conversación con Nicodemo; Eucaristía: Io 6: discurso del Pan de Vida; Penitencia (Jn 20, 22): "a quienes perdonéis...".

De modo indirecto: de la Confirmación: promesa de enviar Espíritu Santo a los Apóstoles para confirmarles en su misión (cfr. Jn 14, 26); Matrimonio (cfr. Jn 2, 1): Caná; Orden (cfr. Jn 17, 19): la oración sacerdotal de Jesús.

 d)La Virgen María

Juan la designa Madre de Jesús. Relata dos pasajes paralelos: -Caná, Calvario- en que Cristo la llama "mujer"(alusión a Gen 3, 15: victoria sobre el demonio en la que participa María), significando su íntima vinculación a la Redención mesiánica.

Su Maternidad Divina -"Madre de Jesús"-, se extiende a los miembros del Cuerpo Místico de Cristo: Juan representa a todos los hombres que, al pie de la Cruz, reciben junto con él a María como Madre (maternidad espiritual). El cuarto Evangelio es vital para la Mariología.

 

9.2. Las epístolas de San Juan.

Según la tradición San Juan escribió sus tres cartas en Éfeso a la vuelta del destierro de Patmos hacia los años 95-96. La autenticidad de la primera carta está documentada desde muy antiguo. Las semejanzas de estilo, estructura de las frases y vocabulario confirman que su autor es el mismo que el del IV evangelio; tiene giros típicamente arameos: ser de Dios, permanecer en la verdad, caminar en la luz, luz, tinieblas, verdad-mentira etc.

La segunda y la tercera fueron puestas en duda al principio por algunos, pero presentan las mismas semejanzas de doctrina y estilo.

Primera epístola

No tiene encabezamiento ni nombre del autor ni destinatarios ni saludos de despedida. Parece ser la última de las tres; el motivo de la misma es denunciar las desviaciones de falsos doctores que habían surgido en el seno de las jóvenes iglesias y fortalecer en la fe a los creyentes. Los principales errores que refuta son de tipo gnóstico.

El pensamiento no se desarrolla de modo lineal; el autor vuelve sobre las mismas ideas desde ángulos diversos.

Podemos resumir la doctrina en cuatro puntos:

1.- La comunión del cristiano con Dios se funda en la fe en Cristo Hijo de Dios y la guarda de los mandamientos, especialmente la práctica de la caridad fraterna.

2.- Fe en Jesucristo, sólo creyendo en Jesucristo estamos unidos al Padre (Jn 2, 26; 4, 15) y poseemos la vida eterna (Jn 5, 11-13); es el único Mediador entre Dios y los hombres. En Cristo y por Él somos hijos de Dios.

3.- Caridad: tema central. Dios es comunidad viva de amor. De ella, a través de Cristo participan los hijos de Dios. Cristo nos lo revela y comunica todo mediante el bautismo. El don de la caridad capacita y obliga a amar a Dios y al prójimo.

4.- Filiación divina: La comunión con Dios y la vida de la gracia recibida a través de Cristo constituyen al cristiano en Hijo de Dios. Tal filiación divina lleva consigo una identificación misteriosa con Cristo. Exigencias de esta condición: apartarse del pecado, caridad fraterna, obrar la justicia.

Segunda epístola

Se suele considerar un esbozo o resumen de la primera.

Destinatario: a la Señora Elegida y a sus hijos (parece ser una Iglesia local). Las recomendaciones que hace el autor coinciden con los temas tratados ampliamente en la primera epístola: amor fraterno, observancia de los mandamientos, el cuidado frente a los seductores, etc.

Tercera epístola

Destinatario: Gayo. Lo elogia por ser verdadero cristiano. Los motivos son unos conflictos surgidos en una comunidad cristiana.

No tiene doctrinas nuevas pero es un valioso testimonio de las vidas de las comunidades, y un modelo de los escritos de recomendación.

En la segunda y tercera el autor se presenta como "el presbítero". Desde el principio se difundieron como escritas por el Apóstol Juan, así lo atestiguan San Policarpo y San Ireneo, entre otros. Se les denomina "menores" por su brevedad.

 

9.3. Apocalipsis de San Juan.

Es el único libro, dentro del NT, de carácter profético. Pertenece al grupo de los libros deuterocanónicos, es decir, aquellos escritos que durante cierto tiempo no fueron recibidos como sagrados por todas las comunidades cristianas, probablemente, porque lo utilizaban algunas sectas heréticas para apoyar sus doctrinas. Se originaron sospechas sobre su autenticidad en algunos ámbitos de la Iglesia, sobre todo en Oriente. Desde el s.II hay testimonios de que el autor es S. Juan.

 Lugar y fecha de composición: Patmos en el año 95 aproximadamente.

Destinatarios y finalidad: "Las siete Iglesias de Asia", número simbólico que significa la Iglesia universal. Su finalidad es poner en guardia a los cristianos contra los peligros para la fe (herejías), consolar y animar a los que sufrían las persecuciones de Domiciano.

Género literario: aunque tiene el nombre de Apocalipsis, y utiliza un lenguaje y simbolismo similar a la apocalíptica judía, se parece más en sus rasgos fundamentales a los libros proféticos, en efecto, Juan considera su libro como "profecía" (Apoc 1, 3); es un libro de consolación, surgido en un período de dificultades, y a la vez una llamada a la conversión, la urgencia del compromiso con el bien y el optimismo de la confianza en el poder de Dios.

* Lenguaje y estilo: uso de imágenes simbólicas connatural al género apocalíptico. Algunos símbolos son: Objetos: candelabro de siete brazos, libro de siete sellos, dos olivos...; gestos: marcar la frente de los elegidos, comer el libro de la profecía; ciudades: Sión, Babilonia; números: 3= lo sobrenatural y divino, 4= lo creado; 7 y 12= plenitud; colores: blanco = victoria y pureza; rojo = violencia; negro = muerte

También es típica la "ley de la anticipación": anunciar brevemente un acontecimiento que luego será desarrollado con plenitud.

*Interpretación del Apocalipsis

Por su carácter simbólico ha recibido diversas interpretaciones. Destacan cuatro:

1. Es una descripción de la historia de la Iglesia, se anuncian los momentos más importantes por los que ha pasado, o tiene que pasar la Iglesia. Interpretación literal, se dio en los primeros siglos, en la Edad Media y actualmente en algunas sectas.

2. Cuadro de persecuciones y dificultades de la Iglesia que se dieron sólo en tiempo de S. Juan. Descripción simbólica. Esta interpretación se inicia en el s. XVI con influencia en la crítica racionalista.

3. El Apocalipsis es un anuncio y premonición para los últimos tiempos. Interpretación dada en el s. XVIII, seguida por algunos autores.

4. Es una visión teológica de toda la Historia subrayando su aspecto trascendente y religioso. Por una parte se presenta la lucha cósmica entre el bien y el mal, pero por otra se da por sentado el triunfo definitivo de Cristo. Es una concepción acorde con el IV Evangelio, donde también se presenta la época definitiva y la vida eterna, ya iniciada ahora de alguna manera y en marcha hacia la plenitud total. Es la interpretación más aceptable y la que proponían los Padres.

Doctrina:

El núcleo doctrinal es la segunda venida de Cristo y el establecimiento definitivo de su reino al final de los tiempos, destacan los siguientes puntos:

1. Dios Todopoderoso: trascendencia y dominio absoluto de Dios: Alfa-Omega (Apoc 1, 8). Dios es eterno e inmortal. Señor de la Historia, Padre justo y veraz, Juez universal e inapelable.

2. Cristo: Predomina el aspecto glorioso del Señor, especialmente bajo el símbolo del Cordero -que recuerda su sacrificio-. Hijo del Hombre y rey, se habla claramente de su divinidad - es el Verbo- (Apoc 19, 13).

3. Espíritu Santo: es el que más habla a las Iglesias, las alienta y anima con un impulso interior que empuja a suplicar la venida del Señor.

4. La Iglesia: está presente en todo el Apocalipsis. Se enseña que es una, universal, esposa de Cristo, presente en las comunidades de creyentes. Viene presentada bajo diversas imágenes: mujer coronada de doce estrellas -según interpretación eclesiológica-, Ciudad Santa, nueva Jerusalén, Templo de Dios, Pueblo elegido, esposa del Cordero (Apoc 19, 7).

5. Los ángeles: aparecen con frecuencia como mensajeros de Dios, protectores de los hombres, ejecutores de los castigos divinos; libran la batalla del Bien contra el Mal; adoradores de Dios y del Cordero (Apoc 5, 11).

6. La Virgen María: interpretación mariológica de la mujer, figura esplendorosa, enfrentada con la serpiente -paralelo en Gen 3, 15-; se relaciona estrechamente a María como Imagen de la Iglesia.

 

B) RESUMEN

Evangelio de Sn. Juan.

El IV evangelio es peculiar, diverso de los Sinópticos. Está tan cerca de los hechos de Jesús como los Sinópticos, pero en Juan adquieren un dramatismo y hondura teológica grandiosa. No busca tanto informar como llevar a la conversión.

Jesucristo es el Verbo encarnado, el Enviado y Revelador del Padre que por su muerte y resurrección nos hace hijos de Dios. Pero sólo por la fe en Él tenemos vida eterna.

El Espíritu Santo es el Consolador que estará siempre con los que creen en Cristo y recordará cuanto dijo e hizo Jesús.

Dios es Amor y la nota distintiva del cristiano es el amor a Dios y al prójimo a ejemplo de Jesucristo.

Las cartas

Desarrolla la doctrina de la comunión del cristiano con Dios.

Aparece frecuentemente la fe en la persona y en la obra redentora del Hijo de Dios.

Ante las herejías busca fortalecer a los cristianos en la fe recibida insistiendo en la divinidad de Jesucristo, su Encarnación redentora y su Mediación.

El amor a Dios se manifiesta en guardar sus mandamientos principalmente en el amor al prójimo, en definitiva, vivir santamente.

El Apocalipsis

El libro va dirigido a las siete iglesias que están en Asia. Los autores coinciden en que se trata de un número simbólico y que, en realidad, está destinado a la Iglesia universal.

La obra de s. Juan aunque lleva el título de "Apocalipsis", se parece más en sus rasgos fundamentales a los profetas que a los apocalípticos. Utiliza frecuentemente imágenes simbólicas.

El núcleo doctrinal del Apocalipsis está formado por la segunda venida del Señor -la Parusía- y el establecimiento definitivo de su Reino al final de los tiempos.

Su finalidad es poner en guardia a los cristianos frente a los peligros contra la fe, consolar y animar a cuantos sufrían persecución.

Presenta una fuerte llamada a la conversión, al compromiso con el bien y la confianza en el poder de Dios.

 

9.4 La Epístola de Santiago

La Carta de Santiago encabeza el grupo de las llamadas católicas. Ha sido poco comentada probablemente porque contiene más enseñanzas morales que doctrinales. A partir del siglo XVI (controversia luterana) ha sido estudiada por la cuestión de la fe y de las obras (cf. 2, 14-16).

 

9.4.1 Autor:

La carta empieza así: “Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo” (cf. 1, 1). Del resto de la carta apenas pueden sacarse más datos personales del autor, excepto que se incluye entre los maestros (cf. 3,1). Se trata pues de un autor conocido y de prestigio entre los primeros cristianos, y que se llama Santiago.

En el N.T. aparecen hasta cinco personajes con este nombre: Santiago, hijo de Zebedeo, llamado Mayor; Santiago el de Alfeo, también apóstol, llamado el Menor; Santiago el “hermano del Señor”; Santiago obispo de Jerusalén; y Santiago, al que se le apareció el Señor resucitado. Los estudiosos admiten pacíficamente que los tres últimos son la misma persona.

Santiago el Mayor fue martirizado por Herodes Agripa hacia el 44 d. C. y parece que no pudo ser el autor de esta carta. Respecto a los otros dos, Santiago el menor y Santiago el “hermano del Señor”, aunque la Iglesia Griega los distingue, pues celebra sus fiestas en días distintos, la Iglesia Latina los identifica en su liturgia, como la misma persona. Aunque los datos no sean definitivos es probable que sean la misma persona. Este, Santiago el de Alfeo, después de la marcha de San Pedro a Roma, quedó como cabeza de la Iglesia de Jerusalén. Fue martirizado hacia el 62 d. C.

Por eso se sostiene que es bastante probable que el autor de la carta es Santiago de Alfeo, “hermano del Señor” y obispo de Jerusalén. El estudio interno de la carta confirma la autenticidad jacobea: por una parte el trasfondo semita, las citas del A.T. y las expresiones judaizantes; por otra es innegable el espíritu cristiano de la epístola. Su carácter pastoral indica que fue escrita por el que hacía cabeza en una comunidad. El testimonio de la tradición atribuye este escrito a Santiago, el “hermano del Señor” (S. Clemente Romano, Pastor de Hermas, S. Justino, S. Ireneo, etc...).

 

9.4.2 Canonicidad

Hemos visto que los Santos Padres lo citan como escrito inspirado, sobre todo a partir del siglo III. El primer testimonio explícito es el de Orígenes (In Iesu Nave y In Ioann. comm.). Eusebio de Cesarea, aunque le pone en los escritos “discutidos”, reconoce que es aceptada por la mayoría. A partir del Concilio de Laodicea (hacia el 360 d. C.) aparece en todos los catálogos de libros inspirados. En el siglo XVI se puso en duda de nuevo la autenticidad, y no tanto la canonicidad. Lutero la rechazó porque veía una clara oposición entre la doctrina de la carta y su teoría de la justificación. Otros, como Melanchton y Calvino la aceptaron. Trento definió solemnemente su canonicidad.

 

9.4.3 Fecha y lugar de composición

El lugar de composición debió ser Palestina, como parece deducirse del comienzo de la carta y del ambiente que refleja.

Respecto a la fecha de composición se consideran dos posibilidades, que dependen de la relación entre Santiago y San Pablo. Hay una estrecha relación, en el tema de la fe y de las obras, con Romanos y Gálatas. Algunos han sostenido que Santiago fue quien habló primero, antes del Concilio de Jerusalén, y según esta teoría la carta de Santiago sería el escrito más antiguo del N.T. (entre el 35 y el 50 d.C.). Esta opinión parece la más probable, ya que la encíclica no alude a la crisis judaizante, ni a las decisiones del Concilio de Jerusalén acerca de esta. Otro argumento es que Pedro y Judas parecen haber empleado este documento en sus cartas.

Pero no se puede descartar tampoco la posibilidad de que Santiago conociera las epístolas de San Pablo a Gálatas y Romanos, y, sin mencionarlas, se propusiera salir al paso de ciertas conclusiones erróneas que algunos pretendieran sacar de ellas. En este caso, la fecha más probable sería hacia el año 60 d. C.

 

9.4.4 Destinatarios Inmediatos

Va dirigida a las “doce tribus de la diáspora” (St 1,1). Es decir, los judíos que vivían fuera de Palestina, entre los gentiles. Pero, también los cristianos podían ser denominados “las tribus de la dispersión”, puesto que son depositarios y herederos de las promesas patriarcales y peregrinan en tierra extraña mientras están en esta vida. Con mayor razón, pues, podrían ser designados así los cristianos provenientes del judaísmo y residentes fuera de Jerusalén.

 

9.4.5 Contenido y Estructura

La enseñanza que da unidad a toda la carta es la coherencia entre la fe y la vida del creyente: el comportamiento cristiano ha de reflejar en cada momento la fe que profesa.

En cuanto a la estructura, podríamos dividir la carta en tres grandes partes:

a) Instrucciones preparatorias (1,1 – 2,13): una serie de instrucciones relacionadas entre si a tal punto que no se puede distinguir perfectamente cuando termina una y empieza otra. Enseña el valor del sufrimiento; que sólo de Dios puede provenir el bien; que aceptar lo que proviene de Dios implica poner por obra la palabra oída y evitar la acepción de personas.

b) La coherencia entre la fe que se profesa y las obras que se realizan (2,14-26): recoge la enseñanza fundamental de la carta, la idea central: la fe que no se traduce en obras está muerta (cf. 2, 14-19). Una y otra vez repite la misma idea, a modo de estribillo. Aquí se ha querido ver una posible discrepancia con los escritos de San Pablo, pero aunque el vocabulario es idéntico, la perspectiva es diferente, y no hay dicha contradicción. San Pablo afirma que la fe actúa por la caridad, y sin embargo, en polémica con los judaizantes afirma que las obras de la Antigua Ley no son necesarias: lo que importa es la fe. Santiago quiere insistir sobre todo en que la fe ha de reflejarse en el comportamiento. Puede decirse que la lectura de Santiago matiza y corrige las desviaciones erróneas que algunos pudieran deducir del planteamiento correcto de San Pablo.

c) Aplicaciones concretas de este principio fundamental (3,1 – 5,6): las aplicaciones prácticas se agolpan y entrelazan: se exhorta a dominar la lengua; a buscar la verdadera sabiduría y rechazar la falsa; a detectar el origen de las discordias; y a confiar plenamente en la Providencia divina.

La carta termina con una exhortación final, con unas recomendaciones escuetas en la expresión pero profundas en contenido (cf. 5,7-20). De ellas se destaca el trato que da al sacramento de la Unción de los Enfermos (5,14-15).

 

9.5. La 1ª Epístola de San Pedro

Sobre la figura del apóstol San Pedro tanto los Evangelios, como los Hechos de los Apóstoles, como las cartas paulinas, nos ofrecen datos suficientes para conocer los rasgos más característicos de su persona, destacando entre todos ellos el papel decisivo que Cristo le asignó en la primera comunidad cristiana.

 

9.5.1 Autenticidad y Canonicidad

En el saludo inicial aparece como autor el apóstol San Pedro (1,1), testigo de los sufrimientos de Cristo (5,1). Esto es coherente tanto con los testimonios externos de la Tradición, como con el estudio del contenido de la epístola.

Durante la antigüedad cristiana, nunca fue puesta en duda ni la autenticidad petrina de la carta, ni su carácter inspirado y canónico. Así lo atestiguan S. Ireneo de Lyon, Clemente de Alejandría (que escribió el primer comentario a esta carta), y anteriormente S. Policarpo y Papías ya la habían citado. Eusebio afirma que esta carta es de los escritos del N.T. que son admitidos por todos, sin oposición alguna.

También todos los cánones antiguos (con excepción del de Muratori, y quizá porque este no se conserva íntegro)  mencionan esta carta como escrito inspirado y canónico.

En cuanto a la autenticidad, el estudio interno de la epístola apoya su origen petrino, pues son patentes las semejanzas entre la doctrina de la epístola y los discursos de San Pedro recogidos en Hechos. Esto no significa que San Pedro no pueda haberse servido de un amanuense, como era costumbre en la antigüedad. En esta epístola además hay una frase que viene al final y que puede ser interpretada en este sentido: “Por medio de Silvano, a quien tengo por hermano fiel, os he escrito brevemente” (I Pe 5,20). Este tal Silvano puede haber actuado simplemente como portador y comentador de la carta; como amanuense escribiendo al dictado del Apóstol; o aún como un redactor, que pone fielmente por escrito las ideas que le da San Pedro. S. Jerónimo acude a esta última hipótesis para explicar las diferencias de estilo entre I Pe y II Pe, diciendo que fueron distintos redactores al servicio del mismo autor, el Apóstol.

Lo que hay que resaltar es que la posibilidad de Silvano como redactor de la epístola no es contraria a la autenticidad petrina. Sin embargo, ha llevado a autores como Gunkel a negar tal autenticidad, en contra de la mayoría de los estudiosos, que la afirman.

 

9.5.2 Destinatarios y circunstancias de composición

La carta está dirigida a una serie de comunidades cristianas que vivían en diversas regiones de Asia Menor, un ambiente hostil, que podía suponer un peligro para la perseverancia de los fieles. El ambiente hostil no se refiere a persecuciones oficiales, sino más bien a vejaciones provenientes de un ambiente social pagano, al que molestaba la conducta de los recién convertidos. La carta tiene unos claros acentos de consuelo y exhortación. Es posible que el Apóstol, al enterarse de las dificultades que pasaban estos fieles, sintiera la conveniencia de escribirles unas palabras de exhortación a la fidelidad, recordándoles su dignidad de cristianos.

De la carta se deduce que parte de estos cristianos eran conversos procedentes del paganismo, por decir que Dios los “llamó de las tinieblas a su admirable luz” (2,9), para que fueran “pueblo de Dios” (2,10). Eran la primera generación de cristianos en aquella región, por eso San Pedro les recuerda constantemente su Bautismo y les recomienda que mantengan viva la caridad “que cubre la muchedumbre de los pecados” (4,8).

En cuanto a la fecha hay datos que ayudan a fijarla alrededor del año 64 d.C. La carta supone la propagación del cristianismo en Asia Menor, y por tanto es posterior a los últimos viajes de San Pablo por la región (50-57 d. C.). A la vez, el hecho de que no se mencione a San Pablo parece indicar que este ya había abandonado Roma, después de su liberación en la primavera del 63 d.C. Por otra parte no menciona a las persecuciones de Nerón (julio del 64 d.C.), y debió entonces ser escrita con anterioridad a estas. Todo eso permite pensar que fue escrita en el año 64 d.C., como se señaló arriba.

En cuanto al lugar de composición, en la carta se dice que fue escrita en “Babilonia”, una indudable mención a Roma.

 

9.5.3 Contenido

No es fácil descubrir un esquema preciso en la epístola. Con frecuencia los temas doctrinales se abordan al hilo de la exhortación, que da el tono a todo el escrito. De todos modos hay que subrayar que la ausencia de un esquema claro no se opone a la unidad de la carta. Un punto importante que hay que destacar en la carta es la insistencia en la realidad y el valor del Bautismo, que realiza la incorporación a Jesucristo y el comienzo de una vida nueva.

Podríamos dividir la epístola del siguiente modo:

a) Prólogo (1, 1-12): el saludo inicial y un himno introductorio de acción de gracias por la regeneración operada por el Bautismo.

b) Exhortación a la santidad (1,13 - 2,10): vibrante invitación a buscar la santidad, basada en dos argumentos: la santidad de Dios que los llamó, y el valor supremo de la sangre de Cristo que los rescató del pecado.

c) Obligaciones de los cristianos en la sociedad (2,11-3,12): vida ejemplar de todos, aún en un ambiente pagano; sujeción a los que ostentan la autoridad legítima; justa sumisión de los siervos a sus amos; y obligaciones de los esposos para que hagan posible la paz y la concordia en la vida familiar. Como consejo final exhorta a todos a tener un “mismo sentir”, no devolviendo mal con mal, sino siempre obrando el bien.

d) Actitud del cristiano frente a las persecuciones y contrariedades (3,13 – 4,19): el bautizado participa en el misterio de Cristo, y por eso, cuando sufre injustamente puede sentirse bienaventurado. El cristiano, incorporado a Jesucristo, ha roto con el pecado y ha de vivir la caridad.

e) Exhortaciones a los presbíteros (5,1-4) y a todos los fieles (5,5-11): animándoles a confiar en el Señor.

f) Epílogo (5,12-14): contiene saludos de la Iglesia desde la que escribe, terminando con unas palabras de bendición.

 

9.6. La 2ª Epístola de San Pedro

Este es probablemente el escrito del N.T. cuya autenticidad ha planteado mayores dudas, a pesar de los datos que trae.

 

9.6.1 El Autor y la canonicidad

Al comienzo de la carta el autor se presenta con sus dos nombres, Simón Pedro, añadiendo la referencia a su vocación al decir “apóstol de Jesucristo”. Además, en el texto se hacen referencias a la vida de San Pedro: testigo ocular de la transfiguración (1,16); escribe por segunda vez a los mismos lectores (referencia a 1 Pe, en 3,1); y habla de su muerte (1,14), quizá refiriéndose a las palabras proféticas de Jesús sobre su martirio.

Sin embargo, presenta dificultades a la hora de definir su autenticidad, quizá por que presenta un vocabulario y un estilo bien distintos a los de 1 Pe, con expresiones que cuadrarían mejor en una época más tardía.

En los primeros siglos faltan noticias sobre esta carta. Sin embargo, a partir de los siglos III y IV son ya numerosos los testimonios a favor de la autenticidad petrina. Entre ellos están Clemente de Alejandría, Orígenes y Firmiliano, obispo de Cesarea. Ya Eusebio de Cesarea coloca esta carta entre los escritos antilogoúmena (discutidos) del N.T., es decir, no admitidos por todos, aunque sí por la mayoría. Él, particularmente, no la considera canónica, aunque otros autores del siglo IV, como S. Basilio, S. Gregorio Nacianceno y Dídimo la utilizan en sus obras. Ya vimos, al hablar de 1 Pe, la explicación de S. Jerónimo a las diferencias de estilo entre las dos epístolas de Pedro.

Pero aún quedándonos en el análisis interno de la carta, hay que resaltar que, además de las diferencias, presenta también muchas semejanzas con la anterior.

No hay que descartar la hipótesis de que un discípulo anónimo de San Pedro, bajo la inspiración del E. S., quisiera transmitir unas enseñanzas concordes con las del Apóstol. En este caso estaría acudiendo a un recurso frecuente en aquella época, la seudonimia.

Si esto fuera cierto la carta podría haber sido escrita hacia los años 80-90, y pudo ser escrita en Roma, o bien en una localidad de Asia Menor o Egipto. Si la hubiera escrito el mismo San Pedro, lo que no es imposible, la fecha de composición sería entre el año 64 y 67 d.C., y el lugar Roma, dónde poco después fue martirizado.

En cuanto a la inspiración y canonicidad, la cuestión de la seudonimia no presenta mayores problemas. La carta aparece en las listas más antiguas de libros canónicos y fue definida solemnemente en Trento como inspirada y canónica.

 

9.6.2 Destinatarios

A tenor de sus primeras palabras la carta va dirigida a los cristianos en general. Algunas expresiones hacen suponer que los destinatarios inmediatos podrían ser los cristianos procedentes de la gentilidad, en Grecia o Asia Menor.

Por otra parte, da la impresión de que el autor los conociera personalmente (1,12-16) y que son los mismos destinatarios de la primera carta (3,1). Aunque fuera destinada inmediatamente a unos fieles determinados, se deduce del tono general de la carta que el autor sagrado piensa en todos los cristianos.

 

9.6.3 Relaciones entre 2 Pe y la epístola de San Judas

El saludo inicial y la despedida son afines. Reflejan una situación parecida y se parecen en las recomendaciones que hacen. Entre 2 Pe 2,1-3,3 y Jds 4-18, al hablar de los falsos profetas, hay tal paralelo que sería difícil explicarlo sin suponer alguna conexión entre los dos escritos. Lo más probable es que 2 Pe esté en dependencia de la carta de San Judas, ya que desarrolla más los temas que Judas trata de manera más sucinta y tiene un estilo más elaborado. Parece ser que el autor de esta carta conocía la de San Judas.

 

9.6.4 Contenido

La epístola presenta una estructura bastante clara. Se puede sintetizar de la siguiente manera:

a) Saludo Inicial (1,1-2)

b) Llamada a mantenerse fieles a la doctrina recibida (1,3-21): con las consiguientes exhortaciones morales.

c) Diatriba contra los “falsos profetas” (2,1-22): una larga exposición contra los falsos doctores, que llevan una vida pervertida y quieren corromper a los demás.

d) Sobre la parusía (3,1-16): refutando las falsas opiniones y proponiendo la verdadera enseñanza.

e) Epílogo (3,17-18): una exhortación a la perseverancia.

Vemos, por tanto, que los temas doctrinales que destacan son la parusía, o segunda venida de Cristo, tema en el que el autor adopta una clara postura escatológica; la refutación de las teorías engañosas de los “falsos profetas”, que no creen en esta segunda venida; y las exhortaciones morales, frente a la relajación de las costumbres.

 

9.7. La Epístola de San Judas

En el orden de los libros del Nuevo Testamento este es el penúltimo, inmediatemente antes del Apocalipsis. Es un escrito corto, compuesto de 25 versículos, sin división en capítulos.

 

9.7.1 El Autor

Se presenta como “Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Santiago” (v.1). Este título de siervo, aunque conviene a todos los cristianos, corresponde de manera particular a los apóstoles y a sus sucesores. La referencia a Santiago, por los datos que tenemos del N.T., tiene que ser al “hermano del Señor”, obispo de Jerusalén (ver el autor de la epístola de Santiago). Como en la epístola de Santiago, se plantea la cuestión de si este Judas, autor de la carta y que figura entre los “hermanos del Señor”, es el apóstol de mismo nombre, o si se tratan de dos personas distintas. San Lucas en su lista de los apóstoles habla de “Judas el de Santiago”, quizá refiriéndose a su hermano, más conocido de todos cuando se escribe el Evangelio. En Mt y Mc se le cita como Judas Tadeo, a continuación de su hermano Santiago, “el de Alfeo”. Por eso, la identificación entre el apóstol y el autor de la carta como un misma persona, aunque no se impone con absoluta certeza, tiene sólidos argumentos a su favor.

 

9.7.2 Autenticidad y Canonicidad

La tradición eclesiástica, desde antiguo, señaló explícitamente como autor de la carta al Apóstol San Judas. Así lo atestiguan Orígenes, Tertuliano, Clemente de Alejandría (que escribió un comentario sobre ella), y, ya en el siglo IV, S. Atanasio y S. Cirilo de Jerusalén. El Canon de Muratori la cita expresamente entre los escritos canónicos. Eusebio dice que era admitida por la mayoría, aunque existían algunas voces contrarias.

Judas (vv.14-15) cita un versículo del libro apócrifo de Henoc,  pero eso no desdice en nada de su canonicidad, porque por esta cita no se puede concluir que Judas apruebe todo el libro de Henoc, ni mucho menos que lo considere inspirado.

Como los demás libros de la Biblia su canonicidad fue definida solemnemente en Trento.

 

9.7.3 Destinatarios y fecha de composición

Sobre os destinatarios inmediatos nos faltan indicaciones precisas, ya que el saludo inicial es muy genérico, pudiendo ser empleado para referirse a todos los cristianos. Se puede pensar, con bastante probabilidad, que se trataba de cristianos provenientes del judaísmo. Eso explicaría las alusiones a tradiciones judías extrabíblicas (p.ej. el libro de Henoc). Sin embargo, algunos piensan que se dirige a cristianos provenientes del paganismo. Posiblemente el hecho de que no se mencionen destinatarios concretos motivó su inclusión en las llamadas “epístolas católicas”, ya desde Orígenes.

La referencia a Santiago (v.1) podría indicar que se destinara a los mismos lectores de la epístola escrita por este. En este caso habría que fecharla después de la muerte de este, en el año 62 d.C. Algunos dicen que por no hablar de la destrucción del templo habría que fecharla antes del año 70 d.C. Aunque el argumento del silencio no prueba nada, no parece razonable extender la fecha de composición mucho más allá de dicho año.

 

9.7.4 Contenido

Al ser muy breve la carta, todos los temas son tratados sucintamente. Se podría dividir de la siguiente manera:

a) Saludo inicial (vv.1-2) y motivo de la carta (vv.3-4)

b) Parte destinada a desenmascarar los “falsos doctores” (vv.5-16): trata del castigo que espera a los impíos, recrimina su conducta blasfema y perversa, para terminar recordando el juicio divino.

c) Exhortaciones a los fieles (vv.17-23): dice que los Apóstoles ya habían predicho la aparición de los falsos maestros y exhorta a fundamentar la vida sobre la fe, la oración, la caridad y la esperanza. Indica que deben hacer los que se dejaron influenciar por los falsos doctores.

d) Doxología final (vv.24-25)

C) BIBLIOGRAFíA

A. GARCIA-MORENO, Introducción al Misterio. Evangelio de san Juan, ed. Eunate, Pamplona 1997.

FACULTAD DE TEOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA, Sagrada Biblia: Nuevo Testamento, tomos IV, XI y XII, ed. Eunsa, Pamplona 1976-1989.

 

TEMA 10: EL CORPUS PAULINO

 

10.1. Cronología y agrupación.

10.2. Pecado y Justificación en Romanos y Gálatas.

10.3. Temas principales de I y II Corintios..

10.4. Cristo y la Iglesia en las Epístolas de la Cautividad:.

10.5. Las Cartas Pastorales.

10.6. Epístola a los Hebreos.

 

A) DESARROLLO

10.1. Cronología y agrupación.

Año d.C.                                      Acontecimiento o actividad.

7-12                                              Nacimiento en Tarso de Cilicia.

Después el 30                              Estancia en Jerusalén: estudia para rabino.

34/36                                           Voc. a la fe cristiana. Damasco. Retiro a Arabia.

37/39                                           Primera visita a los Apóstoles de Jerusalén.

43/44                                           Estancia en Tarso.

44/45                                           Estancia en Antioquía de Siria.

Primavera 45- 49             Primer viaje misional      

49/50                                           Concilio de Jerusalén. Incidente de Antioquía.

fines 49- otoño 52                       Segundo viaje misional

50/52                                           I-II epístola a los Tesalonicenses (Corinto)

Primavera 53-prim. 58               Tercer viaje misional

Otoño 54/ primav. 57                Estancia en Éfeso.

54                                                 Epístola a los Gálatas (Éfeso?)

Primavera. 57                              I Epíst. a los Corintios. (Éfeso)

57                                                 Visita a Corinto

Verano del 57                              Viaje a Macedonia.

Otoño del 57                               II Epist. a Corintios.(Macedonia)

Invierno 57-58                             Estancia en Corinto/ Epist. a los Romanos.

Pascua del 58                              Estancia en Filipos.

Pentecostés del 58                       Arresto en Jerusalén.

58-60                                            Prisión en Cesarea.

Otoño 60/ Primav.61                 Viaje marítimo de Cesarea a Roma.

Primav. 61/ Primav. 63  Primera cautividad romana.

62                                                 Epist. a los Filipenses(Roma) (Éfeso?).

62                                                 Epist. a Filemón y a los Colosenses(Roma).

62-63                                            Epist. a los Efesios.(Roma)

63-64                                            Viaje a España?

64-67                                            Viaje a Asia Menor, Creta y Macedonia.

65                                                 I epist. a Timoteo/ Epist. a Tito.(Macedonia)

64-66                                            Epístola a los Hebreos(Roma?)

66-67                                            II epist. a Timoteo.(Roma)

66-67                                            Segunda cautividad romana y muere mártir.

 

La Tradición cristiana ha reconocido siempre la paternidad de San Pablo sobre catorce de las veintiún epístolas que incluye el NT. Es considerado uno de los autores más prolijos. En la antigüedad grecorromana existían dos formas o géneros epistolares: las cartas - familiares, comerciales-; y las epístolas, especie de tratados o ensayos sobre un tema, dedicados a alguna personalidad, amigo o familiar. Los escritos paulinos participan de ambos géneros: son cartas en cuanto mantienen un tono familiar y son epístolas en cuanto contienen enseñanzas doctrinales.

Las Epístolas de san Pablo se dividen en: epístolas mayores -Rom, 1-2 Cor, Gal-; epístolas de la cautividad - Efesios, Filipenses, Colosenses, Filemón-; epístolas pastorales - 1-2 Timoteo, Tito-; 1 y 2 de Tesalonicenses. La autoría de la carta a los Hebreos aún está en discusión.

 

10.2. Pecado y Justificación en Romanos y Gálatas

1. Romanos: la justificación que viene de la fe.

A) La parte doctrinal: trata el significado, naturaleza y consecuencias de la justificación que hemos conseguido por medio de Jesucristo. En sus rasgos fundamentales coincide con el contenido de Gálatas pero se añaden otros que son base y coronamiento de la justificación.

- Es característico de esta epístola el nombre mismo de justificación:

      a) Hay en el hombre un estado de pecado previo a la justificación. El pecado es llamado también impiedad, iniquidad, etc.

      b) Dios en su justicia da la sentencia de condenación.

      c) La pena del pecado es la muerte en su amplitud: la temporal y la eterna, la del espíritu y la de la carne. Además una impotencia moral a la que se halla reducido el hombre: el hombre viejo, cuyas pasiones, desatadas, radicadas en la carne rebelde, convierten la ley de Dios en instrumento de pecado.

      d) El paso del pecado a la justificación lo describe contraponiendo la justificación a la condenación, consecuencia del pecado: Cristo, nuevo Adán, se apropia de nuestros pecados y toma sobre sí su tremenda responsabilidad, presentándose ante Dios como Víctima por el pecado[60], y como tal, recibe en sí por nosotros, y nosotros recibimos en El, la sanción justamente merecida por el pecado. Cristo satisface plenamente la justicia de Dios por todos los hombres quedando así justificados.

B) Efectos de la justificación:

- Quedamos liberados del pecado, que antes nos esclavizaba[61].

- Quedamos constituido justos[62].

- Quedamos reconciliados con Dios[63].

- Tenemos una Nueva Vida que el Espíritu nos concede, por la cual somos verdaderamente hijos de Dios.

 

2. Gálatas: - tema central: la controversia contra los judaizantes-

La parte doctrinal

-Entendemos por justificación el tránsito del estado de pecado al estado de justicia.

-La justificación viene no por el cumplimiento de la Ley Mosaica -como sostenían los judaizantes- sino en virtud de la fe en Jesucristo.

-La Ley no fue más que el Pedagogo que preparó para la recepción de la Nueva Ley de libertad predicada por Cristo.

-Esta justicia lleva consigo la infusión del Espíritu que da vida[64]. La correspondencia de los términos vivificar y justicia, como equivalentes y sustituibles, muestra a las claras que para san Pablo justificar era lo mismo que vivificar y que la justicia era vida.

- Otro efecto de la fe es la unión o incorporación en Cristo y la consiguiente participación en la filiación divina[65]. Explica la nueva condición del cristiano sirviéndose de un ejemplo: los cristianos son hijos de Dios, antes de Cristo eran como hijos pequeños y necesitaban de un tutor, pero ahora son hijos libres en condición de heredar y tratar a Dios como a un padre.

- Las oposiciones esclavitud-libertad queda representado en los dos hijos de Abraham; Ismael hijo de Agar, la esclava e Isaac hijo de Sara, la libre. Ismael representa al Antiguo Testamento e Isaac al Nuevo Testamento.

Tras esta parte viene la parte moral, que saca consecuencias prácticas.

A la justificación sigue una vida justa y obras del Espíritu frente a las obras que produce la carne y el pecado.

 

10.3. Temas principales de I y II Corintios.

A) La primera epístola

En esta epístola san Pablo trata de solucionar algunos problemas surgidos en la comunidad y contestar a algunas preguntas.

Empieza con su saludo acostumbrado, recalcando su condición de Apóstol de Cristo, continúa con una acción de gracias y procede a corregir algunos abusos concretos:

 - los partidos y divisiones entre los fieles, que se oponen a la unidad de Cristo y a la verdadera naturaleza del mensaje evangélico. Amonesta a los corintios a que resuelvan estas divisiones sin acudir a los tribunales civiles. Y condena de modo especial la fornicación que contradice la dignidad de la vocación cristiana.

A continuación responde a algunas consultas de los corintios:

- Matrimonio y celibato: defiende la santidad del matrimonio dejando también clara la superioridad del celibato, como entrega total.

- Las carnes inmoladas a los ídolos: no es lícita la participación en banquetes sacrificiales. Sí se puede hacer uso de estas carnes fuera de los banquetes sagrados pero ante todo hay que evitar el escándalo de los débiles en la fe.

- Instrucciones sobre el culto litúrgico: habla sobre el velo de las mujeres, sobre la esencia de la Eucaristía, su finalidad, efectos y la dignidad de su celebración; trata también sobre el discernimiento de los carismas.

- Por último, habla de la Resurrección de Cristo y de nuestra resurrección.

Por tanto, entre las principales afirmaciones que san Pablo enseña, se encuentran:

El carácter sobrenatural de la Iglesia, es decir, Cristo la ha fundado, es su Cabeza y es quien la gobierna a través de los ministros y la unidad de la Iglesia se basa en que los cristianos son miembros de Cristo, son su Cuerpo y Cristo la Cabeza formando el Cuerpo total.

La Eucaristía, Cristo mismo la ha instituido. No es sólo sacramento, sino a demás sacrificio, así contrapone la Eucaristía a los sacrificios paganos. Cristo está realmente presente bajo las especies sacramentales. La Eucaristía al mismo tiempo que contiene realmente el Cuerpo y la Sangre de Cristo muestra la unidad del pueblo de Dios.

La resurrección de Cristo no es sólo un hecho histórico, sino también misterio. Resucitó y ya no muere más, la muerte ya no tiene dominio sobre Él, además la resurrección es fundamento de la fe de los cristianos, por eso, si Cristo vive, tiene poder de salvarnos y nuestra fe en El tiene sentido. Por ello, no sólo es fundamento de nuestra fe sino también de la esperanza que tenemos en nuestra propia resurrección.

B) La segunda epístola

El tema central es la apología que hace san Pablo de su ministerio apostólico, fundamentado en una específica vocación divina. A la vez habla también en esta carta de la colecta en favor de la Iglesia de Jerusalén.

San Pablo se presenta como llamado de Dios, garantizándole para llevar a cabo el ministerio recibido.

El apostolado cristiano se presenta como participación en la obra redentora de Cristo. En consecuencia, tiene que predicar fielmente a Cristo y difundir por todas partes el buen olor de Cristo, buscando únicamente la gloria de Dios y la salvación de las almas.

 

10.4. Cristo y la Iglesia en las Epístolas de la Cautividad.

La más extensa y profunda eclesiología se encuentra en los escritos de S. Pablo, en concreto, en las epístolas de la cautividad donde lo hace de un modo más desarrollado.

En estas epístolas la Iglesia es identificada al Cuerpo de Cristo. Una expresión que aclara lo que quiere decir con esto S. Pablo es: " La Iglesia es Cristo en su cuerpo", de modo semejante a como el cuerpo de un hombre viene a ser un hombre en su cuerpo, esto es, un hombre en su aspecto concreto y no solamente una parte del hombre. Esta idea subraya la misteriosa y profunda comunión de la Iglesia con Cristo.

Parece que el Apóstol había ya vislumbrado tal concepción en Corintios y Romanos, pero es en Colosenses y en Efesios donde perfila definitivamente el concepto como clave profunda del ser de la Iglesia.

En Colosenses y Efesios habla también de Cristo como Cabeza de la Iglesia. Cristo Cabeza es diferente del cuerpo que es la Iglesia, pero están íntimamente unidos. Además la cabeza es la "parte" superior del cuerpo a la cual esta subordinada. A la Iglesia la considera también desde su realidad de "Esposa de Cristo"[66], Cristo amó a la Iglesia y se entregó a si mismo por ella para purificarla, presentándola santa e inmaculada.

El cristiano participa realmente del Cuerpo del Señor en la comunión eucarística, mediante la cual es elevado a una compenetración con Cristo y en El con todos los demás cristianos que participamos del mismo Pan Eucarístico. Así todo cristiano queda constituido en miembro de Cristo y, en Cristo, unido a todos los cristianos. Adquirimos así una interrelación que trasciende la mera convivencia externa, hay entre los cristianos una intercomunicación de vida espiritual.

En las cartas de la cautividad trata un tema ya iniciado en otras epístolas, que es el papel salvífico del Cuerpo de Cristo, al igual que su Cuerpo físico nos salvó, lo hace su Cuerpo Místico, en su presencia eucarística que también es instrumento de salvación. Por la comunión con el Cuerpo de Cristo, glorioso en los cielos y presente en la tierra, la Iglesia asociada de manera íntima y real al Cuerpo de Cristo, unida y distinta a la vez es constituida también en instrumento universal de salvación.

Se aprecia en las epístolas paulinas el fundamento de la unidad de la Iglesia en la unidad de Dios y la pluralidad cristiana en la Trinidad divina.

 

10.5. Las Cartas Pastorales

Desde el s.XVIII se llama así a las tres cartas dirigidas a Timoteo y a Tito, discípulos de S. Pablo. La finalidad de los escritos es exhortar a mantener intacto el depósito de la fe y orientar en el gobierno pastoral de las iglesias a ellos encomendadas.

 

La Jerarquía eclesiástica descrita en las epístolas está todavía gestándose: no hay todavía un vocabulario para designar y distinguir las atribuciones y oficios del obispo y del presbítero, aunque sí es claro el orden distinto entre obispos y presbíteros de un lado y diáconos de otro.

Epíscopos designa siempre a un ministro sagrado, presbíteros se toma a menudo en sentido de anciano y diáconos casi siempre significa servidor o ayudante; los jefes de las iglesias reciben algunas veces el nombre de presidentes. El lenguaje es pues todavía vacilante.

En algunos Padres de la Iglesia vemos la evolución de los términos, por ejemplo a diferencia de las Epístolas paulinas, S. Ignacio de Antioquía muerto en el 107 , habla de los obispos residenciales como institución perfectamente establecida, con potestad monárquica y jurisdicción sobre los presbíteros, que actúan con potestad delegada de aquellos.

Una característica de estas cartas es pasar de consideraciones doctrinales a indicaciones y consejos prácticos, que miran sobre todo al comportamiento de los cristianos en sus comunidades o en medio del mundo, en el que han de santificarse y atraer a la fe con su buen ejemplo y ejercicio de las virtudes.

 

10.6. Epístola a los Hebreos

A) Autenticidad: desde el s. IV es atribuida a S. Pablo , antes de esta fecha era admitida como paulina en Oriente pero había dudas en Occidente. La causa principal era la diferencia de estilo, sintaxis y vocabulario respecto del corpus epistolar paulino: hebreos tiene un griego pulido y culto a diferencia de las demás epístolas que tienen un griego más vigoroso y espontáneo. Sin embargo es cierto que el talante de fondo y el pensamiento es coherente con el del Apóstol.

Soluciones propuestas :

a) que S. Pablo dictó algunas ideas que quería transmitir a un secretario, de gran cultura y que por su cuenta, éste le dio un estilo propio[67].

b) otra solución más antigua es que S. Pablo la dictó en hebreo o arameo y que se perdió muy pronto, habiéndose conservado la temprana y elegante traducción griega, que pasó al canon de la Escritura y que es el que conservamos.

El "título" de la carta es posterior aunque muy antiguo, pues se encuentra en toda la documentación.

B) Destinatario: la mayoría de los comentaristas coinciden en que está dirigida a un grupo de cristianos procedentes del judaísmo en el que predomina un cierto número de antiguos sacerdotes y levitas del Templo de Jerusalén. Seguramente tras su conversión habían sido excluido de sus funciones cultuales en el Templo, y se encontraban de alguna manera sin oficio. En algunos momentos, tal situación podía provocarles ciertas crisis de ánimo y añoranzas del esplendor de las grandes liturgias del Templo.

C) Doctrina: S. Pablo se dirige a ellos para reconfortarles en la fe, argumentándoles muy a la manera rabínica, que los antiguos sacrificios del Templo no eran sino figura anticipada del único sacrificio que es el de Cristo, verdadero Templo y Sumo Sacerdote.

La vida de estos nuevos cristianos debe apoyarse en la fe en Cristo que han abrazado, y en la esperanza de que, así como el antiguo pueblo hebreo peregrinó por el desierto con grandes penalidades pero con la ayuda poderosa de Dios, hasta entrar en la tierra prometida, así sus destinatarios inmediatos, y todos los demás cristianos, deben peregrinar por esta tierra hasta alcanzar la gloria del Cielo: con esa esperanza deben soportar las persecuciones y la pérdida de su antigua posición, que les brindaba la consideración de sus conciudadanos y el sustento de la vida.

Con este motivo el Apóstol tiene ocasión de desarrollar la doctrina sobre el Sacerdocio y el Sacrificio de Cristo, constituyendo a este respecto, un escrito del Nuevo Testamento de gran relevancia.

La epístola fue escrita desde Italia, quizás desde Roma, alrededor de los años 62-63.

 

B) RESUMEN

10.1. División de las Epístolas:

- Mayores: Romanos, 1-2 Corintios y Gálatas.

- De la cautividad: Efesios, Filipenses, Colosenses y Filemón.

- Pastorales: 1-2 Timoteo y Tito.

- 1-2 Tesalonicenses.

- Hebreos.

10.2. Pecado y justificación en Romanos y Gálatas:

El tema principal de las dos epístolas es la justificación, que indica una propiedad de Dios y se relaciona con el poder divino de convertir a un hombre en justo. Dios comunica su justicia al que cree, sin hacer distinciones, sin embargo, otorga su justicia al que cree en la medida de su fe.

La justificación viene de la fe y no del cumplimiento de la Ley de Moisés, así lo demuestra el ejemplo de Abraham que es anterior a Moisés[68]. En Gal, de modo todavía más tajante, el Apóstol afirma que nadie es justificado por las obras de la Ley[69]. Luego la justificación viene de la fe y no de las obras. Puesto que la fe no depende de méritos anteriores, la justificación es gratuita, es un don.

Nosotros llegamos a ser por voluntad de Dios Padre, hijos de Dios, en el Hijo, por obra del Espíritu Santo. La cruz es la fuente de la filiación divina, que supone un nuevo estado, casi ontológico, del hombre.

La caridad es fruto del Espíritu Santo, que los cristianos deben vivir como manifestación de su nueva vida.

10.3. I y II de Corintios: temas principales.

En la primera epístola, S. Pablo trata de solucionar algunos problemas y dudas surgidos en la comunidad cristiana de Corinto: Partidos y divisiones; matrimonio y celibato; carnes inmoladas a los ídolos; resurrección de los muertos, etc.. También en la primera carta trata y enseña de :

- La Eucaristía, instituida por el mismo Cristo, El está realmente presente en las    especies sacramentales.

- La Resurrección, esto es, que Cristo ha resucitado, ha vencido a la muerte y en El está la fe y esperanza de nuestra resurrección.

En la segunda epístola, afirma que su ministerio apostólico es por vocación divina, de allí que el apóstol cristiano debe seguir a Cristo.

10.4. Cristo y la Iglesia en las Epístolas de la Cautividad:

Cristo es Cabeza de la Iglesia y ésta es la vez Cuerpo de Cristo y su Esposa. Esta afirmación e imagen subraya la misteriosa y profunda comunión de la Iglesia con Cristo.

10.5. Las Cartas Pastorales:

- San Pablo exhorta a los pastores a mantener intacto el depósito de la fe y orientar fielmente el gobierno pastoral de las iglesias a ellos encomendados.

- De manera aún germinal se contempla la dimensión jerárquica: epyscopos, presbyteros y diáconos.

- Desarrolla consideraciones doctrinales, intercalando las disciplinares y consejos prácticos para el gobierno de las iglesias.

10.6. Epístola a los Hebreos:

- Presenta una clara diferencia en cuanto al estilo y vocabulario, respecto al resto de epístolas paulinas.

- Existen sin embargo, textos que conceden a San Pablo su autoría.

- En cuanto a su doctrina, presenta a Cristo como único y verdadero Sacrificio de reconciliación con Dios Padre; como sumo y eterno Sacerdote.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

- BASEVI, C., Exégesis del Nuevo Testamento: El Corpus Paulinum, Pamplona 1999 (Apuntes para uso exclusivo de los alumnos).

- BOUER, J.M., Teología de San Pablo, Ed. Bac, Madrid 1961.

- PRAT, F., La teología de san Pablo, tomo I, Ed. Jus, México 1947.

 

TEMA 11: EL ACCESO RACIONAL A DIOS

 

11.1 Sentido de la pregunta humana acerca de Dios.

11.2 La Respuesta dada desde la Experiencia Religiosa y desde la Filosofía.

11.3 La negación de Dios; características del ateísmo contemporáneo.

11.4  El conocimiento natural de Dios.

11.5 El Dios revelado; fe y conocimiento teológico de Dios.

 

A) DESARROLLO

11.1 Sentido de la pregunta humana acerca de Dios.

Entendida en toda su amplitud de factores, la cuestión sobre Dios es la cuestión más vital y más radical de toda la teología. En el quehacer teológico, cualquier otra pregunta encuentra su razón de ser precisamente es su relación con Dios, que es el centro de toda pregunta teológica.

La cuestión de Dios es también la cuestión más radical de la existencia humana. En efecto, en el Dios vivo se encuentra la razón de nuestra existencia; en Él se encuentra la razón de nuestro caminar -de nuestro status viatoris--, y en Él se encuentra nuestro término.

Puede decirse que la relación entre Dios y el hombre es tan estrecha que es Dios mismo el que entra a formar parte de la definición teológica del hombre. En efecto la filosofía definió al hombre como animal racional, mientras la Sagrada Escritura lo describe como “hecho a imagen y semejanza de Dios”[70], redimido por la muerte de Cristo y hecho hijo de Dios en el Hijo[71]. La razón más alta de la dignidad del hombre es su vocación a la unión con Dios[72].

En consecuencia, tratar a Dios es tratar de un tema que afecta decisiva y profundamente al hombre. Al mismo tiempo bucear en la estructura del ser humano conlleva plantearse la pregunta sobre Dios. Las cuestiones sobre Dios y las cuestiones sobre el hombre nunca son separables del todo.

La pregunta sobre Dios está inscrita en el mismo corazón del hombre como una capacidad, más aún , como un deseo de infinito y, por eso, el hombre ha sido hecho capax Dei[73]. Por esta razón, la cuestión del hombre está tan implicada en la cuestión de Dios, que omitir o negar la cuestión sobre Dios equivale a negar la dimensión transcendente del hombre, dejándolo reducido a pura biología, a mero producto del azar y desconociendo las ansias de infinito de su corazón.

 

11.2 La Respuesta dada desde la Experiencia Religiosa y desde la Filosofía.

La universalidad de lo religioso se da en el espacio y en el tiempo. Desde que el hombre, o mejor, desde que los documentos conservados permiten deducir conclusiones con algún fundamento, comprobamos la existencia de la creencia humana en la divinidad así como en la supervivencia de algo humano después de la muerte.

En todas las religiones existe una referencia a la experiencia religiosa o experiencia de Dios. La estructura de la experiencia religiosa consta de tres elementos: 1) el hombre que interviene en ella y que aparece como sujeto de la relación; 2) el misterio de Dios, realidad trascendente y al mismo tiempo presente en el centro de la persona, que es el termino de esa experiencia; 3) el tipo específico de relación del hombre con Dios, distinta de cualquier otra relación, que se manifiesta en el hombre como adoración, confianza, entrega, temor, etc.

Unos rasgos comunes de la experiencia religiosa son : el carácter experiencia de lo vivido, expresado en términos de visita, encuentro, visión, escucha, que se refieren a acontecimientos en los que el sujeto ha intervenido en primer persona. En todos los casos el termino de esa experiencia es una realidad superior al hombre, transcendente a su mundo al mismo tiempo que presente en él. En la respuesta dada desde la experiencia religiosa, la cuestión de Dios se plantea con un punto de vista existencial, personal, ya que lo que se plantea es la salvación del hombre. Dios es visto como un ser personal, providente, guía accesible a todos.

El caminar filosófico del hombre hacia Dios encuentra su luz y su fundamento en la huella que Dios ha dejado de Sí en la creación y, en especial en el mismo hombre, creado a su imagen y semejanza. Este caminar tiene como punto de partida la contemplación del ser creado, es decir, la contemplación de la huella de Dios -Causa Primera- que existe en toda la creación, y se realiza guiado por la luz de la razón natural. En consecuencia, tiene como meta Dios en cuanto Primera Causa. Al final de esta búsqueda intelectual, Dios no es alcanzado por la razón humana en sí mismo -en la intimidad de su ser- , sino que es alcanzado exclusivamente en cuanto término de la relación de total dependencia del Universo -que es contingente- hacia el Ser Supremo, que es su creador y el único ser necesario. Se trata de un conocimiento que, aunque no alcanzar a conocer lo que Dios es, es suficiente para saber que existe.

 

11.3 La Negación de Dios; Características del Ateísmo Contemporáneo

La palabra ateísmo designa realidades muy diversas. Unos niegan a Dios en forma expresa. Otros afirman que nada puede decirse acerca de Dios. Otros someten la cuestión teológica a un análisis metodológico tal que reputan como inútil el mismo planteamiento de la cuestión. Muchos rebasando indebidamente los límites de la ciencia positiva, pretenden explicarlo todo sobre esta base puramente científica, o, por el contrario, rechazan sin excepción toda verdad absoluta. Hay quienes exaltan tanto al hombre que dejan sin contenido la fe en Dios, ya que les interesa más, al parecer, la afirmación del hombre que la negación de Dios[74].

Si se considera como ateos a aquellos que niegan, de manera escéptica positiva toda forma de lo divino (o al menos toda forma de conocimiento de lo divino en sí mismo), cabe la siguiente clasificación del ateísmo: Teórico o Práctico.

Ateísmo teórico que a su vez puede ser:

- negativo : Ignorancia de Dios;

- indiferentismo: la indiferencia o desinterés respecto al problema de Dios;

- positivo: negación de la esencia y de la existencia de Dios, o de su cognoscibilidad racional;

- categórico-doctrinal: pretende demostrar incondicionalmente la no existencia de Dios;

- postulario: cuando la no existencia de Dios aparece como consecuencia necesaria de la exigencia de la emancipación del hombre;

- escéptico: se pone en discusión la posibilidad de un conocimiento verdadero y seguro de Dios;

- agnóstico: cuando, aparte de lo anterior se niega la cognoscibilidad racional de Dios.

Ateísmo práctico : comportamiento o actuar que responde a la convicción atea. Un ateísmo existencial.

En el ámbito pre-cristiano y no cristiano de la antigüedad es difícil encontrar un ateísmo radical que niegue toda forma de lo divino. En el origen de la increencia moderna confluyen elementos especulativos, históricos, sociales y culturales. Un elemento importante es el proceso seguido por la filosofía moderna que, al centrarse en la inmanencia, se va cerrando a cualquier realidad que vaya más allá del propio sujeto.

La increencia contemporánea presenta características específicas, pero tiene en su base el pensamiento de algunos autores que han pretendido formular coherentemente su postura atea. El documento Gaudium et Spes. n. 20 del Vat II explicita sobre su naturaleza: “...sabe explotar el legítimo deseo de independencia del hombre hasta hacerle sentir dificultades contra cualquier clase de dependencia respecto a Dios. Quienes profesan tal forma de ateísmo afirman que la libertad consiste en que el hombre sea de sí mismo, artífice y creador de su propia historia. Lo cual sostienen que no es compatible con la afirmación de un Señor” (ver el humanismo ateo de Feuerbach, Nietzsche y el ateo existencialista de Sartre).

Otro tipo de ateísmo es “aquel que aspira a la liberación del hombre, principalmente a su liberación económica y social; sostiene que a esta liberación se opone, por su propia naturaleza, la religión, ya que orientando la esperanza humana hacia una engañosa vida futura, podría apartarle de la edificación de la ciudad terrestre...” Gaudium et Spes, n. 20 (Este es el caso de materialismo marxista) En su concepción negativa sobre Dios y la religión actúan los postulados del materialismo dialéctico. Es la materia la que determina todo. A partir del materialismo dialéctico, se entiende la absolutización marxista de la economía como fuente de toda manifestación humana ( Materialismo histórico).

 

11.4 El Conocimiento Natural de Dios: su Importancia, Alcance y Sentido.

El siglo XIX está atravesado en el campo teológico por el problema de la relación entre fe y razón. Muchos autores intentan dar varias soluciones según se tengan en cuentan unos u otros autores del siglo precedente a los que se quiere responder.

En Francia, frente a los excesos de un racionalismo ilustrado, había una tendencia hacia el fideísmo. En Alemania en el esfuerzo de combatir contra el sistema del idealismo que desembocó en panteísmo hegeliano, y de rechazar el agnosticismo kantiano, algunos autores cayeron en errores (p.e. G Hermes, A Günther respectivamente).

De hecho surgieron dos posiciones extremas con respecto a la fe: un fideísmo donde la razón no vale nada para el conocimiento de la fe, y una racionalismo o semi-racionalismo, donde la razón explica todo.). Es en está situación de las cosas donde el concilio vaticano I salió al paso de los errores de la época.

Contra el hegelianismo afirma la distinción de Dios respecto del mundo[75] y que Dios creó el mundo libremente y no para alcanzar mayor perfección. Frente al Deísmo afirma también que Dios cuida y gobierna el mundo con su providencia.

El capítulo II (De revelatione) comienza con la afirmación de la cognoscibilidad natural de Dios: “Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón humana a partir de las cosas creadas”[76].

De este modo el concilio recoge la verdad de racionalismo y rechaza su falsedad: la razón no es la facultad perfectamente adecuada para el conocimiento en el campo religioso pero tiene una cierta capacidad de conocer en este campo. La posibilidad de conocimiento natural de Dios a través de las cosas creadas, va dirigida aquí a la justificación de la fe en Dios y en su revelación frente a los diversos agnosticismos.

En la Constitución Dogmática sobre la fe (Dei Filius), el concilio afirma que la revelación sobrenatural presupone la natural; el asentimiento de la fe a la revelación está racionalmente justificado sobre la base de argumentos extrínsecos; entre la fe y la razón hay una relación armoniosa y nunca oposición.

Si la razón natural no fuera capaz de conocer a Dios, la Revelación no hubiera sido posible. pues la revelación presupone un cierto conocimiento de Dios. Pues, para recibir una revelación, hay que creer en la existencia de Dios.

El C.V.I en el canon 1 del capítulo 2 de la Constitución dogmática sobre la fe católica (Dei Filius) define dogmática mente el tema del conocimiento natural de Dios: "Si alguien dijese que Dios vivo y verdadero, Creador y Señor nuestro, no puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón humana por medio de las cosas creadas, sea anatema"[77]. De las actas del Concilio se recoge que el canon 1 estaba dirigido hacia aquellos que argumentaban que la existencia de Dios no puede demostrarse (kantianos, fideístas, agnosticistas).

 

11.5 El Dios Revelado; Fe y Conocimiento Teológico de Dios

La existencia de Dios es sobre todo, objeto de fe. Creemos firmemente que Dios existe. Creemos con la virtud de la fe, es decir, fiados de la autoridad de Dios que se revela. Un nivel distinto y superior del conocimiento filosófico de Dios se sitúa el caminar teológico hacia Dios. Este caminar tiene como punto de partida la revelación que Dios ha hecho de Sí mismo, de su intimidad y de su naturaleza. Se trata de un caminar que se realiza ademas a la luz de la fe. Se trata de un conocimiento cierto y oscuro: Dios sigue estando más allá de todo conocimiento que podamos alcanzar contemplando a la luz de la fe cuanto se nos ofrece en la revelación sobrenatural. Pero dentro de sus límites y de su oscuridad, la fe -y en consecuencia el pensar teológico- , sin desvelar del todo el misterio de Dios, nos llevan a un conocimiento nuevo y muy superior al que se puede alcanzar por la simple razón natural. Al mismo tiempo que Dios revela, oculta. Esto es así porque durante el caminar terreno del hombre, Dios sólo puede revelarse a él en palabras humanas y no existen palabras humanas que puedan expresar adecuadamente lo que es Dios. Él esta está siempre más allá de toda expresión, de toda palabra, de todo pensamiento creado.

El C.V.I define que hay misterios y que el hombre puede alcanzar cierto conocimiento de ellos por don de Dios, a través de la fe y de la Revelación e incluso un conocimiento por medio de analogías, que es un modo natural de conocer de la razón humana.

Tenemos, pues, que el conocimiento teológico de Dios se caracteriza por ser una reflexión sobre el misterio de Dios, la realidad revelada de Dios que tiene que ver con nosotros. Eso no sólo como algo que podemos conocer más o menos, sino como algo que me ha sido dado y por eso el estudio teológico empieza con la aceptación del misterio como misterio; es un conocimiento desde la fe. El marco en que se desarrolla es la doctrina de fe recibida en la Iglesia y el punto de partida es la propia fe personal.

B) RESUMEN

1.- La pregunta humana acerca de Dios es la pregunta más fundamental de la teología y de la persona humana. Es una pregunta íntimamente ligada al hombre. La vida humana no tiene sentido sin Dios .

2.- Desde la experiencia religiosa, se ve que ateísmo no es algo originario. Todos los pueblos siempre han tenido una experiencia o idea de lo divino. Desde la correcta filosofía, es posible demostrar la existencia de Dios con la luz de la razón partiendo de la naturaleza y del hombre mismo. Sin embargo esas pruebas de la teología natural, exigen una capacidad de análisis metafísico y una competencia que no son comunes.

3.- La negación de Dios es un fenómeno reciente en la historia humana. La génesis de ateísmo tiene muchas causas entre las cuales es la reacción critica contra las religiones y en algunas zonas sobre todo la religión cristiana. El ateísmo moderno presenta con frecuencia una apariencia de sistema. Algunos planteamientos de la filosofía moderna llevados a sus conclusiones lógicas han desembocado en ateísmo.

4.- El concilio Vaticano I define dogmática mente el tema del conocimiento natural de Dios: "Si alguien dijese que Dios vivo y verdadero, Creador y Señor nuestro, no puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón humana por medio de las cosas creadas, sea anatema"[78]. Con esta definición corrige los errores del racionalismo y fideísmo.

5.- Dios se ha revelado en dos maneras básicas: a través de la creación y por revelación sobrenatural de su vida intima y de su designios salvíficos para los hombres y la historia. Por la fe ayudada por la gracia de Dios asentimos a la revelación sobrenatural que Dios ha hecho de sí mismo por la autoridad misma de Dios que se revela. El estudio teológico empieza con la aceptación del misterio como misterio; es un conocimiento desde la fe. Para profundiza en conocimiento teológico la utilización de analogía es inapreciable. El conocimiento teológico de Dios es verdadero, pero al mismo tiempo Dios está encima de cualquier conocimiento que podemos tener de Él.

ADDENDUM

En el CONOCIMIENTO NATURAL DE DIOS (o teología natural) hay que distinguir entre el conocimiento de su existencia (an sit) y el de su esencia (quid sit).

Tres son las tesis fundamentales que hay que mantener acerca del conocimiento natural de la existencia:

1.- La existencia de Dios puede ser conocida con certeza a la luz de la razón natural por medio de las cosas creadas (S. Th. 1 q. 12, a. 12).

Calificación teológica: de fe divina y católica y definida.

Censura: herejía.

2.- La existencia de Dios puede ser demostrada con certeza a la luz de la razón natural por medio de las cosas creadas (S. Th. 1 q. 2, a. 2 y 3).

Calificación teológica: teológicamente cierta.

Censura: error en teología.

3.- La existencia de Dios es conocida también, y sobre todo, a la luz de la fe sobrenatural (S. Th. 1 q. 1, a. 1; 1 q. 12, a. 13).

Calificación eológica: de fe divina y católica definida.

Censura: herejía.

 

Tesis 1:

No se trata de una cuestión de hecho, sino de derecho. Se afirma simplemente que en la actual naturaleza humana —caída pero reparada— hay una capacidad intelectiva para poder conocer por sí misma, a través de las cosas creadas, la existencia de Dios.

Es un conocimiento con certeza, por tanto, no es una opinión, sino una adhesión firme sin temor a equivocarse. Ahora bien, es un conocimiento verdadero y claro, aunque analógico e imperfecto.

a) Magisterio:

• Vat. I (1870):

“La misma santa Madre Iglesia sostiene y enseña que Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón humana a partir de las cosas creadas”. (ses. III, cap. 2, Const. Dog. Dei Filius - Dz. 3004)

• Pío X: Juramento antimodernista (1907).

b) Adversarios:

- El agnosticismo que niega la posibilidad de conocer más allá de los fenómenos. Para agnósticos como Kant el concepto de Dios no se obtiene por vía de conocimiento racional, sino de sentimiento y de vida íntima que postulan y exigen la idea de Dios.

- Los fideístas y tradicionalistas: Dios sólo puede ser conocido por fe y tradición. Surgieron como reacción al racionalismo.

c) Sagrada Escritura:

Sap. 13, 1-9

Rom. 1, 18ss

Rom. 2, 14

 

* La tesis se enuncia en plano de la capacidad real de la razón humana para conocer la existencia de Dios. Esto no quiere decir que de hecho todos los hombres adquieran este conocimiento siempre y en primer término como fruto de su deducción a partir de las cosas creadas. Nada obsta a la tesis el hecho de que la mayoría de los individuos tengan su primera idea acerca de Dios por enseñanza de los padres o por tradición secular.

 

Tesis 2:

Una cosa es conocer con certeza la existencia de Dios y otra es demostrarla. Nuestra inteligencia puede conocer, por ejemplo, —y de hecho los conoce— los primeros principios, aunque no puede demostrarlos. Los conocemos por evidencia inmediata. Mientras que demostrar es clarificar una verdad y probarla por medio de un razonamiento riguroso, partiendo de principios más conocidos.

Esta tesis se refiere a una demostración a posteriori, va de los efectos a las causas, o sea, es un argumento de causalidad. Luego, el hombre es capaz, con las solas fuerzas de su razón, de demostrar la existencia de Dios a partir de las cosas creadas, mediante un proceso de raciocinio verdaderamente científico (no según las ciencias matemáticas, sino según las ciencias filosóficas).

a) Magisterio:

• Con Gregorio XVI, L. Eug Bautain suscribió esta enseñanza (1840).

• Con Pío IX, Bonnetty y J. Frohschammer suscribieron esta doctrina (1855 y 1862 respectivamente).

• Pío X. Encíclica Pascendi: “Profeso que Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser ciertamente conocido y, por tanto, también demostrado como la causa por sus efectos, por la luz natural de la razón mediante las cosas que han sido hechas, es decir, por las obras visibles de la creación” (1907).

b) Adversarios:

- Los fideístas y tradicionalistas por negar el principio de causalidad y sostener que el hombre para conocer la existencia de Dios y otras verdades religiosas de orden natural, precisa de la revelación, o de la tradición, o del magisterio familiar o social.

- Los ontologistas para quienes el primum cognitum humano no es el ente, sino el mismo ser divino, en el cual vemos y conocemos todas las demás realidades.

c) Sagrada Escritura: (los mismos textos que en la tesis 1)

Los argumentos, por los que se prueba que la razón humana puede llegar a demostrar la existencia de Dios, son teológicos, pero de Teología natural o Teodicea. El argumento propiamente teológico procedería de la siguiente forma: es una verdad de fe divina y católica que la existencia de Dios pude ser conocida con certeza a la luz de la razón natural por medio de las cosas creadas (tesis 1). Conocer la existencia de Dios en esas condiciones es realmente demostrar con certeza por medio del principio de causalidad. No es una simple justificación racional de un afirmación que se alcanza necesariamente por otra vía.

En síntesis, los errores acerca de la cognoscibilidad natural de la existencia de Dios son 4:

El ontologismo

El tradicionalismo

El subjetivismo inmanentista y modernista

El ateísmo

 

Tesis 3:

Trata de la posibilidad de conocer a Dios sobrenaturalmente, es decir, como objeto de fe.

Se plantea una aporía: un mismo objeto no puede ser sabido y creído al mismo tiempo, puesto que lo que se sabe, la inteligencia lo ve con claridad; mientras que lo que se acepta por la fe, se percibe con obscuridad (por el testimonio de otro). La dificultad no se resuelve arguyendo distintos objetos materiales para ambos tipos de conocimiento (Dios como autor del orden material y sobrenatural respectivamente), sino porque tienen distintos objetos formales. Se tiene ciencia de la existencia de Dios por la evidencia de las razones naturales, y se tiene fe porque Dios mismo lo ha revelado. Por otro lado, el acto o hábito por el que una persona conoce la existencia de Dios es de orden natural, mientras que el acto o hábito por el que esa misma persona cree que Dios existe es de un orden ontológico distinto, el orden de la gracia, el orden sobrenatural. Luego, son dos conocimientos esencialmente distintos. El conocimiento de la fe está en un plano superior al conocimiento natural.

 

a) Magisterio.

Símbolo de Nicea (325): “Creemos en un solo Dios...., creador de todas las cosas, visibles e invisibles”.

Símbolo de Constantinopla (381); • Símbolo de Epifanio (ca. 374); • Profesión de fe del concilio IV de Letrán (1215); • Profesión de fe del concilio de Trento (1564); • Concilio Vaticano I (1870)

b) Sagrada Escritura:

Heb. 11, 6 “Sin fe es imposible agradar a Dios, pues el que se acerca a Dios ha de creer que existe y que recompensa a los que le buscan”.

La fe, por tanto, es necesaria para salvarse. Y esta fe tiene un doble objeto: 1) la existencia de un solo Dios personal, de naturaleza invisible (Jn. 1, 18; Col. 1, 15); 2) su Providencia remuneradora que dará un salario justo de acuerdo con el mérito de cada uno, en la vida eterna (Mt. 5, 12; 2 Tim. 4, 8. 14).

La existencia de Dios, aceptada como objeto de fe en virtud de la revelación sobrenatural, tiene como resultado el hecho de que todos los hombres puedan llegar al conocimiento de la existencia de Dios con facilidad, firme certeza y sin mezcla de error (Vat. I, Dei Filius, Dz. 3005), aun en aquellas verdades que de suyo no son inaccesibles a la razón. En consecuencia, si bien la revelación sobrenatural no es absolutamente necesaria para que el hombre conozca la existencia de Dios y las verdades fundamentales de la religión, si es relativa y moralmente necesaria. De lo contrario muchos de hecho no llegarían al conocimiento de estas verdades, aunque en principio (de derecho) dispongan de esa capacidad.

 

DIOS COMO REVELADO está haciendo referencia a la esencia más íntima de Dios —su naturaleza tripersonal— que única y exclusivamente cabe conocerse por una automanifestación gratuita y libérrima de su voluntad. Estamos en el campo del revelatum strictu sensu frente al lo susceptible de revelación (revelabile) que por condescendencia divina también se revela para que todos puedan conocer esas verdades con facilidad, certeza y sin mezcla de error, aunque el hombre tenga capacidad para conocerlas a través de las cosas creadas. Es decir, se trata de aquello de Dios, necesario para nuestra salvación, y que no puede ser conocido de ningún otro modo distinto que el de su autorrevelación. Son todos los dogmas de fe: la Trinidad, la Encarnación del Verbo, la Divinidad y Humanidad del Verbo, los Sacramentos, La Maternidad divina de María, la Inmaculada Concepción, etc., o sea, los misterios que solamente pueden ser conocidos por Revelación Divina Sobrenatural, y de los que la razón, aceptado el dato revelado, no puede alcanzar evidencia intrínseca de los mismos.

Toda esta revelación aparece preanunciada o prefigurada en el AT:

• Trisagio de Isaías 6, 3

• Las fórmulas plurales del Génesis 1, 26; 3, 22

• Textos sapienciales sobre la Sabiduría y la Palabra de Dios: Prov. 8-9 (fuerte personificación de la sabiduría); Sap. 7, 21-27; Is. 66, 10-11

Y un largo etcétera.

Es en la Revelación del N.T donde ésta alcanza su plenitud:

Dios como Padre: Mt. 6, 8; 6, 9; Lc. 15, 11-32 Parábola del hijo pródigo

Dios como Hijo: Prólogo de San Juan 1, 1-18; Mt. 11, 11ss.; Fil. 2, 11; Col. 1, 1-17

Dios como Espíritu Santo: Lc. 1, 1-15; Mt. 28, 19; Jn. 15, 26; 1 Cor. 13, 13 etc., etc.; los textos serían inacabables.

 

EL CONOCIMIENTO TEOLÓGICO DE DIOS

Es, en frase de San Anselmo, fides quaerens intellectum, la fe que busca entender. Parte, por tanto, del dato de fe. Creemos en virtud de la fe que viene de lo alto, es decir, fiados de la autoridad de Dios que revela. Creer en Dios es una adhesión firmísima que implica al hombre entero en relación con Dios. Todos los Símbolos de la Iglesia empiezan con esta primera y fundamental afirmación: Creo en un solo Dios.

Fe y razón se adhieren al mismo Dios; la razón llega hasta Él a través del raciocinio con la observación y “contemplación” de las cosas creadas tanto externas como internas al mismo hombre. La fe llega hasta Dios por su adhesión a la persona de Cristo; el término de la fe es el Dios trinitario. La fe no sólo enseña sobre la esencia y los atributos divinos, sino sobre todo su modo de ser personal y sobre sus intervenciones salvíficas en la historia. Se trata de un conocimiento más cierto y profundo que el racional.

El teocentrismo de la virtud de la fe está perfectamente expresado por una brillante fórmula triple de S. Agustín:

Credere Deodesigna el motivo de la fe: creer apoyado en la autoridad de Dios que revela.

Credere Deumdesigna el objeto central de la fe: creer lo que Dios ha dicho de sí mismo.

Credere in Deumdesigna la entrega total a Dios, como quien es nuestro principio y nuestro último fin, que se realiza en el acto de fe.

El acto de fe implica, por tanto, creer a Dios, creer en Dios y entregarse a Dios. Implica, pues, a la persona entera y la introduce en la intimidad de Dios.

Sin embargo, pese a su grandeza y profundidad, el conocimiento de fe es todavía muy limitado, pues sus conceptos tampoco son suficientes para expresar el misterio de Dios. Dios no deja de ser misterioso al hombre por el hecho de revelarse. Y es que también el discurso de la fe es necesariamente analógico. Precisamente porque no existe palabra humana alguna que pueda expresar adecuadamente el misterio de Dios, incluso cuando Nuestro Señor habla de Dios se ve forzado a utilizar un lenguaje analógico, el único lenguaje posible para hablar del misterio. SÓLO la Palabra eterna de Dios expresa perfectamente qué y quién es Dios, porque es el mismo Dios. Así pues, es en la contemplación del VERBO como conocemos a Dios, en ese ir y venir de la fe a la razón: credo ut intelligam et intelligo ut credam. Ese es el proceso del conocimiento teológico de Dios.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

J. IBÁÑEZ – F. MENDOZA, Dios Uno en Esencia, Ediciones Palabra, Madrid 1987

J. IBÁÑEZ – F. MENDOZA, Dios Trino en Personas, Ediciones Palabra, Madrid 1988

L. F. MATEO-SECO, Dios Uno y Trino, Eunsa, 1998

C. Izquierdo, Teología Fundamental. EUNSA, 1998.

F. Conesa. Apuntes de Filosofía de la Religión, Fac. de Teología Univ. de Navarra.

L.F. Mateo-Seco, Dios Uno y Trino. EUNSA, 1998.

 

TEMA 12: ELEMENTOS CENTRALES DE LA REVELACIÓN BÍBLICA SOBRE DIOS

 

12.1. Antiguo Testamento: la presencia salvífica del Dios de Israel.

12.2. El Nombre de Dios.

12.3. Las Manifestaciones del Amor Paterno de Dios, Núcleo Central de la Revelación Neotestamentaria del Misterio de Dios.

12.4. La Revelación del Padre en Jesucristo: Jesucristo, Hijo de Dios, Verbo Eterno, hecho Hombre.

12.5. El Espíritu Santo en los Textos del Nuevo Testamento.

 

A)DESARROLLO

12.1. Antiguo Testamento: la presencia salvífica del Dios de Israel.

El Dios del que se habla en el Antiguo Testamento es, antes que nada, el Dios que esperaron los padres[79], el que ha intervenido tantas veces en la historia del pueblo de Israel. Se trata de un ser personal que propiamente hablando no es un “descubrimiento” humano, sino que es Alguien que ha salido al encuentro del hombre y que ha hablado a Israel revelando su voluntad y manifestándole sus designios[80].

Según el testimonio de la Biblia, el concepto de Dios contenido en ella se ha ido forjando en sucesivos encuentros entre Dios y los hombres. De entre todos los pueblos de la tierra, Israel se nos presenta con personalidad única y singularísima en lo que se refiere a la cuestión de Dios, hasta el punto de que se puede afirmar que lo que da fuerza y unidad al Antiguo Testamento es la afirmación de la soberanía de Dios. El pueblo de Israel debe su existencia a la libre elección divina, y por eso hecho portador de la promesa mesiánica. La iniciativa de establecer la Alianza con Israel fue pura iniciativa divina.

La revelación que Dios hace de sí mismo tiene un carácter progresivo al igual que la historia de la salvación. Siguiendo el orden en que nos es narrada la historia bíblica, pueden distinguirse como cinco etapas en el desarrollo de la doctrina bíblica sobre Dios:

Primera Etapa: correspondería a las tribus nómadas , donde Dios acompaña a los patriarcas como su protector y como el defensor del clan. Más tarde siempre se hablará de Él como el Dios al que han adorado los padres. Dios es llamado Dios de “mi padre”, de “tu padre”, de “su padre”. Las promesas divinas están en consonancia con los deseos fundamentales de pastores seminómadas: la descendencia que asegura la continuidad del clan, la tierra donde puedan establecerse definitivamente.

Segunda Etapa: el periodo previo al asentamiento en Canaán. Es la etapa donde la tradición religiosa de Israel sitúa la Alianza de Yahvé con el Pueblo. Mientras que el Dios de los Padres no tenia nombre, el Dios que establece la Alianza en Sinai, sí tiene un nombre: Él es el que es[81]. Tampoco aquí está Dios ligado a ningún lugar. Él guía el pueblo por todas partes, protegiéndoles, dándoles a comer, etc.

Tercera Etapa: Aquí la acción de Yahvé, Dios de Israel, aparece estrictamente ligada a una institución política: el reino de Judá y la dinastía davÍdica. Las profecías mesiánicas son buena muestra de esta unión. Sin embargo, es también la época de un vasto movimiento animado por los profetas, que reaccionan y luchan por librar a la fe Yahvista de límites políticos y nacionales y por poner a la luz sus exigencias morales, profundizando en su carácter monolátrico hasta la más clara afirmación de monoteísmo, por ejemplo Elías

Cuarta Etapa: Ligada al anterior, pero en la época tardía de la monarquía. Nos es conocido, sobretodo, por los oráculos proféticos, que recalcan cada vez más la fe en un Dios, que por ser el único y transcendente, poderoso y lleno de misericordia ama a todos los hombres. Toda la tierra está llena de su gloria. Su presencia es universal[82]. Se trata de los oráculos contenidos en los libros de Amós, Jeremías, Ezequiel e Isaías.

Quinta Etapa: En el periodo persa. Destaca en ella la reflexión sapiencial sobre Yahvé, sobre su existencia y sobre su providencia. En este periodo, la teología sobre Dios se encuentra en todo su desarrollo. También está la voz de la apocalíptica, con la preocupación de conciliar la fe en la actuación divina con la realidad de las penalidades del pueblo, intentando unir la providencia de Dios, con la existencia del mal que padecen incluso los inocentes. Se subraya que este tiempo es pasajero, que los males que aquejan al pueblo no son definitivos, y que el reino de Dios se encuentra más allá de la historia.

 

12.2. El Nombre de Dios.

Dios trasciende todo conocimiento y, en consecuencia, trasciende toda palabra que pueda ser dicha sobre Él. Pero al mismo tiempo, si no se le pudiese atribuir ningún nombre, Dios se nos presentaría como una fuerza anónima e impersonal, incapaz de ser designado e invocado con un nombre concreto. Por eso, la cuestión del nombre de Dios es inseparable de la consideración de Dios como ser personal.

La Biblia da una gran importancia al nombre de Dios. Así se muestra, p.e. en la solemnidad con que se presenta la revelación del nombre de Dios en el monte Horeb[83]; y también en el Decálogo, donde se prohibe utilizar el nombre de Dios en vano[84]. Las cualidades que acompañan el nombre de Dios muestran hasta qué punto, en el pensamiento bíblico, el nombre se identifica con el mismo Dios. El nombre de Dios es “Santo”, “grande y terrible”, “poderoso”, incomunicable, es decir no conviene a ningún otro.

El nombre propio del Dios de Israel es el de Yahvé. Pero hay otras formas complementarias de designar a Dios como: El Saddy, Dios omnipotente[85]; El Olam, Dios Eterno[86]; El Elyon, Dios Altísimo[87]; Adonai, Señor[88].

“El” es el nombre genérico de cualquier dios en la Biblia. Se trata de la palabra común a todas la lenguas semitas para designar a la divinidad. Elohim es un nombre que se puede encontrar aplicado tanto al Dios verdadero como a los dioses falsos. Se trata de una forma plural, aunque con ella se designa muchas veces al Dios único en una forma que se suele entender como “plural mayestático”. Designa casi siempre al Dios verdadero y en este caso viene precisado de diversas formas: con un articulo (Yahvé es el verdadero Elohim[89]); con un complemento(el Elohim de Abraham[90]).

Yahvé es el nombre propio del Dios de los israelitas. Consta de cuatro letras: YHWH. Las nociones de santidad, trascendencia, unicidad y salvación están unidas indisolublemente a este nombre como atributos propios y exclusivos de Él. En los ámbito judíos, la denominación “el señor” se convierte en sinónimo de Yahvé, ya que es lo que se dice cuando se debe leer el tetragrammaton. Comenta el Catecismo de la Iglesia Católica “Al revelar su nombre misterioso de YHWH, “Yo soy el que es” o “Yo soy el que soy” o también “Yo soy el que Yo soy”, Dios dice quien es y con que nombre se le debe llamar. Este Nombre Divino es misterioso como Dios es Misterio. Es a la vez un nombre revelado y como la resistencia a tomar un nombre propio, y por esto mismo expresar mejor a Dios como lo que Él es, infinitamente por encima de todo lo que podemos comprender o decir: es el “Dios escondido”[91], su nombre es inefable[92], y es el Dios que se acerca a los hombres. Al revelar su nombre, Dios revela, al mismo tiempo, su fidelidad que es de siempre y para siempre, valedera para el pasado (“Yo soy el Dios de tus padres”, Éx 3,6) como para el porvenir (“Yo estaré contigo”, Éx 3, 12). Dios que revela su nombre como Yo soy se revela como el Dios que está siempre allí, presente junto a su pueblo para salvarlo”1 

La interpretación de Yo soy el que soy por algunos autores como una evasiva por parte de Dios no parece sostenible. Debe entenderse a la luz de fórmulas análogas puesta en la boca de Dios como por ejemplo: “Yo digo lo que digo”[93], yo hago gracia a quien hago gracia”[94]. Estas expresiones insisten en la realidad de la soberana existencia de Dios, o más bien, en la eficacia de su palabra y de su gracia. Esto aún es más claro si se sigue directamente la lectura del texto hebreo, que da margen, a una mayor amplitud que la traducción de los LXX o la de San Jerónimo, puesto que admite ser leído también en futuro: yo seré el que seré.

La formula Yo soy el que soy expresa, pues, una existencia que se manifiesta activamente, un ser eficaz. Según el contexto del Éx 3, 14, el nombre que Dios da de sí mismo debe justificar la misión de Moisés, encargado de la liberación de Israel, y, por tanto, es lógico que el nombre con que se presenta -Yahvé-, implique de una forma u otra la eficacia de la ayuda divina: yo estaré contigo.

Si se lee el nombre de Yahvé, especialmente en la interpretación dada en la traducción de los LXX, tomando el verbo “es” significando el ser en sentido absoluto, entonces Yahvé significaría el que es por sí mismo, por oposición a todo ser contingente que no existe por sí mismo, y por oposición a los dioses de las naciones que no son nada.

Es claro que, es muy posible que el hagiógrafo no entendiese el nombre de Yahvé en este sentido metafísico profundo; también es cierto que la gran tradición teológica lo entendió en el sentido metafísico de ser absoluto. Así parece que lo entiende también el libro de la Sabiduría, que llama a Dios “ton onta”, el que es[95].

El nombre de Yahvé manifiesta algo perteneciente al ser de Dios, algo que le es propio y lo distingue de las criatura. Yahvé no es, en efecto, un nombre abstracto, impersonal o inconcreto. Es, sin embargo, un nombre misterioso, en la medida en que, al mismo tiempo que se afirma su relación con el ser o el estar, no se añade ningún rasgo que caracterice ese ser o estar. Pero es el ser o estar propio de alguien; por eso en los LXX se le designa en masculino (ho on, el que es), y no en neutro (to on, lo que es).

 

12.3. Las Manifestaciones del Amor Paterno de Dios, Núcleo Central de la Revelación Neotestamentaria del Misterio de Dios.

La enseñanza del NT sobre Dios hunde sus raíces en las enseñanzas del AT. Cuando en el NT se habla de Dios, se está pensando en Yahvé, es decir, en el Dios único, que se manifestó a Moisés y que habló por medio de los profetas. Los atributos con que se les describe son iguales. Sin embargo no es casual que sea aquí, en la cuestión de Dios, donde persisten las diferencias más fundamentales entre judíos y cristianos. La explicitación del concepto de Dios que tiene lugar en el NT, a pesar de asumir los rasgos esenciales de la enseñanza del AT, implica una novedad radical, que va más allá de un desarrollo o evolución del concepto veterotestamentario.

Esta radical novedad brota de una nueva revelación que, en cierto sentido, supera infinitamente todas las revelaciones anteriores. Dios se ha revelado personalmente en Cristo, en el Hijo. En Jesús, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob desvela definitivamente su vida íntima y su plan de salvación sobre los hombres.

La enseñanza de Jesús sobre Dios encuentra su punto culminante precisamente en la revelación del misterio de la Trinidad, revelación que implica junto a la afirmación de que no existe más que un solo Dios, la afirmación de que este Dios único es a la vez Padre, Hijo y Espíritu[96]. Aquí se encuentra lo más especifico del Dios que se revela en Cristo. Esta revelación del misterio trinitario de Dios, a su vez, constituye parte esencial de la mediación salvadora de Jesucristo, pues la salvación del hombre se produce precisamente en su inserción inefable en la vida intima de Dios. El hombre es hecho hijo de Dios en el Hijo por el Espíritu Santo.

La novedad principal del mensaje de Jesús sobre Dios estriba en la forma en que le llamar Padre y, en consecuencia, revela el misterio trinitario. Dios es el Padre de Nuestro Señor Jesucristo en una forma especial y única. Llama a Dios Padre en una forma que nadie ha hecho jamás. Dios es el Abbá de Jesús.

La expresión Abbá en labios de Jesús tiene una gran importancia teológica y marca definitivamente la comprensión cristiana de Dios. En ella se expresa antes que nada una confianza total en el Padre. La expresión Abbá en cuanto testimonio de la íntima relación de Jesús con el Padre tiene también una clara incidencia en la cristología. En dependencia de esta forma nueva con que Jesús llama Padre suyo a Dios, se encuentra la fuerza y el realismo con que Jesús proclama que Dios es Padre de todos los hombres. Gracias a Cristo nos atrevemos a llamar a Dios Padre nuestro.

Jesús de Nazaret lleva a plenitud la enseñanza veterotestamentaria sobre los atributos divinos. Se ve con especial claridad a la hora de tratar de la bondad de Dios. Jesús revela en su propia persona la bondad del Padre. En Cristo, Hijo natural del Padre, se revela el amor del Padre hacia aquellos que predestinó a hacerse conformes a su Hijo[97]. La misma actuación de Jesús es transparencia del amor universal de Dios Padre a todos los hombres. Su trato con pecadores y publicanos para perdonarles y acogerles son el signo visible del abrazo amoroso de Dios, abierto a todos los hombres como Padre[98].

 

12.4. La Revelación del Padre en Jesucristo: Jesucristo, Hijo de Dios, Verbo Eterno, Hecho Hombre.

La paternidad de Yahvé sobre el pueblo de Israel se basa en el hecho de su elección y de su liberación[99]. Se basa pues en el compromiso histórico que Yahvé ha contraído libremente al elegir a Israel y al prometerle su protección continua.

La idea de Dios Padre fluye espontánea en los textos proféticos referida no sólo al pueblo, sino también al justo desválido: los que temen a Dios, huérfanos, viudas, etc. La paternidad de Yahvé reviste sus tonos más fuertes al ser referida al Mesías, el cual es rey y sacerdote para siempre, precisamente porque es Hijo de Yahvé[100]. El mensaje de Jesús sobre Dios como Padre sorprendió a sus oyentes y, en cierto sentido, era inaudito, pero había tenido una preparación en la afirmación de la paternidad de Dios con respecto al pueblo y, en especial, con respecto al Mesías.

En el NT, la enseñanza de Jesús sobre la paternidad de Dios entraña una radical novedad basada en la consciencia de su filiación al Padre, pues a su luz adquiere una nueva y definitiva perspectiva cuanto el Antiguo Testamento ha dicho sobre la paternidad de Dios. Jesús llama Padre suyo a Dios en una forma totalmente nueva que, a su vez incide decisivamente en el modo con que los demás podemos llamar Padre a Dios. La filiación de los hombres a Dios es ahora consecuencia y aplicación de nuestro enraizamiento en Cristo, que es el Hijo eternal del Padre[101] La Buena Noticia no es que Dios sea como un Padre, sino que Dios es, con toda propiedad, Padre de Jesús, y que en Jesús somos hechos realmente hijos de Dios.

Esto es lo más esencial del mensaje del NT sobre Dios: que Dios tiene un Hijo, el cual es eterno y es Dios como el Padre. Esta radical novedad gravita sobre lo que Jesús ha dicho de su filiación divina, es decir, sobre la conciencia que Jesús tiene de su ser y de su origen. Existen muchos textos en que Jesús se dirige a Dios llamándole Padre suyo en un sentido de inmediatez completa: Ya Jesús niño dice de sí mismo que tiene que estar en las cosas de su Padre[102], y advierte de que no todos entrarán en el reino de los cielos sino sólo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos[103]. Jesús se siente tan unido al Padre, que éste le ha entregado todo poder; más aún, que sólo Él conoce al Padre y, a su vez , sólo el Padre le conoce a Ël: Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar[104].

Esta intimidad entre Jesús y el Padre se manifiesta con rasgos inconfundibles en la forma en que Jesús ora: al orar siempre llama Padre a Dios2. Jesús se dirige a Dios llamándole Abbá[105]. La tradición cristiana ha entendido la exclamación Abbá de Jesús como expresión de su singular conciencia de filiación al Padre. Ademas, Jesús nunca puso su filiación al Padre al mismo nivel que la nuestra. Así nunca le llamo nuestro Padre sino que utilizó la expresión mi Padre y vuestro Padre[106] sin incluirse jamas en nuestra filiación.

Este comportamiento de Jesús justifica el que la primera comunidad cristiana haya entendido esta singular expresión -Abba- como manifestación de una consciencia singular de su filiación es decir como manifestación de su consciencia de una intima relación con Dios en cuanto hijo en sentido pleno.

Apoyados en esta conciencia de filiación de Cristo al Padre es como los Apóstoles confiesan a Jesús como el Verbo que en el principio estaba junto a Dios y era Dios[107], como imagen de Dios invisible[108] y como resplandor de su gloria y la impronta de su esencia[109]. Más tarde, siguiendo la tradición apostólica, la Iglesia confesará en el Concilio de Nicea que el Hijo es consustancial al Padre, es decir, un solo Dios con él.

 

12.5. El Espíritu Santo en los Textos del Nuevo Testamento.

Los textos del NT que hablan del Espíritu Santo se pueden agrupar en tres grandes bloques: los que hablan del Espíritu como fuerza carismática; como fuerza divina que santifica los creyentes y en los que aparece más netamente descrito como una persona divina.

a) Como fuerza carismática: Se muestra en la concepción virginal de Jesucristo, que cubre a María con su sombra. Estos textos y otros parecidos tienen como ambiente de pensamiento cuanto se dice en el Antiguo Testamento en torno a la acción creadora y vivificadora del Espíritu de Dios[110] y la protección de Yahvé sobre el campamento judío[111]. Jesús es concebido de un modo excepcional, como obra maestra de la intervención carismática de Dios en la historia. En el bautismo este Espíritu se manifiesta descendiendo sobre Jesús en forma única y total, tomando posesión de Él para su manifestación mesiánica[112]. Jesús es siempre conducido por el Espíritu de Dios[113]. Jesús bautiza en el Espíritu de Dios[114]. Jesús ungido por Dios con el Espíritu Santo y con poder, pasó haciendo el bien[115].

b) Como Fuerza divina que santifica a los creyentes: Las personajes más conectados con la misión mesiánica de Jesús reciben el Espíritu Santo en forma especial. Así sucede, p.e., con el Bautista (cfr. Lc 1, 15), con Zacarías (cfr. Lc 1, 67), con Isabel (cfr. Lc 1, 41), Simeón (Lc 2, 45) y sobretodo, con Santa María (cfr. Lc 1, 46-54)

En Pentecostés los Apóstoles y discípulos de Cristo reciben el Espíritu Santo ( Hech. 2, 18). El poder del Espíritu Santo se manifiesta frecuentemente en la actuaciones de los apóstoles. Basta recordar el concilio de Jerusalén: “Ha parecido bien al Espíritu Santo y a nosotros...” (Hech. 15, 28). La elección de Matías (cfr. Hech. 1, 15-26), la de Pablo y Bernabé (cfr. Hech. 13, 2), la de los diáconos (cfr. Hech. 6, 3-6), la institución de los obispos (cfr. Hech. 20, 28; 1 Tim 4, 12; 2 Tim 1, 6) son obra del Espíritu Santo.

Los cristianos son llamados templos del Espíritu Santo (1 Cor 3, 16-17; 1 Cor 6, 19); están edificados como morada de Dios en el Espíritu Santo (Ef 2, 22). Los bautizados han sido santificados por el Espíritu de nuestro Dios (1 Cor 6, 11). Los bautizados son regenerados por la acción del Espíritu Santo que Jesucristo derramó sobre nosotros (cfr. Tit 3-4). Es la presencia del Espíritu en el alma del justo la que otorga ese espíritu de adopción por el que clamamos Abbá, Padre (cfr. Rom 8, 15), pues la gracia de Dios se ha derramado en nuestros corazones por la gracia del Espíritu Santo que se nos ha dado (Rom 5,5). Consecuentemente , es necesario vivir según el Espíritu y no según la carne (cfr. Rom 8, 9-11).

c) El Espíritu como persona divina: En los sinópticos aparece con claridad en un pasaje que es clave en materia cristológica y trinitaria: el Bautismo de Jesús. En esos pasajes el Espíritu Santo, que desciende en forma de paloma, se distingue claramente del Padre y del Hijo muy amado (cfr. Mc 1, 9-11; Mt 3, 13-17; Lc 3, 21-22). Esta distinción personal aparece con mayor claridad en el mandato de bautizar en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (cfr. Mt 28, 19).

La presencia del Espíritu Santo en Hechos es abundantísima. Entre muchas otras cosas habla del Espíritu Santo como Aquél de quien brotan los carismas de los fieles. Es el Espíritu el que insinúa como ha de hacerse la expansión de la Iglesia, p.e., indicando a Felipe que se acerque al eunuco de Etiopía (Hech. 8, 29); es Él quien inspira a los Apóstoles las palabras que deben decir cuando son juzgados por el Sanedrín (Hech, 8). En algunos textos aparece como sujeto de verbos como habitar, distinguir, querer (1 Cor 3, 16; 6,11; 17, 19) y en textos donde aparecen fórmulas ternarias, p.e. La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros (2 Cor 13, 13); Hay diversidad de dones, pero uno mismo es el Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero uno mismo es el Señor; hay diversidad de operaciones, pero uno mismo es Dios. (1 Cor 12, 4, cfr. Ef 1, 3-14).

Es en la narración joánica de la Última Cena donde encontramos los textos más explícitos en torno al Espíritu Santo como Persona:

Jn 14, 16-17 : “Yo rogaré al Padre, y os enviará otro Paráclito para que permanezca con vosotros para siempre: El Espíritu de verdad, que el mundo no puede recibir porque no le ve ni le conoce; vosotros lo conocéis, porque permanece en vosotros y está en vosotros”

Jn 14, 26 : “El Paráclito, el Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre”.

Jn 15, 26: “Cuando venga el Paráclito que yo os enviaré de parte de mi Padre, el Espíritu de verdad que procede del Padre, Él dará testimonio de mí.”

Jn 16, 13-15: “Cuanto viniere el Espíritu Santo, os guiará hacia la verdad completa (...)  Él me glorificará , porque tomará de lo mío y os lo dará a conocer. Todo cuanto tiene el Padre, es mío; por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo dará a conocer”.

 

B) RESUMEN

La presencia salvífica de Dios de Israel a lo largo del Antiguo testamento se puede dividir en cinco etapas de la historia de la salvación: la etapa de los patriarcas; la etapa del éxodos y la alianza; la etapa de la monarquía; la época tardía de la Monarquía y finalmente la etapa del tiempo persa. En estas sucesivas etapas la fidelidad y misericordia de Dios queda muy patente.

Yahvé es el nombre propio del Dios de los israelitas. Consta de cuatro letras: YHWH. Es un nombre revelado. Las nociones de santidad, trascendencia, unicidad y salvación están unidas indisolublemente a este nombre como atributos propios y exclusivos de Él.  Ademas de este nombre hay otros nombres complementarios de Dios.

 La enseñanza de Jesús sobre Dios encuentra su punto culminante precisamente en la revelación del misterio de la Trinidad, revelación que implica junto a la afirmación de que no existe más que un solo Dios, la afirmación de que este Dios único es a la vez Padre, Hijo y Espíritu.

En el NT, la enseñanza de Jesús sobre la paternidad de Dios entraña una radical novedad basada en la consciencia de su filiación al Padre.

Los textos del NT que hablan del Espíritu Santo se pueden agrupar en tres grandes bloques: los que hablan del Espíritu como fuerza carismática; como fuerza divina que santifica los creyentes y en los que aparece más netamente descrito como una persona divina.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

L. F. , Mateo-Seco Dios Uno y Trino. Eunsa, 1998.

 

TEMA 13: NATURALEZA DEL CONOCIMIENTO TEOLÓGICO DE DIOS

 

13.1. Sentido y valor del conocimiento Analógico de Dios: “Analogía Entis”. “Analogía Fidei”.

13.2. Dios y la cuestión del ser: Principales aspectos Teológicos.

13.3. “Dios es Amor”: Significado y Alcance Teológico de esta verdad Revelada.

 

13.1 Sentido y valor del conocimiento Analógico de Dios: “Analogía Entis”. “Analogía Fidei”.

Analogía Entis: El en mundo humano, la analogía es un instrumento clave para adquirir nuevos conocimientos y para hablar de Dios, tanto a la luz de la razón, como a la luz de la fe.

El principio de la analogía subraya que los enunciados obtenidos por la vía eminentiae (que considera que todas la perfecciones están en Dios en forma eminente, es decir, en grado infinito p.e. Dios es infinitamente bueno) no son afirmaciones que correspondan adecuadamente a la realidad de Dios, sino que son expresiones que manifiestan a la vez las relaciones de semejanza y de desemejanza entre Dios y entre cuanto se nos dice sobre Él.

La palabra analogíasignifica semejanza, en parte igual y en parte distinta: de algo conocido, pasamos a conocer algo nuevo, pero que guarda cierta semejanza con lo que ya conocemos.

La analogía tiene un primer punto de partida en el mismo lenguaje. Se le llama analogía nominun, analogía de los nombres. Significa que podemos utilizar una misma palabra atribuyéndola a diversas realidades p.e. Ia palabra zorro que refiere naturalmente a un animal pero que Jesucristo empleó para hablar de Herodes[116].

Se trata, pues de una realidad colocada entre la univocidad y la equivocidad. La univocidad se da entre aquellos nombres o realidades que son idénticos; la equivocidad entre los que no se parecen en nada; la analogía entre los que son en parte iguales y en parte distintos. Es claro que de Dios y el mundo no se puede hablar en forma unívoca: esto suprimiría su diferencia. Tampoco se puede hablar en forma equivoca: esto equivaldría a negar la causalidad divina sobre el mundo y el hecho de que el hombre es imagen y semejanza de Dios.

La teología, pues, se ve urgida a utilizar el lenguaje analógico tanto para hablar de la razón natural, como para meditar sobre la revelación. La diferencia esencial entre la analogía del ser tal y como se encuentra en el pensamiento de Aristóteles y la analogía del ser utilizada en el pensamiento cristiano, por ejemplo, en Santo Tomás, estriba en la  relación entre el mundo y Dios que se percibe desde la fe en la creación. Afirmar la creación ex nihilo implica afirmar que Dios no forma parte de este mundo sino que está fuera y muy por encima de él (desemejanza infinita).

Pero Dios, aun sin formar parte del mundo, imprime su huella en él en cuanto es su creador. La inteligibilidad del mundo apunta hacia la inteligencia de su creador. Dios no ha hecho al mundo de una preexistente materia eterna, sino que todo lo que hay en el mundo procede de Dios.

Por otra parte, el Dios de la fe, el Dios que ha hablado por Jesucristo, ha utilizado el lenguaje humano para hablar de sí mismo, por lo tanto, se afirma la validez de la analogía del ser, ya que el lenguaje utilizado en la Revelación implica el juego entre semejanza y desemejanza propio de la ascensión en el conocimiento, es decir, implica la analogía del ser .

Analogía fidei: La analogía de la fe se refiere a la forma en que la analogía se utiliza en la Revelación. Se trata de una analogía nueva, creada por Dios mismo en el hecho de la Revelación. Implica y se apoya en la analogía del ser y al mismo tiempo la trasciende. Por ejemplo: la analogía del pan (analogía entis) se sabe lo que quiere decir, es decir, la alimentación fisiológica del hombre. En cambio, cuando Jesucristo habla del pan[117] está hablando de un alimento sobrenatural, es decir, una realidad espiritual y trascendente. El pan recibe una nueva relación, porque es apto para recibir esa nueva relación pero, al mismo tiempo, esa nueva relación le trasciende absolutamente. Por esta razón se dice que la analogía fidei  se fundamenta en la analogía entis y, al mismo tiempo, la trasciende.

 

13.2. Dios y la cuestión del ser: Principales aspectos Teológicos.

La peculiaridad de la cuestión del ser radica en que todo es, es decir, no hay ninguna realidad que no sea. El ser es un acto, una perfección de las cosas. Es un acto universal y no algo exclusivo a un tipo de realidad. El ser es un acto constitutivo y más radical aquello por lo que las cosas son. Por tanto, constituye el acto primero y mas íntimo de la realidad, que desde dentro confiere al sujeto todo su perfección.

Para hablar de lo que es Dios, no tenemos más punto de partida que el conocimiento del mundo material en el que nos movemos. Los conceptos de esencia y de naturaleza están tomados de él, con lo que esto implica de perfección y de límite. Entendemos por esencia de una cosa aquello por lo que una cosa es lo que es.Un hombre es un hombre y no un caballo.Este significado de esencia surge lógicamente de la relación que el sustantivo esencia tiene con el verbo ser. Con el término esencia nos referimos a lo que una cosa es realmente.

Muchas veces los términos esencia y naturaleza (la misma realidad desde la perspectiva de su nacimiento) han sido tratados como sinónimos. En el caso de Dios, no nace, sino que es eterno. Por tanto, el término de naturaleza no se le puede aplicar más que en forma verdaderamente remota y analógica, utilizándolo para designar según nuestro modo de conocer aquello en lo que radica la unidad de Dios, lo que es común a las tres divinas Personas, lo que por así decirlo constituye a Dios en su ser Dios.

Las cosas que nos sirven de punto de partida están compuestas de esencia y de existencia; pero en Dios no hay tal composición. Su ser no puede concebirse como una potencialidad que es puesta en acto por la existencia. Las observaciones de Santo Tomás de Aquino: la esencia divina no es otra cosa que su propia existencia. Dios es acto puro, es decir, Dios es su propio acto de existir.

En efecto, no se puede concebir a Dios como a una esencia que estuviese puesta en acto por la existencia. Dios no tiene esencia, sino que es un puro acto de existir no limitado por ninguna forma de ser. Dios no tiene el ser, Él es el ser. Dios no tiene vida, es vida ilimitada.

Al mismo tiempo no hay que olvidar que existe una esencia o naturaleza divina, es decir, un cumulo de perfecciones que le constituyen en Dios y le diferencian de todo lo creado. Dios es Dios, es decir, es un ser infinito y eterno.

¿En que consiste ser Dios? La tradición teológica ha respondido a ella basándose en el concepto de ousia divina, sustancia divina. También el nombre de sustancia divina ha de ser tomado en sentido analógico. En Dios, que es simplicísimo, no hay nada que esté debajo de unos accidentes. Es necesario pues, despojar el concepto de sustancia de toda limitación, evitando concebir a la ousia divina como lo más permanente del ser.

 

13.3. “Dios es Amor”: Significado y Alcance Teológico de esta verdad Revelada.

Al hablar de la voluntad de Dios, se ha hecho una doble identificación: se ha identificado la voluntad divina con su acto, y se ha identificado ese acto con el amor, que es el acto propio y primero de la voluntad. Así se desprende de la absoluta simplicidad divina. Ésta es, además, la única forma de tomar en toda su rotundidad la afirmación joánica de que Dios es amor[118].

Según nuestra forma de hablar, el primer movimiento de la voluntad es el amor. Sin este movimiento no puede darse ningún otro movimiento de la voluntad: el odio es rechazo de lo que se opone al bien amado, el deseo es deseo del bien amado, el gozo es descanso en el bien amado, etc. Toda la actividad volitiva del ser inteligente descansa, pues, sobre el amor como su acto primario.

La simplicidad divina (la exclusión de todo tipo de composición, de potencialidad, de causalidad) nos ha llevado a identificar, además, la voluntad divina con su acto primero y propio. También nos lleva a considerar con atención el nexo que existe entre el amor y el objeto amado.

El amor de Dios es tan infinito como su Bondad y como su inteligencia. Se trata, pues, de un acto único de amor, que es universal. Dios abraza con su amor a todo lo que es bueno. Dios ama, pues, a todo cuanto existe, pues todo cuanto existe es bueno. No hay nada a lo que no llegue algún rayo del amor de Dios.

Dentro de la universalidad de este amor, es necesario recalcar que el amor de Dios recae primaria y necesariamente sobre sí mismo. Dios se ama con amor infinito y eterno. Y se goza infinitamente en ese amor. Los teólogos, como se ha visto, suelen calificar este amor como amor esencial (que se identifica con la esencia divina) y, a la vez, lo distinguen del Amor-Persona, que es el Espíritu Santo.

Dios se ama a sí mismo con amor infinito y necesario. Dios es el infinito y se conoce a sí mismo con infinita perfección. Y puesto que el objeto primero de la voluntad es el Bien, síguese que se ama a sí mismo en un acto de amor infinito, necesario y eterno.

De la necesidad intrínseca con la que Dios mismo es el objeto primario de su amor se sigue que Dios no puede crear el mundo más que para su gloria porque Él mismo no puede tener ningún fin fuera de sí mismo. Si lo tuviera, no sería la Primera Causa no causada: su actuación estaría causada por un fin exterior a Él.

Por otra parte, sólo en Dios, que es el Bien infinito, encuentra su fin la criatura racional, que está hecha para el conocimiento de lo inefable y para el amor de un infinito que es entrañablemente personal. El Bien infinito no puede no atraer hacia sí al bien limitado por la centralidad ontológica que ocupa con respecto a todo otro bien. Tanto la naturaleza divina como el bien de la criatura exigen esta centralidad con necesidad metafísica.

¿Puede interpretarse esta afirmación como la existencia de un egoísmo absoluto y trascendental en Dios?. ¡No! porque la infinita perfección divina lleva consigo el que Dios no necesite nada. Dios no crea el mundo por una necesidad interna o para obtener algo del mundo, sino por una inefable y absoluta gratuidad. El infinitamente sabio y poderoso no es un ser indigente, sino un ser infinitamente feliz.

Esta misma cuestión puede considerarse desde la perspectiva del mundo. Ser creada para la gloria de Dios es, por así decirlo, la mayor gloria de la criatura. Aquél que es imagen del amor infinito sólo puede encontrar su descanso en la unión con el amor infinito.

El amor con que Dios se ama a sí mismo no sólo no contiene en sí nada de egoísta, sino que este amor forma parte de la santidad de Dios. Dios, que es el sumo Bien, al amarse a sí mismo no hace otra cosa que amar infinitamente al Bien sumo. Se trata de un amor purísimo que hace imposible que Dios quiera el pecado.

El amor y el gozo están en Dios formalmente, es decir, tal y como en sí mismos. Están en Dios según su más elevada perfección, sin limitaciones y los modos propios con que existen en el ser creado. Están en Dios formalmente, porque el amor y el gozo responden al acto primero y propio de la voluntad, que versa sobre el bien. En cambio los actos que versan sobre el mal (el deseo, la tristeza, la cólera, el odio) no pueden encontrarse en Dios más que en sentido metafórico, pues afectos entrañan en sí mismos algo de imperfección: suponen o la ausencia de un bien, o la presencia de un mal.

 

B) RESUMEN

1) Por la analogía del ser, podemos tener un conocimiento de Dios partiendo de las cosas creadas por Él.

2) Por la analogía de la fe, podemos tener un conocimiento de Dios basado en el hecho de la Revelación.

3) En Dios, la esencia y la existencia se identifican, por eso Dios no tiene el ser, sino que Él es el ser. Dios es.

En Dios, por la identificación entre la esencia y la existencia, se da también una identificación entre la voluntad divina con su acto, y con esto se ha identificado ese acto con el amor, por lo tanto Dios es Amor.

4) El amor de Dios es lo que causa el ser de las cosas y por lo tanto son buenas.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

Manual. Dios Uno y Trino. Lucas Francisco Mateo-Seco (1998).

El conocimiento analógico (pp. 415ss).

Los conceptos de esencia y naturaleza aplicados a Dios (pp. 436ss).

Dios es amor (pp. 675ss).

 

TEMA 14: PRINCIPALES HITOS HISTÓRICO-TEOLÓGICOS DEL DESARROLLO DEL DOGMA TRINITARIO

 

14.1. Hasta la proclamación del Símbolo niceno-constantinopolitano del 381.

14.2. Elementos de la teología trinitaria agustiniana: la noción de relación; la doctrina psicológica.

14.3. Rasgos centrales de la elaboración sistemática trinitaria de Santo Tomás de Aquino.

14.4. La cuestión del “filioque ” en el pasado y en la actualidad.

 

A) DESARROLLO

14.1. Hasta la proclamación del Símbolo niceno-constantinopolitano del 381.

14.1.1 La época prenicena:

A.) Los primeros testimonios:

a.) La liturgia bautismal y la liturgia eucarística: En la Iglesia primitiva, al igual que en la Iglesia de los tiempos, la fe trinitaria se expresa con especial fuerza en aquellos momentos en que se celebra el misterio pascual, concretamente, en el Bautismo y en la Eucaristía. Todo arranca del mandamiento misional contenido en Mt 28, 19: Bautizad en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Testimonios sobre la dimensión trinitaria del Bautismo, encontramos en la Didaché (ca. 90-100), en S. Justino (+ 163/167), y en S. Ireneo (+ ca. 202). En el bautismo cristiano se da una estrecha relación entre conversión, admisión en la comunidad cristiana y profesión de fe trinitaria cristiana. La liturgia eucarística está también íntimamente ligada al misterio trinitario, así testimonian S. Justino en su Primera Apología y S. Hipólito de Roma en su Tradición Apostólica , compuesta en Roma a mediados del siglo III.

b.) La profesión de fe trinitaria: Es precisamente esta profesión de fe efectuada en el Bautismo y la necesidad de una catequesis previa para poder hacer esta profesión con conciencia clara de lo que se celebra y de lo que se confiesa, el motivo de la redacción de símbolos bautismales. Ya a finales del siglo V están condensados en fórmulas breves los principales artículos de la fe trinitaria.

c.) La oración cristiana: La oración cristiana hereda muchos rasgos de la oración judía, pero se distingue de ella por un rasgo fundamental: se dirige a Dios por la mediación de Jesucristo, nuestro Señor. En este marco se sitúan las doxologías cristianas que tanta importancia tendrán en el desarrollo de la doctrina trinitaria. El uso de la doxología Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo está ya generalizado a mediados del siglo IV.

B.) Los Padres Apostólicos: La etapa de los Padres Apostólicos comprende los escritores de los siglos I/II. La doctrina sobre el único Dios, Padre y Creador, constituye el trasfondo y la indiscutible premisa. Para los Padres Apostólicos, la afirmación de la divinidad de Jesucristo no supone una negación de la unicidad de Dios. No realizan especulación alguna sobre el misterio trinitario. Se limitan a testimoniar la predicación cristiana.

C.) Los Apologetas: La literatura apologética mira especialmente a tres campos:

* Los paganos, a los que se les intenta mostrar que únicamente el Dios cristiano puede ser el Dios verdadero. Los judíos, a los que se intenta demostrar que el Dios de Israel, es el Padre de Jesucristo, y que esto no va contra el monoteísmo del Antiguo Testamento. Corrientes dualistas, gnósticas y docetas, a las que se intenta demostrar que no hay dos dioses. Las primeras reflexiones teológicas en torno al misterio de la Trinidad, aparecen con los Apologetas.

D.) S. Ireneo y la estructura trinitaria de la salvación: Ireneo no es un apologista, pero tiene que enfrentarse a la teodicea de los gnósticos, que afirma que en Dios existen dos principios, el bueno y el malo, y que el mundo procede de Dios por emanación. Ante esto, S. Ireneo afirma la unicidad divina defendiendo a la vez la trinidad de personas. Al hablar de la Trinidad lo hace en la forma en que se ha manifestado en la historia de la salvación: Dios Padre que crea el mundo por su Verbo; el Verbo que envía al Espíritu Santo.

E.) Dos grandes pensadores del siglo III: Clemente de Alejandría y Orígenes: El pensamiento teológico alcanza en Oriente un desarrollo extraordinario en torno al año 200. Este desarrollo del saber teológico alcanza gran esplendor en los siglos III y IV gracias a lo que se ha llamado “escuelas teológicas”. Destacaremos dos de la “escuela” de Alejandría: Clemente y Orígenes.

* Clemente, defiende la unidad de Dios contra los dualistas, y particularmente contra Marción, que piensa que son incompatibles entre sí la infinita Justicia de Dios y la infinita Bondad. En consecuencia habla del Dios del Antiguo Testamento (cruel y justiciero) contraponiéndolo al Dios del Nuevo Testamento ( lleno de bondad y misericordia). Clemente refuta este dualismo mostrando que pertenece a la misma persona el hacer el bien y el hacer justicia. También defiende la unicidad de Dios frente al politeísmo pagano.

La teología alejandrina llega a su esplendor con Orígenes, sucesor de Clemente.

* Orígenes profundiza y enriquece las líneas trazadas por Clemente. La unicidad divina es para Orígenes, al igual que para Clemente, inseparable de la noción de Dios. En doctrina trinitaria, Orígenes se acerca al esquema ireniano, considerando la Trinidad en el marco de la economía de la salvación. Está clara en él la idea de homousía , es decir, de igualdad de substancia entre el Padre y el Hijo. A veces, sin embargo, llama al Logos , deútero Theós , Dios de segunda categoría. En sus escritos se encuentran pasajes subordinacionistas, que sin embargo, no invalidan aquellos otros en que se subraya la igualdad de esencia del Hijo con el Padre. También afirma con claridad la sustanciabilidad y divinidad del Espíritu.

14.1. 2. Las herejías antitrinitarias

A.) El Monarquianismo: Niega la trinidad de personas en Dios afirmando únicamente la persona del Padre. Los caminos son o negar que Cristo sea verdaderamente Dios (adopcionismo: ebionitas, Teodoto de Bizancio y Pablo de Samosata) o negar que sea un subsistente distinto del Padre (modalismo: Noeto, Sabelio y patripasianismo).

B.) El Subordinacionismo arriano: afirma una subordinación ontológica de las tres divinas personas. Arrio afirma que el Verbo es poiema del Padre, es decir, una criatura. Las causas del error de Arrio están en que a la hora de hablar de la Encarnación interpreta erróneamente el esquema Logos-Sarx y en que niega que en Dios sea posible una generación.

C.) Los Pneumatómacos: A la subordinación del Logos siguió la afirmación de la subordinación del Espíritu Santo. Son los Pneumatómacos, que aceptan la divinidad del Hijo, pero dicen que el Espíritu Santo es una criatura. Los principales son: los trópicos y los macedonios.

14.1.3 De Nicea a Constantinopla

A.) El Concilio de Nicea y la consubstancialidad del Padre y del Hijo: Arrio radicaliza las tendencias subordinacionistas hasta el punto de negar la divinidad del Hijo, produciendo importantes controversias teológicas. El Concilio de Nicea (325) es convocado por el emperador Constantino, preocupado de que las luchas teológicas pudieran atentar a la unidad del Imperio. El documento clave es el Símbolo, en el cual se profesa la consubstancialidad del Hijo con el Padre. Se trata del Símbolo que utilizaba la Iglesia de Cesarea, al que se le añaden algunas frases para rechazar el arrianismo. Los elementos doctrinales principales en torno a la consubstancialidad son:

* “de la ousía del Padre”: el Hijo no es algo hecho por el Padre, sino una comunicación del propio ser del Padre por medio de generación en la que el Padre entrega verdaderamente al Hijo su propia substancia.

* “engendrado, no creado”: no es una generación por gracia sino por naturaleza.

p class=MsoNormal style='margin-right:.6pt'>* “de la misma naturaleza que el Padre”: sirve para reafirmar más todavía la filiación del Verbo. Es el punto neurálgico del Símbolo. La lucha por la aceptación o rechazo de la doctrina nicena girará en torno a la aceptación o rechazo de este vocablo: homousios . En un primer momento sólo se discutía contra los arrianos si el Hijo era engendrado o creado, de ahí que no se pueda decir que desde una perspectiva histórica homousios se utilizase en Nicea para designar unidad numérica de substancia. Sin embargo la unidad numérica se encuentra implícitamente afirmada en el Símbolo por la confluencia de dos afirmaciones: Dios es sólo una substancia y la substancia del Hijo es igual en todo a la del Padre con perfecta identidad. Consecuencia: entre el Padre y el Hijo no sólo hay unidad específica sino también unidad numérica.

B.) El Símbolo Nicenoconstantinopolitano: En el Primer Concilio de Constantinopla (381) se define la divinidad del Espíritu Santo, y se completa el Símbolo de Nicea, dando lugar al Símbolo Nicenoconstantinopolitano. De este Símbolo nos interesa la doctrina pneumatológica.

* Santo: la divinidad del Espíritu Santo ya viene insinuada por este calificativo, que ya es aplicado en el Nuevo Testamento y que tomado en sentido propio muestra como el Espíritu es persona divina ya que sólo Dios es Santo.

* El Señor: : es un calificativo que también acompaña a Cristo, y se utiliza aquí para designar un título divino.

* Dador de vida o vivificador : afirma la misión “ad extra” del Espíritu de santificar, de dar nueva vida, de re-crear, tiene funciones divinas.

* Que procede del Padre: : muestra el origen divino del Espíritu, procede del Padre pero sin ser engendrado; procede del Padre pero sin ser creado.

* Se afirma la adorabilidad del Espíritu junto con el Padre y el Hijo : fue uno de los argumentos más importantes para demostrar la perfecta divinidad del Espíritu.

* Que habló por los profetas : tiene la misma intención de afirmar la divinidad del Espíritu Santo.

Conclusión: los términos que utiliza el Símbolo para afirmar la divinidad del Espíritu Santo son muy comedidos, pero todas las afirmaciones que se hacen de Él afirman con otras palabras la “consubstancialidad” (pero sin usar el término homousios).

 

14. 2. Elementos de la Teología Trinitaria Agustiniana: La Noción de Relación y La Analogía Psicológica:

A.) La Noción de Relación:

El tema de las relaciones muestra que San Agustín conocía a Platón, pero también las categorías aristotélicas. Con esta idea él afirma que Dios es esencia o ousía. Es una única esencia sin accidentes y, en consecuencia, sólo Dios es sustancia inconmutable. Sin embargo, él afirma también que no todo lo que se dice de Dios se dice según la sustancia; ni tampoco según los accidentes, pues en Dios nada es accidental. Para San Agustín hay algo en el seno misterioso de la esencia divina que dice sobre la relación: paternidad, filiación, espiración. Por eso, él afirma que es posible hablar de relación en Dios, pero que debe entenderse como relación subsistente , ya que en Dios nada es accidental. Esta afirmación significa que la relación de paternidad-filiación existente es compatible con la infinita perfección de Dios, siempre que el término relativo no se le suponga fuera de Dios, sino dentro de la misma perfección y esencia divina.

San Agustín utiliza el término relación como opuesto al de sustancial. Para él, no todo lo que se predica de Dios se predica referido a la sustancia, sino referido a tres que son relativos entre sí: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y poniendo en primer plano la verdad enseñada por la Escritura, él afirma que hay en Dios realidades relativas entre sí e idénticas con la simplicísima esencia divina: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Él pone el concepto de relación como expresión de la diferenciación personal en el Dios único, que al mismo tiempo, es un Ser absoluto. Este ser absoluto no puede ser sino la esencia divina, que además debe ser afirmada como idéntica con la relación. En esta explicación garantiza también la concepción de estas tres relaciones como puramente sustanciales. No son determinaciones accidentales de la esencia divina, ni la alteran; son más bien esta esencia divina única bajo el aspecto de una correlatividad inmanente. Según eso, las personas consideradas en sí mismas son el único Dios verdadero y una misma cosa con el ser divino absoluto, mientras que en relación correlativa son: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

B.) Relaciones de origen:

San Agustín recibe de la tradición anterior como verdad ya pacíficamente poseída la relación entre Padre, Hijo y Espíritu Santo como fundamentada en la procedencia -origen-de las divinas Personas. Este origen tiene lugar mediante la generación -en el Hijo- y mediante la aspiración en el Espíritu Santo. Según San Agustín, la procesión del Hijo es igual a la de la intelligentia a partir de la mens o de la memoria mientras que la procesión del Espíritu es igual a la de la voluntas , que procede necesariamente de la intelligentia . Con esta doctrina del Espíritu Santo como amor Patris et Filii . San Agustín introdujo sin duda una novedad muy notable en la doctrina trinitaria.

La procesión del Espíritu Santo es una de las cuestiones que San Agustín propone a estudiarse en el De Trinitate . Él desea saber cómo el Espíritu Santo pertenece a dicha Trinidad no siendo engendrado por el Padre, ni por el Hijo, ni por ambos a una, aunque es Espíritu del Padre y del Hijo. La respuesta agustiniana es clara: a pesar de no ser engendrado, el Espíritu tiene la misma sustancia divina, porque la recibe del Padre y del Hijo como de un único principio; la recibe principaliter del Padre, pues el Padre es el principio de divinidad y da también al Hijo -que todo lo recibe del Padre- el espirar al Espíritu Santo. San Agustín acepta, pues, en toda su fuerza, el axioma de que el Padre es fons et origo totius Trinitatis . El Espíritu Santo procede como Amor y, por tanto, no es engendrado, pues lo propio del amor no es el ser imagen, sino el ser peso, comunión, don .

C.) Analogía Trinitaria Psicológica de San Agustín

En su empeño por penetrar en el misterio de la Trinidad, San Agustín, con la convicción de que el hombre está creado a imagen y semejanza de Dios, encontró estas imágenes o semejanzas tomadas de la naturaleza y especialmente del hombre como base para explicar su doctrina sobre la Trinidad. Su razón es muy sencilla: si Dios es esencialmente Trinidad, en el hombre, creado a su imagen, se encontrará un vestigio de esta trinidad en la que se realiza la unidad de Dios.

San Agustín encuentra en la mente humana hasta tres imágenes de Trinidad, o más bien una semejanza a tres niveles: a)mens, notitia, amor, b) memoria sui, intelligentia, voluntas c) memoria Dei, intelligentia, amor . Las dos primeras están tomadas de la consideración de las operaciones del alma en general; la tercera está tomada de la consideración del alma en la contemplación de Dios.

a.) Mens, notitia, amor:

Para San Agustín, nuestro pensamiento---nuestra alma---se ama a sí misma. Y su amor no es otra cosa que su afirmación natural de existir. Con esto tenemos, pues, dos realidades inseparablemente unidas: el alma y su amor. Pero este amor sería imposible si el alma no tuviese conciencia de sí misma, es decir, si no tuviese noticia de su propia existencia. Por otra parte, el alma que por ser espiritual es perfectamente cognoscible no puede no conocerse a sí misma. Así, dice San Agustín, en lo más interior del hombre, en sus operaciones inmanentes el hombre refleja la interna unidad y distinción de las Personas divinas. Refleja, sobre todo, la mútua inmanencia de unas Personas divinas en las otras. Con esto, la doctrina de la circuminsessio encuentra en San Agustín a su máximo exponente.

b.) Memoria sui, intelligentia, voluntas:

En esta analogía, San Agustín da un paso más con respeto a la primera analogía. Para él estas tres facultades no son como tres vidas, tres mentes y tres sustancias sino una sola vida, mente y sustancia. Él dice que la memoria esta referida a sí misma; pero en cuanto memoria tiene sentido relativo, y esto es lo mismo que se puede afirmar en lo que respeta a la inteligencia y a la voluntad, pues se dominan inteligencia y voluntad en cuanto dicen relación a algo. En sí mismas, cada una es vida, mente y sustancia: son una misma realidad. Son tres según sus relaciones recíprocas; y si no fueran iguales, no sólo cuando una dice relación a otra, sino cuando incluso cada una de ellas se refiere a todas, no se comprenderían mutuamente. Se conocen una a una, y una a todas ellas. En conclusión, puesto que todas y cada una mutuamente se comprenden, existe igualdad entre el todo y la parte, y las tres son unidad: una vida, una mente, una esencia.

c.) Memoria Dei, intelligentia, amor

En esta tercera analogía San Agustín estudia el alma en relación no consigo misma, sino en su relación vital con Dios, a cuya imagen esta hecha. Aquí la memoria significa memoria de Dios, es decir, conciencia de ese Dios que está mas presente al alma que ella misma. El conocimiento significa conocimiento de Dios, y el amor, amor de Dios. San Agustín dice que esto se trata no solo de actos realizados por el alma con sus propias fuerzas, sino principalmente de los actos realizados por el alma elevada por la gracia de Dios. Actos con los que se une estrechísimamente a Dios. Y es que, cuando la imagen de Dios en el alma adquiere todo su relieve es cuando el alma se abre al conocimiento y al amor de Dios.

Según San Agustín, aunque Dios está siempre con el hombre, el hombre no siempre está con Dios. Estar con Dios significa acordarse de Él, conocerle, amarle; equivale a renovar en nosotros la imagen de Dios, pues con esta memoria, esta inteligencia y esta voluntad se participa de aquella vida con la que Dios se conoce y se ama. En efecto, si la mente es por naturaleza es imagen de Dios Trino, su perfección y su hermosura consistirán en acrecentar el parecido vital con Dios. Pensar en Dios, conocer a Dios, amarlo cada día más intensamente, ese es el progreso del alma por las rutas luminosas de la santidad.

 

14.3. Rasgos Centrales de la Elaboración Sistemática Trinitaria de Santo Tomás de Aquino.

Santo Tomás de Aquino trata el misterio de Trinidad en la Suma Teológica[119]. Con él la estructuración del tratado De Trinitate adquiere una gran perfección formal que lo constituye en el máximo exponente de la estructuración escolástica y punto de referencia universal. En visión de conjunto de su doctrina sobre la Trinidad, cabe destacar estos rasgos centrales:

A.) Las procesiones divinas:

Según Santo Tomás, la fe nos enseña que existen en Dios dos procesiones internas, inmanentes, y que es necesario entender estas procesiones como procesiones espirituales, no materiales. Se trata de dos procesiones reales, y en todas estas procesiones se encuentran estos tres elementos: a.) el que procede (qui ); b.) aquel de quien procede ( a quo ); c.) la relación y orden de procedencia. Para que la procesión sea real se requiere que estos tres elementos sean reales. Santo Tomás las define en Dios como ordo originis , es decir, como “orden puro de origen entre dos términos realmente distintos y existentes en Dios, sin movimiento, ni prioridad ni posterioridad, ni diversidad de naturaleza, ni composición de acto y potencia, ni transmutación de ningún género, sucesión, ni tiempo; sin distinción de causa y efecto, ni mezcla alguna de imperfección.”

La primera procesión es la del Verbo, que procede del Padre, secundum emanationem intelligibilem Verbi intelligibilis a dicente, quod manet in ipso : según la procesión espiritual del Verbo inteligible de quien lo dice, que permanece en él. Y por esta razón, el Verbo, concebido con toda perfección desde la eternidad por el Padre, no es distinto de éste. Es Verbo sustancial y no accidental porque la intelección de Dios no es accidente, sino que se identifica con su ser. Santo Tomás muestra también que esta procesión intelectual merece el nombre de generación, porque el viviente nace del viviente y recibe una naturaleza semejante a la del que engendra.

La segunda procesión no es por modo de generación, sino de espiración. Y Santo Tomás explica esta procesión por medio de su concepto sobre el amor, diciendo que como en nosotros el amor del bien procede del conocimiento del bien, también se da en Dios una segunda procesión, la cual no es una generación, porque el amor, al contrario del conocimiento, no asimila a sí mismo a su objeto, sino que tiende hacia él.

B.) Las relaciones divinas:

La relación es uno de los nueve géneros de accidentes. Mientras que los otros accidentes afectan a la sustancia, modificándola, la relación no se toma en orden al sujeto en que se halla, sino en orden a un término. Ahora bien, puesto que la relación no modifica la sustancia, el concepto de relación no incluye en sí mismo ni perfección ni imperfección y, por lo tanto, puede darse en Dios. Santo Tomás afirma que en Dios hay procesiones reales y hay también relaciones reales que son: las relaciones paternidad- filiación (por generación) y las relaciones entre espiración activa y aspiración pasiva (por amor). Estas relaciones no son distintas de la esencia divina, pues en Dios no hay accidentes y por lo tanto en Dios el esse in de la relación que es un accidente es de orden sustancial, no accidental.

Santo Tomás dice también que las relaciones divinas que están opuestos entre sí son realmente distintas en virtud misma de esta oposición: el Padre no es Hijo, porque nadie se engendra a sí mismo; y el Espíritu Santo no es el Padre ni el Hijo. Así, se da pues en Dios cuatro relaciones reales: paternidad, filiación, espiración activa y espiración pasiva. Como la espiración activa no se opone ni a la paternidad ni a la filiación no es realmente distinta de éstas. Existen tres de estas relaciones que son realmente distintas entre sí pero que se identifican con la misma esencia divina. Y esto es posible, según Santo Tomás, porque si bien algunas relaciones divinas son opuestas realmente entre sí, como la paternidad y la filiación, son oposiciones puramente relativas. Y esta oposición entraña en ellas solamente una distinción relativa.

C.) Las personas divinas:

Santo Tomás toma como base de la doctrina sobre las personas divinas la definición boeciana de la persona: rationalis naturae individua substantia. Él afirma que en Dios se realiza con toda perfección el concepto de persona, puesto que la persona significa el modo más perfecto de ser de la sustancia. El concepto de persona no repugna a Dios, con tal de que este concepto de persona esté purificado de las imperfecciones con que lo encontramos realizado en las personas creadas.

Para Santo Tomás, en Dios la persona no significa otra cosa que la relación en cuanto subsistente . En efecto, “la relación en Dios no es como un accidente adherido a un sujeto, sino que es la misma esencia divina, por lo cual es subsistente, ya que la esencia divina subsiste. Luego, por lo mismo, la deidad es Dios, la paternidad divina es Dios Padre, que es una persona divina. Así pues, el nombre de persona designa en Dios la relación de origen, pero considerada como subsistente. Es decir, persona en Dios es la relación subsistente, incomunicable. Al mismo tiempo, es únicamente por su oposición relativa por lo que las tres divinas Personas se distinguen entre sí.

En consecuencia, también las nociones (propiedades ) y las relaciones divinas son idénticas: las nociones no hacen otra cosa que señalar en forma abstracta la razón que distingue unas relaciones de otras. El Padre es Dios, el Hijo es Dios, el Espíritu Santo es Dios, pero el Padre no es el Hijo, y el Espíritu Santo no es Padre ni el Hijo y, sin embargo, Padre, Hijo y Espíritu Santo son idénticos con la esencia divina, concebida no sólo como una sustancia, una sola inteligencia y una sola voluntad, sino también como un único acto de existir. A su vez, la paternidad, la filiación y aspiración pasiva son personalidades relativas incomunicables.

D.) Las nociones y los nombres de las Personas Divinas :

La distinción de las Personas se nos manifiesta en los nombres que damos a cada una de ellas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. A estas personas las distinguimos también mediante las nociones o notas distintas que aplicamos a las personas divinas, como paternidad, filiación, espiración. Las nociones con las que solemos hablar de Personas divinas son cinco: innascibilidad y paternidad referidas al Padre; espiración activa referida al Padre y al Hijo; filiación referida al Hijo; procesión o espiración pasiva referida al Espíritu Santo. De estas cinco, sólo cuatro son relaciones reales, pues la innascibilidad no es una relación real; cuatro son propiedades de una persona, pues la espiración activa es común al Hijo y al Padre. Tres son notas personales o constitutivas de las personas.

Los nombres propios de la primera Persona son: el Padre que responde a la relación real de paternidad. El segundo es no engendrado o ingénito que responde al hecho de es propio del Padre el no proceder de ninguna Persona. El tercero es principio sin principio. Los nombres propios de la segunda Persona son: Hijo, Verbo, Imagen. He aquí, Santo Tomás presta la idea agustiniana de que el significado de Hijo y de Verbo se identifican, es decir, de que el Hijo es Hijo en cuanto Verbo y es Verbo en cuanto Hijo. Y se llama Imagen para significar que es del todo semejante. De los propios de la tercera Persona son: Espíritu Santo, Amor y Don.

 

14.4. La Cuestión del “Filioque” en el pasado y en la actualidad.

La introducción del filioque en el uso litúrgico, en su versión latina, del Símbolo Nicenoconstantinopolitano, constituye una importante cuestión trinitaria; es además clave en el diálogo entre la Iglesia de Occidente y la Iglesia Bizantina.

La teología latina se orientó desde sus comienzos hacia la afirmación de que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, ya tiempo antes de que se rompiera la comunión entre Oriente y Occidente. Durante siglos han coexistido las dos fórmulas pacíficamente en la Iglesia: ex Patre procedit y ex Patre Filioque procedit. Ni los orientales se extrañaron de la fórmula occidental ni viceversa. Los caminos aparecen como divergentes pero no incompatibles.

La cuestión del filioque se radicalizó en los tiempos del cisma, hacia el año 867, con el Patriarca Focio. Focio condena la inclusión del filioque en el Símbolo, y en su significado doctrinal. Focio afirma que sólo es el Padre causa del Espíritu Santo y excluye totalmente al Hijo. Los latinos arguyen que si no hay relación de oposición entre el Hijo y el Espíritu Santo no se distinguirían entre sí. Los griegos en cambio fundan la distinción de Personas en las propiedades personales y no en sus relaciones.

- Razones principales que aducen los ortodoxos en contra del filioque :

* Las relaciones entre las Personas manifiestan las distinciones entre ellas, pero no son la base que constituye la distinción. Decir que el Espíritu procede del Hijo para justificar racionalmente la distinción personal, es pretender racionalizar el Misterio[120].

* Mediante el filioque , el Padre y el Hijo aparecen como un principio anónimo del Espíritu Santo[121].

*Atribuir también al Hijo la procesión del Espíritu Santo equivale a negar que el Padre es el único principio de las Personas[122].

En el Magisterio Contemporáneo:

En el Credo del Pueblo de Dios de Pablo VI se dice: “creemos en el Espíritu Santo, persona increada, que procede del Padre y del Hijo, como amor sempiterno de ellos”; Pablo VI añade al filioque el inciso como Amor sempiterno de ellos . En el Catecismo de la Iglesia Católica, en las cuestiones referentes al Espíritu Santo (nn. 243-248), se presta especial atención a su origen. En concreto, la Procesión del Espíritu Santo se formula de las tres maneras en que ha venido a ser expresada a lo largo de la historia. Se recoge en primer lugar la fórmula del Concilio de Constantinopla sin la adición del Filioque , insistiendo en que la Iglesia reconoce al Padre como la fuente y el origen de la divinidad (n. 245); se entra a continuación en la explicación de la tradición latina del filioque , es decir, en el tratamiento de su historia y de su significado doctrinal (nn. 245-246): se indica, finalmente, la validez de la fórmula oriental según la cual el Espíritu Santo procede del Padre por el Hijo y su convergencia con la fórmula occidental.

 

B) RESUMEN

Hasta la proclamación del Símbolo niceno-constantinopolitano del 381:

      La época prenicena: los primeros testimonios (la liturgia bautismal y la liturgia eucarística, la profesión de fe trinitaria, la oración cristiana); Los Padres Apostólicos; Los Apologetas; S. Ireneo y la estructura trinitaria de la salvación; Dos grandes pensadores del siglo III (Clemente de Alejandría y Orígenes).

      Las herejías antitrinitarias: el Monarquianismo; el Subordinacionismo arriano; los Pneumatómacos.

      De Nicea a Constantinopla: El Concilio de Nicea y la consubstancialidad del Padre y del Hijo: “de la ousía del Padre”; “engendrado, no creado”; “de la misma naturaleza que el Padre”. El Símbolo Nicenoconstantinopolitano:  Santo; El Señor; Dador de vida o vivificador; Que procede del Padre; Se afirma la adorabilidad del Espíritu junto con el Padre y el Hijo; Que habló por los profetas.

Elementos de la teología trinitaria agustiniana:la noción de relación; la doctrina psicológica.

Rasgos centrales de la elaboración sistemática trinitaria de Santo Tomás de Aquino: las procesiones divinas; las relaciones divinas; las personas divinas; las nociones y los nombres de las Personas Divinas :

La cuestión del “filioque ” en el pasado y en la actualidad: La teología latina se orientó desde sus comienzos hacia la afirmación de que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, ya tiempo antes de que se rompiera la comunión entre Oriente y Occidente. Durante siglos han coexistido las dos fórmulas pacíficamente en la Iglesia: ex Patre procedit y ex Patre Filioque procedit.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

Lucas F. Mateo-Seco: Dios Uno y Trino, Eunsa, Pamplona, 1998.

J. M. Rovira Belloso: Tratado de Dios Uno y Trino, F. Villalobos, 82 Salamanca,1993.

 

TEMA. 15: LA TEOLOGÍA TRINITARIA CONTEMPORÁNEA

 

15.1. La Enseñanza Trinitaria del Concilio Vaticano II.

15.2. La Enseñanza Trinitaria de Juan Pablo II.

15.3. La Cuestión Teológica de la Relación entre Trinidad Inmanente y Trinidad Económica.

15.4. Teología de la Cruz y Reflexión Trinitaria.

15.5. Misterio de Trinidad y Espiritualidad Cristiana.

 

A) DESARROLLO

15.1. La Enseñanza Trinitaria del Concilio Vaticano II.

El Concilio Vaticano II se convoca como un concilio pastoral y eclesiológico, sin intención de tratar directamente las cuestiones trinitarias. Sin embargo, el misterio trinitario es un constante punto de referencia en la Teología del Concilio Vaticano II. Así, aunque desde el punto de vista estricto de la doctrina trinitaria no se intente hacer ninguna aportación, sí se presenta una doctrina importante en torno a la relación entre el misterio de la Trinidad y la historia de la salvación del hombre. La Trinidad está en el centro de la doctrina cristiana. Baste recordar el comienzo de la Constitución Lumen Gentium[123] con su grandiosa visión de la Iglesia en la que se manifiesta el designio salvador del Padre, la relación de la Iglesia con el misterio de la Trinidad, la descripción de la relación entre hombre y el misterio trinitario en la Constitución Gaudium et Spes[124], o el misterio trinitario como perspectiva en que se ha de leer la Sagrada Escritura en Constitución Dei Verbum[125].

El Concilio Vaticano II, con su mayor atención a la historia de salvación, desarrolla una teología trinitaria más bien en conexión con la visión económica del misterio trinitario. Al Padre se le atribuye el designio creador y salvador, el envío del Hijo y del Espíritu Santo, el llamamiento a participar en la filiación del Hijo. El Padre es el término y fin de la acción de Cristo y del Espíritu. Al Hijo se le asigna la revelación del Padre, redención, el don del Espíritu. Al Espíritu Santo se le asigna la santificación de la Iglesia y la de las almas, el produce la unidad en la Iglesia, la distribución de los dones y carismas, la configuración con Cristo.

La consideración del misterio trinitario a la luz de las misiones divinas ha dado nuevas fuerzas a la renovación de la pneumatología, precisamente al poner de relieve la actuación del Espíritu en la Iglesia. Esta misma perspectiva es la más adecuada para situar todo el misterio cristiano en un marco trinitario. La Iglesia es el Cuerpo de Cristo animado por el Espíritu. El cristiano se hace hijo de Dios en Cristo, por la acción del Espíritu Santo. Todo apunta hacia la estrecha relación entre la misión del Hijo y la misión del Espíritu.

 

15.2. La Enseñanza Trinitaria de Juan Pablo II.

Juan Pablo II ha prestado gran atención al misterio trinitario. Además de las amplias catequesis durante las audiencias los miércoles dedicadas a cada una de las divinas Personas, ha publicado una trilogía de encíclicas trinitarias de un denso contenido teológico que son: Redemptor hominis , Dives in misericordia y Dominum et vivificantem .

Estas encíclicas guardan entre sí una estrechísima unidad, tanto en la temática central -Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo-, cuanto en la mente y las intenciones del Papa. Se trata de tres documentos sucesivos, coordenados, dedicados a exponer contenidos centrales del misterio trinitario conectándolos con los aspectos ontológicos y económicos presentes en la revelación del misterio de Dios, es decir, sobre la de los hombres obrada por las tres Personas Divinas.

La trilogía de las Encíclicas trinitarias se sitúa teológicamente dentro de este contexto, en el que el misterio de Dios y el misterio del hombre son contemplados a la par, y penetrados racionalmente a la luz de la misericordiosa acción redentora. Y así, el estudio sobre Dios, en su ser y en su obra, es inseparable de lo que Él mismo ha querido mostrarnos en la donación del Hijo, es decir, en la asunción redentora de la vida humana hasta su muerte. De acuerdo con esto, la orientación teológica de la trilogía consiste en volver la vista hacia el misterio de Dios para contemplar en su raíz mas profundo el misterio del hombre.

En la primera de las Encíclicas (RH), el acento se pone en uno de los hilos conductores: la Encarnación redentora del Hijo.. Desde los primeros números de la RH, el hecho redentor es contemplado no sólo como misterio revelado sino como una luminosa verdad de fe en la que está la clave para conocer más al fondo a Dios y al hombre en sí mismo y en su mútua relación. El Papa descubre aquí un magnífico ejemplo de cómo se unen armónicamente el teocentrismo y el antropocentrismo, pues la apertura a Cristo, en cuanto Redentor del mundo, revela plenamente el hombre al ismo hombre. Él mismo encarna y personifica la misericordia de Dios hacia el hombre, de tal forma que el misterio pascual es el culmen de la revelación del inescrutable misterio de Dios. Así pues, puede decirse con justicia que Cristo mismo es el hilo conductor que da peculiar unidad a esta trilogía trinitaria.

En la segunda de las encíclicas (DM), Juan Pablo II ha mostrado el rostro compasivo del Padre que se inclina con la fuerza del perdón sobre las heridas del mundo. Esta misericordia del Padre se ha manifestado plenamente en la encarnación redentora del Hijo. Dice Juan Pablo II: Cristo confiere un significado definitivo a toda la tradición veterotestamentaria de la misericordia divina. No sólo habla de ella explicándola con semejanzas y parábolas, sino que además y ante todo, él mismo la encarna y personifica. Él mismo es, en cierto sentido, la misericordia[126]. La encarnación del Verbo no sólo es obra de caridad de Dios, sino también revelación suma de la misericordia divina hecha persona. Y el misterio pascual de Jesús es la cúspide de la revelación de la misericordia divina: es la ofrenda del Hijo al Padre misericordioso en el abrazo de la caridad del Espíritu Santo.

Juan Pablo II escribió la tercera de la trilogía trinitaria (DV) con la idea de que por amor, Cristo resucitado dona a su Iglesia el Espíritu Santo. En esta encíclica el Papa trata especialmente de la acción del Espíritu Santo en la historia de salvación de los hombres desde la creación hasta su plenitud en el juicio final. Y esto se expresa en los diversos pasajes concretos de la encíclica, como por ejemplos: El Espíritu es la fuente de la vida en la historia de la humanidad[127]. También el Papa trata sobre la obra del Espíritu Santo en el tiempo de la Iglesia, desde primer Pentecostés hasta nuestros días.

En su pontificado se destaca particularmente la labor teológica plasmada en el Catecismo de la Iglesia Católica. El Catecismo desarrolla la exposición de los artículos de la fe siguiendo el Símbolo de los Apóstoles, que se completa con el del Nicenoconstantinopolitano. Antes que nada, advierte de la importancia que tiene la expresión Creo en Dios, que es entendida como la afirmación de la existencia de un único Dios. Después de esto, insiste que la confesión de la unicidad de Dios es inseparable de la confesión de la existencia de Dios, el Catecismo presenta los atributos divinos en base a una concepción bíblica: Dios como único, personal, vivo, santo, misericordioso, verdad y amor[128].

El Catecismo considera brevemente las Personas del Padre y del Hijo[129] y después, se detiene en las cuestiones referentes al Espíritu Santo[130], prestando especial atención a su origen. En concreto, la procesión del Espíritu Santo se formula de las tres maneras en que ha venido a ser expresada a lo largo de la historia. Se recoge, en primer lugar, la fórmula del Concilio de Constantinopla sin la adición del Filioque , insistiendo en que la Iglesia reconoce al Padre como la fuente y el origen de la divinidad[131]; se trata a continuación en la explicación de la tradición latina del Filioque , es decir, en el tratamiento de su historia y su significado doctrinal[132]: se indica, finalmente, la validez de la fórmula oriental según la cual el Espíritu Santo procede del Padre por el Hijo y su convergencia con la fórmula occidental.

Tras esto, el Catecismo pasa a exponer el enunciado estricto del misterio trinitario, que se expresa en tres grandes proposiciones siguiendo el orden clásico: 1. La Trinidad es una; 2. Las Personas divinas son realmente distintas entre sí; 3. Las Personas divinas son relativas unas a otras[133]. Finalmente, el Catecismo dedica cuatro números[134] a explicar que las obras ad extra son comunes a las tres Personas y dan a conocer tanto las propiedades de las Personas divinas como su naturaleza única, insistiendo al mismo tiempo en la relación de la vida cristiana con el misterio trinitario.

 

15.3. La Cuestión Teológica de la relación entre la Trinidad inmanente y la Trinidad económica.

Las expresiones Trinidad inmanente y Trinidad económica tienen gran importancia en la teología trinitaria. Trinidad inmanente se refiere a la Trinidad considerada en sí misma, y Trinidad económica se refiere a la Trinidad en cuanto manifestada en la historia, mediante las misiones divinas. Es decir, Trinidad inmanente se hace Trinidad económica -se revela y se comunica al hombre- precisamente en las misiones de las Personas. Y las misiones remiten necesariamente al origen de la Persona enviada. Esto es así por la naturaleza misma del misterio trinitario y de la salvación del hombre.

En efecto, la salvación del hombre consiste en la unión personal con Dios en el diálogo de conocimiento y de amor mantenido con cada una de las Personas divinas, en cuanto distintas. Este diálogo no podría tener lugar si en su relación con nosotros las Personas divinas no manifestasen aquello que es propio, es decir, lo que pertenece a su origen. Las Personas divinas, en su actuación económica, remiten siempre a su procedencia eterna. El Hijo remite siempre a su filiación; el Espíritu remite siempre a su carácter de Amor y de Don. De ahí que la manifestación económica de la Trinidad constituya una manifestación de la Trinidad Inmanente.

Karl Rahner en su interpretación sobre la relación entre ambas, planteó un problema en su Grundaxiom, axioma fundamental, que no coincide con la doctrina de Iglesia. El axioma tiene dos partes: La primera, es la identificación entre La Trinidad económica y Trinidad inmanente y esto no ofrece dificultad alguna y se afirma en la teología de las misiones. En la segunda parte de su axioma -la identificaron entre Trinidad inmanente y Trinidad económica- Karl Rahner dice -y a la inversa no parece aceptable. Y aquí, la dificultad estriba no en que la Trinidad económica refleje a la Trinidad inmanente, sino en que la refleje de tal forma que se puede identificar con ella, es decir, la manifieste en su totalidad.

Yves Congar critica esta doctrina de Rahner, y argumenta que la Trinidad económica revela la Trinidad inmanente, pero no la revela en su totalidad, porque existe un límite: la encarnación tiene sus condiciones propias, derivadas de su naturaleza de obra creada. La argumentación es clara: las misiones, que manifiesta la Trinidad inmanente, no la manifiesta en su totalidad. De ahí que no se puede identificar con ella. La Trinidad económica manifiesta a la Trinidad inmanente, pero la Trinidad inmanente no es la Trinidad económica.

W. Kasper siguiendo los argumentos de Congar, argumenta que la axioma fundamental de Karl Rahner es ambigua y se presta a malentendidos. El argumenta que si se aplicase el Grundaxiom como axioma geométrico, la Trinidad inmanente estaría en peligro de disolverse en la historia. Él propone que Trinidad inmanente no se puede identificar con Trinidad económica, pues la Trinidad económica manifiesta a la inmanente por medio de la kénosis, en el mundo histórico en el que cuenta la libertad del hombre y la libertad de Dios.

 

15.4. Teología de la Cruz y la Reflexión Trinitaria.

La “Theologia Crucis” en su origen, es expresión acuñada por Lutero y es definida en contraposición a la “Theologia Gloriae”. Lutero llama “theologia gloriae” a la teología mística y a la teología especulativa. Esta teología es fundada en el conocimiento natural de Dios desarrollado en la teodicea, la cual que sería provisional, desapareciendo cuando se mostrase la Cruz. Sólo cuando se piensa a la vez en la cruz, afirma Lutero, el conocimiento de Dios por las obras de la creación es saludable.

Lutero llama “Theologia Crucis” la única y verdadera teología, ya que ahí se encierra el auténtico conocimiento de Dios. En su doctrina reformadora, llama “Teología Cruz” a un quehacer enmarcado por estos dos rasgos: incompatibilidad entre conocimiento natural y sobrenatural por una parte, y total alteridad de Dios con respeto al mundo, por otra. Esta alteridad conlleva, como consecuencia, que se presenta la fe tanto mas pura cuanto mas absurda parezca al sentido común, y que se diga que la justicia de Dios es tanto mas pura cuanto mas injusta aparezca. Eso explica que la cruz, a la vez suplicio y trono de gloria, sea considerada por Lutero unilateralmente como desgarramiento, y que él presente a Cristo como aplastado por la ira del Padre hacia Él, padeciendo auténticamente, en sustitución meramente legal, los tormentos del infierno.

La teología católica no admite el planteamiento dualista luterano de la oposición entre la theologia crucis y la theologia gloriae. Más bien, la revelación en la Cruz se constituye junto a la resurrección como el momento cumbre de la revelación divina de Dios de su amor y su misericordia. Dios ya se ha manifestado abundantemente antes de la Cruz. Pero la muerte de Cristo en la Cruz es la síntesis y el núcleo de su mensaje. La Cruz es el extremo al que puede llegar Dios en su amor difusivo, es la autodefinición insuperable de Dios. La Cruz revela, junto con el amor del Padre a los hombres, la actuación plena de la filiación divina de Jesús que, al entregarse voluntariamente a la muerte, responde con su devoción filial al Padre, y a la autodonación del Padre a su Hijo hecho hombre. La respuesta del Padre a la entrega de Cristo es la resurrección en la que recibe la glorificación que le constituye como “Señor”. Y en cuanto Señor, Cristo envía el Espíritu Santo a los hombres, a quienes, por el mismo Espíritu, da una participación en su propia gloria y, definitivamente, en la vida misma de Dios. El envió del Espíritu Santo -que no se puede separar del acontecimiento de la Cruz, muerte y resurrección de Cristo- expresa y realiza la plenitud escatológica de la vida, de la muerte y de la resurrección de Cristo. El Espíritu Santo es el perpetuo dador de sentido, de la verdad del misterio de Cristo para la Iglesia.

 

15.5. El Misterio Trinitario y Espiritualidad Cristiana.

Toda la vida cristiana se edifica sobre un hecho fundamental: “Dios nos invita a responder a su donación”. Este intercambio amoroso con la Trinidad tiene lugar ya en la tierra, pues por el Bautismo somos hechos nueva creatura en Cristo. Se trata de una nueva vida, que lleva en sí misma la tendencia a crecer y a desarrollarse hasta llegar a su plenitud en la vida del cielo. La nueva vida en Cristo no es algo futuro, sino algo ya presente y operante en el cristiano. El Espíritu habita en el alma en estado de gracia, derramando sobre ella sus dones, y sobre todo, la caridad que nos impulsa a gastar la vida por amor, en las tareas de cada jornada. Bajo la moción del Espíritu Santo, la vida interior del cristiano se va edificando sobre la realidad de su filiación divina en Cristo.

La vida cristiana exige, por eso, docilidad al Paráclito, que es enviado a nuestros corazones para llenarnos de caridad; exige afirmar la propia existencia en la roca de la filiación divina, matizando todos nuestros pensamientos y obras con el espíritu filial de quienes pueden dirigirse a Dios llamándole “Abbá” -la misma oración de Jesús-, por el Espíritu que nos ha sido dado.

La liturgia es el modelo sobre el que basar la piedad personal. Ahora bien, el objeto de la liturgia es la glorificación de la Trinidad. Este fue también el centro de vida y la muerte de Jesús: dar gloria al Padre mediante su obediencia y entrega. Inmersa en la actuación de Cristo, la liturgia tiene estructura esencialmente trinitaria. También la piedad de cualquier cristiano debe tener estructura trinitaria. En la liturgia, el bautismo se administra en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; las oraciones se dirigen al Padre, por el Hijo, en Espíritu Santo; los salmos se concluyen con la doxología trinitaria, que, a su vez, está universalmente presente en la oración de la Iglesia. Todas las celebraciones de los sacramentos y sacramentales manifiesta explícitamente que la salvación viene de la Trinidad y culmina en la unión con la Trinidad.

La verdad trinitaria pertenece también a la estructura más intima de todo el quehacer teológico -el teólogo dirige su mirada hacia el Dios que se ha revelado en Cristo-, también en su dimensión moral. Puede decirse con justicia que si la teología moral quiere ser autentica teología, debe reflexionar sobre Dios, sobre el mundo y el hombre desde un punto de vista muy preciso: la mútua donación personal existente entre Dios y el hombre, que alcanza su cima en la mútua inhabitación. La moral cristiana es la moral de hijos de Dios.

Los autores de la teología espiritual suele concebir la inhabitación trinitaria como el fundamento de la experiencia mística. San Juan de la Cruz piensa: la vida mística implicaría una experiencia -oscura de la fe- de la Trinidad que inhabita en nuestros corazones. Esta experiencia es a su vez, un anticipo del cielo.

 

B) RESUMEN

La Enseñanza Trinitaria del Concilio Vaticano II: Lumen Gentium, Gaudium et Spes y la Dei Verbum.

La Enseñanza Trinitaria de Juan Pablo II:Redemptor hominis , Dives in misericordia y Dominum et vivificantem .

La Cuestión Teológica de la Relación entre Trinidad Inmanente y Trinidad Económica: las expresiones Trinidad inmanente y Trinidad económica tienen gran importancia en la teología trinitaria. Trinidad inmanente se refiere a la Trinidad considerada en sí misma, y Trinidad económica se refiere a la Trinidad en cuanto manifestada en la historia, mediante las misiones divinas. Es decir, Trinidad inmanente se hace Trinidad económica -se revela y se comunica al hombre- precisamente en las misiones de las Personas. Y las misiones remiten necesariamente al origen de la Persona enviada. Esto es así por la naturaleza misma del misterio trinitario y de la salvación del hombre.

Teología de la Cruz y Reflexión Trinitaria: la teología católica no admite el planteamiento dualista luterano de la oposición entre la theologia crucis y la theologia gloriae. Más bien, la revelación en la Cruz se constituye junto a la resurrección como el momento cumbre de la revelación divina de Dios de su amor y su misericordia. Dios ya se ha manifestado abundantemente antes de la Cruz. Pero la muerte de Cristo en la Cruz es la síntesis y el núcleo de su mensaje. La Cruz es el extremo al que puede llegar Dios en su amor difusivo, es la autodefinición insuperable de Dios. La Cruz revela, junto con el amor del Padre a los hombres, la actuación plena de la filiación divina de Jesús que, al entregarse voluntariamente a la muerte, responde con su devoción filial al Padre, y a la autodonación del Padre a su Hijo hecho hombre.

Misterio de Trinidad y Espiritualidad Cristiana:toda la vida cristiana se edifica sobre un hecho fundamental: “Dios nos invita a responder a su donación”. Este intercambio amoroso con la Trinidad tiene lugar ya en la tierra, pues por el Bautismo somos hechos nueva creatura en Cristo. Se trata de una nueva vida, que lleva en sí misma la tendencia a crecer y a desarrollarse hasta llegar a su plenitud en la vida del cielo.

 

C) BIBLIOGRAFÍA:

Lucas F. Mateo-Seco : Dios Uno y Trino, Eunsa, Pamplona, 1998.

Antonio Aranda (de.) : Trinidad y salvación: Estudios sobre la trilogía trinitaria de Juan Pablo II.

Cesar Izquierdo Urbina: Teología Fundamental, Eunsa, Pamplona, 1998.

 

 

TEMA 16: LA CREACIÓN

 

16.1. El Misterio de la Creación del Mundo en el conjunto de la fe de la Iglesia.

16.2. La Creación en la S.E. y en el Magisterio.

16.3. Noción Teológica de la Creación.

16.4. Las Criaturas: Ángeles, hombres, Seres Materiales.

16.5. La Bondad del Mundo Creado.

 

A) DESARROLLO

16.1. El misterio de la Creación del mundo en el conjunto de la fe de la Iglesia.

El tratado teológico de la creación es la parte de la dogmática cristiana que se ocupa del origen del mundo y del hombre.Es ésta una cuestión que, junto a la de Dios, resulta básica para la concepción cristiana sobre el sentido de las cosas y la existencia humana.

La creación del mundo y del hombre por Dios es un misterio de fe. No es el simple resultado de una deducción empírico-racional. De hecho, la reflexión pagana clásica no se planteó jamás directamente la cuestión de la procedencia del mundo y su razón de ser. Los griegos se adherían firmemente a la idea de un cosmos eterno, permanente e inmutable, a un ser de períodos cíclicos.

Con la creación, se afirma que el mundo no es una realidad que se explica por sí misma, ni es el escenario auto suficiente de la actividad cultural sino que ha sido creado por Dios, sin presuposición alguna, todo ello tanto su ser como su existir. La palabra creación tiene dos sentidos: en su sentido estricto, significa la producción del mundo en cuanto tal y en su sentido amplio, se aplica la palabra creación en la evolución del mundo bajo el influjo humano. La creación no es una acción que surja de Dios; más bien, es la misma esencia divina en cuanto se halla en la relación causal con las cosas exteriores a Dios.

La creación se puede conocer a través de la razón humana con su sola fuerza natural basándose en los argumentos cosmológicos y argumentos de la contingencia. Sin embargo, ya que este concepto de creación por la sola razón humana no nos da un concepto cabal de la creación, la Revelación de esta verdad resulta moralmente necesaria. La verdad sobre la creación aparece revelada con claridad en la Sagrada Escritura e incluida en las declaraciones del magisterio sobre todo en el Credo.

A la luz de estas consideraciones podemos entender mejor la importancia decisiva que tiene este tratado en el edificio de la doctrina cristiana. No es un simple prólogo neutro de la historia de la salvación, sino que es parte de la historia salvífica. Allí se nos revelan los atributos de Dios, el sentido del mundo, la vocación a la vida del hombre a quien es entregada la tierra como morada y tarea hasta la consumación escatológica, el gobierno del mundo por parte de Dios mediante su Providencia hasta su perfección última.

Es cierto que el misterio de Cristo es el misterio central de la Fe, y el que articula adecuadamente todas las disciplinas teológicas. Pero ello no hace irrelevantes ni meramente secundarios las verdades de Fe que no son directamente cristológicas. Le confiere, por el contrario su plenitud de sentido y su alcance en el conjunto de la economía divina de santificación y salvación. Así es como debe ser integrado y concebido este tratado dentro de la dogmática de la fe de la Iglesia.

 

16.2 La Creación en la Sagrada Escritura y en el Magisterio.

1) La Creación el la SE.

a) Antiguo Testamento

i) Gen. 1,ss.: Destaca claramente la idea de que Dios es el Creador del mundo y que crea en el tiempo. La creación tuvo un comienzo absoluto. Ninguna criatura es colaboradora de Dios en el acto creador. La creación es un acto libre de Dios. Dios crea de la nada (ex nihilo) es decir, es Dios quien por su palabra, por un acto libre y espontáneo de su voluntad, atrae de la nada el universo entero. La aparición del hombre culmina el acto creador. Después de la creación del hombre Dios vio que era muy bueno: este adjetivo muestra la excelencia del hombre. La creación no es un acto generativo. Dios creó el mundo por su palabra, ¨Dios dijo y lo hizo¨. El acto creador es un acto personal, es Dios mismo quien opera en la creación.

División de la obra de la creación: Dos Fases:

      1. Fase de Separación: tres primeros días: 1º día: Dios separa la luz de las tinieblas, es la creación del día y de la noche. Aquí comienza el tiempo. 2º día: Dios separa las aguas superiores de las aguas inferiores, es la creación del agua encima del firmamento y del agua bajo del firmamento. 3º día : Dios separa el agua y la tierra, es la creación de los océanos y el suelo. Surge el aire, el agua, y la tierra. Crecen las hierbas y las plantas.

      2. Fase de Decoración: tres días: 4º día: Dios crea los astros: sol, luna y las estrellas. Aquí se manifiesta que los astros no son dioses sino son criaturas de un único Dios. 5º día: Dios, adorna los mares de peces y los aires de aves. 6º día: Dios puebla la tierra, crea los animales domésticos y el hombre a su imagen, le pone encima de todas las criaturas. 7º día: Dios descansa.

ii) Gen.2,4b-25: Empieza con la creación del hombre y lo presenta en dos estados diferentes: estado de inocencia, alegría y paz, y estado de pecado y promesa de salvación. Gen. 2,7, Dios crea el hombre con polvo, sopla en sus narices para darle el soplo de vida, así el hombre deviene un ser vivo. El hombre no ha sido creado por la palabra de Dios según este relato sino que fue modelado con barro del suelo. La creación del hombre

iii) Los Profetas: Ellos contribuyen decisivamente a hacer cada vez más explícita y a desarrollar la fe en el misterio de la creación. Isaías muestra que Yahveh no es solo Dios de Palestina sino también del universo. Yahveh es el que, desde el primer instante del Universo, crea y organiza las causas en el mundo entero, tuerce y rige la historia como le place y conduce a la humanidad hacia el fin prometido a su pueblo. Isaías también pone de relieve el carácter triunfal de la intervención Divina, asociando el mundo entero a la historia del pueblo escogido. Jeremías, Baruc, y Amós presentan a Dios como el Creador del mundo y también el Salvador. Jonás resalta la universalidad del Dios Creador.

iv) Salmos, Proverbios, y Sabiduría: Los Salmos son himnos que hablan de la creación. Cantan y exaltan las acciones gloriosas de Dios y por lo tanto, muestran que Dios es el Creador del Universo (Sal.136) Job nos presenta a Dios, creador del mundo, como un ser incomprensible e inexplicable. El hombre no le puede juzgar ni puede tener razón contra Él. En los libros de los Proverbios se relata la creación como obra divina en su aspecto objetivo; se destaca su orden y racionalidad. Es considerada como una obra magnifica (Prv.3,19-20). En el libro de Sabiduría, la Sabiduría Divina aparece personificada y como co-principio creador. Procede de Dios y manifiesta la trascendencia divina que crea con ella. Ella se identifica con Dios. Su función es de crear (Sab 1,14).

v) 2 Macabeos 7, 28: Dios crea el mundo de la nada. Hay una relación entre creación y escatología. Dios es consumador por ser Creador y es Creador por ser Consumador. El misterio de la creación es en definitiva un estímulo para la confianza en Dios y una prueba de la fidelidad divina a la Alianza. El creador es también el Salvador de quien se espera ¨la hora de la misericordia"[135].

b)Creación en el Nuevo Testamento

i) Evangelios Sinópticos: La predicación de Jesús acerca del Reino de Dios, que llega con El, arranca de la fe bíblica en Dios Creador. Jesús acude expresamente a la doctrina de la Creación en diversas ocasiones manifestando que es la Creación un hecho fundamental, como por ej. en su discurso con los fariseos sobre el divorcio[136]. La creación de la que habla Jesús es la creación del Antiguo Testamento, manifestando la unidad entre los dos testamentos. Cristo la relaciona a la Salvación[137]. La salvación de Dios en Jesús se inserta en la Creación. La creación vulnerada por el pecado es restaurada por y en Cristo.

ii) San Juan: 1. Prólogo del Evangelio[138].: El prologo se relaciona con Gen.1. El Verbo se presenta como eterno que existe antes de la creación y que no solamente toma una parte activa en la creación sino que ¨todo fue hecho por y para El". Esta frase manifiesta la creación "ex níhilo". San Juan presenta a Cristo como autor de la nueva creación. Cristo se presenta como Palabra de Dios, la Sabiduría de Dios que crea el mundo. Cristo es el Salvador del mundo. La creación es renovada por la redención; 2. Apocalipsis: Habla de la plenitud de la obra divina, utilizando las mismas imagenes en el primer capitulo del Génesis. La consumación de la creación se cumple por el triunfo de Cristo, Alfa y Omega.

iii) San Pablo: San Pablo vincula la Teología de la creación a la función creadora de Cristo, a la Iglesia como nueva creación, y a la escatología del hombre y del mundo. 1. Cristo es mediador, principio, centro y fin de la creación. Cristo aparece con el padre antes de la Creación y es el fundamento y principio vital de la creación; es la mente de la creación y toda ella es para El. 2. Iglesia como la nueva creación. La redención es una nueva creación en Cristo.La renovación manifestada en la Resurrección se prosigue en el cristiano por el bautismo. El bautizado es revestido del Nuevo Adán 3. El destino escatológica de la creación se encuentra vinculado al destino del ser humano.

2)La Creación en el Magisterio.

a) Creación en los Símbolos: i) Símbolo de los Apóstoles: "Creo en un sólo Dios Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra". . Todopoderoso significa que todo viene de El. Creador de cielo y tierra: expresión que muestra que Dios es el Creador de todo el Universo. "Creo en Jesucristo su Hijo nuestro Señor". Cristo no se presenta como agente de la creación. Se evita el dualismo; ii) Símbolo de Nicea:"Creemos en un único Dios Padre, creador de todo lo visible e invisible, y en su Señor Jesucristo...por quien todo fue hecho".

b) Creación en los Concilios: i) Letrán IV 1215: Hay una enumeración clara de la Stª Trinidad. El Dios Uno y Trino es el Creador del Universo. Se confiesa que hay un solo principio de todo lo que existe. De Dios todo procede, de las tres personas divinas, pero con un solo principio. El Concilio reacciona contra el dualismo y ofrece una doctrina sobre la creación "ex nihilo"; ii) Florencia 1438-1445: Contra el dualismo maniqueísta. Trinidad creadora de todo el mundo. Dios no ha creado el mal; todo lo que creó es bueno. Dios crea, por su bondad y por su amor, todas las cosas de la nada. Creó las criaturas con una cierta libertad capaz de moverse hacia el bien y capaz de equivocarse; iii) Vaticano I 1869-1870: Afirma que Dios es el Creador del universo. Dios es perfecto, inmóvil, inmortal, creó el mundo no por adquirir perfecciones, sino para que las criaturas participen a su perfección. Condena los errores modernos que niegan la existencia de Dios; los que aceptan a Dios pero no admiten su libertad creadora y su intervención en el mundo; iv) Vaticano II 1962-1965: Tres personas divinas son autor de la creación. El mundo fue creado bueno por que Dios es bueno y de El nada malo puede salir. La actividad del hombre debe llevar a la perfección la obra creadora de Dios.

 

16.3. Noción teológica de Creación.

1) El Acto Creador

La idea cristiana de creación es una idea precisa y bien determinada. Se refiere al acto creador por el que Dios produce la totalidad de lo que existe. No hablamos ahora por tanto de Creación como efecto o producto de ese acto creativo divino (lo haremos en 16.4). Nos ocupamos en este momento del acto creador, o creación activa.

a) Noción: La creación se puede definir como la producción del ser entero de las cosa o la producción de las cosas según toda su sustancia[139]. En el acto creativo, Dios produce lo que existe en cuanto que existe. Dado que lo que existe es tal en virtud del acto de ser, que es perfección de toda perfección en todo individuo existente, producir lo que existe en tanto que existe significa producirlo totalmente.

La creación activa se puede definir como la emanación de todo el ser, realizados por Dios[140]. Emanación equivale aquí sencillamente la producción u originación. Lo que emana en virtud del acto creador es todo el ser, es decir, no este ser concreto. Si fuera así, estaríamos en presencia de una generación. 

b)Tres aspectos del Acto de Creación

      i). El Creador no sufre cambio o modificación alguna por el hecho de crear, es decir, no pierde ni adquiere ninguna perfección.

      ii) Lo creado es real y completamente distinto del Creador. La creación implica que aunque el Creador y la criatura pueden considerarse ambos bajo la noción común de ser, dado que la criatura posee un ser participado, no tiene sin embargo comunidad de ser con Dios. La teología de Sto. Tomás se apoya en la idea de participación para formular el concepto de creación. Participar significa aquí el poseer de modo limitado e imperfecto algo que se halla en otro de modo total, ilimitado y perfecto. La participación de la criatura respecto del creador es la llamada participación trascendental[141]. Ser criatura significa poseer el esse participado, limitado por la esencia que lo recibe. Dios, en cambio no posee el esse; El ES el ESSE Subsistente.

      iii) Lo creado es totalmente creado. El creador no parte de una materia informe preexistente, sino que crea “ex níhilo”.

c) La libertad del Acto Creador: i) Libertad de contradicción: Dios creó el mundo libre de toda coacción externa y de toda necesidad interna;ii) Libertad de especificación: Dios tuvo libertad para crear este mundo u otro cualquiera; iii) Libertad de contrariedad: Dios creó un mundo bueno.

d) Creación en el tiempo: Las criaturas han tenido un principio y no existe desde la eternidad. Aunque en Dios, su voluntad creadora es inmutable y eterno, esto no implica la eternidad del mundo porque el mundo empiezaa existir no cuando Dios concibe la idea sino cuando la realiza.

2) La Causa Eficiente de la Creación

a) Dios solo es el Creador: i) Dios ha creado El solo el Universo. San Agustín dice que “no puede haber una criatura creadora, ni los ángeles, ni las demás criaturas”; ii) No hay criatura que, como causa principal, puede crear algo de la nada. Santo Tomás dice que es necesario que la creación sea producida por Dios porque sólo Dios es el Ser total que existe por si mismo. Dios no puede crear a través de un ser finito porque crear es pasar del no-ser al ser, lo cual requiere una potencia infinita.

b) Creación, obra de la Trinidad: Como toda actividad de Dios hacia fuera (ad extra), la creación es un acto libre de Dios, y común por lo tanto a las tres Personas Divinas.

      i) Testimonio de la Sagradas Escritura: 1. Jn.1,1ss: "Todo fue creado por El y sin El nada seria hecho". Se refería al Hijo. 2. 1Co.8,6: atribuye la creación tanto al Padre como al Hijo. 3. Gen. 1,2 :"Y el Espíritu de Dios soplaba sobre las aguas",. El Espíritu Santo es agente de la creación. (JPII, en Dominum et Vivificantem, se refiere muchas veces al Espíritu Santo como Creado)

      ii) Concilios: 1. Constantinopla II 553 Afirma: "Un solo es Dios y Padre, de quien todo procede; y un solo Señor Jesucristo, por quien todas las cosas han sido hechas; y un solo Espíritu Santo, en quien todas las cosas existen. 2. Lateran 649 Habla de la "Trinidad, creadora y protectora de todas las cosas" Lateran IV 1215 Dice que :"Padre, Hijo, y Espíritu Santo constituyen un solo principio de todo el universo, Creador de todo lo existente."

      iii) Argumentos Teológicos: 1. Sto. Tomás "Crear conviene a Dios por razón de Su Ser, el cual es idéntica en las tres Personas Divinas. Crear no es principio de alguna Persona sino algo común a toda la Trinidad" (STh.1,45,6). 2. J. Danielou El mundo en cuyo interior vivimos es un mundo repleto de la Trinidad y a la vez, en ello se da Dios mismo.

      iv)CEC 292: La acción creadora del Hijo y del Espíritu ...inseparablemente una con la del Padre, es claramente la regla de la fe de la Iglesia. La creación es obra de la Santísima Trinidad.

3) Motivo y Fin de la Creación

a) Motivo: bondad de Dios: Dios fue movido por su bondad a crear libremente el mundo. Es el amor de su bondad infinita el que le movió a dar existencia a seres finitos para hacerles participes de sus propias perfecciones.

b) Fin: Gloria de Dios: i) El mundo ha sido creada para la gloria de Dios, para manifestar las perfecciones de Dios con la subsiguiente glorificación de Dios. Esa gloria que dan las criaturas se divide en dos: objetiva por la mera existencia, y formal por la adoración de los seres racionales; ii) El fin secundario es colmar de beneficios a las criaturas y hacerles felices a las criaturas racionales.

4) Creación y Redención: Es importante no separar ambos misterios. Ambas verdades reveladas constituyen como dos centros de una misma concepción dogmática. Cristo vino al mundo para salvar a los hombres. Redención y creación tienen el mismo fin ulterior: la gloria de Dios.

 

16.4. Las criaturas: ángeles, hombres, seres materiales.

1) Los Ángeles: La existencia de seres espirituales, no corporales, que la Sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe.El testimonio de la SE es tan claro como la unanimidad de la Tradición

a) Sagrada Escritura:

i) Antiguo Testamento: los ángeles aparecen a lo largo de toda la historia salvífica, y no solo después del destierro: se les designa en grupo(Gen.28,12), se habla del "ángel de Yahveh" (Gen.16,57). Otros textos: Dn.10,13 (Miguel); Dn.8,16 (Gabriel); Tob.12,15 (Rafael); Gen.3,24 (querubines); Is.6,2 (Serafines).

ii) Nuevo Testamento: en NT se llega al máximo de la revelación angélica: forman la corte de Dios; están presentes en la tierra con mayor frecuencia (Anunciación, Zacarías, San José, etc.); se ve claramente su subordinación a Cristo y su función de mediadores, así como la distinción entre los ángeles buenos y los demonios, la limitación de su ciencia (desconocen la fecha del juicio final), su posesión de la visión beatífica, etc.

b) Tradición: Deja claro que no son "diosecillos", sino criaturas y que hay ángeles buenos y malos.Mas confusos es el tema de su perfecta espiritualidad. Fue Sto. Tomás el gran constructor de la teología angélica.

c) ¿Quienes son los ángeles?

San Agustín dice respecto de ellos: "El nombre de ángel indica su oficio, no su naturaleza. Si preguntas por su naturaleza, te diré que es un espíritu, si preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel." Con todo su ser, los ángeles son servidores, mensajeros y adoradores de Dios. Ellos contemplan "constantemente el rostro de mi padre que está en el cielo[142], son agentes de sus ordenes, atentos a la voz de su palabra."

En tanto que criaturas puramente espirituales, tiene inteligencia y voluntad: son criaturas personales e inmortales. Superan en perfección a todas criaturas visibles. El resplandor de su gloria es testimonio de ello.

Toda la vida de la Iglesia se beneficia de la ayuda misteriosa y poderosa de los ángeles. En la liturgia, la Iglesia se une a los ángeles para adorar a Dios, invoca su asistencia y celebra la memoria de ciertos ángeles. En cuanto a la vida del cristiano, durante todo su transcurso está rodeado de su particular custodia[143].

d) ¿Quienes son los demonios?

i) Naturaleza: Son ángeles que rebelaron contra Dios y son condenados por Dios. Son criaturas espirituales e inmortales.

ii) Actividad: 1. entre sí Entre los demonios, se da un orden de mayor a menor en orden a la naturaleza; existe una jerarquía porque el obrar sigue la naturaleza. En ellos no puede darse iluminación propiamente dicha ya que la iluminación solo viene de Dios. Los ángeles tienen dominio sobre los demonios porque son más perfectos y más próximos a Dios; 2. sobre los hombres El demonio, por razón del pecado de Adán, posee cierto dominio sobre hombres. Ellos tientan moralmente a los hombres y llegan a veces a tomar posesión de los hombres.

iii) Principales tesis: 1. El diablo y los demonios fueron creados buenos por Dios y se hicieron malos por sí mismos, libre y conscientemente; 2. El hombre pecó por instigación del diablo y los poderes del mal continúan probando; 3. Son criaturas espirituales y su condenación es eterna.

e) Afirmaciones principales: i) los ángeles existen ii) son de naturaleza espiritual iii) fueron creados por Dios iv) fueron creados al comienzo del tiempo v) los demonios fueron creados buenos pero se pervirtieron por su propia acción[144].

2) Los Hombres

El hombre aparece como coronación y centro de la obra divina creadora. Su aparición no constituye una simple prolongación del proceso creativo, sino resultado de una especial iniciativa divina. Los relatos de la creación lo afirman. Las verdades sobre la naturaleza y origen del hombre podemos resumir en las siguientes: a) El hombre es criatura. Nuestros primeros padres, en cuanto al alma, fueron creados por Dios de la nada; en cuanto al cuerpo, fueron creados con una intervención especial de Dios. El alma de cada hombre es creada inmediatamente por Dios cuando es infundida en el cuerpo; b) Tiene una especial dignidad, es imagen y semejanza de Dios, lo cual lo constituye en rey de la creación. Esa dignidad radica es estar dotado de inteligencia y voluntad. El hombre es racional y libre; c) Es un ser a la vez corporal y espiritual, como totalidad ontológica querida por Dios. El alma y el cuerpo se unen de tal manera que resulta una nueva naturaleza; d) Es sociable por naturaleza que se desarrolla en una comunión de esfuerzos, en el trabajo y se perfecciona solidariamente con sus compañeros. Ha sido creado con la vocación de trabajar el mundo[145].; e) Todo el genero humano procede de una sola pareja. La diferencia de sexos es querida por Dios. Existe igualdad esencial entre varón y mujer, y diferencia funcional.

3) Seres Materiales

La condición fundamental de las cosas es que éstas no son naturaleza entendida como algo último y supremo, sino creación, es decir, obra divina. El mundo lleva necesariamente un sello criatura que afecta a su naturaleza una composición íntima, y que entraña una serie de consecuencias: a) Las cosas creadas, por proceder de Dios según el conocimiento e intelección divinos, poseen una naturaleza especifica e inteligibilidad. Dado que Dios crea de acuerdo a un designio divino inteligente, podemos hablar de la realidad como susceptible de penetración intelectual; b) Pero hay que afirmar a la vez que la mente humana es incapaz de penetrar completamente la realidad, porque esta ha sido ideada y producida por un intelecto mayor que el nuestro y posee entonces un carácter misterioso e inabarcable; c) La contingencia de las criaturas nos habla de una voluntad libre creadora. Esa voluntad divina origina en las cosas la bondad como aspecto esencial de su ser.

 

16.5. La bondad del mundo creado.

Salida de la bondad divina, la creación participa de esa bondad[146]. Porque la creación es querida por Dios como un don dirigido al hombre, como una herencia que le es destinada y confiada, la Iglesia ha debido, en repetidas ocasiones, defender la bondad de la creación comprendida la del mundo material[147].

El Catecismo cita las siguientes declaraciones magistrales: a) DS 286: Ep. Quam Laudabiliter, de León I "de natura diaboli"; b) DS 455-463[148]: C. de Braga,561: anatematismos contra el priscilianismo que afirmaba que el diablo es el creador de la materia y el principio del mal. El alma es de naturaleza divina, ha existido antes que el cuerpo y en castigo de pecados precedentes ha sido encerrada en éste; c) DS 800[149]: C. de Latera IV, 1215: contra albigenses y cátaros que afirmaban que existe al Dios de la luz un dios de las tinieblas, siendo éste la causa del reino de la materia y del mal; d) DS 1333[150]: C. de Florencia, 1442.

La teología cristiana afirma sin ambigüedades que el mundo creado es bueno, porque procede del querer divino. Pero la afirmación neotestamentaria no menos importante es que, a causa del pecado, el mundo se encuentra como en poder del maligno[151]. Esto se explica que las muchas implicaciones y consecuencias contenidas en la primera idea hayan sido desarrolladas con gran lentitud por los teólogos de la Iglesia[152].

 

B) RESUMEN[153]

Creemos que Dios creó el mundo según su sabiduría; que procede de la voluntad libre de Dios que ha querido hacer participar a las criaturas de su ser, de su sabiduría, y de su bondad; que Dios no necesita nada preexistente ni ninguna ayuda para crear. La creación tampoco es una emanación necesaria de la substancia divina. La fe en la creación "de la nada" está atestiguada en la Escritura como una verdad llena de promesa y esperanza. Dios puede por el Espíritu Santo dar la vida del alma a los pecadores creando en ellos un corazón puro, y la vida del cuerpo a los difuntos mediante la Resurrección; pues también dar la luz de la fe a los que lo ignoran.

Porque Dios crea con sabiduría, la creación está ordenada, dirigida al hombre, imagen de Dios, llamado a una relación personal con Dios. La creación es querida por Dios como un don dirigido al hombre, como una herencia que le es destinada y confiada. Dios es infinitamente más grande que todas sus obras. Dios es el Creador soberano y libre, causa primera de todo lo que existe, está presente en lo más íntimo de sus criaturas. Dios no abandona su criatura a ella misma; la mantiene cada instante en el ser, le da el de obrar y la lleva a su término.

Tesis principales

A Yahveh atribuye la Biblia el origen del mundo y todo el gobierno del cosmos. Su acción creadora es libre y su obra está enteramente a su merced. Toda su obra hace resplandor cual es la vitalidad del Dios vivo. En el Nuevo Testamento, la teología de la creación pertenece a la teología de la vocación; la reflexión sobre los orígenes del mundo es una meditación sobre las dimensiones del misterio de Cristo:

a) El mundo es totalmente distinto de Dios, su Creado; b) Las realidades materiales y espirituales fueron y son producidas por Dios de la nada según la totalidad del ser de ellas; c) El mundo es la obra buena de un Dios inefablemente bueno y sabio que produce todas las cosas por su omnipotencia y con voluntad absolutamente libre; d) Dios, Señor del Universo, conserva y gobierna todas las cosas por su providencia; las cosas no son eternas sino que han tenido comienzo; e) Todo subsiste en el Hijo pero depende de la Trinidad como de un solo principio creador; g) El fin de todo el universo es la gloria del Creador, es decir, la comunicación de su bondad que se realiza por Cristo nuestro Señor, y se realizarán más maravillosamente al fin de los tiempos.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

El Misterio de la Creación, José Morales.

El Misterio Cristiano : La Creación, R. Guelluy.

El Misterio de la Creación de Dios, Tomo III, Johann Auer.

Moral de la Teología Dogmática, Ludwig Ott.

Dios Creador y Enaltecedor, Javier Ibáñez Fernando Mendoza.

Dios y el Hombre: La Creación, Salvador Verges.

La Trinidad y el misterio de la existencia, J Danielou.

Catecismo de la Iglesia Católica.

Antiguo resumen del bachillerato de teología.

 

TEMA 17: LA PROVIDENCIA DIVINA Y EL GOBIERNO DEL MUNDO

 

17.1. La doctrina teológica sobre la providencia.

17.2. El problema del mal.

17.3. Providencia divina, acción y libertad humana.

17.4. Teología de la creación.

17.5. La autonomía de las realidades terrenas: su fundamento y sentido.

 

17.1. La doctrina teológica sobre la providencia.

Providencia entendida en sentido amplio es el cuidado que Dios consagra a la Creación en general. Providencia en sentido estricto designa las intervenciones divinas mediante las cuales las criaturas son guiadas hacia su fin. En este segundo sentido conviene distinguir un doble aspecto: el orden conocido y determinado por Dios desde la eternidad, en conformidad con el cual las criaturas han de ser conducidas hacia la meta. Lo primero puede denominarse Providencia en sentido estrictísimo; lo segundo es el gobierno divino del mundo.

Se suele hablar de una providencia general y de una providencia especial. La primera se extiende a la totalidad del mundo en general y en particular; la segunda concerniente a los seres racionales, sobre todo a las criaturas cuyo destino es felicidad, los órganos de la revelación y la iglesia. La última se realiza interrumpiendo o modificando el orden natural ordinario de la naturaleza y de la gracia. Además se suele distinguir entre Providencia directa y Providencia indirecta.

El Concilio Vaticano I presenta la Providencia como una consecuencia de la creación cuando dice: "Todo lo que Dios ha creado lo conserva y gobierna mediante su Providencia, alcanzando de un confín a otro poderosamente y disponiéndolo todo suavemente(Sap.8,1)"[154].

El Catecismo define así la Providencia: "disposiciones por las que Dios conduce la obra de su creación hacia su perfección"[155]. Y explica que "la creación tiene su bondad y perfección propias, pero no salió plenamente acabada de las manos del Creador. Fue creada 'en estado de vía' hacia una perfección todavía por alcanzar a la que Dios la destinó" La Providencia divina consiste así en un gobierno del mundo que abarca lo que ocurre en la naturaleza y lo que ocurre en la historia, lo que afecta a las comunidades humanas y lo que atañe a la vida de cada individuo. No constituye un orden fijo sino algo que ese realiza constantemente por la acción ininterrumpida de Dios.

El gobierno divino del mundo es la ejecución en el tiempo de la providencia, es decir, de ese plan eterno de Dios sobre el mundo. Todo lo que se mueve en este mundo no puede estar fuera de la providencia divina: Sab.14,3:"Tu, Padre gobiernas todas las cosas por tu providencia".

La Providencia y las causas segundas: Dios es soberano en su designio, pero para su ejecución se sirve también del concurso de las criaturas. Esto es signo de la grandeza y bondad de Dios, pues no solo da a las criaturas la existencia, sino también la dignidad de actuar por sí mismas. Pero su acción siempre se subordina a la causa primera que es Dios, quien obra en y por las causas segundas. Esta es inseparable de la fe en Dios Creador[156].

La finalidad de la Providencia divina se realizará infaliblemente. Pero nosotros no conocemos sus caminos. La historia humana y la de la naturaleza se mueven hacia la meta final que les ha sido señalada, a pesar de los obstáculos que puede oponer la voluntad libre de la criatura, por laberintos y escarpadas subidas, a través de catástrofes y nuevos caminos. "Yo anuncio desde el principio lo que está por venir, y de antemano lo que no se ha hecho. Yo digo: 'Mis designios se realizan, y cumplo toda mi voluntad”[157].

Importancia de la noción cristiana de Providencia. Constituye un contrapeso a la noción de creación: hablar de Dios-Creador implica marcar una separación entre Dios y la criatura. La idea de Providencia insiste en la honda conexión existente entre el agente divino y su obra, enseña que Dios no permanece inactivo después de crear, sino que habla continuamente a su creación y lo hace con el mismo amor que le movió a producirla.

 

17.2 El problema del mal.

El mal es una realidad en el mundo y en la vida humana. Es un hecho patente y cierto. Se trata no solo de un problema, sino de un misterio. El problema radica en la siguiente pregunta: ¿Cómo es posible que exista el mal en un mundo creado por Dios y, cuyas leyes y designios han sido establecidos por la sabiduría y la bondad divinas? ¿Qué es el mal?

La respuesta cristiana establece que también los males, tanto físicos como morales, se someten a la divina providencia, es decir son providenciales en cuanto que se supeditan a un fin último bueno intentado por Dios.

Dentro de esta compleja realidad, suele distinguirse entre el mal físico y el mal moral: El primero se produce en el mundo de la naturaleza material y visible. Significa la falta de una propiedad de la que el ser que lo sufre se halla dotado por naturaleza, t sin la que se ve mermado en su plena realidad (ej. ceguera). Mal físico son también para el hombre ciertos procesos biológicos como el envejecimiento, la enfermedad y la muerte, así como el padecimiento ocasional provocado por catástrofes y fenómenos naturales (hambre, terremotos, sequías, etc.). El origen del mal físico se puede encontrar en la Biblia que afirma que todo lo que existe tiene un único principio: Dios Creador, Bondad Suma.

¿Como puede ser posible la existencia del mal? Ello se debe a que Dios quiso libremente crear un mundo "en estado de vía" hacia su perfección última. Ese devenir trae consigo junto a la aparición de ciertos seres, la desaparición de otros; junto a lo más perfecto, lo menos perfecto; junto a las construcciones de la naturaleza, las destrucciones. Esta es la justificación de la existencia del mal físico[158]. El mal moral ocurre en el reino de la libertad: es una libre decisión de la voluntad humana contra un mandato o prohibición legítimos y conocidos adecuadamente por el intelecto. Es un mal culpable. El mal moral se origina por el pecado. Los ángeles y los hombres son criaturas dotadas de inteligencia y libertad. Han de caminar hacia su destino último por elección libre y amor de preferencia. Por ello pueden desviarse, y de hecho pecaron, introduciendo en el mundo el mal moral que es incomparablemente más grave que el físico. Dios no es de ninguna manera, ni directa ni indirectamente, la causa del mal moral. Sin embargo, lo permite respetando la libertad de su criatura[159].

La Tradición de la Iglesia insiste en la idea de que el mal, derivado de la libertad humana y de la imperfección y contingencia del mundo material, es permitido por Dios con fines providentes. Los males no causan bienes, ni se pueden cancelar especulativamente mediante esquemas interpretativos de orden puramente intelectual, pero son ocasión de bienes. Dios no pretende el mal, pero éste no escapa a la providencia divina que lo conoce y lo rige. Observa así San Agustín que Dios ha preferido sacar bienes de los males a no permitir la existencia de males en absoluto. El Señor ordena el mal a un bien mayor, aunque no siempre podamos señalar cuál sea ese bien.

Finalmente diremos que el misterio del mal se esclarece por el misterio de Jesucristo, muerto y resucitado para vencer el mal.

 

17.3 Providencia divina, acción y libertad humana.

A las criaturas Dios les concede la dignidad de actuar por sí mismas, ejerciendo una auténtica causalidad segunda en y por la cual actúa Dios, causa primera. A los hombres concede Dios incluso el poder de participar libremente en su providencia confiándoles la responsabilidad de "someter la tierra y dominarla"[160]. Dios da así a los hombres el ser causas inteligentes y libres para contemplar la obra de la creación.  Se trata de un caso particular del llamado "concurso divino": en las obras de las criaturas concurren la acción propia de la causa segunda (la criatura) y la acción de la causa Primera (Dios). En las causas humanas, el hombre "concurre" como causa inteligente y libre.

La razón del concurso divino se halla en la total dependencia que todo ser creado tiene de Dios. Dios actúa como causa primera y la acción humana como causa segunda. No son dos operaciones yuxtapuestas sino que se coordinan para obrar juntos en la consecución de un mismo efecto. La acción de Dios y la acción humana forman un todo orgánico con intrínseca dependencia la segunda de la primera.

Acerca de cómo se coordinan la causalidad divina y la causalidad humana en la acción libre y meritoria del hombre, existen dos tendencias teológicas clásicas.

a) El Tomismo enseña que la acción de Dios en cada una de las acciones de los agentes creados consiste en el influjo de la Causa Primera recibido inmediatamente en las causas segundas. En virtud de ese influjo, Dios inspira a las causas segundas su eficacia actual, moviéndolas y aplicándolas a la acción moralmente por vía de la atracción y  activamente determinándolas a la actividad.

b) El Molinismo concibe la acción de Dios como un influjo físico e inmediato sobre las causas secundas - esto coincide con el tomismo - pero niega que este influjo sea anterior en tiempo o en la naturaleza a la determinación de la causa segunda; se trata únicamente de un concurso simultáneo de Dios que coincide en la misma acción con el influjo causal de la criatura.

La incidencia de la acción de Dios en la existencia de los hombres es decisiva y real pero al mismo tiempo resulta silenciosa y discreta, de modo que en muchas ocasiones podría parecer un Dios ausente, aunque en realidad podemos decir que también brilla en sus aparentes ausencias. Las Criaturas han sido hechas por Dios de tal manera que, al desarrollar su propia actividad natural, colaboran, por decirlo así, en la Providencia divina respecto a los demás seres. De este modo, las criaturas no sólo ejercen las posibilidades de su ser, sino que son además causa de bondad y de bien para otros seres.

Existe también lo que podemos llamar ejercicio extraordinario de la Providencia. Nos referimos al milagro, que es una manifestación de la gloria divina y una muestra de una solicitud de Dios hacia los hombres. Los milagros obedecen desde luego a una iniciativa divina, pero la naturaleza no resulta en ellos vulnerada o ignorada, sino trascendida. Las acciones milagrosas de Dios sobrepasan la naturaleza, pero no sobrepasan la esperanza de la gracia, que se funda en la fe, por la que creemos en la resurrección futura. El milagro no es antinatural como tampoco lo es la gracia. Anticipa en el mundo la nueva creación, y constituye él mismo un signo y un gesto de resurrección.

La intervención activa de Dios no suprime la libertad de la criatura. Dios se adapta a la Naturaleza y al hombre, creados por El. Dios pone en marcha la actividad de la criatura y la reasume en su propio obrar. Mediante su intervención en la actividad de la criatura, Dios no se hace responsable del pecado de las criaturas. En toda acción pecaminosa hay que distinguir el obrar en cuanto tal, el ser del obrar, el contenido ontológico, Dios es su principal agente. La criatura, al contrario, es responsable de que ese obrar vaya afectado de una falta de bien, de una falta cualitativa, ocasionada por una defectuosa orientación de la actitud, por una orientación que no conduce al hombre hacia Dios, sino que le aparta de El. Dios permite que surja tal falta, sin ser El quien la produce.

La providencia divina respeta la libertad humana sin perder el poder sobre la misma historia. Por una parte, Dios es inmutable, perfecto y eterno, y no puede ser confundido con el devenir histórico; por otra, hay que decir que todo aquello que en la historia significa bien y progreso proviene de la inclinación dada por Dios a la naturaleza y a la voluntad del hombre, mientras que toda decadencia es resultado del pecado. Ninguna resistencia, sin embargo, puede impedir el cumplimiento de los planes de Dios. La permisión del mal por parte de Dios no es más que permisión; Dios no está forzado ni por los acontecimientos, ni por las libres elecciones de la voluntad humana.

 

17.4 Teología de la Creación, trabajo y ecología.

"Y los bendijo Dios, diciéndoles: 'Procread y multiplicaos, y henchid la tierra; sometedla y dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo...”[161]. "Tomó, pues, Yahveh Dios al hombre, y le puso en el jardín del Edén para que trabajara"[162]. En la riqueza inagotable de estas palabras se contiene el multiforme designio de Dios sobre el hombre. Estos textos bíblicos también legitiman la actividad humana que tiende por sí misma a transformar y usar en el beneficio propio los bienes naturales, y a hacer del mundo un lugar cada vez más habitable por el hombre.

Desde esta perspectiva nos situamos ante dos temas que abordaremos a continuación: el trabajo humano, la ecología y para terminar, considerando una aproximación hacia una teología de la tierra.

1) El Trabajo Humano

El trabajo humano procede directamente de personas creadas a imagen de Dios y llamadas a prolongar, unidas y para mútuo beneficio, la obra de la creación dominando la tierra; es un deber que honra los dones del Creador y los talentos recibidos. Puede ser también redentor; puede ser un medio de santificación y de animación de las realidades terrenas en el espíritu de Cristo. En el trabajo, la persona ejerce y aplica una parte de las capacidades inscritas en su naturaleza. El valor primordial del trabajo pertenece al hombre mismo. El trabajo es para el hombre y no el hombre para el trabajo[163].

a) El trabajo humano aparece como una actividad que se halla bajo una bendición divina y una promesa de fecundidad[164].

b) El hombre es por su naturaleza su ser que trabaja. Mediante el trabajo el hombre tiende, de un modo a la vez racional y espontáneo, a la transformación del mundo que lo rodea. Además es la acción humana donde se manifiesta más intensamente la unidad psicosomática de quien lo ejerce. El trabajo supone cansancio, lo cual lo diferencia del juego. El trabajo permite al hombre subsistir y mejorar sus condiciones materiales de vida. Por último diremos que la actividad laboral hace posible que el hombre desarrolle las implicaciones de su sociabilidad.

c) El trabajo puede y debe ser considerado una actividad creativa. "La convicción de que el trabajo humano es una participación en la obra de Dios debe llegar incluso a los quehaceres más ordinarios[165].

d) El pecado original no es en modo alguno el principio del trabajo humano - instituido por Dios antes de la caída - sino sólo la raíz de su carácter penoso o arduo, del que carecía en estado de inocencia. El pecado original hace "trabajoso" al hombre el sometimiento de la naturaleza. Esta se le vuelve hostil y avara: produce sus frutos con dificultad. El pecado introduce, además, un elemento de caducidad efímera en toda la labor humana.

e) En Cristo el trabajo adquiere, pues, una relación novísima con la gracia santificante. El cristiano está llamado a vivir como vocación divina su íntegro quehacer diario: en él se une a Cristo y con Cristo se identifica. El trabajo, vivificado por los sacramentos, es la oración del cuerpo, de la mente, de las facultades todas. En la unidad de la vida cristiana, oración, sacramentos y trabajo hacen un todo orgánico: la santidad.

f) El trabajo encierra un sentido escatológico y mantiene una relación, misteriosa por cierta, con los nuevos cielos y la nueva tierra[166].

2) La Ecología

El termino ecología fue creado por el biólogo alemán Haeckel en el siglo XIX. Designa la ciencia de las relaciones entre un organismo vivo y su medio ambiental. Ese significado ha sufrido de hecho una patente ampliación, y lo aplicamos hoy con cierto dramatismo a la consideración de las condiciones naturales de supervivencia para la humanidad. la cuestión ecológica desborda los límites puramente biológicos, y se ha convertido en un asunto de gran alcance político, ético y religioso.

Juan Pablo II manifiesta la crisis ecológica en su mensaje en la Jornada Mundial de la Paz en 1989: Algunas concreciones son: disminución de la capa del ozono, los cambios meteorológicos de efectos negativos para la salud producidos por residuos de carburantes, deforestaciones anárquicas y el uso de determinados herbicidas, etc. Pero el Santo Padre ha llamado la atención acerca del más profundo y grave de las implicaciones morales, inherentes a la cuestión ecológica: es la falta de respeto a la vida, como se observa en muchos efectos contaminantes.

Criterios respecto de las iniciativas de la protección de la ecología:

a) El despertar de una conciencia ecológica ha de ser saludado como aspecto positivo de la actual cultura.

b) Pero las acciones protectoras del medio ambiente se deben fundamentar en una cosmovisión correcta, si quieren ser eficaces a largo plazo. La cuestión ambiental no puede considerarse al margen de valores éticos y religiosos.

El Catecismo,2415 nos enseña que "El uso de los recursos minerales, vegetales y animales del universo no puede ser separado del respeto a las exigencias morales. El dominio concedido por el Creador al hombre sobre los seres inanimados y los seres vivos no es absoluto, está regulado por el cuidado de la calidad de vida del prójimo, incluyendo las generaciones futuras; y exige un respeto religioso de la integridad de la creación."

3) Hacia una Teología de la Tierra

a) Fundamentos Bíblicos

Las enseñanzas del Génesis nos proporcionan una visión muy equilibrada del hombre, su lugar en la creación, y su relación con los demás seres creados. El mandato de Gen.1,28 debe ser contemplada en relación al pacto global de Dios con Noé: es un pacto universal y ecológico. Ese pacto representa un nuevo comienzo para los hombres, animales y la tierra entera. El hombre no ha de dominar despóticamente la naturaleza: el mundo no es algo meramente dado, es una tarea confiada al hombre.

b) La Unidad de la Creación

El pensamiento cristiano abunda en testimonios que consideran a la creación como compuesto de una pluralidad de seres diferentes. Todos los seres han salido de las manos de Dios: se le ha de reconocer en ellos un valor intrínseco. Santo Tomás que afirma creó muchas y variadas criaturas para que "lo que faltaba a cada una de ellas para representar la bondad divina fuera suplido por las demás"[167]. Hay una interdependencia de las criaturas y esa interdependencia es querida por Dios. Las innumerables diversidades y desigualdades significan que ninguna criatura se basta a sí misma, que no existan sino en dependencia unas de otras, para complementarse y servirse mutuamente.

c) Valor de los Seres Creados

Tales seres se hallan sujetos a una jerarquía. Esta jerarquía está expresada por el orden de los "seis días", que va de lo menos perfecto a lo más perfecto. Las Criaturas no-humanas presentan un valor instrumental respecto al hombre, pero poseen además un valor intrínseco. Toda criatura posee su bondad y su perfección propias. Por la condición misma de la creación, todas las cosas están dotadas de firmeza, verdad y bondad propias y de un orden.

d) La Belleza del Universo

El orden y la armonía del mundo creado derivan de la diversidad de los seres y de las relaciones que entre ellos existen. La belleza de la creación refleja la infinita belleza del Creador. Debe inspirar el respeto y la sumisión de la inteligencia del hombre y de su voluntad[168].

 

17.5 La autonomía de las realidades terrenas: su fundamento y sentido.

Citamos las palabras del Vaticano II, Gaudium et Spes,36 donde se expone la doctrina sobre este tema:

"Si por autonomía de la realidad terrena se quiere decir que las cosas creadas y la sociedad misma gozan de propias leyes y valores, que el hombre ha de descubrir, emplear y ordenar poco a poco, es absolutamente legítima esta exigencia de autonomía. No es solo que la reclamen imperiosamente los hombres de nuestro tiempo. Es que además responde a la vocación del Creador. Pues, por la propia naturaleza de la creación, todas las cosas están dotadas de consistencia, verdad y bondad propias y de un propio orden regulado, que el hombre debe respetar con el reconocimiento de la metodología particular de cada ciencia o arte.

Por ello, la investigación metódica en todos los campos de saber, si está realizada de una forma auténtica científica y conforme a las normas morales, nunca será en realidad contraria a la fe, porque las realidades profanas y las de la fe tienen su origen en un mismo Dios. Más aún, quien con perseverancia y humildad se esfuerza por penetrar en los secretos de la realidad, está llevado, aún sin saberlo, como por la mano de Dios, quien sosteniendo todas las cosas, da a todas ellas el ser. Son, a este respecto, de deplorar ciertas actitudes que, por no comprender bien el sentido de la legítima autonomía de la ciencia, se han dado algunas veces entre los propios cristianos; actitudes que, seguidas de agrias polémicas, indujeron a muchos a establecer una oposición entre la ciencia y la fe.

Pero si autonomía de lo temporal quiere decir que la realidad creada es independiente de Dios y que los hombres pueden usarla sin referencia al Creador, no hay creyente alguno a quien se le escape la falsedad envuelta en tales palabras. La criatura sin el creador desaparece. Por lo demás, cuantos creen en Dios, sea cual fuere su religión, escucharon siempre la manifestación de la voz de Dios en el lenguaje de la creación. Más aún, por el olvido de Dios la propia criatura queda oscurecida."

 

B) RESUMEN

1) CEC, 321-324.

La divina providencia consiste en las disposiciones por las que dios conduce con sabiduría y amor todas las criaturas hasta su fin último. Ella actúa también por la acción de las criaturas. A los seres humanos Dios les concede cooperar libremente en sus designios. Cristo nos invita al abandono filial en la providencia de nuestro padre celestial y el apóstol S. Pedro insiste: "Confiadle todas vuestras preocupaciones pues él cuida de vosotros"[169]. La permisión divina del mal físico y del mal moral es misterio que Dios esclarece por su hijo Jesucristo, muerto y resucitado para vencer el mal. La fe nos da la certeza de que Dios no permitirá el mal si no hiciera salir el bien del mal mismo, por caminos que nosotros sólo conoceremos plenamente en la vida eterna.

2) Tesis Principales

a) Distinción del Creador y la criatura.

b) Relación de Causalidad entre el Creador y la criatura

      i) Dependencia total. El universo creado debe a Dios no sólo su existencia, sino también todo lo que tiene: su naturaleza y su fin, a la par de su origen.

      ii) Dependencia total respecto de un ser personal. El universo recibe toda su realidad creada de la sola intención eficaz de Dios, de un Dios que no ha querido estar ya nunca solo. Libremente Dios se manifiesta como libre amor, tal es el fin de toda empresa divina según la Escritura.

      iii) Dependencia total respecto de la Trinidad. Hay en el origen del mundo un amor tal, que un día el Creado se hará criatura en la persona de Jesús. La obra de la creación es absolutamente común a las tres personas divinas.

c) Relación de Causalidad entre Dios y un mundo que tiene una estructura y una evolución.

      i) Causa primera y causas segundas. El universo recibe de dios una estructura dinámica, una intercausalidad en que el Creador está dondequiera subyacente. En esta interacción de las causas, Dios da a todas ser ellas mismas, lo cual no se limita a hacer que cada una obre según su naturaleza; Dios las rige a todas y a cada uno interviniendo en el curso que toma su acción.

      ii) Duración. La duración no es una realidad exterior a seres que duran y que se insertan en ella como un contenido. El tiempo, pues, tiene la misma extensión que el universo creado, y no es anterior a la creación.

d) Manifestación de Dios a su creación. El Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo crea por la unidad de la naturaleza divina; pero su naturaleza no sería lo que es, si no fuera la naturaleza de un Dios trino. La actividad creadora es la única que pone en contacto, profundo e inmediato, el ser del que obra y toda la realidad del que recibe.

e) Conclusión

La dependencia creadora está constantemente subyacente a todas nuestras relaciones con Dios. Los que El eleva al orden sobrenatural por una nueva gratuidad, lo tienen ya de Él todo en virtud de su condición de criaturas...

El universo existe para constituir la prolongación del Dios hecho hombre, para entrar en contacto con la vida trinitaria en Jesús, la segunda persona encarnada. El sentido del mundo es manifestar un amor, el amor que quiere hacernos hijos en el Hijo. Este amor se dirige a pecadores en una benevolencia de perdón; a la postre, toda la creación, tal como se realiza al presente, tiene por sentido hacer brillar un misterio de misericordia.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

- La Creación, M. Schmaus.

- Dios Creador y Enaltecedor, Javier Ibáñez Fernando Mendoza.

- El Misterio de la Creación, José Morales.

- Dios Uno y Trino, Lucas mateo Seco.

- Doctrina Social de la Iglesia, Langlois.

- El Misterio Cristiano: La Creación, . Guelluy.

- Catecismo de la iglesia Católica.

- Antiguo resumen del bachillerato de la teología .

 

 

TEMA 18: EL SER HUMANO, CRIATURA DE DIOS

 

18.1. Los relatos del génesis.

18.2. Creación del varón y de la mujer.

18.3. El hombre, imagen de Dios.

18.4. Características de la persona.

18.5. El alma humana; la unidad animico-corporal del ser humano.

 

A) DESARROLLO

18.1. Los relatos del génesis.

En el libro del génesis encontramos dos relatos sobre la creación del primer hombre. Estas narraciones están en Gen 1,26-28 (relato sacerdotal ) y en Gen 2,4b-25 (relato Yahvista ). Éstas, aunque diferentes por el tiempo de su composición, su procedencia y lenguaje, se complementan y constituyen un todo unitario, que trasmite la enseñanza revelada sobre el origen del hombre.

1) Primer relato: Gen 1,26-28. ( Siglo VI a.C.) Pertenece a la fuente sacerdotal. En este relato se descubren formas de pensar y decir propias del tiempo de la cautividad en Babilonia. Esta narración es de índole teológica, esconde en sí una potente carga metafísica. Contiene el hecho objetivo

En el sexto día , Dios - después de haber creado a los astros, plantas, animales, etc. - crea al hombre y lo hace a su “ imagen y semejanza “ , para que domine los peces del mar, a las aves del cielo, etc.

El hecho de la creación en etapas habla de una gradación de calidad. Pero el hombre no es creado según una sucesión natural, sino que el Creador parece detenerse antes de llamarlo a la existencia, como si volviese a entrar en sí mismo, para tomar una decisión.

En el versículo 26 , las palabras divinas “ hagamos al ser humano “ constituyen una solemne introducción indicativa, entre otras cosas, de lo que va a ocurrir encierra una particular importancia dentro del conjunto de la obra creadora. Expresa: una decisión y anuncia una acción: “ Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”. Esta afirmación del versículo 26 constituye la más importante y sorprendente del mismo.

La fijación del significado de las palabras imagen y semejanza, usadas en el texto, ha ocupado la atención de los teólogos y exegetas. Los intérpretes se dividen inicialmente entre los que consideran que aquellos términos son sinónimos y los que hablan de una diferencia de significado deliberadamente pretendida por el escritor sagrado. Pero analizando el texto no da pie a pensar de que se trata de dos cosas distintas, sino que se refieren a lo mismo. El texto parece llevar una cierta redundancia.. En él, la expresión imagen repite tres veces: a) Propósito : “ hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza “, b) Acción: “Dios creó (…) a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó “. ( v. 27 ).

En el versículo 27, el sustantivo hombre se sustituye por macho y hembra. Con ello nos quiere decir que ambos ( varón y mujer ), son igualmente imagen de Dios. La distinción de sexos pertenece a la creación inmediata de la humanidad. El ser humano se realiza plenamente en la diferencia de varón y mujer.

En el versículo 28, encontramos un bendición nupcial, Dios les dice: “ sed fecundos y multiplicaos, henchid la tierra y dominad “. El aspecto y la actividad de la pareja que ocupan la atención del hagiógrafo es la fecundidad, a lo que hombre y la mujer están llamados conjuntamente. La unión conyugal forma parte del designio divino sobre el mundo y también en la procreación, el hombre y la mujer expresan su naturaleza de imagen de Dios. Aquí se puede ver la sacralidad del matrimonio, del amor y de la fecundidad.

De éstos tres versículos se desprenden igual número de verdades antropológicas fundamentales:

a) El hombre es el ápice de todo lo creado en el mundo visible, y el género humano (…)es corona de la creación. Varón y mujer son seres humanos en el mismo grado, ambos fueron creados a imagen de Dios.

b) Esta imagen y semejanza con Dios, esencial al ser humano, es trasmitida a sus descendientes.

c) El creador confía el dominio de la tierra al género humano, a todas las personas.

Se trata de tres conceptos relacionados: dignidad, fecundidad y dominio.

La dignidad que procede de que el hombre es imagen de Dios, se manifiesta tanto en ella fecundidad humana como en el dominio sobre el mundo.

Hay una huella de Dios tanto en la fecundidad humana como en el dominio: 1) En cuanto a la fecundidad. Trasmitiendo la vida a los hijos hombre y mujer les dan en heredad esa “imagen de Dios “ que fue conferida al primer hombre en el momento de la creación y 2) En cuanto al dominio. La creación a imagen de Dios constituye el fundamento del dominio sobre las otras criaturas del mundo visible, las cuales fueron llamadas a la existencia con miras al hombre y para él.

Que el hombre está hecho a imagen de Dios es definición del hombre y fundamento de la peculiar dignidad de la persona humana. El hombre se convierte en expresión particular de la gloria del Creador, está llamado a convertirse entre las criaturas del mundo visible en un portavoz de la gloria de Dios y en una palabra de su gloria.

2) Segundo relato: Gen. 2,4b-25. Pertenece a la fuente yahvista ( Siglo IX a.C.). Este relato refleja la cultura y teología de los primeros tiempos de la monarquía. Es más antiguo que el sacerdotal; más simbólico y descriptivo; más alegórico, psicológico y subjetivo. Este texto se puede dividir en seis partes:

a) Presentación, que sirve de transición del relato sacerdotal al yahvista: la tierra baldía expectante del hombre que la ha de trabajar.

b) Creación del hombre. Es narrada con la mayor brevedad. La idea de formar o modelar a partir de un material determinado se usa en la Biblia para describir la actividad del alfarero. “ Yahveh es presentado como el alfarero que modela al hombre - yasar ha ´adam - con polvo de la tierra - ´afar ha ´adamah - y después infunde aliento de vida - nesoma - . (…). ´Adam en este contexto no significa el primer hombre como individuo, sino el hombre en general, el ser humano antes y fuera de cualquier determinación, incluso de la determinación sexual. La única determinación, incluso de la determinación que, a lo largo de la Biblia el término ´adam es su condición de criatura, su origen y dependencia de Dios, su superioridad sobre el resto del universo creado y también sus limitaciones”[170].

La creación del ser humano del polvo de la tierra es presentada como un proceso misterioso, como una acción primordial que escapa nuestra comprensión. Después de expresar sobre el frágil carácter de la naturaleza y condición humanas. El término afar alude sin duda a las limitaciones que comporta la existencia terrena del hombre.

El texto parece reflejar la experiencia corriente de que un ser humano es una realidad tangible ( un cuerpo ), viva y no dividida: resultó el ser humano un ser viviente . El aliento de vida implica sencillamente que el hombre es un ser vivo. La persona es creada como un a realidad viviente . No es un alma que se coloca en el cuerpo.

c) La preparación del paraíso. El paraíso es el ornato del hábitat del hombre. Se quiere expresar cual es el sentido de la vida humana que está llamado desde los inicios al cultivo de la tierra y a su dominio. Se cierra con un mandamiento que Dios da al hombre: “ que es no comer del árbol de la ciencia del bien y del mal “. Eso le pertenece a Dios; está reservado a Dios decir lo que es malo y lo que es bueno. Supone un sometimiento de la criatura al creador.

d) La soledad originaria. “ No es bueno que el hombre esté solo, voy a hacerle una ayuda adecuada”.

e) El hombre pone nombre a los animales. Significa un acto de posesión, Dios lleva al hombre todos los animales para ver como los llamaba y para que cada ser viviente tuviese el nombre que el hombre les diera. Aquí se manifiesta el acto de dominio, posesión e inteligencia.

f) Creación de la mujer. La mujer es creada para acompañar al hombre en la soledad originaria. Se da una evidente imagen nupcial. Aquí se da la idea de una sola carne. Se da una igualdad entre el hombre y la mujer. También se haba del estado de inocencia originaria.

De este texto se pueden sacar dos grandes enseñanzas: 1) en cuanto a la sexualidad y al matrimonio y 2) en cuanto a la condición humana.

En cuanto a la sexualidad y al matrimonio se aluden:

a) La condición de soledad originaria. El hombre está solo y esto se presenta como un problema antropológico fundamental. La soledad originaria tiene dos momentos: 1) cuando el hombre cae en la cuenta de su identidad, al ver que no existe ningún otro ser como él en el mundo y 2) cuando siente la necesidad de la compañía humana.

Los dos aspectos son fundamentales de la persona: la identidad del hombre y las relaciones humanas.

El hombre se da cuenta de que está solo cuando Dios le muestra las demás criaturas para que les ponga nombres: a medida que Dios se las presenta . Así el hombre tomo conciencia de su propia superioridad, es decir, no puede ponerse al nivel de ninguna otra especie de seres vivientes sobre la tierra. El génesis comenta “ no había para el hombre ayuda semejante a él”. El hombre se encuentra desde el primer momento delante de Dios , como en búsqueda de la propia identidad. En esa búsqueda, sigue un itinerario que le lleva a la autoconciencia: a) Primer paso: Conciencia de soledad, b) Segundo paso: comparación con el mundo y c)Tercer paso: el hombre nota que es diferente de los demás seres y también, en que consiste esa diferencia. El hombre comienza a conocerse a sí mismo, advirtiendo a sí mismo lo que le distingue.

El segundo aspecto de la soledad originaria se encuentra en el necesidad de encontrar un semejante. En esto se manifiesta el carácter social del hombre, necesita de otros seres como él.

Ser persona es ser un sujeto capaz de relaciones. Como puede advertirse en Génesis 2,18, el hombre no puede existir solo; puede existir solamente como unidad de dos y por consiguiente en relación con la persona humana. Y esta comunión de los dos indica que en la creación del hombre se da una cierta semejanza con la comunidad divina, esta semejanza se da como una llamada y tarea.

b) La escena de la creación de la mujer. Tiene una clara imagen nupcial. Expresa la unidad del género humano, la común dignidad del hombre y de la mujer.

c) Se habla de la fuerza del vínculo conyugal. El hombre y la mujer forman una sola carne.

La condición humana.

El hombre es creado como una realidad viviente y como una síntesis de un elemento somático y un elemento espiritual. El hombre tiene una condición psico-somática. La persona humana es un ser a la vez corporal y espiritual. El relato bíblico expresa esta realidad, con un lenguaje simbólico, cuando afirma que Dios formó al hombre con polvo del suelo e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente. Por tanto, el hombre en su totalidad es querido por Dios. El hombre es una realidad primera y última de cuerpo y alma, no es el alma que se coloca en el cuerpo. En la unidad de cuerpo y alma el hombre es por su misma naturaleza un resumen del universo material, el cual alcanza por medio de la persona su más alta cima.

El cuerpo no es simplemente un órgano e instrumento del espíritu. Éste expresa la persona. Si vemos al cuerpo, vemos al hombre, porque lo somático no es un simple envoltorio de un núcleo personal.

El hombre es sujeto a partir de su propio cuerpo y no sólo por su autoconciencia, pues es precisamente su estructura corporal lo que le permite ser autor de la actividad verdaderamente humana. Le permite trabajar, que es algo intrínseco a la realización de su ser. El cuerpo es esencial para la realización y manifestación del hombre.

 

18.2. Creación del Varón y de la mujer.

" Macho y hembra los creó" (gen 1,27). A diferencia del   Gen 2 ( vide infra), el escritor  Sacerdotal se refiere a la creación de la mujer de modo sumamente breve y lacónico. Los dos términos empleados zakar/ macho y uneqebab/ hembra sugieren directamente que la distinción de sexos pertenece a la creación inmediata de la humanidad. El ser humano sólo se realiza plenamente en la diferencia de varón y mujer. No puede hablarse de una esencia del hombre al margen  de su existencia en dos sexos.

El pensamiento bíblico es radicalmente opuesto a toda concepción andrógina del ser humano. Queda por tanto excluida  cualquier concepción mítica de la sexualidad, pero al mismo tiempo ésta no queda desacralizada, como tampoco el hombre, puesto que precisamente  al ser el ´adam macho y hembra se refleja en él la imagen de Dios. La sexualidad y en consecuencia  la corporeidad humana es así valorada en la más alta medida.

El texto nos dice también que la humanidad existe en comunidad: comunidad de hombre y mujer, y de unos seres humanos con otros. El destino de la persona humana es vivir con los demás. Se trata de una condición que deriva de  la Creación misma.

Bendíjolos Dios y díjoles: "Sed fecundos y multiplicaos (Gen 1,28). Para la Biblia todo lo que concierne a la vida es santo. Un respeto espontáneo y patente impregna los textos bíblicos que tratan de la sexualidad humana. El aspecto y la actividad e la pareja que ocupan ahora la atención del hagiógrafo son la fecundidad, a la que el hombre y  mujer son llamados conjuntamente. Esta fecundidad es un don de Dios y fruto de su bendición . Se origina en el Creador y es Objeto de una vocación.

La sexualidad en el ser humano adquiere una valoración muy distinta a la que presenta los animales, aunque la capacidad de procrear derive en muchos casos de una bendición divina. La unión conyugal forma parte  del designio divino sobre el mundo, y también en la procreación  el hombre y la mujer expresan su naturaleza de imagen de Dios. Vivida en estas condiciones, la sexualidad humana es una manifestación de la dignidad con la que el hombre ha sido  dotado por su Creador.

A través de estos textos vemos claramente cuál es la fuente inmediata de la sacralidad del matrimonio, del amor y de la fecundidad. No es un arquetipo mítico, como imaginaban los pueblos paganos del entorno. Es la palabra creadora de Yahvéh, que expresa su voluntad permanente. La misma palabra divina ha impreso en la sexualidad humana su norma natural y el ideal hacia  el que debe tender, Si el matrimonio no tiene un arquetipo divino, posee, sin embargo, un prototipo humano, creado por Dios en el origen, y que permanece como el modelo que debe ser reproducido.

 

18.3. El hombre, imagen de Dios.

Hay varios textos en la Sagrada Escritura en la que aparece el hombre como imagen de Dios. Estos se pueden resumir en la exégesis sobre los textos de la creación. Van unidas la decisión creadora de Dios y la bendición. Dios crea, bendice y sitúa al hombre en el mundo y con eso corona la creación.

Gen 1: lo que nos transmite sobre la creación del hombre es que Dios lo crea porque quiere y lo crea al final, a modo de coronación de su obra creadora. De este texto se desprenderán tres importantes puntos: a) El hombre es creado a imagen y semejanza de Dios. b) Hay un mandato para el dominio. c) Fecundidad. El hombre procrea imágenes de Dios. En estos tres puntos encontramos un especial paralelismo con los tres desórdenes que se dan en el hombre: a) soberbia de la vida; b) concupiscencia de la vista; c) concupiscencia de la carne.

Gen 3: En este segundo relato de la creación del hombre hemos de destacar 4 aspectos: a) El hombre es creado tanto del barro de la tierra como de algo divino. b) El Paraíso es el ornato del hábitat del hombre. Esta el árbol de la vida como símbolo de la inmortalidad terrena. c) La mujer es creada para acompañar al hombre en su soledad originaria. d) Se expresa la naturaleza del pecado. Por tanto queda deteriorada la d1) Imagen de Dios; d2) el dominio; y d3) la fecundidad.

Textos sapienciales: insisten en la cuestión de la dignidad. Sir. 17,3: el hombre se parece a Dios porque domina sobre el mundo; Ab. 2,23: Dios hizo al hombre incorruptible porque es de su misma naturaleza; Ab. 9,1 y 10,1: Oraciones de Salmón, Dios hizo al hombre para dominar.

En el Nuevo Testamento: se pone de manifiesto que Cristo es imagen de Dios Invisible[171] y esplendor de su sustancia[172]. Cristo es imagen del Padre[173]. Estamos llamados ser uno con Cristo[174] y seremos semejantes a Él, porque le veremos tal cual es.

 

La imagen de Dios en el hombre -que desarrolla la patrística- se puede ver en dos puntos: A) en el Alma. La escuela Alejandrina ha visto en el Alma lo que es propiamente humano y a ello se refiere la creación a Imagen de Dios. El cuerpo no sería imagen de Dios, pues eso equivaldría a considerar a Dios corpóreo[175]. B) en el Cuerpo. En otra línea están los que ven la creación a Imagen de Dios también en relación a la plasmación del cuerpo humano y no solo en el alma: el modelo a partir del cual Dios ha creado al hombre es el Hijo que iba a encarnarse[176]. Respecto a la Imageny Semejanza hay padres que las distinguen entre si: la imagen se recibe con la creación y la semejanza se va adquiriendo con la virtud. Otros padres, aunque no distingan, aceptan un crecimiento en la semejanza o en la imagen.

La concepción teológica de imagen de Dios es diferente de éstos modos de ver al hombre como imagen de Dios. El hombre imagen de Dios quiere decir, que el ser humano se parece a Dios, y solo el hombre es capaz de conocer a Dios y amarle. El hombre en cuanto imagen de Dios se da en el conocimiento y en el amor humano, dos facultades que Dios tiene. Bajo la luz de alcanzar a Dios, de perfeccionar por ayuda de la gracia santificante, el hombre se acerca más a Dios, se parece más a Dios. El hombre va recogiendo un camino de santificación con Dios.

 

18.4. Características de la persona.

Entre los aspectos que caracterizan la personalidad humana y ayudan a definirla, se encuentra la racionalidad, la tendencia innata que lleva al hombre a transformar el mundo que lo rodea, la afectividad, la sexualidad, la relación que guarda con todo el universo, su naturaleza religiosa, su lenguaje, y el carácter social. Vamos a examinar en este apartado las tres últimas características que se consideran más relevantes de la persona humana.

a) El hombre, ser religioso. El ser humano tiende por naturaleza al reconocimiento y adoración de Dios. Hay en su mente y en sus conocimientos una cierta conciencia de sus orígenes y de su fin último. El sentido más alto de la dignidad humana radica precisamente en la tendencia del hombre a la comunión con Dios. No se trata de un mero impulso, sino que responde a una llamada divina. Una consecuencia directa de este hecho es que existe un deseo de Dios inscrito hondamente en el corazón humano, un deseo que Dios no deja de estimular. El hombre ha expresado y expresa su ser religioso por medio de creencias y determinados comportamientos que hacen referencia al mundo invisible y al más allá, y que indican su dependencia de un ser supremo. Esos comportamientos incluyen la oración, la práctica de sacrificios, la erección de lugares sagrados, la determinación de tiempos con especial significado religioso, etc. Estas formas de conducta se originan en el ser natural del hombre y no guardan, una relación directa con la economía de salvación instaurada por la Revelación sobrenatural y la gracia de Jesucristo. Pero no son completamente ajenos a la gracia divina, y pueden ser aveces preparación providencial de la religión revelada, y contener fragmentos de verdad cristiana. El hombre puede adoptar a veces ante la religión actitudes de olvido, indiferencia e incluso de repudio expreso. Estas ideas y la conducta de desafío que deriva de ellas obedecen a una mente confundida y a una voluntad perversa , y no pertenecen a la norma sino a la patología del espíritu humano.

b) El hombre, ser social. Sólo con los demás y entre los demás deviene el hombre un ser verdaderamente humano. La sociedad es un factor ineliminable en la homonización y personalización del individuo . El carácter social tiene que ver con el más íntimo y elemental desarrollo de su ser. Porque no hay un yo si no existe un tú con el que entrar en relación. El hombre es un ser esencialmente relacional, abierto al diálogo y a la comunicación con otros seres humanos por un imperativo de naturaleza ontológica. Los hombres nacen dotados de una herencia genética y de una herencia cultural, de modo que en la constitución de su persona confluyen dos factores, uno biológico y otro histórico. La herencia cultural o social influye en nuestra personalidad más todavía que la genética. De ahí la excepcional importancia de la educación y del ambiente en el hacerse del individuo. Nadie comienza su historia personal desde cero. Su propia historia arranca de la historia de los demás que le han precedido en el tiempo. Cuando un hombre es adulto también necesita de la comunidad , porque debe insertarse en un sociedad especializada y sentirse parte de ella para suplir la carencias y desarrollar sus cualidades. La inserción en la comunidad supone además la integración en una tradición. El hombre recibe de la sociedad y contribuye también a ella según sus posibilidades.

c) El hombre, ser capaz del lenguaje. La capacidad del lenguaje es algo definitorio en el hombre en máximo grado. El uso del lenguaje es la actividad racional por excelencia, no solo en el sentido de que el lenguaje humano deriva de la razón, sino también en el sentido de que los símbolos y signos lingüísticos son como un terreno a partir del cual la misma razón se constituye. La razón se halla en la raíz del lenguaje, y éste a su vez da forma a la razón.

El lenguaje ha sido definido como un método exclusivamente humano de comunicar ideas, emociones y deseos por medio de un sistema de símbolos producidos de manera deliberada. El lenguaje humano no es el resultado de un instinto ni tiene una base exclusivamente biológica o morfológica. El hombre habla siempre en una lengua determinada, que es producto cultural y social, y que se trasmite de una manera viva en el seno de una comunidad. Lo que caracteriza además al lenguaje humano es la posibilidad de emitir y recibir un número ilimitado de mensajes. El lenguaje exterioriza la intimidad de un modo voluntario, deliberado y controlado. La conexión entre pensamiento y lenguaje, no es accidental o contingente, sino que la relación es intrínseca. La estructura lógica incorporada al lenguaje, es el pensar mismo. El lenguaje es pensamiento expresado sensiblemente, pero es también el pensamiento mismo. Su función no es meramente comunicativa o instrumental. El lenguaje es el vehículo del pensamiento.

 

18.5. El Alma Humana; la unidad anímico-corporal del ser humano.

Si afirmamos que Dios es un ser espiritual y que el hombre es imagen de Dios, se desprende de estas dos premisas que el alma humana es espiritual.

También se desprende del hecho de que el alma humana realiza operaciones estrictamente espirituales (intelección, reflexión, elección, etc.) que no dependen intrínseca ni esencialmente del cuerpo, la inmortalidad del alma.

En la perspectiva bíblica hay dos textos fundamentales que sobresalen en el Antiguo testamento: Gen 2, 7 “Formó Yahveh Dios al hombre del polvo de la tierra y le inspiró en el rostro aliento de vida, y fue así el hombre ser animado”; y Gen 1, 26-27 “Y creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios le creó, y los creó macho y hembra”. De estos textos se deducen tres ideas fundamentales: 1) que el hombre ha recibido de Dios, directamente, algo que está aquí expresado de una manera muy concreta y que hace de él un ser completamente distinto de los animales. 2) que el hombre domina el resto de la creación como un ser de otro orden. 3) que el hombre está hecho a imagen Dios. Solo progresivamente la noción de resurrección se va abriendo camino ,como se ve por ejemplo en todo el cap. 37 de Ezequiel y sobre todo en 2 Mac. 13, 38-46. En el Nuevo testamento no hay un tratado de Jesucristo acerca del alma, no se puede buscar nada que se asemeje a una teoría sobre la naturaleza del alma. La creencia en la resurrección constituye, sin duda, el centro de la revelación neotestamenteria. Existen textos que afirman muy claramente la distinción entre el principio espirtual y el principio corporal del hombre, así Mt 10, 28 “No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, que el alma no pueden matarla; temed más bien a aquel que puede perder el alma y el cuerpo en la Gehenna”. San Pablo depende en gran medida de las concepciones tradicionales del AT; así en 1 Cor 15, 45 y 1 Tes 5, 23.

En los comienzos de la Iglesia se encuentran, pues, por una parte, en presencia de una certeza de fe: la resurrección, que implica la existencia del alma, y, por otra de un conjunto de doctrinas heterogéneas sobre el origen y naturaleza del alma. Por tanto podemos afirmar que la elaboración cristiana del alma se basa primeramente en los relatos del Génesis; en las palabras de Jesucristo; en la recepción cristiana de Platón y en la recepción de la doctrina hilemórfica de Aristóteles. Platón no cesa nunca de afirmar la inmortalidad del alma, esencialmente diferente del cuerpo. Inmortalidad que significa no sólo que la existencia del alma persiste después de la muerte del individuo, sino también que esta existencia es anterior a la del individuo en que ella habita. A partir de Platón se desarrollará toda una tradición filosófica que sostiene que el alma no alcanza la plenitud de su destino más que evadiéndose, por la contemplación y la reflexión, de la materia en la que está encerrada. Por su parte Aristóteles la define así: “Aquello por lo que nosotros, vivimos, sentimos, y ante todo pensamos”. Es aquello por lo que la vida que estaba en potencia en el cuerpo se convierte en acto: la forma del cuerpo. No hay vida eterna para el alma aristotélica. Santo Tomás es el que adapta la doctrina aristotélica la cual parecía tener pocas posibilidades de servir de base a una teología cristiana del alma.

La persona humana creada a imagen de Dios , es un ser a la vez corporal y espiritual. El relato bíblico  expresa esta realidad  con un lenguaje simbólico  cuando afirma que  " Dios formó al hombre con polvo del suelo e insufló  en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente" (Gen 2,7). Por tanto, el hombre en su totalidad es querido por Dios".

El hombre es una unidad  primera y última  del alma y cuerpo. Por encima de la diferencia esencial del cuerpo y alma, es preciso afirmar la totalidad ontológica del ser humano, que ha sido descrito con razón como cuerpo  animado o alma encarnada.

El alma racional y la carne hacen un solo hombre. El cristiano rompe con la idea griega de que el hombre es su alma, un alma que debe liberarse de la carne en que ha caído.

La comprensión cristiana del hombre  se distancia también de la antropología  cartesiana, que concibe el alma y el cuerpo como dos sustancias o realidades completas, vinculadas mediante una unión puramente accidental. El cristiano  se aleja por tanto de cualquier concepción antropológica  que aísle o privilegie  el espíritu a expensas de la corporalidad, y también de planteamientos dualísticos que hablan del espíritu como lo libre y personal en el hombre, y del cuerpo como lo natural  sometidos a las leyes necesarias.

La corporeidad en la Sagrada Escritura es tan propia y constitutiva del  ser humano como su espiritualidad. El hombre es en la Biblia un espíritu vivo , o es carne, es decir, consiste en la totalidad psicosomática  que cada uno de nosotros comprueba en su propia experiencia. Espíritu y carne no son dos cosas adecuadamente distintas , como el soma  y la psiche de Platón.

El cuerpo   no es simplemente un órgano o instrumento del espíritu. El cuerpo expresa la persona. Si vemos el cuerpo, vemos al hombre, porque lo somático no es un simple envoltorio de un núcleo personal.

El hombre es sujeto a partir del propio cuerpo  y no solo por su autoconciencia, pues es precisamente su estructura corporal lo que le permite ser autor de una actividad  verdaderamente humana. Le permite en concreto, trabajar,  que es algo intrínseco a la realización de sus ser. El cuerpo es esencial para la manifestación  y realización del hombre.

La doctrina cristiana sobre el cuerpo del hombre se opone a las diferentes formas de dualismos que ve en la materia el origen del mal. La Biblia dice que el hombre ha sido creado por Dios tanto en su cuerpo como en su alma, y que estos eran buenos. Está claramente presente en los relatos de la creación del Génesis. Hay una cierta influencia de las ideas platónicas que ha llevado a minimizar la importancia positiva del cuerpo, como si fuese accidental al alma vivir en un cuerpo. La inspiración aristotélica de Santo Tomás le ha ayudado por el contrario a hacer plena justicia a la antropología bíblica. No niega que sea el alma por sí misma una forma sustancial, pero precisa que es la forma de un cuerpo al que Dios la destina. En el nuevo Testamento nos muestra la positividad del cuerpo el hecho mismo de que el Verbo se encarnase; la realidad del matrimonio y de la procreación[177] y por supuesto la resurrección final con Cristo[178].

 

B) RESUMEN

La revelación destaca que el hombre es un ser singular, situado frente a la totalidad del cosmos. Dios creador del mundo puramente material y puramente espiritual, ha creado al hombre que está en medio, resumiendo en sí esos dos mundos. Es de fe que el hombre fue creado por Dios. El magisterio enseña que desde el principio del tiempo Dios creó al hombre compuesto de alma y cuerpo[179]. El ser humano aparece en la Biblia como coronación y centro de la obra divina. La creación del hombre es iniciativa del Creador. El origen divino del hombre determina los aspectos de su presente y de su presencia ante Dios, juega un papel decisivo en lo concerniente a lo que el hombre ha de llegar a ser , determina el futuro humano, está íntimamente relacionado con la salvación del hombre. El hombre a su vez no ha sido creado solitario.

En el libro del génesis encontramos dos relatos sobre la creación del hombre, estas narraciones están en Gen 1,26-28 ( relato sacerdotal ) y en Gen 2,4b-25 ( relato Yahvista ). Éstas. Aunque diferentes por el tiempo de su composición, etc. se complementan y constituyen un todo unitario, que trasmite la enseñanza revelada sobre el origen del hombre. Del relato sacerdotal se desprenden las siguientes enseñanzas antropológicas: a) El hombre es el ápice de todo lo creado en el mundo visible, y el género humano (…)es corona de la creación. Varón y mujer son seres humanos en el mismo grado, ambos fueron creados a imagen de Dios, b) Esta imagen y semejanza con Dios, esencial al ser humano, es trasmitida a sus descendientes y c) El creador confía el dominio de la tierra al género humano, a todas las personas. En el relato Yahvista se pueden sacar dos grandes enseñanzas: 1) en cuanto a la sexualidad y al matrimonio y 2) en cuanto a la condición humana.

En cuanto a la sexualidad y al matrimonio se aluden: a)La condición de soledad originaria. El hombre está solo y esto se presenta como un problema antropológico fundamental. La soledad originaria tiene dos momentos: 1) cuando el hombre cae en la cuenta de su identidad, al ver que no existe ningún otro ser como él en el mundo y 2) cuando siente la necesidad de la compañía humana. Los dos aspectos son fundamentales de la persona: la identidad del hombre y las relaciones humanas, b) La escena de la creación de la mujer. Tiene una clara imagen nupcial. Expresa la unidad del género humano, la común dignidad del hombre y de la mujer y c) Se habla de la fuerza del vínculo conyugal. El hombre y la mujer forman una sola carne. En cuanto a la condición humana se alude que el hombre es creado como una realidad viviente y como una síntesis de un elemento somático y un elemento espiritual. El hombre tiene una condición psico-somática. La persona humana es un ser a la vez corporal y espiritual. El hombre en su totalidad es querido por Dios. El hombre es una realidad primera y última de cuerpo y alma, no es el alma que se coloca en el cuerpo. El cuerpo no es simplemente un órgano e instrumento del espíritu. Éste expresa la persona. Si vemos al cuerpo, vemos al hombre, porque lo somático no es un simple envoltorio de un núcleo personal. El hombre es sujeto a partir de su propio cuerpo y no sólo por su autoconciencia, pues es precisamente su estructura corporal lo que le permite ser autor de la actividad verdaderamente humana.

 

En Gen 2,21-22 se narra la creación de la mujer. Con ella la creación de la humanidad está completa y el plan divino habrá cubierto su objetivo final. El modo en que se realiza la creación de Eva, se describe con lenguaje simbólico, que expresa bien a las claras como el hombre y la mujer comparten y realizan la misma naturaleza y se pertenecen mutuamente.

Dios provoca en el hombre un profundo sueño. En la tradición bíblica, el sueño es espacio de revelación , es también el expediente con el que se subraya la gratuidad de la acción divina y su carácter misterioso. Por eso dicha acción, no puede tener, ni espectadores, ni colaboradores humanos. El hombre no participa activamente en la creación de la mujer, no puede darse a sí mismo lo que le falta, debe recibirlo como ha recibido su propia existencia, como puro regalo divino.

La concepción teológica de imagen de Dios. El hombre imagen de Dios, quiere decir: que el ser humano se parece a Dios, y solo el hombre es capaz de conocer a Dios y amarle. El hombre en cuanto imagen de Dios se da en el conocimiento y en el amor humano, dos facultades que Dios tiene. Bajo la luz de alcanzar a Dios, de perfeccionar por ayuda de la gracia santificante, el hombre se acerca más a Dios, se parece más a Dios. El hombre va recogiendo un camino de santificación con Dios.

Entre los aspectos que caracterizan la personalidad humana y ayudan a definirla, se encuentra la racionalidad, la tendencia innata que lleva al hombre a transformar el mundo que lo rodea, la afectividad, la sexualidad, la relación que guarda con todo el universo, su naturaleza religiosa, su lenguaje, y el carácter social.

El alma humana. Su origen en relación al cuerpo. Si afirmamos que Dios es un ser espiritual y que el hombre es imagen de Dios, se desprende de estas dos premisas que el alma humana es espiritual. También se desprende del hecho de que el alma humana realiza operaciones estrictamente espirituales (intelección, reflexión, elección, etc.) que no dependen intrínseca ni esencialmente del cuerpo, la inmortalidad del alma. En los comienzos de la Iglesia se encuentran, pues, por una parte, en presencia de una certeza de fe: la resurrección, que implica la existencia del alma, y, por otra de un conjunto de doctrinas heterogéneas sobre el origen y naturaleza del alma. Por tanto podemos afirmar que la elaboración cristiana del alma se basa primeramente en los relatos del Génesis; en las palabras de Jesucristo; en la recepción cristiana de Platón y en la recepción de la doctrina hilemórfica de Aristóteles. La doctrina cristiana sobre el cuerpo del hombre se opone a las diferentes formas de dualismos que ve en la materia el origen del mal. La Biblia dice que el hombre ha sido creado por Dios tanto en su cuerpo como en su alma. Está claramente presente en los relatos de la creación del Génesis. La inspiración aristotélica de Santo Tomás le ha ayudado por el contrario a hacer plena justicia a la antropología bíblica. No niega que sea el alma por sí misma una forma sustancial, pero precisa que es la forma de un cuerpo al que Dios la destina. En el nuevo Testamento nos muestra la positividad del cuerpo el hecho mismo de que el Verbo se encarnase; la realidad del matrimonio y de la procreación y por supuesto la resurrección final con Cristo.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

- Juan Luis Lorda. “ Antropología del Concilio Vaticano II a Juan Pablo II “. Palabra. Madrid 1996.

- José Morales. “ El misterio de la Creación “. Eunsa. Pamplona 1994.

- Michael Schmaus. “Teología dogmática: Dios Creador”. Tomo II. Rialp. Madrid 1959.

- L. Bouyer. Diccionario de Teología. Herder. Barcelona 1973.

 

TEMA 19. JUSTICIA Y PECADO ORIGINAL

 

19.1. Intimidad del hombre con Dios en la situación originaria.

19.2. Tentación y caída.

19.3. El pecado original: existencia, naturaleza y consecuencias.

 

A. DESAROLLO

19.1. Intimidad del hombre con Dios en la situación originaria.

El estado de justicia original es uno de los estados históricos de la naturaleza humana, en el que el hombre existió antes del pecado original. En este estado, el destino del hombre era sobrenatural (visión beatífica), tenía la gracia santificante y los dones preternaturales de inmortalidad, inmunidad de concupiscencia e impasibilidad.

El primer hombre, Adán, había sido constituido en santidad y justicia antes del pecado original. Cosa que sólo podemos conocer por medio de la Revelación sobrenatural.

El ser humano es creado no para quedarse en una hipotética condición de naturaleza pura, sino para realizar su apertura trascendental a Dios sobreabundantemente, más allá de su propia estructura ontológica. Previamente a su opción libre, hay que contar con esta voluntad divina de autodonación, que no decide primero crearlo, sin más, para decidir después elevarlo a la comunión de su ser, sino que lo crea con la intención de divinizarlo. Mientras no surjan factores ajenos a Dios (la libertad del hombre), la situación originaria es situación de gracia; el pecado de Adán no es lo primero, ni la historia se inicia con la opción pecadora del hombre, sino con la voluntad agraciante de Dios.

A pesar de la libertad de hombre, el proyecto divino, permanecerá tan inmutable como el mismo Dios. El fin elegido es único e inamovible; la opción humana no puede frustrar el dinamismo cristológico que impulsa la historia del hombre hacia su divinización (hacia el hombre-Dios). Lo que si puede modificar es el itinerario; en tal caso, la gracia asumirá la forma concreta de la misericordia; el amor se revestirá de sufrida paciencia.

En resumidas cuentas Dios creo al hombre para que fuera elevado a la intimidad de su creador y para que entrara en la realización histórica del plan divino. Llamado a esta unión con su creador, el hombre debe aceptar libremente, desde el primer instante de su vida consciente, del don que se le hace. Esta aceptación es necesaria para la conclusión del lazo religioso, signo de la existencia autentica, que es respuesta personal a la iniciativa divina.

La Iglesia, en el concilio Vaticano I enseñó infaliblemente que “Dios, por su infinita bondad, ordenó al hombre a un fin sobrenatural, es decir, a participar de los bienes divinos que exceden totalmente la inteligencia de la mente humana”[180]. Ello quiere decir que, si Dios destinó al hombre a un fin sobrenatural, elevó al primer hombre al orden sobrenatural y con él a toda la humanidad, ya que el hombre, en estado de naturaleza pura, no hubiera podido alcanzar jamás ese fin sobrenatural consistente en la visión de Dios, contemplado y gozado tal cual es en sí mismo.

La elevación del hombre al orden sobrenatural la realizó Dios constituyendo al primer hombre en santidad y justicia originales. Esta “santidad y justicia”, que es la expresión usada por el concilio de Trento, equivale a gracia santificante y los dones preternaturales.

Adán y Eva estaban dotados de gracia antes del pecado original, adornados con unos dones singulares y colocados en una situación que reflejaba en su ser la profunda armonía de su relación con Dios. Esta verdad es enseñada por el concilio de Trento, situación a la que también llama “estado de inocencia”.

El concilio Vaticano II se hace eco de esta enseñanza cuando afirma que el Padre Eterno “decretó elevar a los hombres a la participación de su vida divina”[181].

El reciente Catecismo de la Iglesia Católica expresa estas ideas del modo siguiente: “El primer hombre fue no solamente creado bueno, sino constituido en la amistad con su Creador y en armonía consigo mismo y con la creación en torno a él; amistad y armonía tales que no serán superadas más que por la gloria de la nueva creación en Cristo”[182].

Es coherente pensar, en efecto, que el hombre fue plenamente elevado en el mismo momento de la creación, aunque el concilio de Trento no dice creado, sino constituido, con el fin de no implicar su doctrina en las discusiones teológicas de aquel momento.

El hombre nunca ha existido, por lo tanto, sin estar llamado a la comunión con Dios. Por eso, la creación de Adán es una verdadera vocación, porque le constituye en el ser como interlocutor directo de Dios. Adán recibió dones naturales, que corresponden a su condición normal de criatura, y forman su ser creatural. Recibió asimismo los dones sobrenaturales, es decir, la gracia santificante, la divinización que esa gracia comporta, y la llamada última a la visión de Dios en el escaton. Recibió también los denominados dones preternaturales, que no venían exigidos por la naturaleza, pero eran muy congruentes con ella, la perfeccionaban en la línea natural, y eran en definitiva una manifestación de la gracia. Estos dones suponían la inmortalidad, la exención del dolor y el dominio de concupiscencia. “Por la irradiación de la gracia, todas las dimensiones de la vida del hombre estaban fortalecidas. Mientras permaneciera en la intimidad divina, el hombre no debía ni morir[183], ni sufrir[184]”[185].

Una dimensión esencial de la relación del hombre con Dios es su llamada a la comunión con Dios en Cristo. Es claro que esto va más allá de la definición de creación o de creatura que se da normalmente, o, si se prefiere formularlo con la terminología tradicional, va más allá de la “naturaleza” humana. Pero debemos añadir enseguida otra consideración: estas dimensiones que superan la condición creatural, que hacen referencia a una relación con Dios en su Hijo Jesucristo y en el Espíritu, y que por tanto nos colocan en el ámbito de la vida divina, no son para nada exteriores, ajenos, al ser del hombre, no llegan a un ser ya perfectamente constituido.

 

19.2. Tentación y caída.

“El primer hombre Adán, por sugerencia del diablo, pecó transgrediendo el mandamiento de Dios”[186]. La expresión “por sugerencia del diablo”, responde al Magisterio explícito de la Iglesia. Mientras que el diablo y los otros demonios, creados por Dios naturalmente buenos, se hicieron por sí mismos malos, el hombre, en cambio, pecó por sugestión del diablo.

a) El Antiguo Testamento

La primera fuente bíblica sobre el pecado inicial del hombre, creado por Dios en estado de justicia y santidad, está constituida por el capítulo tercero del Génesis, que es parte de la llamada tradición Yahvista, y forma una unidad literaria con Gen. 2, 4b-25. La sección del relato que nos interesa dice así:

“La serpiente era el más astuto de los animales del campo que Yahveh Dios había hecho. Y dijo a la mujer: <¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de ninguno de los árboles del jardín?> (...) Replicó la serpiente a la mujer: <De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día que comiereis de él se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal>. Y como viese la mujer que el árbol era bueno para comer, apetecible a la vista y excelente para lograr sabiduría, tomó de su fruto y comió y dio también a su marido, que igualmente comió (...)”[187].

La intensión del autor es claramente histórica y desea referirse a sucesos reales. Su intención es sin duda mostrar que este pecado de Adán es un pecado concreto, que fue origen de una situación nueva para la humanidad. El árbol de la ciencia del bien y del mal suele interpretarse como indicativo de la pretensión por la que los progenitores del género humano intentan lograr un conocimiento moral autónomo y por tanto independiente de Dios. Olvidaban así, o ignoraban, que la sabiduría de las cosas últimas es un don de Dios, y como tal debe recibirse. Adán y Eva desobedecen a Dios, según el texto genesíaco, con la idea de apropiarse de un privilegio divino.

Adán es en el texto un singular colectivo. Designa a la humanidad, pero el nombre adquiere en este caso un valor específico. “Aquí, puesto que el ser recientemente creado es por sí solo el género humano, no se necesita otro nombre para distinguirlo. Tiene, por tanto, valor de nombre propio y designa a aquel que Job llamará rishn adan, el primero de los hombres”.

b) El Nuevo Testamento

La doctrina esbozada en el Antiguo Testamento, donde no se menciona aún la transmisión del pecado de Adán y la constitución de todos los hombres en pecadores, se completa con la enseñanza derivada de san Pablo. El apóstol habla del pecado original a partir del paralelismo que establece entre Adán y Cristo. El sentido y alcance del primer pecado se iluminan desde la Redención obrada por el segundo Adán.

Cristo, autor de la vida, es contrapuesto a Adán, autor de la muerte. Se trata de la antítesis que será desarrollada en Rom. 5, 11-21. “Como por un hombre vino la muerte, también por un hombre vino la resurrección de los muertos. Y como en Adán hemos muerto todos, también en Cristo somos todos vivificados”[188].San Pablo da por supuesto el pecado de Adán. Muerte tiene un sentido físico, que no excluye el sentido espiritual, de modo que incluye la privación de la salvación.

En un contexto que habla monográficamente de pecado y Redención no por la Ley sino por la fe y la gracia de Jesucristo, escribe san Pablo: “Por esto, como, por un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por el pecado la muerte, y así a todos los hombres alcanzó la muerte, por cuanto todos pecaron; porque anteriormente a la ley había pecado en el mundo, mas el pecado no se imputa donde no hay ley; sin embargo, reinó la muerte desde Adán a Moisés, aun sobre los que no habían pecado a imitación de la transgresión de Adán, el cual es figura del venidero. Mas no como fue el delito, fue también el don: pues si por el delito de uno solo los que eran muchos murieron, mucho más la gracia de Dios y la dádiva en la gracia de un solo hombre, Jesucristo, se desbordó sobre los que eran muchos (...) Pues si por el delito de uno solo reinó la muerte por culpa de este solo, mucho más los que reciben la sobreabundancia de la gracia y del don de la justicia reinarán en la vida por uno solo, Jesucristo (...)”[189].

La afirmación central del texto es la idea de como por Adán entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, así por Jesucristo ha entrado en el mundo la justificación, y con ella la vida. El esquema de Adán-pecado-muerte se opone al de Cristo-justificación-vida. A través del pecado de uno, todo la humanidad incurre en una nueva condición, que es de pecado, muerte y juicio. Hay, por tanto, una conexión causal entre la acción pecaminosa y la situación de la multitud.

Puede decirse en resumen que, según el texto comentado, por la falta de Adán entraron en el mundo el pecado y la muerte (corpóreo-espiritual), dado que todos los hombres pecaron en Adán, incluidos los que no cometieron pecados formales.

 

19.3. El pecado original: existencia, naturaleza y consecuencias.

a) Existencia

Aunque, debido a su confusa imagen de Dios, los pueblos ajenos a Israel conocían por entonces numerosas narraciones de hombres heroicos y absolutamente sin pecado, el pueblo escogido, a causa de su imagen de Dios, mantuvo la convicción firme de que todos los hombres sin excepción eran pecadores y que la pecaminosidad pertenecía al hombre como una “segunda naturaleza”.

Esa índole pecadora, sin embargo, no se puede explicar en ningún caso por la naturaleza del hombre formado a imagen divina, y que ha sido creado por Dios. Esa condición pecadora tiene una causa peculiar y una forma especial, que naturalmente no se puede explicar en el sentido moral como consecuencia de un acto. El relato bíblico da la respuesta con la alusión a la expulsión de los primeros padres del paraíso; es decir, con el argumento histórico de que el estado paradisíaco del hombre se perdió y le sucedió otro estado correspondiente al acto pecaminoso cometido en el paraíso. Ese estado posterior al paraíso perdido aparece con una caracterización más precisa en cuanto que también los padecimientos del hombre incluida su muerte, se presentan como secuelas del pecado y como elementos esenciales de ese nuevo estado.

Gen. 2, 25-3, 24 ofrece un relato del primer pecado del hombre, en que se describen de forma llana el origen y naturaleza del pecado con sus secuelas. Lo que ahí se presenta como el pecado de los primeros padres es paradigmático de todos los pecados del hombre. Al mismo tiempo con ese pecado original se explica etiológicamente la pecaminosidad del hombre, poniendo así el fundamento teológico para el acontecer y el misterio redentores de Cristo en el Nuevo Testamento.

“El relato de la caída[190] utiliza un lenguaje hecho de imágenes, pero afirma un acontecimiento primordial, un hecho que tuvo lugar al comienzo de la historia del hombre. La Revelación nos da la certeza de fe de que toda la historia humana está marcada por el pecado original libremente cometido por nuestros primeros padres”[191].

b) Naturaleza

Dos momentos fundamentales merecen especial atención en la historia de la doctrina del pecado original: San Agustín y la crisis pelagiana, y el concilio de Trento, cuyo decreto “de peccato originale” constituye la declaración magisterial de más alto nivel y más completo sobre la materia.

Al primero de estos momentos históricos debemos la denominación de “pecado original”, que continuación empleará la tradición. Frente a la minimización de la fuerza del pecado por parte de los pelagianos, que veían en Adán sólo un mal ejemplo, Agustín insiste fuertemente en la realidad del pecado en todo hombre a menos que no sea librado de él por el bautismo. Ayuda a Agustín en este razonamiento la lectura del final de Rom. 5, 12, “en el cual (Adán) todos pecaron”. También los niños son “pecadores”, porque si no lo fuesen Cristo no hubiera muerto por ellos. Dado que no han podido pecar personalmente, es el pecado de Adán el que contraen con la generación. De este pecado libra el bautismo, que también se aplica a los niños para la remisión de los pecados.

Por evidente que le resulte a Agustín el hecho del pecado original, también a él le es difícil explicar con mayor detalle su esencia. El pecado original se muestra sobre todo en la “concupiscencia”, que no sólo comprende el deseo, sino que incluye también el alejamiento de Dios, el único inmutable. A la objeción de que también después del bautismo persiste la concupiscencia, responde Agustín con la distinción entre el hecho del pecado (actus) y el estado de culpabilidad (reatus): los pecados actuales pasan “actu”, pero permanece la concupiscencia “reatu”. La culpa se aleja con el bautismo, pero la consecuencia permanece.

Claramente, pues, presenta Agustín el pecado original como una realidad histórico-salvífica, rechazando la concepción errónea de un “pecado actual”, tal como volvió a defenderla Abelardo en la Edad Media, así como el error de un “pecado de naturaleza”, según aparece en la doctrina de Lutero.

El concilio de Trento, es como decíamos, otro momento capital en el desarrollo y definición de la doctrina del pecado original. La situación a la que Trento tiene que hacer frente es diversa de la que se encontraron los concilios en torno a la crisis pelagiana y semipelagiana. Si aquí era la negación o la minimización del pecado original lo que daba lugar a la controversia, en Trento se trata, en cierto modo, de lo contrario.

Frente a las tendencias de Lutero de considerar la naturaleza humana totalmente corrompida a partir del pecado, Trento tiene que afirmar que esta naturaleza, aun herida, se mantiene íntegra en lo sustancial, y debe también afirmar la transformación intrínseca del hombre justificado y la realidad de la justificación del pecador. De ahí el canon 5, el más característico por su novedad: el pecado original no puede identificarse con la concupiscencia, que permanece en el bautizado, pero que nada daña al que lucha contra ella con la gracia de Dios.

“Aunque propio de cada uno, el pecado original no tiene, en ningún descendiente de Adán, un carácter de falta personal. Es la privación de la santidad y de la justicia originales, pero la naturaleza humana no está totalmente corrompida: está herida en sus propias fuerzas naturales, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al imperio de la muerte e inclinada al pecado. El Bautismo, dando la vida de la gracia de Cristo, borra el pecado original y devuelve el hombre a Dios, pero las consecuencias para la naturaleza, debilitada e inclinada al mal, persisten en el hombre y lo llaman al combate espiritual”[192].

c) Consecuencias

En la Teología se ha hablado de los bienes “preternaturales” para referirse a aquellos dones que el hombre habría poseído en caso de no haber pecado y que no le han sido devueltos por la gracia de Cristo. En el Magisterio de la Iglesia encontramos sobre todo referencias a dos de estos bienes perdidos: la integridad o ausencia de concupiscencia y la inmortalidad.

Los padecimientos, la concupiscencia y la muerte de los hombres sólo pueden explicarse como secuelas del pecado de origen.

c.1) Despojo de los bienes sobrenaturales:

Por el pecado original originado el hombre se encuentra en un estado similar al que se encontraría si Dios hubiera creado al hombre sin el don sobrenatural de la gracia santificante y sin los dones preternaturales de la inmortalidad y de la inmunidad de la concupiscencia.

La ausencia de gracia santificante, si se considera como una aversión del hombre respecto a Dios, tiene carácter de culpa, mientras que, si se considera como aversión de Dios respecto al hombre, tiene carácter de pena o castigo.

Por su parte, la carencia de los dones preternaturales lleva consigo que el hombre se halla sometido a la concupiscencia, a los sufrimientos y a la muerte. Jesucristo Redentor nos devuelve el más importante de esos dones, esto es, la gracia santificante, pero no la inmortalidad, ni la inmunidad de la concupiscencia. Estas persisten aun después de haber sido perdonado el pecado original, aunque no ya como pena o castigo, sino como oportunidades para ejercitar la virtud.

c.2) Vulneración de los bienes naturales:

Es doctrina de fe que el hombre, a consecuencia de la prevaricación de Adán, no quedó privado de los dones debidos a la naturaleza. En efecto, frente a los protestantes, Bayo y Jansenio, que sostenían que, por causa del pecado original, la naturaleza humana se habría corrompido esencialmente y, en concreto, el libre albedrío habría sido totalmente extinguido, de suerte que la voluntad humana, necesariamente inclinada al mal moral, estaría incapacitada para ninguna acción moral buena, la Iglesia ha definido que el libre albedrío del hombre, aunque quedó atenuado, no se perdió ni extinguió después del pecado de Adán[193].

Por otra parte, la inteligencia humana, aunque debilitada por el pecado original, sin la Revelación y sin la gracia, puede conocer antes de abrazar la fe, algunas verdades religiosas. Además, contra los tradicionalistas la Iglesia ha definido que la razón humana puede probar con certeza la existencia de Dios Creador partiendo de las cosas creadas.

Por tanto, la herida, que la prevaricación de Adán ocasionó en la naturaleza humana, aunque afecta al cuerpo y al alma, no puede entenderse como una corrupción total de la naturaleza, que afecte a la voluntad, como piensan los protestantes, Bayo y Jansenio, o que afecte a la inteligencia según opinan los tradicionalistas. El hombre, aun en estado de naturaleza caída, puede conocer las verdades religiosas de orden natural y puede realizar actos moralmente buenos. Se trata, por tanto, de una vulneración o herida. En cuanto al cuerpo, la mortalidad y la pasibilidad, cuyo fundamento radica en la pérdida de los dones preternaturales de inmortalidad e impasibilidad; en cuanto al alma, la herida se basa en la pérdida del don preternatural de la inmunidad de concupiscencia.

Los teólogos, siguiendo en esto a santo Tomás, enumeran cuatro heridas que afectan a las cuatro virtudes cardinales:

- la ignorancia (herida en la inteligencia) que afecta a la prudencia ;

- la malicia (herida en la voluntad), a la justicia ;

- la fragilidad (herida en los apetitos irascibles), a la fortaleza ;

- la concupiscencia (herida en los apetitos concupiscibles), a la templanza

Los teólogos están de acuerdo con santo Tomás en estas cuatro heridas de la naturaleza que el pecado original originado comporta en las cuatro potencias del alma. Hay, sin embargo, una cuestión disputada. Aceptando que la naturaleza humana no quedó “esencialmente corrompida” según lo explican los protestantes, los teólogos católicos se preguntan si el pecado original llegó a “deteriorar intrínseca o extrínsecamente” las fuerzas de la naturaleza humana, p.e. las potencias del alma.

En resumen, las consecuencias del pecado original son:

- la pérdida de la gracia santificante;

- la expulsión del paraíso;

- la pérdida de los dones preternaturales;

- la pérdida de la inmortalidad;

- el dominio del demonio;

- el desorden de la naturaleza humana (inteligencia y voluntad).

“Las consecuencias del pecado original y de todos los pecados personales de los hombres confieren al mundo en su conjunto una condición pecadora, que puede ser designada con la expresión de san Juan: “el pecado del mundo”[194]. Mediante esta expresión se significa también la influencia negativa que ejercen sobre las personas las situaciones comunitarias y las estructuras sociales que son fruto de los pecados de los hombres”[195].

 

B) RESUMEN

El estado de justicia original es uno de los estados históricos de la naturaleza humana, en el que el hombre existió antes del pecado original. En este estado, el destino del hombre era sobrenatural (visión beatífica), tenía la gracia santificante y los dones preternaturales de inmortalidad, inmunidad de concupiscencia e impasibilidad.

La elevación del hombre al estado sobrenatural la realizó Dios constituyendo al primer hombre en santidad y justicia originales. Esta “santidad y justicia” equivale a gracia santificante y los dones preternaturales.

Es coherente pensar, en efecto, que el hombre fue plenamente elevado en el mismo momento de la creación. El hombre nunca ha existido, por lo tanto, sin estar llamado a la comunión con Dios. Por eso, la creación de Adán es una verdadera vocación, porque le constituye en el ser como interlocutor directo de Dios. Adán recibió dones naturales, sobrenaturales y preternaturales.

“El primer hombre Adán, por sugerencia del diablo, pecó transgrediendo el mandamiento de Dios”[196]. La expresión “por sugerencia del diablo”, responde al magisterio explícito de la Iglesia. Mientras que el diablo y los otros demonios creados por Dios naturalmente buenos, se hicieron por sí mismos malos, el hombre, en cambio, pecó por sugerencia del diablo[197].

En la narración del relato del pecado en Gen.3, 1-13, la intensión del autor es claramente histórica y desea referirse a sucesos reales. Es decir, que Adán y Eva pecaron, que se trata de un pecado concreto. Adán es en el texto un singular colectivo. Designa a la humanidad.

La doctrina esbozada en el Antiguo Testamento, se completa con la enseñanza derivada de san Pablo. El apóstol habla del pecado original a partir del paralelismo que se establece entre Adán y Cristo. Cristo, autor de la vida, es contrapuesto a Adán, autor de la muerte. Se trata de la antítesis que será desarrollada en Rom. 5, 11-21.

Por tanto, puede decirse en resumen, que por la falta de Adán entraron en el mundo la muerte y el pecado, dado que todos los hombres pecaron en Adán, incluidos los que no cometieron pecados formales.

“El relato de la caída[198] utiliza un lenguaje hecho de imágenes, pero afirma un acontecimiento primordial, un hecho que tuvo lugar al comienzo de la historia del hombre. La Revelación nos da la certeza de fe de que toda la historia humana está marcada por el pecado original libremente cometido por nuestros primeros padres”[199].

“Aunque propio de cada uno, el pecado original no tiene, en ningún descendiente de Adán un carácter de falta personal. Es la privación de la santidad y de la justicia originales, pero la naturaleza humana no está totalmente corrompida: está herida en sus propias fuerzas naturales, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al imperio de la muerte e inclinada al pecado. El bautismo, dando la vida de la gracia de Cristo, borra el pecado original y devuelve el hombre a Dios, pero las consecuencias para la naturaleza, debilitada e inclinada al mal persisten en el hombre y lo llaman al combate espiritual”[200].

En resumen, las consecuencias del pecado original son: la pérdida de la gracia santificante;  la expulsión del paraíso; la pérdida de los dones preternaturales; la pérdida de la inmortalidad; el dominio del demonio; el desorden de la naturaleza humana.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

- Catecismo de la Iglesia Católica.

- Concilio Ecuménico Vaticano II: Constitución Lumen Gentium.

- J. Morales; El Misterio de la Creación.

- J. Auer; El Mundo Creación de Dios.

- L. F. Ladaria; Introducción a la Antropología Teológica.

- J. Ibáñez-F. Mendoza; Dios Creador y Enaltecedor.

 

TEMA 20: LA ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS

 

20.1. El misterio de Cristo según la Sagrada Escritura.

20.2. Los títulos Cristológicos.

20.3. Enseñanza de los grandes concilios Cristológicos.

20.4. Unión hipostática.

20.5. Comunicatio Idiomatum.

20.6. Cuestiones en torno al concepto moderno de persona. Su influencio en Cristología.

20.7. Instrucción Mysterium Filii Dei.

 

A) DESARROLLO

20.1. El misterio de Cristo según la Sagrada Escritura.

En el Antiguo Testamento se contiene la esperanza de que Dios mismo enviará un Salvador. El cumplimiento de esta promesa se realiza en Cristo.

En Génesis El anuncio y la consiguiente espera del Redentor tuvieron su inicio con las palabras que dirigió Dios a la serpiente, después del pecado de Adán y Eva en el protoevangelio (Gn 3,15). Este constituye el primer anuncio de Salvación.

Después de la promesa Dios establece una Alianza con los hombres, sobre todo con Abraham (Gn 15-17) a quien promete: una descendencia, en la cual serán benditas todas las naciones de la tierra y hacer de ella un pueblo, una tierra. De Abrahám exige Dios el monoteísmo y el cumplimiento de la voluntad Divina.

La Alianza será renovada con Isaac, Jacob, Moisés en quien alcanza su expresión más completa (Ex 6,2-8; 19-34). Tiene lugar: La constitución de Israel en pueblo, la adopción por parte de Dios. Dios concreta su voluntad mediante el Decálogo.

La Profecía de Natán (2Sam 7,4 -16) El Mesías será descendiente de David y soberano de todos los pueblos.

Los Salmos: En ellos se anuncia los sufrimientos y las glorias del Mesías: Será Hijo de Dios (2,7); Rey Poderoso, Dulce con los humildes, el Sacerdote por excelencia (109,4), al mismo tiempo Víctima voluntaria por el pecado (38, 7-9), padecerá muerte (21) y saldrá glorioso del sepulcro.

Los Libros Proféticos: Miqueas: se anuncia le nacimiento del Mesías en Belén (Miq 5,1). Isaias y Jeremías: Recordarán que el Rey - Mesías pertenece a la estirpe de David (Is 11, 1; Jer 23,5). Isaías además dirá que se le pondrá por nombre Emmanuel (Dios con nosotros Is 7,14) y se llamará Dios fuerte (Is 9,5). En este libro también podemos encontrar cuatro fragmentos que describen la misión redentora del Mesías, los llamados poemas del Siervo de Yahvéh: Primer poema (Is 42, 1-7) En éste aparece el Siervo como elegido por Dios y objeto de su complacencia. Es un profeta paciente y benigno, lleno del Espíritu de Dios, que llevará la justicia todos los pueblos. Segundo poema (Is 49, 1-9). El Siervo se identifica con el pueblo, pero como persona singular destinada a reunir en torno a Dios al pueblo. Tercer Poema (Is 50,4 -9). Cuenta detalladamente la persecución y oposición que sufrirá el Siervo por parte del mismo pueblo. Cuarto Poema (Is 52, 13-53,12). Representa una impresionante profecía de la Pasión, muerte de Cristo y de su carácter de sacrificio ofrecido por la redención de los hombres. Daniel: En la profecía de Daniel aparece un Hijo del Hombre que supera la condición humana y restaura el reino mesiánico en su fase definitiva y escatológica (Dn 7, 13-14).

Las profecías del Antiguo Testamento de forma general contienen estas afirmaciones fundamentales: 1) Que no hay más que un sólo Dios, 2) Que su reino espiritual debe extenderse a todas las naciones y 3) que el Mesías, enviado por Él, será el jefe de este Reino.

El Misterio de Cristo en el Nuevo Testamento: Dos son los aspectos principales del misterio Cristológico que se narra en resumen en el Nuevo Testamento: 1) Jesús de Nazaret es el Mesías prometido en el Antiguo Testamento y 2) Dios cumple sus promesas más allá de lo que los hombres esperan. Ese Mesías no es un mero hombre, aunque el más grandioso, es el Hijo de Dios, es Dios encarnado.

Aquí en la Revelación Cristológica del Nuevo Testamento incide necesariamente la revelación trinitaria: El Dios que se encarna es Hijo del Padre, el Logos eterno. y lo hace por obra del Espíritu Santo. Finalmente a la revelación cristológica se une la revelación soteriológica: La salvación del hombre es una acción originaria y eminentemente divina, con vistas a la cual se produce la Encarnación del Verbo y la Misión del Espíritu Santo.

Los Evangelios. San Juan empieza remontándose hasta la eternidad del Verbo en el seno del Padre, y exponiendo la Encarnación del Hijo de Dios y su vida entre los hombres (Jn 10,1-14). San Mateo y San Lucas inician la narración evangélica con los relatos sobre el nacimiento, infancia y vida oculta de Jesús, Hijo de Dios (Mt 1-2; Lc 1-2). San Marcos da comienzo directamente su escrito con el anuncio de Juan Bautista acerca de la necesidad de la penitencia para recibir al Mesías.

En San Pablo Cristo es fundamentalmente el Redentor, aquel que nos salva mediante su sacrificio y nos justifica, nos une a Él y nos hace partícipes de la filiación divina. Por tanto, Cristo es: a) El Redentor, por su sacrificio; b) El Maestro, por su excelsa doctrina y porque nos da ejemplo de vida y c) es Cabeza y principio de su cuerpo que es el Iglesia. Estos tres aspectos: Ser Sacerdote y Víctima, en cuanto Redentor; ser Sabiduría encarnada, ser Cabeza o el Principio de la Nueva Creación, viene necesariamente de lo que el Hijo es en sí eternamente. La Cristología de San Pablo se apoya sobre tres verdades que Cristo es: a) El Mesías (Hech 26, 15-18), b) El Kyrios resucitado con Poder (1 Cor 15,8) y c) el Hijo de Dios verdadero (Hech 22,14).

 

20.2. Los títulos Cristológicos

En la Sagrada Escritura se destacan los siguiente títulos: 1.- Salvador: Hech 5,31: “A éste lo exaltó Dios a su derecha como príncipe y Salvador para otorgar a Israel la conversión de los pecados”; 2.- Hijo de Dios: Rom 1, 4; Gal 2,20: “Manifestado Hijo de Dios”; Jesucristo Dios y Hombre verdadero es el Hijo enviado por el Padre consustancial al Padre; 3.- Primogénito: Col 1, 15-18: “Primogénito de toda la creación…todo fue creado por Él y para Él, y existe con anterioridad a todo”; 4.- Redentor:  Rom. 1 Cor y Gál. Cristo es el Nuevo Adán (Rom 5, 12ss). Es el Redentor por su vida y su muerte; Cristo ha merecido el castigo que nosotros merecíamos por el pecado (Rom 4,25) y con su sangre derramada hemos sido rescatados (1 Cor 6, 20); 5.- Verdad: La Resurrección de Cristo es la prueba de que Jesús decía la verdad. (1cor 1,15); 6.- Cabeza de la Iglesia: En Efesios se nos narra la unión de Cristo y la Iglesia: Cristo es la Piedra angular y nosotros las piedras vivas, Él es la Cabeza de la Iglesia. Rom 2, 4-5: “Formamos un solo cuerpo en Cristo”. 7.- Señor: Hech 2,36: “Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros crucificasteis”; 8.- Siervo de Yahvéh: Hech 3, 13-16: (discurso de San Pedro en el templo). El apóstol identifica a Jesús con el Siervo de Yahvéh citando implícitamente a Is 52,13-15; 9.- Justo: Hech 7,52 10; Santo: Hech 3,14.11;- Cristo: Jn 4, 25-26 Conversación de Jesús con la samaritana: “La mujer le dijo, se que el Mesías, el llamado Cristo, va a venir… le respondió Jesús Yo soy”; 12.- Profeta por excelencia: enLc ; 13; Verbo de Dios, el Unigénito del Padre: Jn 1,1; 1,14. 14; Hijo del Hombre: Mc 8,38; Mc 2, 10-18;  Jn 3,13: “Pues nadie ha subido al Padre sino el que ha bajado del cielo, el Hijo del Hombre”; 15.- Mesías: Mt destaca que Jesús es el Mesías rechazado (Mt 12,17; Ap 1,25).; 16.- El Alfa y el Omega: Ap 22,13 17.- Rey de reyes, Señor de señores: Ap. 17,14

 

20.3. Enseñanza de los grandes concilios Cristológicos

Concilio de Nicea (325): Define la divinidad de Cristo: El Verbo es consustancial al Padre. Arrio negaba que el Verbo fuera consustancial al Padre, decía que Cristo es el Verbo encarnado, pero el Verbo no es Dios sino la primera criatura emanada de Dios, la más perfecta y semejante a Dios, pero no consustancialmente igual al Padre. El texto clave para la Cristología se encuentra en éste concilio en la palabra Homousios , así reza el símbolo Genitum, non factum, consubstantialem Patri. Las afirmaciones más importantes son las siguientes: 1.-El Hijo es engendrado y único; 2.-Se defina la consustancialidad del Verbo misma sustancia del Padre; 3.-Se contrapone “Genitum” a “Factum” con el Padre, con la fórmula “Consubstantialem Patri”; 4.- Se afirma que es el mismo Verbo quien se encarnó, se hizo hombre, sufrió, murió y resucitó al tercer día; 5.-Todo el ciclo cristológico de este símbolo está enmarcado en la afirmación soteriológica: “Que por nosotros los hombres y por nuestra salvación”; 6.-Se afirma la verdadera y completa naturaleza humana de Cristo: “y se encarnó por el Espíritu Santo de María Virgen y se hizo hombre”

Concilio de Éfeso (431): El Concilio de Éfeso no intentaba elaborar una fórmula nueva. Sólo intentaba mantenerse fiel a la tradición recibida y evitar que la fe proclamada en Nicea sea mal interpretada. La herejía de Nestorio fue condenada por este concilio. Aunque estrictamente hablando no hubo definición dogmática, tuvo lugar una aprobación solemne de la carta que Cirilo de Alejandría dirigió a Nestorio en el año 430. Dicha carta, al tiempo que condenaba el apolinarismo, insistía en la unidad del Verbo encarnado.

Nestorio aconsejó no dar a Santa María el título de Madre de Dios y sustituirlo por Madre de Cristo. La causa de su error sobre la Virgen fue un error cristológico. Los puntos principales al menos implícitos en el pensamiento del patriarca de Constantinopla pueden ser resumidos así: En Cristo hay dos naturalezas (natura = physis), dos sujetos en sí mismos subsistentes (sujeto=hypóstasis) y dos personas físicas ( personas=prosopon), es decir , en Cristo hay una persona divina ( el Verbo ) y una persona humana ( el hombre Jesús ), pero de tal modo unidas y acordes, que en la práctica es como si fueran una única persona, constituyen una cierta persona de unión ( prosopon de unión ). No se trataría de una simple hombre en el que habita Dios, sino algo intermedio entre esto y una unión física y sustancial . Parece que Nestorio pensó que toda la naturaleza (physis) constituye necesariamente un sujeto (hypóstasis) y una persona (prosopon).

Para Nestorio María solamente sería madre de un simple hombre, aunque especialmente unida a la persona divina del Verbo. Contra esta doctrina reaccionó San Cirilio de Alejandría. La controversia entre los dos patriarcas dio origen al Concilio de Éfeso que presidió el mismo San Cirilo. En este concilio fue leída y aprobada la segunda carta de Cirilo a Nestorio.

La doctrina puede resumirse así: “afirmamos que el Verbo, habiéndose unido según la hipóstasis a una carne animada por un alma racional, se hizo hombre de un modo inefable e incomprensible, y que fue llamado Hijo del Hombre; esta unión no se debe a la sola voluntad o al deleite, ni tampoco se hizo por la asunción de una persona, y aunque las dos naturalezas, unidas por una verdadera unidad sean distintas, de ambas resulta un solo Cristo Hijo; no como si la unión suprimiera la diferencia de naturaleza, sino porque la divinidad y la humanidad constituyeron para nosotros, por esta concurrencia inefable y misteriosa, un solo Señor Cristo e Hijo.

Así se dice que Él subsiste antes de los siglos y ha sido engendrado por el Padre, y ha sido engendrado según la carne por una mujer no porque su naturaleza divina haya comenzado a existir en la santa Virgen (…) porque no nació primeramente un hombre ordinario de la Santa Virgen y luego sobre él descendió el Verbo, sino que decimos que, unido a la carne desde el seno materno se sometió a su nacimiento carnal reivindicando este nacimiento como el suyo propio (…) Así confesamos un solo Cristo, un solo Señor (…) y adoramos un solo mismo Cristo. Porque el Cuerpo del Verbo no le es extraño y con él se sienta ahora con el Padre: No son dos hijos los que se sientan con el Padre, sino uno solo a causa de la unión con su propia carne(…)

Decir que el Verbo se ha hecho carne quiere decir que él ha participado como nosotros de la carne y de la sangre (…)Él no abandonó su Ser divino, ni su generación del Dios Padre, sino que, asumiendo una carne permaneció como era… De esta manera (los Santos Padres) no vacilaron en llamarle Madre de Dios (…) no porque la naturaleza del Verbo haya tomado de la santa Virgen el principio de su existencia, sino que nacido de ella el Santo Cuerpo animado de alma racional a la que el Verbo se unió según hipóstasis, se dice que el Verbo ha sido engendrado según la carne”.

En resumen: 1.-Cristo es un solo sujeto (hypóstasis) y una sola persona (prósopon): El mismo que es Dios, es hombre, mediante la unión de la naturaleza (physis) divina con la humana; 2.-Santa María es verdadera Madre de Dios, porque engendró según la carne el Verbo de Dios hecho Carne; 3.-Cristo es el Hijo de Dios y no puede afirmarse que el hombre Jesús sea un hombre divinizado e hijo adoptivo de Dios; 4.-Cristo debe ser adorado con una única adoración y no adorado como Dios y separadamente adorado como hombre; 5.-Debe tributarse a la persona del Verbo no solamente las operaciones divinas, sino también las operaciones y pasiones humanas de Jesús.

El Tomus Ad Flavianum: Flaviano patriarca de Constantinopla recibió del Papa León Magno el Tomus que sería fundamental para el Concilio de calcedonia.

Puntos fundamentales: 1.-Jesucristo no es más que una sola Persona: El Verbo y Cristo no son dos, sino el mismo individuo; 2.-En esta persona única hay dos naturalezas, por haber un doble origen: el divino y el humano, sin confusión ni mezcla de ambas naturalezas; 3.-Cada una de estas naturalezas tiene sus facultades y operaciones propias, que no realiza independientemente de la otra y fuera de la unión que es permanente; 4.-La unidad de la persona entraña la comunicación de idiomas. Cada naturaleza obra lo que le es propio, con comunicación de la otra; 5.-En la encarnación no hay metamorfosis, pues son dos naturalezas perfectas y verdaderas.

Concilio de Calcedonia: El decreto conciliar declara en su preámbulo la intención de definir el dogma que hay que profesar, rechaza las opiniones que niegan a María el título de Theotokos y tergiversan la fe proclamada en Nicea y Constantinopla. Recibe la doctrina contenida en las cartas sinodales de San Cirilo a Nestorio y la carta del Papa San León a Flaviano.

Eutiques entendió que antes de la Encarnación habían dos naturalezas, la divina y la humana; después de la Encarnación quedaba en Cristo sólo la naturaleza divina. La humanidad habría sido absorbida por la divinidad en la encarnación. Eutiques confiesa en Cristo dos naturalezas antes de la unión, pero no después, para él sería Ex duobus naturis, pero de hecho no estaría subsistiendo in duobus naturis.

La clave de la definición dogmática del Concilio es el modo en que se expone la conciliación entre unidad y dualidad en Cristo con cuatro adverbios, que recogen las dos líneas de pensamiento más importantes en la Cristología: Inmutabiliter: Ninguna de las naturalezas ha perdido sus atributos, ninguna ha sufrido cambio en la unión; la unión se ha hecho en la persona, no en las naturalezas. Es decir, la Encarnación no ha sido una metamorfosis. Inconfuse: En la unión no se ha confundido las naturalezas entre sí, de lo contrario Cristo no sería perfecto Dios y Hombre. Estos dos adverbios cortan los riesgos de la cristología alejandrina (los riesgos de los cirilianos). Indivise: Las naturalezas no son compartimentos estancos: Cristo tiene un solo yo, porque no está compuesto de nos naturalezas yuxtapuestas, sino estrechamente unidas. Inseparabiliter: Las dos naturalezas nunca se separan ni se pueden separar. Estas dos características restantes se dicen en contraposición a los antioquenos.

De la persona de Jesús se predican tanto los atributos humanos y los divinos, pero no de su naturaleza. La definición de calcedonia ofrece un amplio marco en el que encuadrar la lectura de los enunciados escriturísticos relativos al misterio de Cristo.

III Concilio de Constantinopla: Para poner fin a las polémicas monofisitas, Sergio - Patriarca de Constantinopla - intentó una vía intermedia proponiendo la tesis según la cual en Jesús se dan dos naturalezas inconfusas pero un solo tipo de operaciones - monoenergeia: de allí el nombre de monoenergetismo - y acabó después atribuyendo a Jesús también una única voluntad - monotelismo - porque la voluntad humana estaría movida por la voluntad divina de tal modo que la voluntad humana sería totalmente pasiva, sin producir un propio querer humano. Para atajar definitivamente el monotelismo se convocó este Concilio en el cual a la afirmación de dos naturalezas se adjuntan la confesión de que se dan (en Cristo) dos voluntades y dos operaciones naturales sin división, sin cambio, sin separación y sin confusión. Su duplicidad no comporta contrariedad entre ellas, sino que su voluntad humana actúa sin resistencia a la voluntad divina. La sumisión a la voluntad divina no es como la de un extraño, porque igual que su carne es carne del Verbo de Dios, la voluntad natural de su carne es propia también del Verbo de Dios. Lo que se dice de las voluntades hay que afirmarlo igualmente de las operaciones.

En Calcedonia se mostró que el monotelismo según el cual la humanidad de Cristo es un elemento pasivo e inerte no satisface la doctrina calcedonense; en Constantinopla se traspasa la consideración formal y estática del “ser Dios - Hombre” a plano del obrar y del querer, dando relieve a la actividad humana espontánea y libre de Jesucristo.

 

 

20.4. Unión hipostática

En la afirmación “Jesucristo es perfecto Dios y perfecto Hombre”, se encierra toda la cristología. En efecto, esta afirmación implica estas otras tres: 1) afirmación de la perfecta humanidad del Señor; 2) afirmación de la perfecta divinidad; 3) afirmación de la estrecha unidad con que ambas naturalezas están unidas en la Persona del Verbo, formando en él una sola persona.

Se dice unido en la persona todo aquello que realmente subsite en la persona, es decir, existe en ella sustentado por la subsistencia de la persona. Por tanto, que una cosa esté unida a la otra en la persona es requisito indispensable que le pertenezca real e intrínsecamente. De lo dicho se deduce que la unión en la persona puede ser de tres maneras diferentes: esencial (cuando es su misma esencia o entra a formar parte de ella, como la animalidad o racionalidad respecto al hombre), accidental (si no es su esencia ni tampoco parte constitutiva de la misma, sino que se adhiere a ella como un accidente) y sustancial (cuando una cosa se une a otra en lo que es propio y característico de la persona, en cuanto se distingue de la esencia y de los accidentes, o sea en la subsistencia).

Antes de entrar en la unión hipostática vamos a definir unión sustancial y unión personal. La primera es aquella unión de la que surge una sustancia (la humanidad está unida a la persona del Verbo no de forma accidental sino sustancial), la segunda se entiende aquella de la cual resulta una persona.

Unión hipostática: es la unión de dos naturalezas completas en una única persona. Esta expresión sólo puede referirse a Cristo, pues sólo en él se da una unión así. Una de estas naturalezas preexiste a la unión; es la del Verbo, que es el que se hace hombre. Ya era persona antes de unirse a la carne desde la eternidad y asume una naturaleza humana completa a la que une así mismo con una unión sustancial.

La naturaleza humana de Jesús es perfecta, pero no constituye una persona humana, porque no existe en virtud de su propio acto de ser, sino que está unida sustancialmente a la persona del Verbo, esto es, existe en virtud del ser divino del Verbo. Dicho de otra forma, la naturaleza humana de Cristo no subsiste con subsistencia propia, sino que subsiste en la Persona del Verbo, y por estar unida a él substancialmente le confiere el que sea hombre. El Verbo es hombre precisamente porque subsiste en su naturaleza humana comunicándole el acto de ser. Por esta razón la persona del Verbo responde de las acciones y pasiones de la naturaleza humana. El Verbo es sujeto de esas acciones.

La palabra subsistencia se convierte así en el concepto clave para entender la noción de persona. La persona es tal porque subsite por sí misma separadamente de las demás sustancias completas. La no subsistencia en sí misma sino en la Persona del Verbo es la razón por la que la humanidad de Cristo –que es completa- no es persona humana, sino que está hipostasiada, personalizada en la Persona del Verbo.

La asunción de la naturaleza humana por parte del Verbo es el fundamento o razón por la que esa naturaleza se encuentre relacionada con relación de unidad con la Persona del Verbo. Asumir se usa es este lugar con el significado de “tomar sobre sí”. El Verbo, en la encarnación, “asume” a la naturaleza humana, significando con ello una realidad bien precisa: que, aunque la unión de la naturaleza humana a la Persona del Verbo es obra de toda la Trinidad, esta naturaleza pertenece sólo al Verbo, porque está asumida por él. Se trata de una acción misteriosa: la Trinidad une la naturaleza humana a la Persona del Verbo, no porque haya alguna mutación del Verbo, sino porque se cambia la naturaleza humana de forma que subsiste en el Verbo hasta el punto de que se puede decir que está asumida por él y que el Verbo subsiste también en la naturaleza humana. El Verbo no tomó el alma antes que el cuerpo, ni el cuerpo antes que el alma, sino que se unió a ambos en el mismo instante.

 

20.5 Conmunicatio idiomatum

La comunicación de idiomas es una consecuencia directa de la encarnación: la comunicabilidad y el cambio recíproco de las propiedades divinas y humanas de Cristo. Como Jesucristo es Dios y Hombre, es posible nombrar a su persona a través de palabras que hagan referencia a cada naturaleza. Se puede nombrar a Cristo como Hijo de Dios, como Verbo, como Dios; pero se le puede también nombrar como Jesús de Nazaret, como hijo de David, etc. Y por esto, se puede atribuir a la Persona, designada mediante un nombre divino, atributos humanos y viceversa, a la persona designada mediante un nombre humano, atributos divinos. Ejemplo: se puede decir que Dios murió en la cruz, que el hijo de David es Omnipotente, etc.

Pero la comunicación de idiomas no puede hacerse de manera arbitraria, sino que debe respetar la verdad de la encarnación. Por ejemplo, mientras puede decirse –hablando de Jesús- que Dios ha muerto, no puede decirse que la divinidad ha muerto; como Cristo es Dios, es verdad que Dios ha muerto, pero como sólo ha muerto en su humanidad, es falso, y también imposible que haya muerto la divinidad. Igualmente es exacto afirmar de Cristo: este hombre es Dios, en cambio sería falso y herético decir: “la humanidad de Cristo es Dios”. Por eso es necesario tener en cuenta las principales reglas para aplicar debidamente la comunicación de idiomas.

Los nombres concretos de una naturaleza y sus propiedades, en las proposiciones afirmativas pueden predicarse en Cristo de los nombres concretos de otra naturaleza y de sus propiedades. Por ejemplo, se puede decir Dios es hombre y el hombre es Dios; el Omnipotente padeció. No puede decirse el Hijo de Dios no nació.

Los nombres abstractos de una naturaleza no pueden predicarse de los nombres abstractos de la otra naturaleza y de sus propiedades. Así es falso decir: la deidad es la humanidad.

Los nombres concretos –de una naturaleza y sus propiedades- ordinariamente no pueden predicarse de las cosas abstractas. Por ejemplo, no puede decirse la deidad es pasible o la humanidad es eterna, o Dios es la humanidad o la Divinidad es humana.

Los nombres abstractos de la naturaleza divina pueden predicarse de los concretos de la naturaleza humana por real identidad, aunque la expresión no sea gramaticalmente correcta. Por ejemplo, este hombre –Cristo- es la deidad, la omnipotencia.

Los nombres abstractos de la naturaleza humana no se pueden predicar de los concretos de la naturaleza divina. Por ejemplo, no es correcto decir el hijo de Dios es la humanidad.

Los adjetivos de la naturaleza divina no pueden predicarse de los nombres concretos de la naturaleza humana, aunque sí se puede hacer lo contrario, es decir, los adjetivos de la naturaleza humana pueden predicarse de los nombres concretos de la naturaleza divina. Por ejemplo, no se puede decir que Cristo es hombre deificado, pero sí puede decirse que Cristo es el Verbo humanado.

las proposiciones que expresan el fieri o comienzo de ser, aplicados a Cristo, se han de emplear con mucha cautela. Se puede decir: Dios se hizo hombre, y esta proposición es verdadera; pero la proposición el hombre se hizo Dios es ambigua, porque según como se entienda puede ser verdadera o falsa. La proposición este Hombre –Cristo- comenzó a ser es falsa, porque este hombre designa a la Persona que es eterna.

 

20.6. Cuestiones en torno al concepto moderno de persona. Su influencia en cristología.

Concepto de persona: Originariamente el término prosopon o persona designaba el rostro y también la máscara del actor en el teatro, y más tarde el personaje representado. De aquí se tomó este nombre para significar la dignidad del hombre constituido en autoridad o la excelencia del que ocupa un lugar preeminente sobre los demás. Trasladado este concepto a la metafísica expresa el modo de ser perfecto propio de la sustancia completa, individual y racional, reservándose para los seres irracionales el término de supuesto, supósitum. Según esto, quedan excluidos del concepto de persona: a) los accidentes; b) las sustancias incompletas; c) los conceptos universales; d) los singulares completos, comunicables o comunicados a otra persona. Lo propio de la persona es ser una sustancia individual completa, independiente e incomunicable, es decir, perfectamente subsistente en sí misma. Boecio definió a la persona como sustancia individual de naturaleza racional, subrayando así lo que la persona comporta de concreción e individualidad junto con algo que le es inseparable: su carácter intelectual. Santo Tomás define a la persona como quid subsistens in rationali natura.

A partir de Descartes, tendremos un “concepto moderno” de persona, definido desde la subjetividad: desde la autoconciencia del propio yo, desde la capacidad de relación con un tú, o desde la apertura a la trascendencia, olvidándose de la naturaleza racional como el sustrato que sustenta a la persona , enfocando la atención hacia sus actos espirituales a los que se concibe como fundamento del propio ser personal. Para Descartes la persona se identifica con el yo pensante, con el yo consciente. Dada su antropología coloca la esencia de la persona en el alma , como res cognitas , como sustancia inextensa. Hay que decir que la racionalidad, y por tanto la autoconciencia siempre formó parte de la definición de persona.

El primer intento de incorporar esta noción de persona en la cristología fue de Anton Günther (1863 ) que entendió la persona como conciencia de sí. El problema surge de inmediato: si lo que constituye a la persona es la autoconciencia y si en Cristo hay dos inteligencias - la humana y la divina - será necesario poner en Él tantas personas como inteligencias con la que se perciba a sí mismo o al revés, si se parte de que es una sola persona , habrá que poner en Él de un a forma o de otra un solo acto de entender. El se inclina por una unidad dinámica de las conciencias en Cristo, de forma que sería esta unidad la que realizaría esta unión hipostática. Pío IX condenó esta postura.

Antonio Rosmini( 1855 ), parte de que la idea de ser es innata. Esta idea no es otra cosa que la apertura al Ser objetivo, es decir a Dios. Dicho de otro modo, en la primera intuición sobre el ser que todo hombre tiene incluye ya algo del Verbo, se da una real apertura a la divinidad. Esta apertura es tal en Cristo que se identifica con el Verbo. En la humanidad de Cristo la voluntad fue de tal modo arrebatada por el Espíritu Santo para adherirse al Ser objetivo, es decir al Verbo, que le cedió totalmente el gobierno del hombre, y el Verbo lo asumió personalmente, uniéndose a sí a la naturaleza humana. De ahí que la voluntad humana deja de ser personal en el hombre y, aunque sea persona en los otros hombres, en Cristo permanece la naturaleza. De esta manera se da una unión moral y no hypostática cayendo en un solapado nestorianismo.

Karl Rahneraplicará en concepto de persona como autoconciencia. La persona consiste en la apertura apriórica de la conciencia humana al ser en general, apertura que en el fondo es una apertura al infinito, es decir a Dios. Y dando un paso más, añade que esta apertura a Dios es una potencia obedencial hacia la autodonación a Dios, potencia obedencial que quedaría colmada cuando Dios respondiese a esta apertura mediante la propia autocomunicación. En Cristo, puesto que hay dos centros de conciencia, hay dos sujetos: el humano y el divino. La subjetividad humana de Jesús es distinta de la del Verbo y, al mismo tiempo, precisamente porque en Él, en Jesús, se da una apertura total al infinito, esta subjetividad puede recibir la total autodonación de Dios. Rahner intenta mostrar en Jesús una unidad original de ser y conciencia, que parece inspirada en la definición plotiniana de Dios: Jesús tiene conciencia de aquello que es y es aquello de lo que tiene conciencia. Con esto se quiere decir no otras cosas que: el Hombre Jesús se sitúa en una unidad de voluntad que domina a priori su ser entero y en una obediencia de la que deriva toda su realidad humana. De tomar en serio esta aseveración Rahneriana, sería la unidad de voluntad lo que dominaría de tal forma el ser de Cristo que lo constituiría. Con este planteamiento, Rahner sólo puede conseguir una unidad de acción , no pudiéndose decir que Jesús es Dios. De aquí en adelante lo que se encuentran son diversas variaciones de estas teorías.

 

20.7. Instrucción Mysterium Filii Dei.

Algunos autores han intentado elaborar una Cristología al margen o en contra de la definición del concilio de Calcedonia. De ahí que se llamen Cristologías anticalcedonianas. Así por ejemplo, para Schillebeeckx, Jesús es una persona humana, pues nadie es hombre si no es persona humana, una persona humana tan de Dios que podríamos hablar que en El se da una identificación hypostática. Los términos son cuidadosamente escogidos por Schillebeeckx, para evitar en cualquier momento la decidida afirmación de que Jesús es Dios. Jesús es un ser humano en quien tiene lugar la revelación suprema de Dios. He aquí su frase:  “en el hombre Jesús la revelación de la Divinidad y la apertura de un verdadero ser humano, bueno y auténticamente diverso coinciden por completo en una única e idéntica persona “. Con esto se está diciendo que en la única persona de Jesús tiene lugar la revelación y la apertura de lo humano a lo Divino. Y esto es decir solo que Jesús es especialmente santo. Nada más.

Se comprende que teniendo presente esta problemática, ya en 1972 la Congregación para la Doctrina de la Fe saliese al paso de las cuestiones planteadas, sobre todo, por los teólogos llamados anticalcedonianos, insistiendo en que son errores contra la doctrina de la fe aquellas: “ opiniones según las cuales convendría abandonar la noción de la única persona de Jesucristo, engendrada por el Padre antes de los siglos según la naturaleza divina, y engendrada de la Virgen María según la naturaleza humana ; y también ( va contra la doctrina de la fe ) la afirmación según la cual la humanidad de Jesucristo existiría no como asumida en la persona eterna del Hijo de Dios, sino más bien en sí misma, como persona humana, y por tanto el misterio de Jesucristo consistiría en que Dios, revelándose en manera suma, estaría presente en la persona humana de Jesús”.

 

B) Resumen:

Se puede decir que el misterio de Cristo se encuentra presente en toda la Sagrada Escritura. En el Antiguo Testamento ya desde el génesis encontramos relatos que anuncian al Mesías (protoevangelio.) /Abraham./ Natán anuncia que el Mesías será descendiente de David y soberano de todos los pueblos, de ello hablarán también Isaías y Jeremías./ salmos/ Miqueas anuncia el nacimiento del Mesías en Belén/ Isaías ( el Enmanuel y poemas del siervo de Yahvéh.) /Daniel (Hijo del Hombre). Nuevo Testamento dos son los aspectos principales del misterio Cristológico: 1) Jesús de Nazaret es el Mesías prometido del Antiguo y 2) Dios cumple sus promesas más allá de lo que los hombre esperan. San Pablo: Cristo es fundamentalmente el Redentor, aquel que nos salva mediante su sacrificio y nos justifica, Maestro y Cabeza de la Iglesia. La Cristología de San Pablo se apoya en tres verdades que Cristo es el Mesías, el Señor e Hijo de Dios.

En el Nuevo Testamento en encontramos los siguientes títulos cristológicos: Salvador, Hijo de Dios, Primogénito, Redentor, Verdad, Cabeza de la Iglesia, Señor, Siervo de Yahvéh, Justo, Santo, Cristo, Profeta por excelencia, Verbo de Dios, Unigénito del Padre, Hijo del Hombre, Mesías, etc.

Entre los grandes concilios cristológicos están: Nicea, en el que se define la divinidad del Verbo. EL Hijo el engendrado y único, y de la misma sustancia del Padre, es decir, es consustancial al Padre. Se contrapone “ Gentium “ a “ Factum “. Se afirma también que es el Verbo quien se encarnó, además, la verdadera y completa naturaleza humana de Cristo. Éfeso: Cristo es un solo sujeto y una sola persona; Santa María es verdadera Madre de Dios; Cristo es el Hijo de Dios y no puede afirmarse que el hombre Jesús sea un hombre divinizado e hijo adoptivo de Dios; Cristo debe ser adorado con una sola adoración; debe atribuirse a la persona del Verbo las operaciones divinas, las operaciones y pasiones humanas de Jesús. El Tomus Ad Flavianum: Jesucristo es una sola persona, en Él hay dos naturalezas, cada una de ellas tiene sus facultades y operaciones propias, la unidad de persona entraña las comunicación de idiomas, en la encarnación no hay metamorfosis. Calcedonia, la clave es el modo en que se expone la conciliación entre la unidad y la dualidad en Cristo con cuatro adverbios, que recogen las dos líneas de pensamiento más importantes en la Cristología: inmutabiliter, inconfuse, indivise, inseparabiliter.III concilio de Constantinopla, en éste a la afirmación de las dos naturalezas, se adjuntan la confesión de que en Cristo se den dos voluntades y dos operaciones naturales sin división, sin cambio, sin separación y sin confusión.

La unión hipostática: Es la unión de la naturaleza humana de Cristo con la persona del Verbo en unidad de persona. Esta expresión solo puede referirse a Cristo, pues sólo en Él se da una unión así. Una de estas naturalezas preexiste a la unión; es el Verbo, que es el que se hace hombre. Ya era persona antes de unirse a la carne desde la eternidad y asume una naturaleza humana completa a la que une a sí mismo con una unión sustancial.

La naturaleza humana de Cristo subsiste en la persona del Verbo, y por estar unida a Él sustancialmente le confiere el que sea hombre.. La unión hipostática es el don máximo que Dios pudo conceder a la naturaleza humana de Cristo. Además esta unión es indisoluble, durará eternamente.

Conmunicatio idiomatum consiste en la comunicabilidad y en el cambio recíproco de las propiedades divinas y humanas de Cristo. Pero la “comunicatio” no puede hacerse de manera arbitraria, sino que debe respetar la verdad de la encarnación.

Modernamentese ha dado un concepto nuevo de persona definida desde la autoconciencia del propio yo (Descartes). Esta noción de persona han intentado incorporar en la cristología algunos autores como A. Günther (si en Cristo hay dos inteligencias será necesario poner en Él tantas personas como inteligencias con las que se perciba a sí mismo). A. Rosmini: Se da sólo una unión moral. K. Rahner (ver  arriba)

La Congregación para la Doctrina de la Fe salió al paso en la “Instrucción Mysterium Filii Dei” de las cuestiones planteadas por los teólogos llamados anticalcedonianos insistiendo en que son errores aquellas opiniones que abandonan la noción de la única persona de Cristo, y la afirmación según la cual la humanidad de Jesucristo existiría en sí misma, como persona humana, y por tanto, el misterio de Jesucristo consistiría en que Dios, revelándose de una manera suma, estaría presente en la persona humana de Jesús.

C) Bibliografía:

F. Ocáriz - L. F. Mateo Seco - J. A. Riestra. “ El misterio de Jesucristo “. Eunsa. Pamplona 1993.

Auer Johann. Curso de teología dogmática: “ Jesucristo Hijo de Dios e Hijo de María “. Tomo IV / 1 . Herder. Barcelona 1989.

C. Chopin. El misterio Cristiano: “ El Verbo encarnado”. Herder. Barcelona 1980.

Casciaro R. José María. “ Estudios sobre Cristología del Nuevo Testamento “. Eunsa. Pamplona 1982.

 

TEMA 21: LA HUMANIDAD DE CRISTO

 

21.1. Testimonio bíblico sobre la perfección humana de Cristo.

21.2. La conciencia mesiánica de Cristo.

21.3. La explicación teológica sobre la perfección de la humanidad del verbo encarnado: Santidad y Gracia; ciencia; voluntad y libertad impecables.

21.4. La coexistencia de la plenitud de gracia y de la condición de viador.

 

A) DESARROLLO

21.1. Testimonio bíblico sobre la perfección humana de Cristo.

Jesucristo, hombre como nosotros, tiene una fisonomía humana bien concreta. Las particularidades individuales de Cristo expresan la persona divina del Hijo de Dios, pues El ha hecho suyos los rasgos de su propio cuerpo y alma hasta tal punto que, la fe en la verdadera encarnación del Hijo de Dios es el signo distintivo de la fe cristiana.

Considerando las dos genealogías de Cristo vemos que Jesús pertenece  al pueblo elegido por ser de la estirpe de Abraham y al mismo tiempo es miembro de la gran familia humana.

La verdad del cuerpo de Cristo está claramente revelada en el NT, donde encontramos los relatos de la concepción de Jesús en el seno de una mujer, de su nacimiento y desarrollo, de su vida de hombre adulto, de su predicación y de su muerte. Cristo, además de comportarse como hombre, dice de sí mismo dirigiéndose a los judíos: “Pero tratáis de matarme a mí, hombre que os he dicho la verdad...”[201].

También encontramos testimonios de la realidad material de su cuerpo: en efecto, Jesús necesita comer y beber, dormir y reposar. Además, Cristo puso de manifiesto la verdad de su carne sufriendo la pasión y una muerte verdaderamente humana, corporal.

En el NT, hay abundantes textos que indican con claridad que Jesús tiene un verdadero espíritu humano -alma espiritual-, que se manifestaba en los sentimientos humanos que tuvo: sentimientos, por ejemplo, de indignación[202], de tristeza[203], de alegría[204]. Esta espiritualidad humana se manifiesta también en el ejercicio de la virtud: obediencia al Padre[205], humildad[206], etc.; y también en la oración[207]. Jesús mismo se refiere a su alma o espíritu humano: Mi alma está triste hasta el punto de morir[208]; Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu[209].

En cuanto al aspecto físico de Jesús, los Evangelios no nos han llegado indicación directa alguna. Sin embargo, indirectamente poseemos datos de los que podemos deducir su notable fortaleza física: su largo ayuno, las grandes distancias que recorrió, el rigor de los sufrimientos de su Pasión, etc. No hay motivo para suponer que su humanidad fuese vigorizada por la divinidad por encima de las fuerzas naturales, aunque esto tampoco se puede excluir de manera absoluta .

Jesús aparece en los evangelios como un varón de gran equilibrio mental, que nunca pierde el señorío sobre sí mismo, incluso cuando se manifiesta con ira santa o revela que su alma está triste hasta la muerte; sus respuestas a los fariseos cuando intentan tergiversar sus palabras, son rápidas, inteligentes, directas y, al mismo tiempo, sin engaño. Su lenguaje adquiere con frecuencia tonos sublimes y poéticos de perenne belleza, como en el Sermón del Monte o en las parábolas.

Como subraya el Concilio Vaticano II, el Hijo de Dios, .

 

21.2. La conciencia mesiánica de Cristo

El Mesías significa el  Ungido. El título de Ungido se aplica en el AT al que va a venir, al Esperado y a quien se le atribuye la triple dignidad de rey, profeta y sacerdote.

Los racionalistas afirman que Jesús no tuvo conciencia de ser el Mesías o que fue creciendo en El la convicción, bajo el influjo del Bautista, de que era el Mesías pero más tarde, ante el rechazo de la gente, abandonó esta idea como se refleja en la agonía de Getsemaní.

Esta lectura de los evangelios hecha por los racionalistas es incompatible con el testimonio que Jesús da de sí mismo:

a) El manifestó públicamente que era el Mesías esperado: en el momento solemne de la declaración a Caifás[210].

b) Jesús aceptó títulos mesiánicos: en la conversación con la samaritana: "...Jesús le respondió: Yo soy"[211].

c) Jesús se dio a sí mismo el título de Mesías: "...porque vuestro Maestro es uno solo: Cristo"[212].

d) Jesús es denominado Mesías por los primeros discípulos: "Hemos encontrado al Mesías"[213].

Cristo siguió una pedagogía de manifestarse poco a poco para evitar falsas interpretaciones que lo confundiera con un libertador político y nacionalista frente a la dominación del Imperio Romano.

Los racionalistas  dicen que Jesús durante su ministerio público no afirmó de sí mismo que era Hijo de Dios; ni siquiera intentó probar su mesianidad. Ambas cosas habrían sido creación posterior de la fe cristiana post-pascual, que influyó en la redacción de los evangelios: las frases puestas en boca de Jesús serían, pues, un producto de esta mitologización.

La postura racionalista carece de fundamento porque:

a) Jesús se asigna atributos y poderes divinos: "...ved que aquí hay algo más que Jonás..., ved que aquí hay algo más que Salomón..."[214].

b) Jesús se atribuye una potestad legislativa superior a Moisés y los profetas: "Pero Yo os digo...”[215].

c)Tiene poder para perdonar los pecados: En ningún momento dice que este poder sea delegado: Jesús, al curar al paralítico con sólo su palabra, les hace ver a los judíos que tiene la potestad para curar los efectos del pecado y el pecado mismo.

d) Jesús comunica ese poder a los discípulos: "Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les son perdonados..."[216].

e) Jesús tiene el poder de juzgar a los hombres: En la parábola de la cizaña según la cual el Hijo del Hombre, constituido Juez de vivos y muertos, separará los buenos de los malos en el Juicio Final.

f) Jesús exige para sí mismo el mayor amor del mundo: "Quien ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí..."[217]

g) Jesús nunca pone su filiación al Padre en igualdad con la filiación de los demás hombres a Dios: "subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios"[218]. Es la conversación en la aparición a María Magdalena.

h) Jesús es el único que conoce al Padre: "... nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquél a quien el Hijo quiera revelarlo".

i) Jesús dice de sí mismo que es Hijo de Dios: "Por esto los judíos buscaban con más ahínco matarle, pues no sólo quebrantaba el sábado, sino que decía que Dios era su Padre, haciéndose igual a Dios"[219].

j) Jesús afirma su preexistencia a su existencia terrena: :"Pues nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del Hombre".

 

21.3. La explicación teológica sobre la perfección de la humanidad del verbo encarnado: Santidad y Gracia; ciencia; voluntad y libertad impecables.

La Sagrada Escritura habla con nitidez e insistencia de la santidad de Jesucristo. El espíritu de Yahvé reposará sobre El...[220]

Al hablar de la santidad de Jesucristo, no nos referimos, como es obvio, a la santidad del Verbo, esencialmente santo por ser uno con el Padre y el Espíritu Santo, sino a Jesucristo en cuanto hombre, es decir, tratamos de la santificación de la "divinización" de su naturaleza humana. Nos preguntamos, pues, cómo la santidad de Dios se comunica a la naturaleza humana de Jesús, unida al Verbo en unidad de persona. En Cristología se habla de que existe en Cristo una triple gracia: la gracia de unión —es decir, la unión hipostática considerada en su aspecto de don o gracia otorgada a la humanidad de Jesús—, la gracia habitual —la gracia que llamamos santificante—, y la gracia capital, es decir, la gracia de Cristo posee en cuanto cabeza de la humanidad.

La naturaleza humana de Cristo ha sido elevada por la unión hipostática —la gracia de unión— a la mayor unión con la divinidad —con la Persona del Verbo— a que puede ser elevado ser alguno. La gracia de unión es el mayor don que la naturaleza humana de Cristo ha podido recibir, es una gracia infinita con la misma infinitud del Verbo con el que queda ontológicamente unida su naturaleza humana. Por esta unión, el hombre Jesús —la naturaleza humana de Jesús hipostasiada en el Verbo—, al ser persona en y por el Verbo, no recibe una filiación adoptiva, sino que es el Hijo natural del Padre.

 

 

 

 

 

Hay divergencia entre tomistas y escotistas respecto a la gracia de unión

 

Tomistas (Durando)

Escotistas

La humanidad de Cristo es santificada por la gracia de unión no sólo radicaliter, sino también formaliter. Esto equivale a afirmar que la gracia de unión otorga por sí sola la impecabilidad a Cristo. En efecto, si la santidad es la unión con Dios sin mancha de pecado, esta indisoluble unión con Dios se da ya en Cristo por la gracia de unión.

La unión hipostática santifica a la humanidad del Señor sólo en el sentido de que es el fundamento, la fuente y la raíz (radicaliter) de la gracia habitual de Cristo, de forma que exige  que se le otorgue este don. Es decir, la gracia de unión no santificaría formalmente (formaliter) a Cristo, sino sólo fontalmente, en cuanto exigiría la gracia habitual.

 

La santidad comporta:

 

Santidad en el hombre

Santidad en Cristo

1) Participación en la naturaleza divina.

2) La filiación divina, por la que el justo es constituido en hijo adoptivo por el Hijo, gracias a la unión hipostática.

3) Ser grato a Dios.

1) Participación que no puede ser mayor que el de la unión en unidad de persona.

2) Cristo es Hijo natural

3) La humanidad de Cristo es plenamente grata a Dios por ser la humanidad del Hijo.

 

De aquí se sigue que sea lógico afirmar que la gracia de unión santifica a Cristo propiamente, es decir, formaliter, y no sólo fontalmente.

Por otra parte, Cristo tuvo todas las virtudes en la forma conveniente a su perfección de Hijo y a su misión de Redentor.

Las virtudes que son exclusivas del status viatoris, como la fe y la esperanza, o las que incluyen en sí una imperfección, como la virtud de la penitencia, no están formalmente en Cristo, pero lo que tienen de perfección se encuentra en El asumido en una perfección superior.

Se dan en Cristo en forma excelsa todos los dones y los frutos del Espíritu Santo y llevan a su última perfección las virtudes uniéndolas en la unidad superior de la suma perfección “estaba lleno del Espíritu Santo y que fue conducido al desierto”[221].

También estuvieron en Cristo todas las gracias gratis datae y todos los carismas, porque de la plenitud de gracia de Cristo se reciben todas las gracias.

Cristo tuvo plenitud intensiva de gracia (habitual), es decir, en cuanto a su perfección, y plenitud extensiva, es decir, en cuanto a los dones y gracias a que se extiende por su unión con el Verbo y por su misión de Cabeza de la humanidad.

La gracia conferida a Cristo no es infinita en razón al ser creatural; sí se puede decir, en cambio, que es infinita, si se considera como tal gracia, pues la posee "sin restricción alguna".

Cristo posee gracia (habitual) infinita, desde el primer momento de su concepción, por su unión en unidad de persona con el Verbo y su capitalidad sobre el género humano. Esta afirmación, a su vez, implica estas otras dos: a) que Cristo poseyó desde el primer instante de su concepción la visión beatífica —el grado más excelso de gracia—; b) que Cristo no pudo crecer en gracia a lo largo de su vida, pues no parece lógico que camine hacia Dios, quien ya es Dios.

En Cristo existen dos naturalezas perfectas, la divina y la humana y, en consecuencia, dos operaciones, dos modos de conocer: uno divino y otro humano.

El acto de conocer del Verbo en cuanto Verbo es común a las Tres Divinas Personas, esta es la ciencia increada.

El conocimiento humano en Cristo es patente en todo el NT. En Cristo existe una inteligencia humana, correspondiente al alma racional que posee. Esta inteligencia, a su vez, no está despojada de la actividad que le es propia: los actos humanos de entender, como ya el Concilio III de Constantinopla condenó las tesis de Apolinar de Laodicea por negar que Cristo tuviese alma intelectual y sus respectivas operaciones intelectuales.

Los teólogos se preguntan si Cristo, gozó de los tres modos de conocimiento en su caminar terreno: a los que, al menos con capacidad obediencial, está abierta la inteligencia humana.

Por ciencia adquirida aquellos conocimientos que el hombre adquiere por sus propias fuerzas, a partir de sus sentidos; “crecía en sabiduría, edad y gracia”[222]. Este conocimiento es consecuencia del realismo con que se acepta la Encarnación del Verbo. La experiencia de que Cristo disponía era, obviamente, limitada y acorde con su época y lugar.

La ciencia de visión, aquella contemplación intuitiva de la esencia divina que poseen los bienaventurados. El NT habla de que El Hijo ha visto al Padre, da testimonio del Padre[223].

Al revelar, Jesús da testimonio en sentido estricto: testifica de lo que ha visto. Al mismo tiempo no aparece nunca como un creyente, como aquel que procede por la oscuridad de la fe, sino como quien ve la intimidad divina.

La afirmación de la existencia de la ciencia de visión en Cristo ha sido posición casi unánime de los teólogos desde el medioevo hasta la época del Concilio Vaticano II, basada no en un texto determinado del NT, sino en el conjunto de los datos bíblicos y patrísticos.

 

Conveniencias de la Ciencia visión

Dificultades teológicas

• por la perfección en la naturaleza humana de Cristo, y por su capitalidad.

• La absoluta seguridad con que Cristo testifica de la existencia de Dios y de la intimidad divina.

• nos obliga a admitir que fue al mismo tiempo viador y comprehensor. Esto parece en sí mismo contradictorio, pues se dice con ello que Jesús estuvo al mismo tiempo en el camino y en la meta.

• por el carácter de su Mediación, siendo la visión beatífica el culmen de esta unión.

• parece que implicaría negar la realidad de su conocimiento adquirido.

• La plenitud de santidad y gracia que es la suprema unión del alma con Dios implica la ciencia de visión

• la suprema felicidad, que parece incompatible con el sumo dolor experimentado por Cristo en su muerte.

 

Se llama ciencia infusa aquel conocimiento que no se adquiere directamente por el trabajo de la razón, sino que es infundido directamente por Dios en la inteligencia humana. Era conveniente que Cristo gozara de ciencia de visión por el principio de perfección con que acceden al estudio de la ciencia humana de Cristo: puesto que la inteligencia humana de Cristo era capaz de recibir la ciencia infusa, debía recibir esta ciencia.

Aparecen textos del NT en que se habla de un conocimiento sobrenatural de Cristo, conocimiento que puede atribuirse al don profético de Jesús, conocimiento de cosas que Jesús no podía conocer por los recursos ordinarios de su ciencia adquirida, como por ejemplo, el conocimiento que muestra de los corazones (Natanael, samaritana, certeza que Lázaro ha muerto, predice la negación de Pedro, anuncia su muerte y resurrección...). La absoluta certeza y autoridad con que habla, el hecho de que la fuente de su conocimiento en estas ocasiones trasciende el usual origen del conocimiento humano.

A esta razón ha de añadirse que Cristo es Cabeza de los hombres y los ángeles, y parece conveniente que estén en la Cabeza todas las gracias que serán otorgadas a sus miembros.

La mayor parte de los teólogos afirman como perteneciente a la fe no sólo que Cristo no se equivocó, sino que era infalible; que por la unión hipostática era metafísicamente imposible que errase.

Con respecto a la ignorancia en Cristo en torno al día del juicio, algunos Padres lo entienden no porque de hecho lo ignorase, sino porque ni quería ni podía revelarlo.

Es necesario distinguir entre: Error es considerar falso lo que es verdadero y viceversa; ignorancia es desconocer algo que debe conocerse, es la carencia de una perfección debida; nesciencia es desconocer algo que no tiene por qué saberse. En este sentido, ni el error ni la ignorancia pueden darse en Cristo. Irían contra la dignidad de su Persona y contra la misma Providencia divina, al no dotar a la naturaleza humana de Cristo de lo conveniente para desempeñar su misión de Maestro. Sí se da, en cambio, la nesciencia pues, su mente no era omnisciente.

Existe en Cristo una doble voluntad: la voluntad divina y la voluntad humana, correspondientes a las dos naturalezas —la divina y la humana— que se encuentran perfectas en Cristo.

Nadie ha negado la existencia en el Verbo de una voluntad divina común con el Padre y el Espíritu Santo. Sí se ha negado, en cambio, la existencia de auténtica voluntad humana, y de un verdadero acto de querer: Apolinar de Laodicea; Eutiques y los monofisitas; Nestorio; los monoteletas, Sergio de Constantinopla y Macario de Antioquía.

El Concilio III de Constantinopla (año 680-681), condenó el monotelismo y definió solemnemente que "se dan en El (Cristo) dos voluntades naturales y dos operaciones naturales sin división, sin cambio, sin separación, sin confusión; y las dos voluntades naturales no están opuestas una a la otra (...) al contrario, la voluntad humana no resiste ni es reacia a la omnipotente voluntad divina, sino que le está sujeta".

Nuestro Señor ora en el Huerto diciendo: No se cumpla mi voluntad, sino la tuya[224]. En estas palabras pone de relieve no sólo que tiene una voluntad humana distinta de la del Padre, sino que esta voluntad tiene una tendencia que es contraria al cumplimiento del mandato recibido y, en consecuencia, que, para cumplir la voluntad del Padre debe vencer la resistencia de su voluntad humana.

En el querer humano de Cristo —como en el de todo hombre— existe un aspecto llamado voluntas ut natura, consistente en la inclinación que la voluntad tiene por su propia naturaleza para elegir lo que es bueno para el sujeto y rechazar lo que es malo a la naturaleza de ese sujeto. Por esta razón, como es obvio, la voluntad de Cristo —ut natura—, rechazaba lo que era contrario a su naturaleza humana, como los padecimientos y la muerte.

En cambio, la voluntas ut ratio significa el querer en cuanto elección dirigida por la razón, y, en este sentido, la voluntad puede elegir incluso lo que es contrario al sujeto —como tolerar los tormentos y la muerte— si esto es conveniente una razón superior.

En el Señor, la voluntas ut natura y la sensibilidad disentían a veces de la voluntad divina, pero eran enteramente sometidas a ella por la voluntas ut ratio. Era voluntad de Dios que Cristo padeciese la Pasión y la Muerte; no las quería Dios por sí mismas, sino en orden a un fin: la salvación de los hombres.

En Cristo no se dio, por tanto, ninguna contrariedad de voluntades, porque la voluntas ut natura  rechazaba la muerte como algo nocivo a la naturaleza humana, mientras que la voluntas ut ratio  y la voluntad divina la querían por una razón distinta, la salvación de los hombres. Y no sólo no había oposición, sino que también los mismos movimientos de su sensibilidad y de su voluntas ut natura que rehuían la muerte y el dolor, eran queridos por Cristo con su voluntas ut ratio  y estaban perfectamente sometidos por ella a la Voluntad divina.

Es de fe que Cristo tuvo libertad humana y libre albedrío. La libertad pertenece a la integridad de la naturaleza humana, pues a la existencia de inteligencia y de la voluntad sigue necesariamente la capacidad de elegir.

La libertad humana en Cristo se muestra en aquellos lugares en los que se afirma que Jesús es hombre perfecto y en los que se dice que Cristo obedeció a su Padre o que mereció por nosotros. Sin auténtica libertad es imposible obedecer y merecer.

Consecuencia de la unión hipostática, de la santidad sustancial y de la infinitud de gracia habitual es la afirmación unánime en torno a la ausencia de pecado en Cristo —la impecancia— y a su incapacidad de pecar, su impecabilidad.

La Sagrada Escritura afirma explícitamente que Cristo no cometió pecado. “El es el Cordero inmaculado que quita el pecado del mundo”[225].

He aquí algunas de las principales razones: 1) Las personas son las que responden de las acciones realizadas a través de su propia naturaleza; si Cristo hubiese cometido pecado, sería la Persona del Verbo la que habría pecado a través de su naturaleza humana. 2) La santidad infinita de Cristo es incompatible con cualquier sombra de pecado. 3) Su misión de Redentor era contraria a que Cristo cometiese pecado. 

¿Cómo se conjugan en Cristo libertad humana e impecabilidad? Si Cristo era impecable, ¿cómo podía desobedecer? Y si obedecía sin poder desobedecer, ¿cómo se puede decir que fuese libre en su muerte?

Nos centraremos en la solución tomistas, Salmanticenses y Belarmino: Cristo tuvo verdadero precepto de morir, que obedeció con libertad impecable, es decir, era al mismo tiempo libre aunque no podía desobedecer. Esto parece concordar con el texto de “Cristo se hizo obediente hasta la muerte de cruz y, por esta razón, Dios lo exaltó y le dio un nombre sobre todo nombre” que habla de la obediencia de Cristo que sitúa en la obediencia de Cristo la razón de que fuese grato a Dios su sacrificio:

Como considera Santo Tomás “el pecado no pertenece a la naturaleza humana, sino que ha sido introducido en el hombre contra esta naturaleza... el pecar, ni perfecciona la libertad, ni es conforme a la naturaleza de la libertad, aunque muestra que el hombre tiene libertad”.

La esencia de la libertad está en el modo de querer : en querer sin que la voluntad sea movida más que por sí misma. La voluntad es libre porque es causa de su propio acto, porque no es movida necesariamente ni por la inteligencia ni por ningún otro factor interno o externo. Siendo el bien el objeto propio de la voluntad, no hay contradicción entre ser libre y no poder elegir el mal: lo que hay es, precisamente, perfección de la libertad.

 

Voluntad y libertad impecables de Cristo

Consecuencia de la unión hipostática, de la santidad sustancial y de la infinitud de gracia habitual es la afirmación unánime en torno a la ausencia de pecado en Cristo y a su incapacidad de pecar.

La Sagrada Escritura afirma explícitamente que Cristo no cometió pecado (cfr. Jn 8,46; 1 Pe 1,19; Heb 4,5). Dada la unanimidad existente en esta cuestión, las intervenciones del Magisterio son muy escasas. La ausencia de pecado en Cristo, se entiende a la luz de tres realidades fundamentales:

• la unión hipostática: las personas son las que responden de las acciones realizadas a través de su propia naturaleza y, si Cristo hubiese cometido pecado, sería la Persona del Verbo la que habría pecado a través de su naturaleza humana.

• la santidad de Cristo que es incompatible con cualquier sombra de pecado.

• su misión de Redentor que como sacerdote santo que no necesita ofrecer víctimas y sacrificios por sí mismo, sino sólo por sus hermanos, no hubiese sido modelo perfecto si hubiese habido pecado en El.

La impecabilidad de Cristo se puede explicar de diversas formas:

      a)Pedro Lombardo, San Buenaventura, Santo Tomás y Suárez. La impecabilidad le viene a Cristo por la misma unión hipostática. Las personas son las que responden de sus acciones. Decir, pues, que Cristo podría pecar equivale a afirmar que Dios podría pecar, cosa imposible.

      b)Escoto entiende que Cristo es impecable en razón de la providencia divina y de la visión beatífica. Cristo sería impecable por una gracia exterior.

Afirmar la impecabilidad de Cristo lleva inevitablemente a plantearse la cuestión de su libertad. ¿Cómo puede decirse que Cristo era absolutamente impecable en razón de su propia Persona y al mismo tiempo poseía una auténtica libertad humana? Pertenece a la fe que Cristo fue libre, ya que sin ella no hubiese podido obedecer especialmente en el momento de la muerte. Se han dado diversas posibles soluciones a esta cuestión:

• Cristo no tuvo visión beatífica o al menos le fue suspendida durante el tiempo de la Pasión, o bien esa visión beatífica no hacía al alma de Cristo intrínsecamente impecable y, por tanto, no le quitaba la libertad (escotistas).

• Cristo no tuvo un estricto precepto de morir, sino sólo un consejo que fue libre de seguir o no (Franzelin).

• Cristo tuvo verdadero precepto de morir, pero era libre a la hora de elegir las circunstancias de su muerte (Lugo, Vázquez).

• Cristo tuvo verdadero precepto de morir, que obedeció con libertad impecable (tomistas, Salmanticenses, Belarmino).

Esta última posición parece concordar mejor con la enseñanza de la Escritura. Cristo fue libre e impecable a la hora de cumplir los preceptos divinos y la misma ley natural a lo largo de su caminar terreno. Santo Tomás lo explica diciendo que el pecado no pertenece a la naturaleza humana, sino que ha sido introducido en el hombre contra esta naturaleza. El pecar, ni perfecciona la libertad, ni es conforme a la naturaleza de la libertad, aunque muestra que el hombre tiene libertad. La libertad se manifiesta en la elección, pero el elegir en cuanto tal no es esencial en el acto libre, y menos aún el elegir entre el bien y el mal. La esencia de la libertad está en el modo de querer: en querer sin que la voluntad sea movida más que por sí misma. La voluntad es libre porque es causa de su propio acto, porque no es movida necesariamente ni por la inteligencia ni por ningún otro factor interno o externo. Siendo el bien el objeto propio de la voluntad, no hay contradicción entre ser libre y no poder elegir el mal: lo que hay es, precisamente, perfección de la libertad.

 

21.4. La coexistencia de la plenitud de gracia y de la condición de viador

Por otra parte, negarle a Cristo este crecimiento parece equivalente a ignorar su verdadera condición humana como parece indicar Lc 2, 52: Jesús crecía... Conviene recordar que Cristo es perfecto hombre, pero no es un vulgaris homo, sino un hombre que, al mismo tiempo, es Dios. De ahí que pedir una total equivalencia entre Jesús y los demás hombres es sencillamente imposible.

Es necesario subrayar la veracidad del caminar terreno del Señor por ser la razón como el Señor puede redimirnos. En efecto, si ya lo sabe todo por ciencia de visión, "El alma de Cristo—escribe Santo Tomás—, antes de su Pasión, gozaba plenamente de la visión de Dios y, por tanto, poseía la bienaventuranza propia del alma. Mas fuera de éste, le faltaban los demás elementos que integran la bienaventuranza, pues su alma era pasible, y su cuerpo pasible y mortal (...). Por consiguiente, en cuanto poseía la bienaventuranza propia del alma, era bienaventurado; y en cuanto tendía a aquellos elementos de la bienaventuranza que aún le faltaban, era a la vez viador".

Pero, ¿cómo es posible que la gloria del Verbo no redundase en toda la Humanidad de Jesús desde el primer momento de la Encarnación? La respuesta de Santo Tomás es que, mientras Cristo era viador, la gloria de lo más profundo del alma dispensativa no redundaba en la parte inferior del alma ni en el cuerpo. Nos encontramos aquí ante un gran misterio. Esta solución mantiene los dos términos del problema: el gozo y el dolor de la Humanidad del Señor durante su caminar terreno. La coexistencia de ambos extremos parece deducirse claramente de lo dicho en los evangelios.

Parecida solución encuentra la coexistencia en Cristo del conocimiento definitivo de la ciencia de visión con el conocimiento progrediente propio de la ciencia adquirida, pues mientras que el conocimiento natural se adquiere a través de los sentidos por imágenes, la ciencia de visión es sin imágenes, por comunicación inmediata de la Divinidad al alma, haciéndole conocer de una forma que excede absolutamente el modo propio del conocimiento humano. Se trata de dos conocimientos de niveles y características bien distintas que, por ello, coexisten sin contradecirse y sin anularse el uno al otro.

 

B) RESUMEN

1.- Testimonio bíblico sobre la perfección humana de Cristo.

Jesucristo, como reflejan las dos genealogías de Mateo y Lucas, pertenece al pueblo de Israel y, al mismo tiempo, es miembro de la gran familia humana. Jesús es hombre como nosotros, que como subraya CVII: .

La verdad del cuerpo de Cristo está revelado en el NT como muestra los relatos de su concepción, nacimiento, crecimiento y muerte. Jesús necesita comer y beber, dormir y reposar. Podemos deducir que poseía una notable fortaleza física que pudo soportar el rigor de la Pasión.

En el NT es patente que Jesús tenía un verdadero espíritu humano con se refleja en los sentimientos de indignación, tristeza, alegría... Jesús fue un varón de gran equilibrio mental.

2.- La conciencia mesiánica de Cristo.

Jesús tuvo conciencia mesiánica y así lo manifiesta los evangelios en distintos momentos: en la solemne y pública declaración a Caifás, aceptando el título de Mesías en la conversación con la samaritana, dándose a sí mismo el título de Mesías o aceptándolo como así lo denominaron los primeros discípulos...

Los evangelios testimonia que Jesús se asigna atributos y poderes divinos, se atribuye una potestad legislativa superior a Moisés y los profetas, tiene poder para perdonar los pecados y comunica ese poder a los discípulos, tiene poder de juzgar a los hombres, exige para sí mismo el mayor amor del mundo, Él es el único que conoce al Padre, dice de sí mismo que es Hijo de Dios y afirma su preexistencia a su existencia terrena.

3.- La explicación teológica sobre la perfección de la humanidad del verbo encarnado: Santidad y Gracia; ciencia; voluntad y libertad impecables.

En Cristología se habla de que existe en Cristo una triple gracia: la gracia de unión —la unión hipostática considerada en su aspecto de don o gracia otorgada a la humanidad de Jesús—, la gracia habitual —la gracia que llamamos santificante—, y la gracia capital, es decir, la gracia que Cristo posee en cuanto cabeza de la humanidad. Además en Cristo se dan en plenitud intensiva y extensiva todos los dones y frutos del Espíritu Santo, además de todos los carismas.

Jesucristo gozó de tres modos de conocimiento en su caminar terreno: ciencia adquirida —aquellos conocimientos que el hombre adquiere por sus propias fuerzas— como consecuencia de la verdadera inteligencia humana de Cristo; ciencia de visión —aquella contemplación intuitiva de la esencia divina que poseen los bienaventurados— pues Jesús testifica de lo que ha visto al Padre; ciencia infusa aquel conocimiento infundido por Dios directamente en la inteligencia humana. Por otra parte, Cristo era infalible por la unión hipostática.

En la voluntad humana de Cristo hay dos aspectos: voluntas ut natura y voluntas ut ratio sin haber ninguna contrariedad porque la primera se subordina a la segunda. La libertad humana de Cristo muestra que era perfecto hombre y podía obedecer.

4.- La coexistencia de la plenitud de gracia y de la condición de viador.

Cristo poseía la bienaventuranza propia del alma, era bienaventurado; y en cuanto tendía a aquellos elementos de la bienaventuranza que aún le faltaban, era a la vez viador".

C) BIBLIOGRAFÍA

“El Misterio de Jesucristo”. Francisco Lucas Mateo Seco

 

TEMA 22: CRISTO REDENTOR

 

22.1. La triple función redentora de Cristo: Profeta, Sacerdote, Rey.

22.2. Valor salvífico de todos los misterios de la vida, muerte y glorificación de Jesús.

22.3. El misterio pascual: muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo.

22.4. El modo de la redención: satisfacción, mérito y eficiencia.

22.5. Frutos de la redención: liberación y reconciliación.

 

A) DESARROLLO

22.1. La triple función redentora de Cristo: Profeta, Sacerdote, Rey.

“Hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús”[226]. Cristo es hombre y Dios, por eso puede ser mediador entre ambos. El fundamento de su mediación es la unión hipostática.

Los llamados tria munera son los aspectos fundamentales que se pueden considerar implícitamente en estas palabras de Cristo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”[227]. Se trata de las funciones pastoral (o real), profética (o magisterial) y sacerdotal. Estas tres funciones no son independientes, sino como ramas de un mismo tronco: la Encarnación.

a) Cristo, Profeta y Maestro

Cristo es la plenitud de la revelación de Dios. En los relatos evangélicos apreciamos que Cristo enseña y profetiza de manera excelsa: por su ciencia, autoridad y modo de enseñar se muestra como el único Profeta y Maestro.

Cristo Profeta anuncia el Evangelio, la Buena Nueva, del Reino de Dios. Es enviado por el Padre para llevar a los hombres la Palabra de Dios. El carácter supremo y definitivo de las enseñanzas de Jesús se fundamenta en su condición de Dios-Hombre, por la que sus palabras humanas son, en sentido pleno, palabras humanas de Dios. Jesús, al mismo tiempo, es el Maestro que enseña y la Verdad enseñada.

b) Jesucristo, sacerdote de la Nueva Alianza.

La Sagrada Escritura recoge abundantes testimonios del carácter sacerdotal del Mesías: "Tu es sacerdos in aeternum..."[228];  la Carta a los Hebreos presenta a Cristo como el Gran Sacerdote de la Nueva Alianza.

      b.1) El Mesías, sacerdote y rey

Es sobre todo en su cualidad de sacerdote como Jesús aparece sentado a la diestra del Padre. Se trata, pues, de un reinado sacerdotal y de un sacerdocio regio. La salvación del pueblo mediante los sufrimientos del Mesías incluye la afirmación de que su muerte es redentora, en el sentido preciso de que es sacrificio. La alianza implica un sacrificio y, por tanto, un mediador con funciones sacerdotales. El sacerdocio de Cristo es único y supera todo otro sacrificio.

      b.2) La noción de sacerdote. Sacerdote según el orden de Melquisedec

Se aplica esta expresión a Cristo por tres razones: 1ª) Melquisedec significa “rey de justicia”; es rey de Salem, que significa rey de paz. 2ª) Por ser sin padre, sin madre, sin genealogía se asemeja al Hijo de Dios, que no tiene principio ni fin. 3ª) Porque recibió de Abraham los diezmos, señal de su superioridad. Como se ha solido interpretar en la figura de Melquisedec, es esencial al sacerdote el pertenecer a la familia humana y el haber sido elegido y constituido por Dios para hacer ofrendas y sacrificios por los pecados. En Cristo se cumplen plenamente estos requisitos: verdadera humanidad, vocación divina, consagración, relación al sacrificio.

      b.3) Sacerdote y víctima

Una de las razones en que se apoya la afirmación del sacerdocio de Cristo es el carácter sacrificial que tuvo su muerte. Este sacrificio, al mismo tiempo, viene descrito como muy superior a todos los sacrificios antiguos. Éstos eran sólo su figura y recibían su valor precisamente de su ordenación a él. El valor de este sacrificio es superior a todos, no sólo por el sacerdote que lo ofrece, sino por la víctima ofrecida —de valor infinito—; también por la perfección con que se unen, en un mismo sujeto, el sacerdote que ofrece y la víctima ofrecida.

      b.4) Unidad y eternidad del sacerdocio de Cristo

Todo otro sacerdocio -el sacerdocio de la Nueva Alianza- no es más que participación en ese único sacerdocio de Jesucristo. Esto tiene lugar tanto en el sacerdocio de los fieles y como en el sacerdocio ministerial. El sacrificio ofrecido por Cristo en la cruz tuvo lugar una sola vez.

Se dice que el sacerdocio de Cristo es, además, eterno porque sus efectos -la glorificación de Dios y la salvación de los hombres- alcanzan a toda la historia y durarán para siempre. Cristo sigue ejerciendo eternamente su sacerdocio.

      b.5) Cristo, sacerdote en su humanidad. El Constitutivo esencial de su sacerdocio

La mediación (ascendente y descendente) se da en Jesucristo precisamente por su humanidad, en cuanto unida hipostáticamente al Verbo. Por una parte, sacrificar y orar son actos del hombre, no de Dios; por otra, el valor infinito de esta mediación le viene a la humanidad de Cristo de su unión, en unidad de persona, con el Verbo.

El constitutivo formal del sacerdocio de Cristo es la unión hipostática, en cuanto que por ella su humanidad ha sido constituida en humanidad de Dios y, por tanto, en mediación perfecta entre Dios y los hombres (este matiz es importante).

La totalidad del misterio y de la obra de Cristo es sacerdotal, porque Él es substancialmente sacerdote.

c) Cristo Rey y Pastor

Afirmar que Cristo es Rey no es una metáfora ni la simple atribución de un título de honor. La realeza de Cristo es una realidad radicada en su condición de Dios-Hombre y se fundamenta en la unión hipostática. El Reino de Cristo no es de este mundo sino un reino esencialmente espiritual, interior al hombre.

Cristo es también Juez, Legislador, y Señor, pero no se puede entender este poder de juzgar al margen de la voluntad salvífica de Dios. Ser Rey es, en Cristo Jesús, lo mismo que ser Salvador: estar bajo el reino de Cristo es ser salvo, mientras que rechazar su reino es rechazar la salvación.

El Reino de Cristo es universal; puede decirse que abraza todo lo creado. Sin embargo este reino se instaura poco a poco: tiene su inicio en la encarnación y sólo al fin de la historia alcanzará su plenitud.

 

22.2. Valor salvífico de todos los misterios de la vida, muerte y glorificación de Jesús.

Santo Tomás expone esta doctrina basándose en la perfección de la naturaleza humana de Cristo y la unión hipostática. Haber merecido la salvación desde el primer acto no hace inútiles los demás, ni hace que sus méritos le sean más debidos por más razones. Hay una relación causal entre los misterios de la vida de Cristo y los frutos de salvación para los hombres.

Toda acción humana de Jesús, considerada en sí misma, podía ser suficiente para salvar a todo el género humano, por ser acción del Dios-Hombre, mediador perfecto entre Dios y los hombres. Pero la voluntad divina fue que la redención se operase a través de la muerte y glorificación de Cristo.

La esencia del acto redentor es el amor del Hijo de Dios, en cuanto ofrenda de su humanidad al Padre por la salvación de los hombres. Este amor se manifiesta en su obediencia al Padre.

a) La Encarnación

La encarnación trae ya consigo el comienzo de la salvación. Al encarnarse, el Verbo toma sobre sí a todo el género humano; en cierto sentido, se une a todo hombre.

Los años de la vida oculta de Cristo no son una simple preparación para su ministerio público sino auténticos actos redentores. El Verbo eterno, sumiendo no sólo la naturaleza humana, sino también una vida ordinaria, ha redimido y santificado todas las realidades nobles de las que está entretejida la vida común los hombres.

b) La vida pública

Es aún más fácil captar el valor salvífico de la vida pública de Jesús: en su predicación anuncia el reino de Dios, llama a la conversión y libra las conciencias del error; sus milagros eran -ya en sí mismos- presencia del reino, confirmaban su mensaje de salvación y reforzaban la fe de los discípulos. Esta eficacia de redención se manifiesta con gran claridad, sobre todo cuando Cristo perdona los pecados y expulsa los demonios.

c) Pasión y muerte de Jesús

La muerte de Cristo no fue uno de los posibles términos de su vida terrena, sino la meta terrena prevista que consumaba su acción redentora, querida por Dios y querida también por la voluntad humana de Jesús.

La pasión de Jesús es, antes que nada, iniciativa del Padre. No sólo lo era su misión sino también su fidelidad hasta la muerte. Esta iniciativa del Padre es un verdadero mandato. Por eso Jesús habla de obediencia al Padre a la hora de aceptar la cruz. Al obedecer, Jesús actúa con total libertad: nadie le quita la vida, sino que Él es quien la entrega.

Aunque el Padre no quería con voluntad positiva y directa la muerte de Cristo -Dios no puede querer la injusticia- es cierto que lo “entrega” al destino de morir abandonándolo en medio de las fuerzas del mal.

d) Glorificación de Jesús

Esta exaltación comporta la resurrección de entre los muertos, su ascensión a la diestra del Padre y el envío del Espíritu Santo. No es algo que simplemente aconteció a Cristo una vez cumplida nuestra redención, sino que esta glorificación es parte integrante de la obra redentora. El alma de Cristo, unida secundum Personam al Verbo, recibe ya plenamente la gloria que se deriva de la visión beatífica inmediatamente después de la muerte -en el descenso a los infiernos-; aunque la completa glorificación de Cristo tiene lugar mediante la resurrección y ascensión a los cielos.

 

22.3. El misterio pascual: muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo.

La muerte de Cristo era la meta prevista que consumaba su acción redentora. La iniciativa es del Padre. Cristo es la donación de Dios a la humanidad. Es muerte por separación del alma y del cuerpo -la manera de morir propia de la naturaleza humana-. Así se muestra, una vez más, la realidad de la naturaleza asumida. Pero alma y cuerpo permanecen unidos a la divinidad por la indisolubilidad de la unión hipostática. En la separación alma-cuerpo no se ve afectada la persona del Verbo, sino sólo su naturaleza humana. El cuerpo, que ue sepultado, no sufrió corrupción; y su alma descendió a los infiernos, mostrando verdaderamente la muerte de Cristo -su soberanía sobre la vida y la muerte- y liberando a los justos.

La fe en Jesús como Señor está en dependencia del acontecimiento supremo en que se manifiesta: la resurrección -”¡El Señor ha resucitado realmente y se ha aparecido a Simón!”[229]-. Ésta tiene una dimensión soteriológica indiscutible: “Si Cristo no resucitó, vana es vuestra fe”[230]. Además, constituye la auténtica y definitiva victoria sobre la muerte; una victoria que es parte esencial de nuestra redención.

Cristo resucitó uniendo, por su propia virtud, su alma a su cuerpo. Éste tiene características de cuerpo glorioso. En los actos que nos narra el Evangelio se ve que es un cuerpo humano verdadero, el mismo que murió (llagas); informado por un alma con funciones nutritivas, sensitivas e intelectivas, y unido a la naturaleza divina (milagro de la pesca, Ascensión).

La ascensión de Cristo es un artículo de fe. En ella se expresa el señorío de Jesús, su plenitud de vida y poder. Afecta no sólo a la exaltación de Cristo en cuanto tal, sino al ejercicio de su mesianismo. La ascensión tiene importancia en la historia de la salvación: “Os conviene que yo me vaya, porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito; pero si me voy, os lo enviaré”[231]. La ascensión no añade nada a la resurrección con respecto a la glorificación de Cristo en sí misma, pero sí añade el “estar sentado a la derecha del Padre”. Esta última expresión incluye el pleno ejercicio sobre toda la creación de su potestad universal de Señor. Es ese ejercicio el que causa nuestra salvación.

Con Pentecostés se inaugura el tiempo de la Iglesia, y recibe su último cumplimiento la redención.

 

22.4. El modo de la redención: satisfacción, mérito y eficiencia.

La redención tiene tantos aspectos como facetas tiene la liberación del pecado. Destacan los tres aspectos recogidos en el título de esta pregunta. Cristo ha satisfecho por nuestros pecados, ha merecido la nueva vida para nosotros y, como causa eficiente, produce en nosotros esa nueva vida de la gracia y de la gloria. No se trata de elementos desconectados entre sí, sino de tres aspectos del mismo y único misterio.

a) La satisfacción por los pecados

Designa lo que la muerte de Cristo tiene de reparación a Dios por la ofensa cometida por la humanidad. Por ser don del Padre a los hombres, la satisfacción no es primordialmente una obra humana sino iniciativa divina.

Cristo no sufrió un castigo -en el sentido estricto del término- por nuestras iniquidades, pero las tomó sobre sí y padeció verdaderos sufrimientos por nuestros pecados[232].

Características de esta satisfacción:

      a.1) Sustitución penal

La teoría de la sustitución penal afirma que Cristo es castigado en nuestro lugar. Como explicación de la Redención es inaceptable: supondría castigar a un inocente en vez de castigar al culpable; por tanto, estaría en contradicción con la infinita justicia de Dios.

      a.2) Satisfacción vicaria

Cristo, con su muerte, expió los pecados de los hombres; y el Padre aceptó esa expiación voluntaria, ofrecida por Cristo, como satisfacción por nuestros pecados. A esto hace referencia el término “vicaria” porque es una reparación ofrecida en nuestro lugar, por pecados ajenos: no satisface en vez de nosotros, sino como nuestra Cabeza. Esta capitalidad se manifiesta en su solidaridad con los hombres. Se diferencia de la sustitución penal en que a Cristo no se le imputa nuestro pecado, ni es castigado como si fuera culpable.

Es el mismo Padre el que pone en el corazón de Cristo la caridad necesaria para la entrega de la propia vida por la salvación de los hombres. Dicha entrega es real y dolorosa. Pero el aspecto esencial de la satisfacción no es la expiación de la penas mediante el sufrimiento, sino el amor y la obediencia.

      a.3) Satisfacción adecuada y sobreabundante

Satisfacción adecuada es aquella que compensa realmente la ofensa; aquella que repara objetivamente la ofensa inferida en toda su intensidad.

El pecado es una ofensa a Dios. Esta ofensa, en cierto sentido, es infinita, dada la infinitud del amor que rechaza y de la santidad a la que se opone. Sólo una satisfacción de valor infinito puede compensar adecuadamente lo que el pecado tiene en sí mismo de ofensa a Dios. Sólo el Hombre-Dios podía ofrecer una satisfacción infinita, pues sólo sus actos tienen valor infinito.

Hay que afirmar esto sin disminuir la soberana libertad de Dios a la hora de elegir el camino para salvar al hombre. La satisfacción operada por Cristo aparece así como conveniente para la salvación del hombre, pero no como necesaria. Sólo sería necesaria en la hipótesis de que se quisiera una reparación adecuada ex toto rigore justitiae.

Cualquier acto de amor y de obediencia de Cristo era suficiente para una satisfacción adecuada. Se dice que fue sobreabundante en referencia a sus efectos: “Allí donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia”[233]. Cristo restituyó al hombre a un estado de gracia superior al que tenía Adán antes de la caída.

      a.4) Satisfacción infinita

Es conclusión lógica de ser adecuada y sobreabundante. La Persona que realiza las acciones de Cristo -el Verbo- tiene una dignidad infinita; por tanto, la satisfacción de Cristo posee un valor intrínsecamente infinito.

b) El mérito de Cristo

El concepto de mérito hace referencia al valor moral de una actuación. Se distinguen dos tipos: de condigno y de congruo. El primero es aquel que existe cuando se da igualdad entre la calidad de la obra realizada y el premio que se va a recibir, de forma que el premio se debe en estricta justicia. Se aplica al merecimiento personal. En el segundo, el premio sólo es debido a la liberalidad de quien premia (no en justicia). Sólo mediante el mérito de congruo se puede merecer por los demás.

Los méritos de Cristo son infinitos por razón de la Persona. Jesús, con su obediencia hasta la muerte, merece para sí su glorificación; y para el género humano el perdón de los pecados. Mereció nuestra salvación por ser Cabeza de la Humanidad, como si la mereciese para sí mismo: por eso se dice que el mérito de Cristo es de condigno.

Decir que Cristo merece implica afirmar su actuación moral, o sea, su actuación con auténtica libertad humana en estado de caminante.

c) La eficiencia de Cristo

Jesús no solo mereció para nosotros la gracia sino que la causa realmente en nosotros. La causa eficiente principal de la gracia de la salvación sólo puede ser Dios, pero Dios causa esta gracia en nosotros mediante la humanidad de Jesús. La humanidad del Hijo de Dios es el instrumento que su divinidad quiso utilizar para producir -y no sólo para merecer- todas las gracias en los hombres.

Tienen eficiencia actual sobre nosotros tanto Cristo glorioso como los misterios de su existencia terrena. La eficiencia de esos hechos acaecidos en el pasado alcanza todo momento sucesivo de la historia. Además, todos los misterios de su vida, muerte y glorificación obran nuestra salvación todos juntos y al mismo tiempo.

 

22.5. Frutos de la Redención: liberación y reconciliación.

Redención indica liberación mediante el pago del precio justo.

Salvación indica liberación de un mal (físico o moral). Siendo así, la salvación tendrá por objeto tantos aspectos y niveles como tengan los males que aquejan o pueden aquejar al hombre. Y afectará, en primer lugar, a la raíz de todos los males que aquejan al hombre: el pecado. Por tanto, la salvación comporta inseparablemente la reconciliación del hombre con Dios.

a) La liberación del pecado

No se trata sólo de una no imputación meramente legal, sino de una auténtica curación. La victoria de Cristo incluye arrancar el mal del corazón del hombre: hacer del hombre una nueva criatura. Implica también que el hombre puede, con la gracia de Dios, vencer en sí mismo el poder del pecado -las tendencias hacia el mal-. Cristo libera al hombre de las consecuencias del pecado: el error, el poder de Satanás y del dominio de la muerte. La liberación del pecado comporta, por último, la liberación de la pena debida por el pecado.

Todo esto no significa que los hombres no seamos todavía pecadores: Cristo ha instituido una causa universal de remisión de los pecados, pero es preciso que se aplique a cada individuo.

b) La liberación del poder del demonio

En la medida en que el hombre es esclavo del pecado, se encuentra también bajo el dominio del demonio, no porque Satanás tenga un derecho sobre el pecador, sino porque tiene un mayor influjo sobre él para inducirlo al mal. La llegada del reino de Dios implica la destrucción del poder tiránico del demonio. Esta victoria ya ahora es real, aunque todavía no se le ha arrebatado todo poder de tentar a los hombres. El Señor nos libera del poder del diablo precisamente al liberarnos del poder del pecado, que es el instrumento de su dominio sobre el hombre.

c) Liberación de la muerte

La muerte, y todo lo que de dolor y frustración se sintetiza en ella, es pena del pecado[234]. La liberación del pecado comporta la liberación de la muerte. La victoria de Cristo sobre el dolor y sobre la muerte conlleva haberlos cambiado de signo: su negatividad se convierte en positividad. Nuestro dolor y nuestra muerte adquieren ahora el mismo sentido que tuvieron los de nuestro Redentor.

d) Liberación de la antigua ley

Jesucristo no vino a “destruir la ley, sino a darle cumplimiento”[235]. Lleva la Ley Antigua a su última perfección: una perfección que la trasciende, al mismo tiempo que le da plenitud. Ha concedido al hombre un acceso fácil y abundante a las fuentes de la gracia para la lucha contra el pecado.

Los preceptos morales de la ley mosaica continúan vigentes porque ésta no hacía sino recoger lo que es de ley natural.

e) La reconciliación de los hombres con Dios

La reconciliación no es otra cosa que la redención, considerada en su aspecto positivo de realidad nueva que implica el perdón de los pecados -que habían constituido a los hombres en enemistad con Dios-. El perdón es verdadera aniquilación del pecado hasta tal punto que se trata de una transformación del hombre, mediante la gracia sobrenatural, tan profunda que se denomina nueva criatura al que la recibe. Es una auténtica renovación interior que lleva a los hombres a una unión con Dios más íntima que la de Adán.

 

B) RESUMEN

La triple función redentora de Cristo: Profeta, Sacerdote, Rey.

Las funciones pastoral (o real), profética (o magisterial) y sacerdotal no son independientes, sino como ramas de un mismo tronco: la Encarnación. Cristo es enviado por el Padre para llevar a los hombres la Palabra de Dios. Al mismo tiempo, es el Maestro que enseña y la Verdad enseñada.

En el sacrificio de Cristo se unen, en un mismo sujeto, el sacerdote que ofrece y la víctima ofrecida. Cristo sigue ejerciendo eternamente su sacerdocio. El constitutivo formal del sacerdocio de Cristo es la unión hipostática, en cuanto que por ella su humanidad ha sido constituida en humanidad de Dios y, por tanto, en mediación perfecta entre Dios y los hombres.

La realeza de Cristo es una realidad radicada en su condición de Dios-Hombre y se fundamenta también en la unión hipostática.

Valor salvífico de todos los misterios de la vida, muerte y glorificación de Jesús.

La encarnación trae ya consigo el comienzo de la salvación. Los años de la vida oculta de Cristo  son auténticos actos redentores. La eficacia de redención se manifiesta con gran claridad en su vida pública, sobre todo cuando perdona los pecados y expulsa los demonios. La muerte de Cristo fue la meta terrena prevista que consumaba su acción redentora. La exaltación de Cristo comporta la resurrección de entre los muertos, su ascensión a la diestra del Padre y el envío del Espíritu Santo. Esta glorificación es parte integrante de la obra redentora.

El misterio pascual: muerte, resurrección y ascensión de Jesucristo.

Su muerte en la Cruz es la consumación de su existencia terrena y del sacrificio redentor. Su resurrección es parte esencial de nuestra redención. En la ascensión de Cristo se expresa su señorío, su plenitud de vida y poder. Tiene importancia en la historia de la salvación: “Os conviene que yo me vaya, porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito; pero si me voy, os lo enviaré”[236].

El modo de la redención: satisfacción, mérito y eficiencia.

Cristo ha satisfecho por nuestros pecados, ha merecido la nueva vida para nosotros y, como causa eficiente, produce en nosotros esa nueva vida de la gracia y de la gloria. No se trata de elementos desconectados entre sí, sino de tres aspectos del mismo y único misterio. Satisfacción designa lo que la muerte de Cristo tiene de reparación a Dios por la ofensa cometida por la humanidad. Se dice que es vicaria, adecuada y sobreabundante..

El concepto de mérito hace referencia al valor moral de una actuación. Los méritos de Cristo son infinitos por razón de la Persona. Su mérito se dice que es de condigno .

Jesús no solo mereció la gracia sino que la causa realmente en nosotros. La causa eficiente principal de la gracia de la salvación sólo puede ser Dios, pero Dios causa esta gracia en nosotros mediante la humanidad de Jesús.

Frutos de la redención: liberación y reconciliación.

Redención indica liberación mediante el pago del precio justo. Salvación indica liberación de un mal (físico o moral). Tiene por objeto tantos aspectos y niveles como tienen los males que aquejan o pueden aquejar al hombre. Comporta. por tanto, la liberación del pecado y de sus consecuencias: el error, el poder de Satanás y el dominio de la muerte; así como de la Ley Antigua.

La reconciliación es una auténtica renovación interior que lleva a los hombres a una unión con Dios más íntima que la de Adán.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

Ocáriz, F.; Mateo-Seco, L.F.; Riestra, J.A.: El misterio de Jesucristo. Eunsa. Pamplona. 2ªed., 1993; pp. 217-270 y 303-435.

 

 

TEMA 23: MARÍA, MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA

 

23.1. Maternidad divina de María.

23.2. Concepción Inmaculada - Plenitud de santidad.

23.3. Virginidad perpetua.

23.4. Participación de María en la obra salvifica de Cristo.

23.5. Cooperación de María a la Redención in facto esse (redención subjetiva)

23.5. Asunción al cielo.

23.6. Santa María, Mediadora y Corredentora.

23.7. Madre de la Iglesia.

 

A) DESARROLLO

23.1. Maternidad Divina de María.

Introducción

1) La maternidad divina ha de entenderse como la misión que Dios confió a Santa María de ser Madre de Dios. (Theotokos). Y es tal porque engendró según la carne al Verbo de Dios hecho carne. Es Madre de Dios no porque la naturaleza del Verbo o su divinidad haya tomado de la Santa Virgen el principio de su existencia; sino porque nacido de ella el santo cuerpo animado del alma racional a la que el Verbo se unió según la hipóstasis, se dice que el Verbo ha sido engendrado según la carne.

2) El Hijo de Dios engendrado eternamente del Padre según la divinidad, es el mismo que al final de los días fue engendrado de la Virgen María según la humanidad. Hubo una unión de dos naturalezas. En virtud de esta noción de “unión” sin mezcla confesamos que la Virgen María es Madre de Dios.

3) En razón de esta maternidad es como María aparece junto a Jesús en las Sagradas Escrituras. Su maternidad constituye su razón de ser, la más profunda razón de su existencia y del lugar que ocupa en el plan divino de salvación; es el misterio central de la vida de Nuestra Señora en el que se fundamenta los demás misterios concernientes a ella.

Fundamentación Escriturística

En la Sagrada Escritura no se afirma explícitamente que María es la Madre de Dios; sí se la llama la Madre de Jesús o la Madre del Señor. Sin embargo en esos mismos escritos se dice que Jesús es el Hijo de Dios. En la Sagrada Escritura esta enseñanza está directamente referida a la verdad cristológica.

Lc. 1, 35: “auténtica maternidad divina, tiene su origen en una intervención extraordinaria de Dios”.

Gal. 4, 4-6: “sostiene de manera implícita, pero clara la maternidad divina”.

Luc. 1, 43:  “visitación” la Madre de mi Señor (Kyrios) es sinónimo de Dios.

Concilios

Nicea (325) Nestorio: patriarca de Constantinopla (428-451), recibe su formación teológica en la Escuela de Antioquía de Siria, que se distingue por su defensa de la fe contra el apolinarismo. Pero consideraban la unión de lo humano y lo divino en Cristo de una manera extrínseca. El comparte esta idea doctrinal, aconseja no dar a Santa María el título de Madre de Dios (Theotokos) y lo sustituye por el de Madre de Cristo (Christotokos), lo que le llevó a negar la maternidad divina de Santa María. Fue una mala apreciación teológica, por considerar en Cristo dos naturaleza en sí mismas subsistentes, cree que hay una persona divina y una humana, si bien unidos, pero con una unión física o moral. De estos presupuestos brota lógicamente la negación del título de Madre de Dios, pues ella sería del simple hombre, de una persona humana, aunque especialmente unida a la Persona del Verbo. Los Padres no vacilaron llamar Madre de Dios (theotokos) a la Santa Virgen, no porque la naturaleza del Verbo, o su divinidad haya tomado de la Santa Virgen el principio de su existencia, sino porque ha nacido de ella el santo cuerpo animado de alma racional a la que el Verbo se unió según la hipóstasis, se dice que el verbo ha sido unido según la carne. En Éfeso no se redactó una nueva profesión de fe, sino que se insistió en la fórmula de Nicea, el texto de mayor importancia doctrinal en Éfeso, es la segunda Carta de San Cirilo a Nestorio. En este Concilio que eminentemente cristológico y sólo indirectamente mariológico se definió dogmáticamente María como la Theotokos.

Constantinopla (381) (...) Se encarnó por obra del Espíritu Santo y María Virgen y se hizo hombre. Afirmándose tanto la maternidad divina, como su maternidad virginal.

Calcedonia 451). El Hijo que antes de los siglos es engendrado por el Padre en cuanto a la divinidad... es engendrado de María virgen en cuanto humanidad.

Síntesis

1) Verdadera maternidad divina: a) es una auténtica maternidad biológica, humana y natural. b) Al mismo tiempo, esta maternidad es plenamente sobrenatural; tanto en cuanto al modo, como en cuanto a la causa.

2) En la historia de la mariología se pone de relieve cómo la maternidad de Santa María fue considerada primero en su connotación más estricta en el hecho de haber concebido y dado a luz; después el ejercicio de esta maternidad a lo largo de toda la historia del Señor, sobre todo al pie de la Cruz.

3) La maternidad es la razón de ser de la existencia misma de la Virgen; a la vez que es raíz y fundamento de todas las demás gracias recibidas en orden a su misión.

 

23.2. Concepción Inmaculada. Plenitud de Santidad.

Introducción

1) En el mismo designio eterno en el que Dios decidió la Encarnación de su Hijo, se encuentra también la elección de santa María como Madre del Verbo encarnado. Designio que afecta esencialmente a la forma en que el Verbo se hace carne y a la forma de la maternidad de Santa María.

2) Ha de entenderse esta verdad como un modo interno de esta maternidad y no como una gracia extrínseca, en atención a la dignidad de la maternidad divina.

3) Entre los privilegios que Dios ha otorgado a la Virgen María, - en atención a su excelsa dignidad de Madre de Dios y en virtud de los méritos de su Hijo Jesucristo- está su Inmaculada Concepción. Estos privilegios están relacionados y hacen referencia a la misma santidad que convenía a María en orden a la misión de ser Madre de Dios.

Tanto la expresión panhagia como el paralelismo Eva-María son dos formulaciones en las que se encuentran explícitamente la afirmación acerca de su Inmaculada Concepción.

4) Esta santidad plena comporta dos aspectos inseparables: a) Negativo: la preservación de todo pecado, tanto original como personal; b) Positivo: la plenitud de gracia recibida.

Dentro del proceso histórico resalta el panegírico de Teoteknos de Libia; como la primera afirmación explícita en torno a la Inmaculada Concepción.

Fundamentación Escriturística

Gen 3,15. En esta perícopa existe un perfecto paralelismo entre la enemistad de la mujer con el diablo y la enemistad del descendiente de la mujer —el Mesías— con la serpiente.

Lc 1,28. Kekharitomene, expresa la plenitud de gracia desde el momento primero de su concepción.

Lc 1,42.: la exaltación de la Virgen procede de la excelencia de Jesús.

Definición Dogmática

Promulgada por Pío IX el día 8 de diciembre de 1854. La fórmula definitoria dice así:

“Declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser, por tanto, firme y constantemente creída por todos los fieles”.

Esta definición dogmática contiene varias afirmaciones:

a) La persona de María y no sólo el alma.

b) El dogma se refiere a la concepción pasiva de María, es decir, en el seno de su madre y alude al mismo momento de la concepción, o sea, cuando se produce la infusión del alma.

c) El hecho de ser preservada de pecado original fue un don absolutamente singular.

d) La causa meritoria de la Inmaculada Concepción es el mérito de Cristo.

Síntesis

1) La piedad cristiana a visto en la Misión materna de María, la razón profunda de la santidad y la plenitud de gracia desde el primer instante de su concepción.

2) En el mismo designio eterno en que Dios decidió la encarnación de su Hijo se encuentra también la elección de María.

3) La santidad plena de María comporta dos aspecto inseparables: la preservación de todo pecado y la plenitud de gracia recibida.

 

23.3. Virginidad Perpetua.

Introducción

1) El carácter virginal perpetuo de María que así confiesa la Iglesia, comprende tres momentos (antes, en y después del parto) de un único misterio en la que la Virgen María permaneció inmune de toda mancha de pecado.

2) Es cierto que la concepción virginal de Jesús no habría sido necesaria para la encarnación del Logos. Pero aquella fue dispuesta por la libre voluntad salvífica de Dios, esta concepción es un signo del carácter gratuito de la Redención.

3) La naturaleza de esta virginidad implica: a) integridad corporal de una persona que no ha tenido comercio sexual (concepción científica de la virginidad); b) entrega total de la persona, alma y cuerpo, mente y corazón a Jesucristo (concepción neotestamentaria).

4) Sentido de la Virginidad: a) hecho que afecta tanto a sus sentimientos, afectos y pensamientos “virginidad espiritual”; b) igualmente a su cuerpo y ha de entenderse realmente, no metafóricamente “virginidad física”.

5) Lo que la Iglesia enseña como verdad revelada es lo siguiente: a) absoluta y perfecta integridad corporal de la Virgen; b) Virginidad del alma.

6) El Dogma supone: a) que María concibió milagrosa y virginalmente por el poder omnipotente de Dios; b) que dio a luz sin perder su virginidad en el nacimiento de su Hijo; c) que María después del nacimiento de Cristo permaneció virgen durante toda su vida terrena.

Fundamentación Escriturística

a) Virginidad antes del parto

Is 7,14: en este texto las formas verbales “concebirá” y “dará a luz” se aplican a un mismo sujeto: la Virgen.

Mt 1,18-24 se nos dice que la concepción de Cristo se realizó virginalmente, sin concurso de varón, por obra del Espíritu Santo.

b) Virginidad en el parto

Lc 1,35b

Lc 2,7

c)Virginidad después del parto (virginidad perpetua).

Jn 19,25 ss

Jesús  confía María a su discípulo amado; este hecho ha sido considerado por los padres como una constatación de que María no tuvo otro hijo.

Síntesis

1) Es una afirmación contenida en la Sagrada Escritura y en la Tradición.

2) La concepción virginal de María no es necesaria para la encarnación del Logos; sino que brota de la libre voluntad salvífica de Dios.

3) La virginidad de María es totalmente excepcional, milagrosa e irrepetible.

4) Es totalmente y siempre, Madre-Virgen.

5) La virginidad en María se extiende desde la concepción, es decir antes, en y después.

6) La afirmación de esta verdad incluye la virginidad corporal y no solo se dice espiritualmente.

 

23.4 Participación de María en la obra salvífica de Cristo

Los títulos con más tradición en la Teología para designar la cooperación de Santa María en la obra de la salvación son su Maternidad espiritual y su Mediación universal

I. La Maternidad Espiritual.

El CVII enseña que María es verdadera Madre de los hombres en el orden de la gracia, porque coopera a la vida y al crecimiento espiritual de los fieles. La Virgen colabora con Cristo en un plano subordinado y dependiente de El, pero de modo verdadero. No sería correcto sostener que María es nuestra Madre por adopción, como si nos hubiera adoptado al pie de la Cruz, pues María no es madre por un simple título legal, sino que nos comunica una verdadera vida en el orden sobrenatural.

a) Bases bíblicas de la maternidad espiritual[237]

1. Las Bodas de Caná (Jn 2, 1ss). Todo este episodio se encuadra en la perspectiva de María como madre . Como madre actúa también el Hijo y ante los servidores.

2. María al pie de la Cruz (Jn 19,25-27). Las palabras por Jesús otorgan a María una misión que está en íntima conexión con la obra redentora, que el Señor consuma en aquellos momentos.

b)  Magisterio

Lo más destacable es lo que se puede extraer de una lectura atenta del capítulo VIII de Lumen Gentium: la doctrina de la maternidad espiritual impregna toda la doctrina mariológica expuesta en dicho capítulo (leer por ejemplo el n. 57).

c) Fundamento teológico de la maternidad espiritual

Hay varios motivos por los que se deduce que a María le compete ser Madre espiritual de todos los hombres:

1. Por ser Madre física de Jesús. María al concebir a su Hijo, a la vez, concibe a todos los que, a lo largo del tiempo, constituiremos el Cuerpo Místico. María engendra y da a luz físicamente a Jesús, Cabeza del “Cristo total; a nosotros, miembros del Cuerpo, nos origina espiritualmente.

2. Por su cooperación en la obra salvadora. María al asociarse como nueva Eva a su Hijo, participa activamente en la Redención, como de forma activa intervino Eva en la caída del género humano. Puede afirmarse así que María es causa de nuestra vida sobrenatural; por tanto, en el plano sobrenatural, María es verdadera Madre nuestra.

3. Por su presencia al pie de la Cruz. Allí María, aceptando “el testamento de la Cruz”, con su muerte mística, alumbró a la humanidad a la vida sobrenatural de la gracia.

d) Naturaleza de la maternidad espiritual

Hay que sostener que María es madre de todos los hombres en un sentido real y no metafórico o de simple adopción. Podemos decir que María es nuestra Madre en tres sentidos:

1. Sentido propio, porque nos comunica, aunque de forma subordinada, la vida sobrenatural.

2. Sentido espiritual, no físico o biológico, como lo es de Cristo, pues nos da la vida del espíritu y no la de la carne.

3. Sentido formal, no meramente material, porque ha aceptado voluntariamente ser Madre y nos ayuda a lograr la vida de la gracia.

II. La Mediación Materna de Santa María

La mediación materna de María incluye dos aspectos: su cooperación en la Redención in fieri o Redención objetiva (la adquisición de la gracia por medio de la Redención) y su cooperación en la Redención in facto esse o redención subjetiva (la distribución de las gracias a las personas) (que se explica en el punto 6). Antes de continuar hay que precisar qué entendemos por mediadora. Se denomina mediadora a aquella persona que se ocupa de unir dos o más personas entre sí o de volver a unirlas, si habiéndolo estado, ahora están separadas por una discordia. Para ser mediador se requieren dos cosas: a) la razón de medio entre dos extremos, que exige que el mediador convenga en algo con las partes a unir, y difiera en algo de ellas; y b) el oficio de unir los dos extremos.

María es verdadera y propiamente mediadora, porque Ella cumple las dos condiciones que se acaban de exponer. Ella se encuentra como medio entre Dios y los hombres: por ser Madre de Dios, se distingue de las demás criaturas; mientras que por su condición de persona humana, se aleja de Dios y se asemeja a los hombres. Ella cumple también el oficio de unir, porque por su fiat consiguió que el Hijo de Dios asumiese la naturaleza humana y logró con ello que Dios se acercara al hombre, y a la vez que el hombre se uniera a Dios.

Cooperación de María a la Redención objetiva

a) Para el CVII (LG nn. 55-62) la participación de María en la obra salvadora de Cristo no es algo accidental o accesorio, sino un hecho predestinado desde toda la eternidad en el plan divino redentor. La doctrina conciliar sobre la asociación de María a la obra de Cristo se puede resumir en los puntos siguientes:

1. Es voluntad expresa de Dios que “así como la mujer contribuyó a la muerte, también la mujer contribuyera a la vida. Lo cual se cumple de modo eminente en la Madre de Jesús por haber dado al mundo la Vida misma”.

2. María no fue un instrumento meramente pasivo en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación de los hombres con fe y obediencia libres.

3. La unión de la Virgen con su Hijo en la obra de la salvación abarca toda su vida y especialmente desde la Anunciación hasta la muerte de Cristo.

4. María cooperó en forma del todo especial a la obra del Salvador con la obediencia, la fe, la esperanza y la ardiente caridad con el fin de restaurar la vida sobrenatural de las almas.

5. En el momento de la consumación de nuestra Redención, no sin designio divino, María estuvo erguida junto a la Cruz, sufriendo y asociándose con entrañas de madre a su sacrificio y consintiendo amorosamente a la inmolación de la víctima.

(Para profundizar en el tema de la cooperación en la Redención objetiva se pueden estudiar las diversas posiciones de los teólogos contemporáneos en J. L. BASTERO, María, Madre del Redentor, pp. 292ss).

b) Naturaleza de la cooperación de María

El CVII no intentó resolver las cuestiones debatidas entre las diversas escuelas teológicas respecto a la naturaleza de la cooperación de María (si es mediata o inmediata, pasiva o activa, …). Se limitó mas bien a enunciar los elementos esenciales, mantenidos por la fe común de la Iglesia, proponiendo algunas precisiones teológicas y metodológicas sobre el tema. Algunas de esas precisiones son:

1. Cristo es el único Mediador (1 Tim 2, 5-6).

2. La mediación mariana no oscurece la mediación de Cristo, ni la aumenta ni la disminuye.

3. La mediación de María no es absolutamente necesaria; proviene del querer divino y procede de la sobreabundancia de los méritos de Cristo.

4. La mediación de María no es una mediación intermedia entre los hombres y Cristo; al contrario es una mediación indisolublemente unida a la de Cristo y absolutamente dependiente de ella.

5. La cooperación de María en la obra del Redentor es diversa a la de las demás criaturas: es una cooperación eminente y singular.

La cooperación de María a la Redención, por tanto, aunque querida por Dios, es sin embargo:

1. Secundaria: ya que la salvación de los hombres no se puede atribuir de igual a Cristo y a María: a Aquel principalmente y a Esta secundariamente;

2. Dependiente: porque la eficacia de las acciones de María se basa en los méritos de Cristo y de ellos depende intrínsecamente;

3. Por sí misma insuficiente: pues las acciones de Cristo son de valor infinito y sobreabundante, para satisfacer a la justicia divina. Las acciones de María no añaden intrínsecamente ningún valor a los méritos y satisfacciones del Señor;

4. Hipotéticamente necesaria: Dios habría podido redimirnos exclusivamente por los méritos de Cristo, sin la cooperación de María. Pero, como ha dispuesto asociar a María a la obra redentora, es necesario hipotéticamente que los méritos y satisfacciones de la Virgen se unan a los de su Hijo, como precio de la liberación de los hombres.

 

23.5 Cooperación de María a la Redención in facto esse (redención subjetiva)

a) Se puede decir que la misión de distribuir las gracias por parte de María es una consecuencia de su asociación a la Redención y de su maternidad espiritual. Ella, por voluntad divina, subordinada a Cristo, aplica a los hombres todas las gracias obtenidas en la Redención. La mayoría de los autores sostienen que María distribuye todas las gracias a los hombres de un modo directo e inmediato. La afirmación de que María es la mediadora universal de las gracias ha sido constante en el magisterio reciente: todas las gracias obtenidas en la redención se nos otorgan a través de Santa María (León XIII); Ella es “el cuello” que une la Cabeza al cuerpo (S. Pío X); …

b) Fundamento teológico de la dispensación mariana de las gracias

La intercesión y dispensación de las gracias por parte de la Virgen se fundamenta en las siguientes prerrogativas:

1. La maternidad divina. Cuando María con su fiat dio el consentimiento para que se encarnara el Verbo divino, se vinculó para siempre a la misión de su Hijo mediante “una entrega total de sí misma, de su persona, al servicio de los planes salvíficos del Altísimo…”.

2. Por su cooperación a la Redención. Puesto que María coopera en la Redención, debe cooperar también en la distribución de las gracias obtenidas en la Redención.

3. Por su maternidad espiritual. La maternidad supone la donación de la vida, en este caso, espiritual —por medio de la gracia santificante— y juntamente debe suministrar los medios oportunos para la conservación y desarrollo de ella —a través de las gracias actuales—.

Juan Pablo II señala tres características de la mediación mariana (Redemptoris Mater, nn. 38-40):

1. Es una mediación participada: la mediación de María es una participación de la única fuente que es la mediación de Cristo mismo.

2. Es una mediación materna: la mediación de María está íntimamente unida a su maternidad y posee un carácter específicamente materno que la distingue del de las demás criaturas.

3. Es una mediación universal: la cooperación de María participa, por su carácter subordinado, de la universalidad de la mediación del Redentor, único mediador.

 

23.6. Asunción al Cielo.

Introducción

1) Este es un privilegio distinto de los anteriores, porque la glorificación del cuerpo y del alma es algo a la que están destinados todos los hombres, el privilegio consiste que en María se ha dado anticipadamente.

2) Desde los primeros siglos de la Iglesia existe en los cristianos el sentir común de que María es la primera redimida por Cristo y tal redención fue de forma eminente. En ella llega a su plenitud y se manifiesta en toda su perfección la redención operada por Cristo.

3) Su glorificación solo encuentra marco adecuado en su referencia maternal a Cristo y al puesto que como Madre, ocupa en la salvación de los hombres.

4) Argumento de Tradición: esta verdad no se encuentra de forma explícita en ningún texto de la Sagrada Escritura. Esta verdad se halla testimoniada principalmente en la tradición: a) durante el siglo IV se sostiene que el cuerpo de María no fue sometido a la corrupción; b) San Epifanio de forma explícita, se inclina por su asunción corporal al Cielo; c) en la liturgia se observa una evolución de Dormición a Asunción. En oriente está generalizada desde el siglo VI; en occidente VII y VIII. d) Pablo VI señala que el privilegio consiste en la anticipación. e) La Iglesia excluye una explicación de este dogma que quite lo que le es propio: la anticipación. Uno de los testimonios y argumentos más claro y válidos que atestiguan la fe católica, en la Asunción de María es la solemne y antiquísima fiesta que comenzó a celebrarse en Oriente en el siglo IV bajo el nombre de koimesis o domisis.

Constitución “Munificentissimus Deus”

Promulgada por Pío XII el 1º de noviembre de 1950. El texto de la definición dice así:

“Proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”.

Se pueden destacar los términos principales de esta fórmula definitoria:

María: es la persona de la Virgen la que fue asunta en toda la plenitud de su ser.

Cumplido el curso de su vida terrena: estas palabras fueron intencionadamente escogidas para prescindir, en la definición, de si María murió o no.

Fue asunta: asunción (de assumptio), designa aquí la acción de trasladar, elevar, o subir a María. Esta asunción no se realiza por virtud propia (como sucedió en la Ascensión del Señor), sino por virtud y acción de otro; es Dios quien asciende a María.

En cuerpo y alma: son los dos elementos que constituyen la unidad del ser humano. María fue asunta y glorificada en toda la plena realidad existencial de su ser. El dogma definido se centra, especialmente, en la glorificación corporal de la Virgen.

Fundamentación Escriturística (en sentido asuncionista).

Gen 3,15. Parte esencial e histórica de esa victoria fue la Resurrección de Cristo; de ahí que se pueda concluir también la glorificación del cuerpo de María, asociada plenamente, como la Nueva Eva, a la victoria del Kyrios.

Lc 1,28. El arcángel Gabriel llama a María “llena de gracia”. A esta plenitud de gracia debe corresponder la plenitud de gloria, también corporal. Además la “bendita entre todas las mujeres” (Lc 1.42) debía quedar exenta de toda maldición del pecado.

Ap 12,1. Nos presenta una gran señal que aparece en el cielo: la mujer vestida de sol y la luna bajo sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Se entiende en sentido asuncionista.

 

23.7 María, Mediadora y Corredentora.

1) Los títulos de mediadora y corredentora hacen referencia al papel de María en la consecución y distribución de la gracias. Con su asunción a los cielos no abandonó su misión salvadora, sino que continúa procurándonos con su múltiple intercesión los dones de la salvación eterna.

2) En efecto, uno solo es nuestro Mediador, pero la misión maternal de María con los hombres, de ninguna manera disminuye a la única mediación de Cristo, sino que manifiesta su plena eficacia.

3) Todo influjo de la Santísima Virgen María en la salvación de los hombres no tiene su origen en ninguna necesidad objetiva, sino en que Dios quiso así.

4) Esta mediación brota de la sobreabundancia de los méritos de Cristo, se apoya en su mediación, depende totalmente de ésta y de ella saca toda su eficacia, la unión inmediata de los creyentes con Cristo.

 

23.7. Madre de la Iglesia.

1) Este título aparece poco en la literatura cristiana de los siglos pasados, solo  fue apareciendo en la medida en que se profundiza en la doctrina del Cuerpo Místico de Cristo.

2) Benedicto XIV,  primer pontífice que afirmó la maternidad sobre la Iglesia.

3) Es sin embargo Pablo VI en la clausura del Vaticano II cuando el título queda definido: “para gloria de la Sma. Virgen y para consuelo nuestro proclamamos a María Santísima Madre de la Iglesia, es decir Madre de todo el pueblo cristiano, tanto de los fieles como de los pastores...” La idea del Papa es mostrar a María no sólo como Madre de los fieles sino del Cuerpo Místico en su unidad y totalidad. La Maternidad sobre cada uno de los hombres presupone la maternidad sobre la Iglesia. María por ser Madre de Cristo es Madre de la Iglesia.

4) Las razones que fundamentan la maternidad sobre la Iglesia son: a) Por la teología del Cuerpo Místico de Cristo; b) Esta prerrogativa no es nueva para la piedad de los fieles cristianos; antes bien con este nombre y con preferencia a cualquier otro los fieles acostumbran a dirigirse a María; c) A raíz de la insistente petición.

5) La base teológica de esta verdad son: a) la Maternidad y la Misión materna de María sobre el Pueblo de Dios.

6) Este título no es menos necesario para la comprensión del misterio de la Iglesia.

7) Sentido en que se dice que María es Madre de la Iglesia:

a) En primer lugar se dice que es Madre de la Iglesia porque Ella engendra al Hijo, cabeza del Cuerpo de la Iglesia. Esta maternidad se comunica a la Iglesia en virtud de la unión estrecha que se da entre la Cabeza y sus miembros.

b) Se debe decir que la maternidad de María sobre la Iglesia no merma su condición de miembro excelso del Cuerpo Místico de Cristo, sino que le enriquece, a la vez que decimos que no es un miembro más, sino primicia y prototipo de ella.

c) La divina Maternidad es el fundamento de su especial relación con Cristo, también constituye el fundamento principal de las relaciones de María con la Iglesia, “por ser Madre de Aquel que desde el primer instante de la Encarnación en su seno virginal, se constituyó Cabeza de su cuerpo Místico, que es la Iglesia”.

 

B) RESUMEN

Maternidad Divina de María.

- Verdadera maternidad divina: a) es una auténtica maternidad biológica, humana y natural. b) Al mismo tiempo, esta maternidad es plenamente sobrenatural; tanto en cuanto al modo, como en cuanto a la causa.

- En la historia de la mariología se pone de relieve cómo la maternidad de Santa María fue considerada primero en su connotación más estricta en el hecho de haber concebido y dado a luz; después el ejercicio de esta maternidad a lo largo de toda la historia del Señor, sobre todo al pie de la Cruz.

- La maternidad es la razón de ser de la existencia misma de la Virgen; a la vez que es raíz y fundamento de todas las demás gracias recibidas en orden a su misión.

Concepción Inmaculada. Plenitud de Santidad.

      Definición Dogmática: “Declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser, por tanto, firme y constantemente creída por todos los fieles”.

      Síntesis

La piedad cristiana a visto en la Misión materna de María, la razón profunda de la santidad y la plenitud de gracia desde el primer instante de su concepción; en el mismo designio eterno en que Dios decidió la encarnación de su Hijo se encuentra también la elección de María; la santidad plena de María comporta dos aspecto inseparables: la preservación de todo pecado y la plenitud de gracia recibida.

Virginidad Perpetua.

Es una afirmación contenida en la Sagrada Escritura y en la Tradición; la concepción virginal de María no es necesaria para la encarnación del Logos; sino que brota de la libre voluntad salvífica de Dios; la virginidad de María es totalmente excepcional, milagrosa e irrepetible; es totalmente y siempre, Madre-Virgen; la virginidad en María se extiende desde la concepción, es decir antes, en y después; a afirmación de esta verdad incluye la virginidad corporal y no solo se dice espiritualmente.

Asunción al Cielo.

      Introducción: El privilegio consiste que en María se ha dado anticipadamente; desde los primeros siglos de la Iglesia existe en los cristianos el sentir común de que María es la primera redimida por Cristo y tal redención fue de forma eminente; su glorificación solo encuentra marco adecuado en su referencia maternal a Cristo y al puesto que como Madre, ocupa en la salvación de los hombres; argumento de Tradición.

      Constitución “Munificentissimus Deus”: “Proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”.

      Fundamentación Escriturística: Gen 3,15; Lc 1,28; Ap 12,1.

María, Mediadora y Corredentora.

Los títulos de mediadora y corredentora hacen referencia al papel de María en la consecución y distribución de la gracias; la misión maternal de María no disminuye a la única mediación de Cristo, sino que manifiesta su plena eficacia; porque Dios lo quiso así; Brota de la sobreabundancia de los méritos de Cristo.

Madre de la Iglesia.

Fue apareciendo en la medida en que se profundiza en la doctrina del Cuerpo Místico de Cristo; Benedicto XIV,  primer pontífice que afirmó la maternidad sobre la Iglesia; con Pablo VI el título queda definido; razones que fundamentan la maternidad sobre la Iglesia son: a) Por la teología del Cuerpo Místico de Cristo; b) Esta prerrogativa no es nueva para la piedad de los fieles cristianos; antes bien con este nombre y con preferencia a cualquier otro los fieles acostumbran a dirigirse a María; c) A raíz de la insistente petición; la base teológica de esta verdad son: a) la Maternidad y la Misión materna de María sobre el Pueblo de Dios; este título no es menos necesario para la comprensión del misterio de la Iglesia; sentido en que se dice que María es Madre de la Iglesia: en primer lugar se dice que es Madre de la Iglesia porque Ella engendra al Hijo, cabeza del Cuerpo de la Iglesia; se debe decir que la maternidad de María sobre la Iglesia no merma su condición de miembro excelso del Cuerpo Místico de Cristo, sino que le enriquece; la divina Maternidad es el fundamento de su especial relación con Cristo, también constituye el fundamento principal de las relaciones de María con la Iglesia.

 

C) BIBLIOGRAGÍA

OROZCO, Antonio, “Madre de Dios y Madre Nuestra”, Rialp, 2da. ed.

SCMAUS, Michael, “El Credo de la Iglesia Católica”.

AAVV, “El Misterio de Jesucristo”, Eunsa.

BASTERO, Juan Luis, “María, Madre del Redentor”. Eunsa.

 

TEMA 24: LA IGLESIA DE CRISTO

 

24.1 Cristo, fundamento y Fundador de la Iglesia.

24.2 Reino de Dios e Iglesia en la predicación de Jesús.

24.3 Aspectos del misterio de la Iglesia.

24.4 Notas de la Iglesia.

24.5 La Iglesia, Pueblo de Dios y Cuerpo Místico de Cristo.

24.6 Misión de la Iglesia.

 

A) DESARROLLO

24.1 Cristo, fundamento y Fundador de la Iglesia

La Iglesia es una obra ad extra de la Trinidad. Su primer origen está en el libérrimo y arcano decreto del Padre eterno que decide elevar a los hombres a la participación de su vida divina[238]. Así, Cristo junto con el Padre, envió el Espíritu Santo para que santificara a su Iglesia, la impulsara a su propia expansión[239]. De este modo la Iglesia aparece como un pueblo reunido en virtud de la unidad del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Cristo no sólo es el fundador sino el fundamento “Pues del costado de Cristo dormido en la Cruz nació el sacramento admirable de toda la Iglesia”[240] y es el fundamento constante de su Iglesia. La fundación de la Iglesia no se puede ver en un acto exclusivo de Jesús. No hay que pensar en un acto solemne mediante el cual la Iglesia hubiera sido proclamada, pues, no existe tal acto formal. La Iglesia creció a lo largo de la vida de Jesús conforme a su voluntad creadora y a su voluntad de extender el amor del Padre, que comparte con el Espíritu Santo, a todo el mundo. Pero ciertas acciones particulares de Jesús tienen especial significación, ya que revelan de modo especial su voluntad de fundar la Iglesia. Estos actos de Jesús se pueden clasificar de la siguiente manera:

Actos de Cristo que preparan la Iglesia (Actos preparatorios):

1) La constitución de la comunidad de los discípulos. “El germen y el comienzo del Reino son el pequeño rebaño de los que Jesús ha venido a convocar en torno suyo y de los que él mismo es el pastor . Constituyen la verdadera familia de Jesús[241].

2) Elección y misión de los “Doce”. “El Señor Jesús dotó a su comunidad de una estructura que permanecerá hasta la plena consumación del Reino. Ante todo está la elección de los Doce con Pedro como su Cabeza; puesto que representan a las doce tribus de Israel, ellos son los cimientos de la nueva Jerusalén. Los Doce y los otros discípulos participan en la misión de Cristo, en su poder, y también en su suerte”[242].

3) Vocación y misión de Pedro. Existe una voluntad explícita de Cristo que entre ellos haya uno que sea la Roca que dé consistencia (en los Evangelios Pedro siempre aparece en primer lugar) y que debe confirmar a sus hermanos. Tras la confesión de Pedro aparece la promesa de que Cristo edificará su Iglesia sobre la persona de Pedro y también sobre la Fe en que él es el Mesías.

La Última Cena del Señor en cuanto acto anticipador y recapitulador:

 La Última Cena es el acto fundacional que da sentido a los otros porque la Nueva Iglesia surge por la entrega de Cristo y la participación de los creyentes en ese tomar el cuerpo que es anticipada en la Última Cena. Se presenta al pueblo como la Nueva Alianza con el encargo de hacerlo en su conmemoración.

Los “Actos de Colación” de Cristo resucitado:

1) Manda , con todo el poder del Cielo, perdonar los pecados como fruto de la Cruz.

2) Colación del Primado a Pedro. Pedro es el signo de la potestad de Cristo sobre su Iglesia, cuando le dice que debe apacentar sus ovejas.

3) Elementos de misión y potestad. No es una potestad delegada sino la misma potestad de Cristo hecha presente porque representa a Cristo como pastor. Son representantes y lo harán a partir de un acto sacramental. Luego también, una vez resucitado les da la misión universal de predicar, santificar y gobernar. Todo esto cuando les manda perdonar los pecados atar y desatar y predicar su Evangelio por todo el mundo.

 

24.2 Reino de Dios e Iglesia en la predicación de Jesús

“El Señor Jesús comenzó su Iglesia con el anuncio de la Buena Noticia, es decir, de la llegada del Reino de Dios prometido desde hacía siglos en las Escrituras. Para cumplir la voluntad del Padre, Cristo inauguró el Reino de los cielos en la tierra. La Iglesia es el Reino de Cristo presente ya en misterio”[243].

Las características del reino predicado por Jesús son:  1) Es  escatológico; 2) Está en crecimiento; 3) Es religioso, no es político; 4) Es universal; 5) Es de misericordia no de castigo; 6) Se accede al Reino por la conversión (metanoia); 7) El Reino de Dios es el Reino de Cristo, implica una conversión a Jesús, reconocer que El es el Hijo de Dios.

La pregunta sobre la relación entre el Reino y la Iglesia se planteó en el siglo XIX por parte del protestantismo liberal, concretamente a raíz de la afirmación de Loisy: “Jesús anunciaba el Reino y vino la Iglesia”. Según esta visión hay una ruptura entre el Reino e Iglesia, esta concepción se introdujo en el ambiente católico: el modernismo. Otro grupo de autores se enmarcó en la escuela escatologista (Bultmann, H. Küng, Schweitzer): “el Reino sólo se dará en la Parusía; ése era el reino del que hablaba Cristo aunque pensaba que era algo inminente y que se daría durante su vida”. También se mantuvo la línea de la ilustración protestante de corte racionalista (Harnack, Schleiermacher): “Cristo predicó el Reino de Dios, pero era meramente espiritual, la Iglesia surgió después. Entre ambos no existe relación. El cristianismo es una ética. Una realidad basada en el amor, que no afecta al hombre sino al espíritu”. Estas doctrinas fueron condenadas en el Decreto Lamentabili y en la Enc. Pascendi de San Pío X.

Más recientemente el Concilio Vaticano II en Lumen Gentium 5, al hablar de la relación entre la Iglesia y el Reino, afirma que la Iglesia recibe la misión de anunciar el Reino, y la misión de instaurarlo en todos los pueblos siendo ella misma “el germen y el comienzo de este Reino en la tierra”. Por tanto, se puede a modo de resumen decir: que la Iglesia es un agente al servicio del Reino, con misión de anunciarlo en el futuro e instaurarlo en el presente; la Iglesia es presencia germinal del Reino; la Iglesia vive en tensión escatológica hacia la consumación del Reino; el Reino y la Iglesia en parte se identifican y en parte se diferencian; y que la Iglesia ha sido fundada por Cristo, el mismo que ha predicado el Reino de Dios.

 

24.3 Aspectos del misterio de la Iglesia

La Iglesia es a la vez: sociedad dotada de órganos jerárquicos y el Cuerpo Místico de Cristo; el grupo visible y la comunidad espiritual; la Iglesia de la tierra y la Iglesia llena de bienes del cielo. Estas dimensiones juntas constituyen una realidad compleja, en la que están unidos el elemento divino y el humano[244].

La Iglesia es Misterio de Comunión. En la Iglesia es donde Cristo realiza y revela su propio misterio como la finalidad del designio de Dios: recapitular todo en él. San Pablo llama gran misterio al desposorio de Cristo y de la Iglesia. Porque la Iglesia se une a Cristo como a su esposo, por eso se convierte a su vez en Misterio. Contemplando en ella el Misterio, San Pablo escribe: el misterio es Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria [245].

En la Iglesia esta comunión de los hombres con Dios por la caridad que no pasará jamás es la finalidad que ordena todo lo que en ella es medio sacramental ligado a este mundo que pasa[246].

La Iglesia es sacramento universal de salvación. La Iglesia es en Cristo como un sacramento o signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano: Ser el sacramento de la unión íntima de los hombres con Dios es el primer fin de la Iglesia. Como la comunión de los hombres radica en la unión con Dios, la Iglesia es también el sacramento de la unidad del género humano [247].

Como sacramento, la Iglesia es instrumento de Cristo. Ella es asumida por Cristo como instrumento de redención universal, sacramento universal de salvación, por medio del cual Cristo manifiesta y realiza al mismo tiempo el misterio del amor de Dios al hombre. Ella es el proyecto visible del amor de Dios hacia la humanidad que quiere que todo el género humano forme un único Pueblo de Dios, se una en un único Cuerpo de Cristo, se coedifique en un único templo del Espíritu Santo[248].

 

24.4 Notas de la Iglesia

Entendemos por notas ciertas propiedades esenciales de la Iglesia que la hacen exteriormente reconocible y discernible. Constituyen a la Iglesia en su ser, dimanan de la misma esencia de la Iglesia desde el centro mismo de su misterio; las notas son consecuencia de su naturaleza sacramental y condición sine qua non de su misión; según resume el Catecismo de la Iglesia  Católica, las notas de la Iglesia son:

1) La Iglesia es una: Tiene un solo Señor, confiesa una sola fe, nace de un solo Bautismo, no forma más que un solo Cuerpo, vivificado por un solo Espíritu, orientado a una única esperanza[249] a cuyo término se superarán todas las divisiones[250].

2) La Iglesia es santa: Dios santísimo es su autor; Cristo, su Esposo, se entregó por ella para santificarla; el Espíritu de santidad la vivifica. Aunque comprenda pecadores, ella es “ex maculatis immaculata” (“inmaculada aunque compuesta de pecadores”). En los santos brilla su santidad; en María es ya la enteramente santa[251].

3) La Iglesia es católica: Anuncia la totalidad de la fe; lleva en sí y administra la plenitud de los medios de salvación; es enviada a todos los pueblos; se dirige a todos los hombres; abarca todos los tiempos; es, por su propia naturaleza, misionera[252].

4) La Iglesia es apostólica: Está edificada sobre sólidos cimientos: “los doce apóstoles del Cordero”[253]; es indestructible[254]; se mantiene infaliblemente en la verdad: Cristo la gobierna por medio de Pedro y los demás apóstoles, presentes en sus sucesores, el Papa y el colegio de los obispos[255].

 La única Iglesia de Cristo que es: una, santa, católica y apostólica, subsiste en la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él. Sin duda, fuera de su estructura visible pueden encontrarse muchos elementos de santificación y de verdad[256].

 

24.5 La Iglesia, Pueblo de Dios y Cuerpo Místico de Cristo

Ninguna imagen tratada aisladamente abarca totalmente el misterio de la Iglesia. Pero hay imágenes más abarcantes que otras, de entre ellas la Iglesia como Cuerpo Místico y como Nuevo Pueblo de Dios son fundamentales.

i) Cuerpo Místico: La comparación de la Iglesia con el cuerpo arroja un rayo de luz sobre la relación íntima entre la Iglesia y Cristo. No está solamente reunida en torno a El: siempre está unificada en El, en su Cuerpo[257]. En esta imagen se destacan los siguientes puntos:

1) La unión indisoluble entre Cristo y la Iglesia: Cristo entra en el concepto de la Iglesia. De modo analógico podemos decir que esta unión es tan indisoluble como la Hipostática.

2) Unión vital entre Cristo y la Iglesia, de tal manera que la Iglesia existe como un misterio de comunión con Cristo.

3) El carácter mistérico o sobrenatural de la Iglesia: Misterio sobrenatural y espiritual, no espiritualista.

4) Esta imagen nos habla de una relación entre los sacramentos y la comunidad de gracia. La Iglesia tiene una estructura sacramental, de tal manera que dentro de los sacramentos hay un sacramento que según Santo Tomás, es el que hace la Iglesia: la Eucaristía.

5) Hay una implicación de los servicios o ministerios que se dan en la Iglesia y que la presentan como un organismo.

6) En este cuerpo, el principio vital o de unidad es el Espíritu Santo (es como el alma).

ii) Pueblo de Dios: Esta noción ayuda a profundizar en el misterio de la Iglesia de modo que:

1) Une el AT con el NT, así el Nuevo Pueblo de Dios se entenderá como la continuación del qahal Yahveh, comprendida tal novedad al margen de raza y cultura.

2) Hay continuidad en las ideas de vocación y de elección. A un cuerpo no se pertenece por voluntad propia, sino que se nace parte de ese cuerpo. Todos han sido llamados y convocados a formar este pueblo, esta vocación resume la antropología de la Iglesia. Se comprende que en la Iglesia lo fundamental es el ser cristiano (bautizado y confirmado); luego, vendrá la distinción jerárquica como una congregación dentro de la congregación, que está para el servicio de ella.

3) Implica también la idea de Alianza, fundamental tanto en el AT como en la Iglesia. Se requiere una respuesta de fe, obediencia y fidelidad. La Iglesia es portadora de la Alianza y sacramento de salvación.

4) Muestra cómo la Iglesia tiene como finalidad la alabanza y la gloria de Dios al igual que el qahal Yahveh del AT. Esta alabanza está ligada al desarrollo del sacerdocio de Cristo en la Iglesia: testimoniar las maravillas de Dios.

5) Pone de relieve el sentido escatológico de la Iglesia.

A modo de síntesis, de ambas nociones, se puede afirmar que: La Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, es decir, aquel que existe como Cuerpo de Cristo.

 

24.6 Misión de la Iglesia

Siguiendo el orden del Catecismo de la Iglesia[258] veremos: cuál es la misión de la Iglesia; su origen y fin; el motivo; quién conduce esta misión y por qué caminos.

El mandato misionero que la Iglesia ha recibido de Dios consiste en que ha sido enviada para ser sacramento universal de salvación, obedeciendo al mandato de su Fundador, se esfuerza por anunciar el Evangelio a todos los hombres[259].

El origen de la misión de la Iglesia tiene su fuente última en el amor eterno de la Santísima Trinidad[260]; y el fin último de la misión no es otro que hacer participar a los hombres en la comunión que existe entre el Padre y el Hijo en su Espíritu de amor[261].

Del amor de Dios por todos los hombres la Iglesia ha sacado en todo tiempo la obligación y la fuerza, el motivo, de su impulso misionero: “porque el amor de Cristo nos apremia...”[262]. En efecto, “Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad”[263].

El Espíritu Santo es en verdad el protagonista de toda la misión eclesial[264]. El es quien conduce la Iglesia por los caminos de la misión, mismos que recorrió Cristo; esto es, el camino de la pobreza, la obediencia, el servicio y la inmolación de sí mismo hasta la muerte, de la que surgió victorioso por su resurrección[265].

Por último, algunas características concretas, propuestas por el Concilio Vaticano II, que debe tener el camino que la Iglesia debe recorrer en el cumplimiento de su misión, son: ser camino de conversión y renovación [266]; camino de paciencia[267]; de esfuerzo hacia la unidad de los cristianos[268]; y de diálogo respetuoso con los que todavía no aceptan el Evangelio[269].

 

B) RESUMEN

Los Actos de Cristo que preparan la Iglesia son: la constitución de la comunidad de los discípulos; elección y misión de los “Doce”; vocación y misión de Pedro. La Última Cena del Señor es un acto anticipador y recapitulador. Los “Actos de Colación” de Cristo resucitado son: manda , con todo el poder del Cielo, perdonar los pecados como fruto de la Cruz; colación del Primado a Pedro; y elementos de misión y potestad.

Las características del reino predicado por Jesús son:  es escatológico; está en crecimiento; es religioso, no es político; es universal; es de misericordia no de castigo; se accede al Reino por la conversión; y el Reino de Dios es el Reino de Cristo, implica una conversión a Jesús, reconocer que Él es el Hijo de Dios.

La Iglesia es Misterio de Comunión. En la Iglesia es donde Cristo realiza y revela su propio misterio como la finalidad del designio de Dios: recapitular todo en él. La Iglesia es sacramento universal de salvación. La Iglesia es en Cristo como un sacramento o signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano.

Entendemos por notas ciertas propiedades esenciales de la Iglesia que la hacen exteriormente reconocible y discernible: la Iglesia es una, santa, católica y apostólica.

La Iglesia es el Pueblo de Dios y el Cuerpo Místico de Cristo. A modo de síntesis, de ambas nociones, se puede afirmar que: La Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, es decir, aquel que existe como Cuerpo de Cristo.

El mandato misionero que la Iglesia a recibido de Dios consiste en que ha sido enviada para ser sacramento universal de salvación, obedeciendo al mandato de su Fundador, se esfuerza por anunciar el Evangelio a todos los hombres.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

Concilio Vaticano II, Const. Lumen gentium, 1-17.

Concilio Vaticano II, Decr. Ad gentes divinitus, 1-9.

Concilio Vaticano II, Const. Sacrosanctum Concilium, 1-13.

Concilio Vaticano II, Decl. Dignitatis Humanae, 14.

Concilio Vaticano II, Decr. Unitatis Redintegratio, 4.

Juan Pablo II,  Redemptoris Missio, 21.23.50.55.

Catecismo de la Iglesia Católica, 748-870.

 

TEMA 25: DIMENSIÓN JERÁRQUICA DE LA IGLESIA

 

25.1 Pedro y los demás Apóstoles.

25.2 La sucesión apostólica.

25.3 La sacramentalidad del Episcopado.

25.4 El Primado del Papa.

25.5 El Colegio de los Obispos.

25.6 Potestad y servicio en la Iglesia: la triple función de enseñar, santificar y gobernar.

 

A) DESARROLLO

25.1 Pedro y los demás apóstoles

El mismo Cristo es la fuente del ministerio en la Iglesia. Él lo ha instituido, le ha dado autoridad y misión, orientación y finalidad[270].

Elección de los Apóstoles con Pedro a la Cabeza:El Señor Jesús, después de haber hecho oración al Padre, llamando a sí a los que Él quiso, eligió a doce para que viviesen con Él y para enviarlos a predicar el reino de Dios; a estos Apóstoles los instituyó a modo de colegio, es decir, de grupo, estable, al frente del cual puso a Pedro, elegido de entre ellos mismos[271]. Así, vemos que por voluntad de Cristo la Iglesia quedó jerárquicamente estructurada en el misterio apostólico, y, al mismo tiempo, en un principio de unidad estable, Pedro, que, como Cabeza, gobierne y mantenga unido el cuerpo social.

Misión de los Apóstoles: Cristo los envió primeramente a los hijos de Israel, y después a todas las gentes, para que, participando de su potestad, hiciesen discípulos de Él a todos los pueblos y los santificasen y gobernasen, y así propagasen la Iglesia y la apacentasen, sirviéndola bajo la dirección del Señor, todos los días hasta la consumación de los siglos[272].

Confirmación plena de la misión: En esta misión fueron confirmados plenamente el día de Pentecostés, según la promesa del Señor: Recibiréis la virtud del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos así en Jerusalén como en toda la Judea y Samaria y hasta el último confín de la tierra[273].

 

25.2 La sucesión apostólica

La divina misión confiada por Cristo a los Apóstoles ha de durar hasta el fin del mundo, puesto que el evangelio que ellos deben propagar es en todo tiempo el principio de toda la vida para la Iglesia. Por esto los Apóstoles cuidaron de establecer sucesores en esta sociedad jerárquicamente organizada[274].

Los Obispos, sucesores de los Apóstoles: Los Apóstoles, no sólo tuvieron diversos colaboradores en el ministerio, sino que, a fin de que la misión a ellos confiada se continuase después de su muerte, dejaron a modo de testamento a sus colaboradores inmediatos el encargo de acabar y consolidar la obra comenzada por ellos. Les dieron además, a estos colaboradores, la orden de que, al morir ellos, otros varones probados se hicieran cargo de su ministerio. Entre los varios ministerios que desde los primeros tiempos se vienen ejerciendo en la Iglesia, según el testimonio de la tradición, ocupa el primer lugar el oficio de aquellos que, ordenados Obispos por una sucesión que se remonta a los mismos orígenes, conservan la semilla apostólica. Así, por medio de los Obispos se manifiesta y conserva hasta nosotros la tradición apostólica en todo el mundo[275].

Oficio de los Obispos: Los Obispos recibieron el ministerio de la comunidad con sus colaboradores, los presbíteros y diáconos, presidiendo en nombre de Dios la grey, de la que son pastores, como maestros de doctrina, sacerdotes del culto sagrado y ministros de gobierno[276].

Permanencia del oficio de los Obispos: Así como permanece el oficio que Dios concedió personalmente a Pedro, príncipe de los Apóstoles, para que fuera transmitido a sus sucesores, así también perdura el oficio de los Apóstoles de apacentar la Iglesia, que debe ejercer de forma permanente el orden sagrado de los Obispos (LG 20).

Autoridad de los Obispos: Los Obispos han sucedido, por institución divina, a los Apóstoles como pastores de la Iglesia, de modo que quien los escucha, escucha a Cristo, y quien los desprecia, desprecia a Cristo[277].

Importancia ecuménica: En el orden ecuménico, la sucesión apostólica tiene una importancia relevante; tanto la Iglesia católica como la Ortodoxa hablan de sucesión; en cambio, las Iglesias Protestantes no aceptan la sucesión del Papa ni de los obispos, solamente el primado de Pedro: piensan que con la muerte del Apóstol Pedro terminaría la sucesión, no aceptan la sucesión apostólica porque no está, de manera explícita, expresada en la Escritura.

 

25.3 La sacramentalidad del Episcopado

Cristo se hace presente en medio de sus fieles en la persona de los Obispos, y, a través de ellos, lleva a cabo: la predicación de la palabra de Dios a todas las gentes, administra continuamente los sacramentos de la fe a los creyentes, por medio de su oficio paternal va congregando nuevos miembros a su Cuerpo y por medio de su sabiduría y prudencia dirige y ordena al Pueblo del Nuevo Testamento en su peregrinar hacia la eterna felicidad[278].

Para realizar estos oficios, los Apóstoles fueron enriquecidos con una efusión especial del Espíritu Santo, que descendió sobre ellos, y ellos, a su vez, por la imposición de las manos, transmitieron a sus colaboradores este don espiritual, que ha llegado hasta nosotros en la consagración episcopal[279].

Distinción dogmática entre obispo y presbítero:En la Iglesia se ha tenido siempre la idea de que la autoridad deriva o tiene su raíz en lo sacramental; se distinguen algunas relaciones y diferencias entre el obispo y el presbítero, que aclaran la naturaleza del Episcopado:

1) El obispo sacramentalmente está destinado a ser cabeza de la Iglesia.

2) El presbítero sacramentalmente está destinado a ser cooperador del obispo[280].

3) Lo que materialmente pueda hacer o no hacer el presbítero depende del obispo[281].

4) Ambas son participaciones del mismo sacerdocio de Cristo pero de distintos modos; por lo tanto, no se da una distinción material sino formal sacramental.

Algunas características de la consagración episcopal: El Concilio Vaticano II enseña, con respecto a la consagración episcopal, que:

1) Es sacramento que confiere la plenitud del sacramento del orden[282].

2) Confiere junto con el oficio de santificar, también los oficios de enseñar y de regir. La ordenación episcopal confiere la sacra potestas, tanto la potestad de orden como la de autoridad. Esta potestad, que desempeñan personalmente en nombre de Cristo, es propia, ordinaria e inmediata[283].

3) Estos oficios sólo se pueden ejercer estando en comunión jerárquica con la Cabeza y los miembros del Colegio[284]. Pero no se debe considerar a los obispos como vicarios del Papa, cuya autoridad ordinaria e inmediata no anula la de ellos, sino que, al contrario, la confirma y tutela[285].

4) Es verdadero sacramento, en el cual por la imposición de las manos y las palabras de la consagración se confiere la gracia del Espíritu Santo y se imprime carácter[286].

5) Por esta consagración, los Obispos, de modo visible y eminente, hacen las veces del mismo Cristo y actúan en lugar suyo. Cada uno de los obispos es el principio y fundamento visible de unidad en sus Iglesias particulares[287].

 

25.4 El Primado del Papa

Así como, por disposición del Señor, San Pedro y los demás apóstoles forman un único Colegio apostólico, por análogas razones están unidos entre sí el Romano Pontífice, sucesor de Pedro, y los obispos, sucesores de los apóstoles (CEC 880; cf LG 22; cf CIC 330).

Cimiento de la Iglesia: El Señor hizo de Simón, al que dio el nombre de Pedro, y solamente a él, la piedra de su Iglesia. Le entregó las llaves de ella; lo instituyó pastor de todo el rebaño. Está claro que también el Colegio de los apóstoles, unido a su Cabeza, recibió la función de atar y desatar dada a Pedro. Este oficio pastoral de Pedro y de los demás apóstoles pertenece al cimiento de la Iglesia. Se continúa por los obispos bajo el primado del Papa (cf CEC 881).

Finalidad y potestad del Papa: El Papa, obispo de Roma y sucesor de San Pedro, es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles. El Pontífice Romano, en efecto, tiene en la Iglesia, en virtud de su función de Vicario de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, la potestad plena, suprema y universal, que puede ejercer siempre con entera libertad (cf CEC 882).

El carisma de la infalibilidad: El Romano Pontífice, Cabeza del Colegio episcopal, goza del carisma de la infalibilidad en virtud de su ministerio cuando, como Pastor y Maestro supremo de todos los fieles que confirma en la fe a sus hermanos, proclama por un acto definitivo la doctrina en cuestiones de fe y moral. Esta infalibilidad abarca todo el depósito de la Revelación divina[288].

 

25.5 El Colegio de los Obispos

El Concilio Vaticano II, completando la doctrina establecida en el Vaticano I sobre el Papa, propone y declara ante todos la doctrina acerca de los obispos, sucesores de los Apóstoles, que dirigen junto con el sucesor de Pedro, vicario de Cristo y Cabeza visible de toda la Iglesia, la casa del Dios vivo[289]. Antes de tratar la doctrina sobre el Colegio conviene hacer una clarificación de este término.

El término Colegio no se entiende en sentido estrictamente jurídico, es decir, como una asamblea de iguales que delegan su potestad en su propio presidente, sino como una asamblea estable, cuya estructura y autoridad deben deducirse de la Revelación[290].

 

Naturaleza del Colegio: Algunos puntos importantes que, a partir del Concilio Vaticano II, el Magisterio de la Iglesia ha aclarado sobre la naturaleza del Colegio de los obispos son los siguientes:

1) Este Colegio, en cuanto compuesto de muchos, expresa la variedad y universalidad del Pueblo de Dios; y en cuanto agrupado bajo una sola Cabeza, la unidad de la grey de Cristo[291].

2) Uno es constituido miembro del Cuerpo episcopal en virtud de la consagración sacramental y por la comunión jerárquica con la Cabeza y con los miembros del Colegio[292]. Pertenece a los Obispos incorporar, por medio del sacramento del orden, nuevos elegidos al Cuerpo episcopal[293].

3) La comunión jerárquica con la Cabeza y el resto de los miembros no se refiere a un afecto indefinido, sino que se está hablando de una realidad orgánica que exige forma jurídica y que está animada por la caridad[294].

4) La unión colegial se manifiesta también en las mútuas relaciones de cada Obispo con las Iglesias particulares y con la Iglesia universal. Deben todos los Obispos promover y defender la unidad de la fe y la disciplina común de toda la Iglesia.

Potestad del Colegio: El Señor estableció solamente a Simón como roca y portador de las llaves de la Iglesia y le constituyó Pastor de toda su grey; pero el oficio de atar y desatar dado a Pedro consta que fue dado también al Colegio de los Apóstoles unido a su Cabeza[295]. Algunas enseñanzas importantes, del Concilio Vaticano II, acerca de la potestad del Colegio son:

1) El Colegio, que no existe sin la Cabeza, es también sujeto de la suprema y plena potestad sobre la Iglesia universal, si bien no puede ejercer dicha potestad sin el consentimiento del Romano Pontífice[296].

2) La potestad suprema sobre la Iglesia universal que posee este Colegio se ejercita de modo solemne en el concilio ecuménico. No hay concilio ecuménico si no es aprobado o, al menos, aceptado como tal por el Papa. Es prerrogativa del Papa convocar estos concilios ecuménicos, presidirlos y confirmarlos[297].

3) Esta misma potestad colegial puede ser ejercida por los Obispos dispersos por el mundo a una con el Papa, con tal de que el Romano Pontífice los llame a una acción colegial o, por lo menos, apruebe la acción unida de éstos o la acepte libremente para que sea un verdadero acto colegial[298].

4) La infalibilidad prometida a la Iglesia reside también en el Cuerpo episcopal cuando ejerce el magisterio supremo con el sucesor de Pedro, sobre todo en un concilio ecuménico. Esta infalibilidad abarca todo el depósito de la Revelación divina[299].

 

25.6 Potestad y servicio en la Iglesia: la triple función de enseñar, santificar y gobernar

Si observamos atentamente Mt 28, 18-19: “Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id pues y haced discípulos a todos los pueblos bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo lo que os he mandado.” entendemos que:

1) Cristo determina para su Iglesia una misión que consiste en continuar su obra.

2) Para ello participa sus propios poderes, aquellos que hacen de Él: Sacerdote, Profeta y Rey.

3) En las palabras “haced discípulos a todos” aparece la función de enseñar (munus docendi).

4) En “bautizándolos” se ve la función de santificar (munus sanctificandi).

5) Y en “enseñándoles a observar todo” Cristo manda gobernar (munus regendi).

Con respecto a estos tres poderes confiados por Cristo a su Iglesia, el Magisterio enseña:

1) Los Obispos son los que, en primer lugar, reciben esta triple misión[300].

2) Para el desempeño de esta misión Cristo prometió el Espíritu Santo y lo envió el día de Pentecostés[301].

3) Este encargo que el Señor confió a los pastores es un verdadero servicio (diaconía), o sea ministerio[302].

4) La misión de enseñar tiene como fin mantener a la Iglesia en la pureza de la fe transmitida por los apóstoles; el Magisterio debe proteger, a la Iglesia, de desviaciones y fallos, y garantizarle la posibilidad objetiva de profesar sin error la fe auténtica[303].

5) La misión de santificar la realizan el Obispo y los presbíteros con su oración y su trabajo, por medio del ministerio de la palabra y de los sacramentos. El Obispo es el administrador de la gracia del sumo sacerdocio[304], en particular en la Eucaristía que él mismo ofrece, o cuya oblación asegura por medio de los presbíteros, sus colaboradores[305].

6) La misión de gobernar la ejercen los Obispos que, como vicarios y legados de Cristo, gobiernan sus Iglesias particulares que se les han confiado no sólo con sus proyectos, con sus consejos y con ejemplos, sino también con su autoridad y potestad sagrada. En virtud de esta potestad, los Obispos tienen el sagrado derecho, y ante Dios el deber, de legislar sobre sus súbditos, de juzgarlos y de regular todo cuanto pertenece a la organización del culto y del apostolado[306].

 

B) RESUMEN

Jesús eligió a doce para que viviesen con Él y para enviarlos a predicar el reino de Dios; a estos Apóstoles los instituyó a modo de colegio, es decir, de grupo, estable, al frente del cual puso a Pedro, elegido de entre ellos mismos.

Por medio de los Obispos se manifiesta y conserva hasta nosotros la tradición apostólica en todo el mundo. Los Obispos recibieron el ministerio de la comunidad con sus colaboradores, los presbíteros y diáconos, presidiendo en nombre de Dios la grey, de la que son pastores, como maestros de doctrina, sacerdotes del culto sagrado y ministros de gobierno.

Características de la consagración episcopal son: es sacramento que confiere la plenitud del sacramento del orden; confiere junto con el oficio de santificar, también los oficios de enseñar y de regir; estos oficios sólo se pueden ejercer estando en comunión jerárquica con la Cabeza y los miembros del Colegio; es verdadero sacramento, en el cual por la imposición de las manos y las palabras de la consagración se confiere la gracia del Espíritu Santo y se imprime carácter; por esta consagración, los Obispos, de modo visible y eminente, hacen las veces del mismo Cristo y actúan en lugar suyo y cada uno de los obispos es el principio y fundamento visible de unidad en sus Iglesias particulares.

El Papa, obispo de Roma y sucesor de San Pedro, es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles. El Pontífice Romano, en efecto, tiene en la Iglesia, en virtud de su función de Vicario de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, la potestad plena, suprema y universal, que puede ejercer siempre con entera libertad.

El Señor estableció solamente a Simón como roca y portador de las llaves de la Iglesia y le constituyó Pastor de toda su grey; pero el oficio de atar y desatar dado a Pedro consta que fue dado también al Colegio de los Apóstoles unido a su Cabeza.

El Colegio, que no existe sin la Cabeza, es también sujeto de la suprema y plena potestad sobre la Iglesia universal, si bien no puede ejercer dicha potestad sin el consentimiento del Romano Pontífice. La potestad suprema sobre la Iglesia universal que posee este Colegio se ejercita de modo solemne en el concilio ecuménico.

Los Obispos son los que, en primer lugar, reciben la triple misión confiada por Cristo a su Iglesia; para el desempeño de esta misión Cristo prometió el Espíritu Santo y lo envió el día de Pentecostés; este encargo que el Señor confió a los pastores es un verdadero servicio.

 La misión de enseñar tiene como fin mantener a la Iglesia en la pureza de la fe transmitida por los apóstoles. La misión de santificar la realizan el Obispo y los presbíteros con su oración y su trabajo, por medio del ministerio de la palabra y de los sacramentos. La misión de gobernar la ejercen los Obispos que, como vicarios y legados de Cristo, gobiernan sus Iglesias particulares que se les han confiado no sólo con sus proyectos, con sus consejos y con ejemplos, sino también con su autoridad y potestad sagrada.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

Concilio Vaticano II, Const. Lumen gentium (LG).

Catecismo de la Iglesia Católica (CEC), 874-895.

Código de derecho Canónico (CIC).

 

TEMA 26: LOS SACRAMENTOS

 

26.1. La sacramentabilidad en la economía de la salvación.

26.2. Concepto y número de los sacramentos.

26.3. Elementos que integran el signo sacramental.

26.4. Cristo, autor de los sacramentos.

26.5. La potestad e intención del ministro.

26.6. La capacidad e intención del sujeto.

26.7. Efectos de los sacramentos.

 

A) DESARROLLO

26.1. La sacramentabilidad en la economía de la salvación.

La salvación es una realidad sacramental[307]. La efusión del Espíritu Santo, inaugura un tiempo nuevo en la "dispensación del Misterio": el tiempo de la Iglesia, durante el cual Cristo manifiesta, hace presente y comunica su obra de salvación por los sacramentos; es “la Economía sacramental"[308], instituidos por Él para comunicar su gracia. Los sacramentos son signos sensibles (palabras y acciones). Realizan eficazmente la gracia que significan, en virtud de la acción de Cristo y por el poder del Espíritu Santo[309].

La categoría de la sacramentalidad: la comunión con Dios no se puede dar sin mediación, por ello existe la sacramentalidad[310]. Los sacramentos son los acontecimientos salvíficos que continúan en la historia la salvación obrada por Jesucristo.

 En el Nuevo Testamento las realidades sacramentales son entendidas como: acciones mandadas por el mismo Jesucristo, que anuncian y actualizan el misterio de su muerte y resurrección[311]. Jesucristo mismo concede a la Iglesia un poder que le da la capacidad ministerial de cumplirlas (exusía).

Sentido eclesiológico del organismo sacramental:Los sacramentos son de la Iglesia[312], en el doble sentido de que existen por ella y para ella: por la Iglesia, se celebran en ella; para la Iglesia, constituyen a la Iglesia. La Iglesia hace los sacramentos, y los sacramentos hacen la Iglesia.

Los sacramentos son sacramentos de la fe[313]. Los sacramentos no sólo suponen la fe, sino que la fortalecen, alimentan y expresan con palabras y acciones, por esto se llaman sacramentos de la fe[314]. La fe precede los sacramentos (los sacramentos se celebran en la fe de la Iglesia) pero es una fe sacramental, porque la fe se expresa en el sacramento. Tienen como objeto al mismo Cristo. La eficacia sacramental deriva de la fe.

 

26.2. Concepto y número de los sacramentos.

-La noción de “mysterium sacramentum”: nos dice el sentido de la categoría de la sacramentalidad:

      - Mysterium: Designio salvífico divino previsto desde antes de la Creación, anunciado por figuras en el Antiguo Testamento, plenamente revelado y actuado en la Encarnación de Jesucristo (sobretodo muerte y resurrección) y, continuamente presente en la Iglesia por medio de los sacramentos.

      - Sacramentum: Para la comprensión del sacramento nos hemos de servir de las dos categorías: misterio y tipoi[315].  Son acciones mandadas por el mismo Jesucristo que anuncian y actualizan el misterio de su muerte y resurrección. Realizadas por el poder concedido por Cristo.

-Evolución histórica: la primeras definición es de San Agustín lo define como “signum sacrum” (signo sagrado), realidad sensible que hace referencia a una realidad invisible (espiritual). Distingue dos dimensiones: dimensión sensible (el significante o Sacramentum Tantum formada por res -gesto- y verba -fórmula-); dimensión espiritual (el significado o Res Sacramenti); al final apunta una nueva dimensión: Res et Sacramentum (que es a la vez efecto interior y acción exterior)[316]. El único límite: no supo explicar bien la relación entre las dos dimensiones del hecho sacramental.

En el s-XI. Berengario de Tours decía: “Visibilis forma, invisibilis gratiae” forma visible de la gracia invisible[317]. El Catecismo Romano: signo[318] sensible que, por haber sido instituido por Jesucristo, tiene la virtud de significar y conferir la gracia.

Los teólogos de la escolástica vuelven a S. Agustín y explican su doctrina: “sacrae rei signum” (signo de una cosa sagrada). S. Tomás[319] la completará con un paso más: “Sacrae rei signum in quantum est santificans”[320]. La estructura del sacramento: Recoge la triple dimensión: sacramentum tantum -res et verba (gestos y palabras)-; res sacramenti; res et sacramentum.

Después vienen los reformadores protestantes, que influenciados por el nominalismo, no ven que el signo pueda ser relación, lo único real es Cristo.

-Definición de sacramento: El sacramento  es un signo sensible y eficaz de la gracia instituido por Jesucristo de modo permanente, confiados a la Iglesia, por los cuales nos es dispensada la gracia divina[321]. Hay una distinción entre realidades sustanciales (instituidas por Cristo sobre las que la Iglesia no tiene poder) y las realidades accidentales (las que añade la Iglesia a la celebración) en los sacramentos.

Número de los sacramentos: La sistematización del número septenario se alcanzó en el S-XII y  fue posteriormente definida en Trento[322]. Se llegó al número septenario por el esfuerzo en encontrar una definición propia y exclusiva de la naturaleza sacramental (se consideran sacramentos los que confieren la gracia “ex opere operato”), y sobretodo, por el análisis acerca de su institución por parte de Jesucristo.

El criterio último de la consideración del número septenario ha dependido del actuar de la Iglesia, consciente de que le viene por Tradición. Por esto, las explicaciones teológicas sobre el número septenario son posteriores: primero se da la conciencia eclesial del número septenario y después la reflexión sobre ello.

Todas las explicaciones -argumentos de conveniencia- tienen un fuerte acento antropológico: examinando las diversas situaciones del hombre, encontramos un sacramento apropiado para cada situación. Se ordena a un doble fin: perfeccionar al hombre en el servicio de Dios (cada sacramento, una etapa de la vida humana)[323]; y remedio contra los daños del pecado. Desde ambos puntos de vista, es conveniente que haya siete sacramentos.

 

26.3. Elementos que integran el signo sacramental.

Por signo debemos entender aquella realidad cuya naturaleza es relacional, que manifiesta algo distinto de si mismo. Es un nexo que tiene un fundamento real, aunque la realidad dicha, la supere y trascienda.

El signo tiene una estructura que la Tradición ha acuñado por: res (gestos)[324], et verba (palabras)[325], indisolublemente unidos entre sí. Res et Verba no son dos aspectos unidos por cronología, sino por un orden teológico intrínseco: el gesto es determinado por la palabra. Configuran una sola realidad.

La naturaleza cristológica del signo sacramental se entiende como la palabra -Verbo Eterno- el que determina la naturaleza del gesto -Salvación-. La palabra da significado al gesto. Pero son unitarios; la palabra sin el gesto es ineficaz.

La eficacia[326] está en estrecha relación con el significado, en la misma estructura de signos se encuentra la eficacia del signo, la causalidad es intrínseca al signo.

El significado está presente en el signo sacramental por la composición de los dos signos que lo componen: palabra y gesto. Pero el significado trasciende al signo, por el mismo hecho de ser sacramento: significado establecido por Cristo y que la Iglesia le da. El significado es el símbolo de fe de la Iglesia, todo sacramento  es una profesión de fe.

Los sacramentos presentan un triple significado: son signos conmemorativos de la pasión de Cristo (hacen memoria); son signos demostrativos de los frutos de la pasión de Cristo, por medio de ellos se comunica el fruto de la pasión de Cristo a los fieles; son signos proféticos, anticipan su consumación en la gloria (los sacramentos son prendas de la vida eterna).

El signo sacramental está compuesto por un gesto compuesto de palabras y acciones. Este gesto se encuentra siempre dentro de un conjunto orgánico de acciones simbólicas mediante las que la Iglesia da culto a Dios, y al mismo tiempo confiere a los hombres la salvación (dimensión ascendente y descendente). También pertenece al signo sacramental aquellas acciones que lo preceden y continúan, de tal manera que estas acciones, condicionan en muchas circunstancias el verificarse el sacramento.

La realidad teológica del sacramento está compuesta por 3 elementos, a los que la tradición llama: Sacramentum tantum (signo sacramental); Res tantum (significado que el sacramento causa o contenido salvífico del sacramento, es decir, “acta et pasa Christi”, que son los hechos y la pasión de Cristo); Res et sacramentum (a la vez signo y contenido).

 

26.4 Cristo, autor de los sacramentos.

Historia: La patrística confirma a Jesús como autor de los sacramentos. Santo Tomás dice que los sacramentos los instituye Jesús —Dios hecho Hombre—, porque tienen la dimensión visible e invisible, tienen que tener una causa con las mismas características -Jesús-. Desde Trento[327] queda establecido que son siete los sacramentos y que están instituidos por Cristo.

Fundación Cristológica[328]: La institución debe ser entendida no de un modo jurídico -decretos de Cristo-, sino más bien de un modo teológico. Tampoco debe ser entendida como la institución de un ente previo, la Iglesia, que posteriormente crearía cada uno de los sacramentos. Debemos reconocer que institución es, la fundación cristológica de los sacramentos, y no sólo por mandato sino en su propio ser. La realidad sacramental se fundamenta en el misterio de Cristo, porque nacen de Él y pertenecen a su mismo misterio (este es el fundamento Cristológico).

Mediación de Cristo y de la Iglesia: Por el Espíritu Santo[329] y mediante Él, Cristo continúa presente en la Iglesia para santificar a los hombres y llevarlos al cumplimiento de su salvación. Los sacramentos son gestos que haciendo memoria del acontecimiento de Cristo, lo realizan en la Iglesia, y por ello Cristo[330] es el acontecimiento originario por el cual se dan en la Iglesia los sacramentos.

Momento de la institución: No podemos precisar el momento exacto de la institución, excepto de la Eucaristía, pero sí podemos tomar del A.T. y del N.T. los momentos más importantes que afectan a la institución. Esto no quiere decir que sea una institución indirecta o mediata, la institución es siempre directa e inmediata[331].

La sustancia[332] del sacramento es la estructura teológica fundamental propia de cada uno de los sacramentos: lo que Cristo instituyó, que debía ser observado en el signo sacramental[333], por ello es inmutable; también pertenece a la sustancia el significado del sacramento, que Cristo le ha dado. La Iglesia tiene potestad de modificar todo lo que no pertenezca a estas dos realidades (que son la sustancia según el Magisterio)[334].

En síntesis podemos decir: sólo Dios es el autor principal de los sacramentos; los sacramentos se fundan en el misterio de Cristo y continúan en la economía salvífica los misterios de Cristo; todos los sacramentos han sido instituidos por Cristo, de Él nace la estructura teológica fundamental propia de cada signo sacramental y el significado operativo (eficaz), que cada uno de ellos posee; la Iglesia posee la potestad sobre todo lo que no forma parte de la sustancia.

 

26.5. La potestad e intención del ministro.

El ministro y el sujeto son también elementos constitutivos de la estructura fundamental del sacramento. Al ministro se le puede considerar desde dos aspectos:

      - Desde el aspecto objetivo de ministro de la Iglesia (condición ministerial[335]): El ministro primario del sacramento es Dios. Dios es Dominus (señor del sacramento) y el minister es el sirviente de Dios (ministro en referencia siempre a otro, por eso llamado a veces ministro secundario). El ministro de los sacramentos es aquel que posee la facultad y autoridad de Cristo en la Iglesia[336]. Facultad que es diversa para cada uno de los sacramentos. Hay sacramentos que exigen actuar “in persona Christi capitis” y otros “in nomine Christi”.

      - Desde el aspecto subjetivo del ejercicio del ministerio[337] se requiere:

i) Ni ortodoxia, ni estado de gracia: la validez de los sacramentos no depende de la ortodoxia -la fe, la santidad- del ministro (si la heterodoxia afecta a la materia o forma sacramental sí que afectaría a la validez), ni de la ortopraxis (estado de gracia) para la validez de los sacramentos. La razón de ambas condiciones se apoya en que el ministro es ministro secundario, el primordial es siempre Cristo.

ii) Intención: La intención del ministro ha de ser la intención de hacer lo que hace la Iglesia, que significa realizar el gesto que la Iglesia quiere que se haga: se refiere al signo exterior.

iii) Atención: La tradición coincide en que basta una atención virtual, siempre que no se omitan los gestos previstos.

iv) Acción efectiva en la celebración (obligación de administrar o de denegar): El ministro debe ser consciente de su deber y cumpla con oficio y amor aquello que se le ha encargado, debe estar en gracia, debe negar el sacramento cuando no sea lícito: sujeto incapaz de recibirlo y sujeto indigno -excomulgados, herejes,...-[338].

 

26.6. La capacidad e intención del sujeto.

El sacramento no se celebra si no inhiere en un sujeto. Debemos considerar unas condiciones para la recepción válida de los sacramentos:

i) Requisitos objetivos: que el sujeto sea una criatura humana; que esté vivo (para algunos se establece además el uso de razón).

ii) Requisitos subjetivos: No se requiere la ortodoxia del sujeto para la validez de la recepción sacramental, esto no implica que el sacramento no requiera en quien lo recibe cierta fe; tampoco la falta de la disposición necesaria de estado de gracia invalida la recepción del sacramento; sin embargo, sí pueden ser impedimentos la carencia de ortodoxia o de gracia para la recepción fructífera.

      - Para la recepción válida: intención (al menos virtual) de recibirlo; haber sido Bautizado (exc: Bautismo) y uso de razón[339].

      - Para la recepción lícita: arrepentimiento para sacramentos de muertos, el estado de gracia para los de vivos; recibirlos con reverencia; y pedirlos a un ministro digno.

Impedimentos y reviviscencia: Cuando el impedimento (óbice) no es conocido por el que recibe el sacramento, el efecto gratificante se produce inmediatamente. Si es consciente del impedimento, la gracia tendrá lugar cuando se pongan las disposiciones necesarias, gracias al carácter sacramental, y en aquellos sacramentos que no tienen carácter sacramental, pero sí cierta irreiterabilidad (Matrimonio, Unción), se apoya en la res et sacramentum.

 

26.7. Efectos de los sacramentos.

a) Produce dos efectos: Santificación y el carácter.

-Santificación: El primer efecto de todos los sacramentos es la inserción del hombre en el misterio de Cristo, la gracia santificante: esta incorporación pertenece al ámbito ontológico (la gracia sacramental se sitúa en el ámbito del obrar y ésta en el ser). Pero cada sacramento confiere una gracia específica: la gracia sacramental. No es una realidad distinta sino un modo de recibir la gracia santificante según las necesidades del individuo. Los sacramentos producen lo que significan: hay diversas gracias porque hay diversos signos. Por eso tiene sentido que existan siete sacramentos. La gracia sacramental es la modalidad propia que tiene cada sacramento de configurarnos con el misterio de Cristo (no es lo mismo un sacramento que otro).

-El carácter: es una marca indeleble que el Espíritu Santo pone en el alma del cristiano para señalar su pertenencia definitiva a Dios. Podemos definir el carácter en cuatro puntos: Es un efecto que es diferente de la gracia santificante; se mantiene de forma imborrable incluso en los pecadores y excomulgados; es la razón intrínseca de la no reiterabilidad de estos tres sacramentos[340]; nos dan la garantía del revivir de la gracia sacramental, tan pronto como se nos quita el impedimento de la gracia (el pecado).

Podemos ver dos aspectos del carácter: i) Cristológico: signo que caracteriza la pertenencia de los miembros de Cristo, a Cristo Cabeza, principio de organización estructural. Por ello el carácter constituye la razón sobre la que se apoya la acción sobrenatural de los demás sacramentos; ii) Eclesiológico: El carácter funda un nuevo modo de ser y obrar en el cuerpo de Cristo que es la Iglesia. El carácter es su condición de pertenencia a la Iglesia en cuanto comunidad visible.

El carácter es la res et sacramentum. Nuestra relación con Dios no es inmediata, sino que pasa a través de Cristo y éste en nosotros a través del carácter.

b) Otros efectos: como consecuencia de los anteriores, los sacramentos producen en enriquecimiento general de la vida cristiana y una mayor unidad de los fieles en la Iglesia[341].

c) Eficacia de los sacramentos[342]: La eficacia de los sacramentos es “ex opere operato”[343]. Confieren la gracia que significan, es decir, son eficaces por sí mismos. La causalidad sacramental, la eficacia del signo, tiene que concordar con el hecho de que en la realidad sacramental la dimensión significativa  y la dimensión operativa del signo, son inescindibles: “sacramenta significanda causam”. El signo sacramental es lo que es eficaz, porque es lo que ha recibido de Cristo la capacidad de ser eficaz.

 

B) RESUMEN

La sacramentabilidad en la economía de la salvación: Los sacramentos son los acontecimientos salvíficos que continúan en la historia, la salvación obrada por Jesucristo. La categoría de sacramentalidad es una realidad de relación con Dios. La Iglesia hace los sacramentos, y los sacramentos hacen la Iglesia (son por la Iglesia y para la Iglesia). Los sacramentos son sacramentos de la fe.

Concepto y número de los sacramentos: fundamentación en “mysterium sacramentum”, evolución histórica hasta CEC “el sacramento  es un signo sensible y eficaz de la gracia instituido por Jesucristo de modo permanente”. El número fue definido en Trento, se llegó al número septenario por el esfuerzo en encontrar una definición propia y exclusiva de la naturaleza sacramental, y por el análisis acerca de su institución por parte de Jesucristo. Argumentación antropológica “a posteriori” del número septenario

Elementos que integran el signo sacramental: el Sacramentum tantum (signo sacramental) tiene una estructura que es la que la Tradición ha acuñado por res (gestos) et verba (palabras), indisolublemente unidos entre sí.

Cristo, autor de los sacramentos:- Todos los sacramentos han sido instituidos por Cristo, de Él nace la estructura teológica fundamental propia de cada signo sacramental y el significado operativo -eficaz-, que cada uno de ellos posee; la Iglesia posee la potestad sobre lo accidental.

La potestad e intención del ministro: Desde el aspecto objetivo (condición ministerial): ministro primario es Dios, el ministro es el sirviente de Dios (aquel que posee la facultad y autoridad de Cristo en la Iglesia); Desde el aspecto subjetivo del ejercicio del ministerio se requiere: Ni ortodoxia, ni estado de gracia; Intención de hacer lo que hace la Iglesia; Atención virtual; Acción efectiva en la celebración.

La capacidad e intención del sujeto: Para la recepción válida se requiere: La intención positiva del sujeto del sacramento; y la intención debe ser al menos virtual. Para la recepción digna de los sacramentos de vivos se requiere, en los sacramentos de vivos el estado de gracia, y en los de muertos, el arrepentimiento.

Efectos de los sacramentos: Santificación: gracia santificante, incorporación al cuerpo místico de Cristo; y la gracia sacramental ya que cada sacramento confiere una gracia específica, signos diversos provocan significados diversos. Y el carácter que es una marca indeleble que el Espíritu Santo pone en el alma del cristiano para señalar su pertenencia definitiva a Dios. La eficacia de los sacramentos es “ex opere operato”. Confieren la gracia que significan.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

Los siete Sacramentos. Enric Moliné. Rialp 1998.

Apuntes de la asignatura.

Catecismo de la Iglesia Católica 1076-1112.

Constitución “Sacrosanctum Concilium” del CVII y Constitución “Lumen Gentium” del CVII.

Denzinger .

Sto Tomás.“Summa, Theologiae, q-65, III pars”.

Codex Iuris Canonici 834ss.

Iniciación a la liturgia de la Iglesia. José Antonio Abad.

 

TEMA 27: LA LITURGIA

 

27.1) Naturaleza de la liturgia; actualización de la obra de la salvación y el culto de la Iglesia unida a Cristo Sacerdote.

27.2) La liturgia, fuente y cumbre de la vida de la Iglesia.

27.3) Dimensión simbólica de la liturgia.

27.4) La vida cristiana como culto a Dios.

 

A) DESARROLLO

Introducción. El concepto de liturgia es esencialmente teológico, pero abarca también una dimensión expresiva y simbólica, es decir, antropológica. De ahí que los hombres que celebran o participan de la liturgia sean introducidos en el ámbito sagrado a través de unas palabras, gestos y símbolos, y salgan beneficiados con unos dones sobrenaturales. Todo lo dicho nos lleva, pues, a fijarnos en los siguientes aspectos distintos de la liturgia:

- liturgia como misterio: en la liturgia se actualiza la obra de nuestra redención, de ahí que haya de encuadrarla en el marco de la historia de la salvación; de este aspecto nos ocupamos en el apartado 28.1;

- liturgia como acción: la liturgia en cuanto ritualidad cristiana; a este aspecto dedicamos el 28.3;

- y liturgia como vida: la liturgia como continuación o perennización del Misterio Pascual hasta el fin de los tiempos; se trata en el 28.2 y 28.4.

 

27.1. Naturaleza de la liturgia: actualización de la obra de la salvación y el culto de la Iglesia unida a Cristo Sacerdote

La liturgia es una realidad inseparable de la obra de la salvación; de hecho, ésta constituye el marco para la celebración de la liturgia. La salvación de Dios fue prometida, como sabemos, ya desde el primer momento cuando los primeros padres cometieron el pecado original[344]. Fue preparándose por las maravillas que hizo Dios en el pueblo de la Antigua Alianza a lo largo de su historia, y sin embargo, no logró su plenitud hasta el acontecimiento pascual de Jesucristo. Afirma por lo tanto la Const. SC que Cristo realizó esta obra redentora “principalmente por el misterio pascual de su bienaventurada pasión, de su resurrección de entre los muertos y de su gloriosa ascensión”[345]. Y para que los hombres de todas las generaciones puedan participar de esa obra redentora, “Cristo mandó a los Apóstoles (...), no sólo para que (...) anunciaran (...), sino también para que realizaran la obra de salvación que anunciaban”[346]. ¿Cómo se realiza esa obra salvífica? El mismo texto sigue explicando: “mediante el sacrificio y los sacramentos en torno a los cuales gira toda la vida litúrgica”. Así, con toda razón, podemos mantener que por medio de la liturgia “se ejerce la obra de nuestra salvación”[347]; dicho de otra manera, la liturgia –o la celebración litúrgica- es el momento que representa el misterio pascual de Cristo. Tal representación ha de entenderse como volver a hacer presente o actualizar. Y para hablar de esta presencia real es imprescindible acudir a la categoría anámnesis.

En la filosofía griega por anámnesis se entiende el recuerdo que acontece mediante una representación. Es la anámnesis la que hace patentes las cosas. En este sentido, la anámnesis se relaciona y también se distingue de la mímesis, que significa recuerdo por repetición. Dice el CEC 1104: “La liturgia cristiana no sólo recuerda los acontecimientos que nos salvaron, sino que los actualiza, los hace patentes. El misterio pascual de Cristo se celebra, no se repite; son las celebraciones las que se repiten”. Esta actualización memorial acontece por obra del Espíritu Santo, de tal modo que podemos decir que por anámnesis entiende la presencia de nuestro Señor Jesucristo en la celebración litúrgica obrada por la intercesión del Espíritu Santo. Junto a la anámnesis, la epíclesis es el centro de toda celebración sacramental. La epíclesis (“invocación sobre”) es la intercesión mediante la cual el sacerdote suplica al Padre que envíe el Espíritu santificador para hacer presente y actualizar la obra salvífica de Cristo por su poder transformador.

Al lado de la comprensión de la liturgia como actualización de la obra de la salvación realizada por Cristo, se puede hablar de la liturgia como el culto de la Iglesia unida a Cristo Sacerdote. Dice la Enc. Mediator Dei, de Pío XII, que el fundamento de la liturgia es el sacerdocio de Cristo[348], de modo que se puede definir a la liturgia como “el culto público que nuestro Redentor tributa al Padre como Cabeza de la Iglesia, y el que la sociedad de los fieles tributa a su Fundador, y por medio de El, al eterno Padre: es decir, el completo culto del Cuerpo Místico de Jesucristo; es decir, de la Cabeza y sus miembros”[349]. La Enc. sitúa a Cristo en el centro de la adoración y del culto de la Iglesia y afirma la presencia de Cristo en toda la acción litúrgica[350]. “Con razón, entonces, se considera la liturgia como el ejercicio del Sacerdocio de Jesucristo. En ella los signos sensibles significan, y cada uno a su manera, realizan la santificación del hombre y así el Cuerpo Místico de Jesucristo, es decir, la Cabeza y sus miembros, ejerce el culto público íntegro. En consecuencia, toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo Sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por excelencia, cuya eficacia, con el mismo título y en el mismo grado, no la iguala ninguna otra acción de la Iglesia”[351]. Con todo, no todos los miembros del Cuerpo participan del mismo modo del único Sacerdocio de Cristo, sino que cabe distinguir un doble sacerdocio: el sacerdocio ministerial, y el común. Del primero son competentes solamente los sellados con el sacramente del Orden, que con los gestos, las palabras y las intenciones prescritas y exigidas por la Iglesia, actúan in persona Christi et in nomine Ecclesiae. Al resto del Pueblo corresponde el sacerdocio común, el cual mediante sus trabajos, oración, obras de caridad, se presenta a Dios como “hostia viva, santa, agradable a Dios”[352], y añade S. Pablo, sólo ése es el culto razonable de los cristianos.

 

27.2. La liturgia, fuente y cumbre de la vida de la Iglesia

“La liturgia no agota toda la acción de la Iglesia, pues antes de que los hombres puedan acceder a la liturgia es necesario que sean llamados a la fe y a la conversión”[353], de ahí que la Iglesia anuncie el mensaje de salvación a los no creyentes para que se conviertan y puedan participar de la liturgia y gozar de los dones sobrenaturales que la liturgia lleva consigo. En cuanto a los creyentes la Iglesia tiene también mucho que hacer: predicarles la fe y la penitencia, prepararles para los sacramentos, enseñarles a guardar los mandatos de Cristo, y animarlos a toda clase de obras de caridad, piedad y apostolado[354].

“Sin embargo, la liturgia es la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia, y al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda su fuerza. Pues los trabajos apostólicos se ordenan a que todos, hechos hijos de Dios por la fe y el bautismo, se reúnan, alaben a Dios en medio de la Iglesia, participen en el sacrificio y coman la cena del Señor”[355].

“A su vez, la misma liturgia impulsa a los fieles a que, saciados con los sacramentos pascuales, sean concordes en la piedad; ruega a Dios que conserven en su vida lo que recibieron en la fe. La renovación de la alianza del Señor con los hombres en la Eucaristía enciende y arrastra a los fieles al urgente amor de Cristo. Por consiguiente, de la liturgia, sobre todo de la Eucaristía, mana hacia nosotros como de una fuente la gracia, y con la máxima eficacia se obtiene la santificación de los hombres en Cristo y la glorificación de Dios, a la que tienden todas las demás obras de la Iglesia como a su fin”[356].

 

27.3. Dimensión simbólica de la liturgia

Después de tratar del aspecto teológico y eclesial de la liturgia, nos ocupamos ahora de la dimensión simbólica de la liturgia. Esta dimensión se relaciona con la liturgia entendida como liturgia en acción, o lo que es igual, celebración litúrgica. Lo propio de la celebración litúrgica es estar compuesta por signos y por signos que tienen la realidad significada, es decir, por símbolos. A dicha realidad significada hay que añadir una dimensión nueva: el significado último del símbolo litúrgico no nace de la estructura significativa propia del signo, sino de la intención con que Cristo y la Iglesia lo han instituido. Por ello, el código de lectura de los símbolos litúrgicos es el código de la fe, a nivel manifestativo y operativo a la vez. Así por ejemplo, el compartir el pan, desde el punto de vista humano es símbolo de fraternidad, pero el banquete eucarístico, sin eliminar este significado, lo enriquece de un modo cualitativo al cual éste no podría llegar. Esto es cuanto al significado. Con respecto a la estructura del símbolo litúrgico, dicha estructura se deriva de su constitución cristológica. Así como Cristo es uno, pero que en El podemos distinguir la naturaleza humana y la naturaleza divina, del mismo modo el símbolo litúrgico, que remite a una realidad sobrenatural, está constituido de gesto y palabra: palabra que proclama y explica el significado del gesto, y gesto que manifiesta y confirma la realidad que la palabra significa. Palabra y gesto constituyen el símbolo litúrgico; no pueden ni deben desvincularse una de otro. Ambos contribuyen a significar y realizar, según el modo propio de cada símbolo, la santificación del hombre[357].

De esta manera, podemos observar en todo símbolo litúrgico cuatro dimensiones diversas: 1) es conmemorativo de los hechos y las palabras de Cristo; y más en concreto, de su misterio pascual; 2) es demostrativo de la comunión con Dios, que en él acontece; 3) es prefigurativo –o profético- de la gloria y de la llamada Jerusalén celestial; es decir, de la vida eterna; 4) es performativo, porque transforma en realidad cuanto ha celebrado, por ejemplo: el pan, después de las palabras consecratorias, se convierte en Cuerpo de Cristo; o el bautismo, junto a la invocación trinitaria, limpia el pecado y produce la regeneración del sujeto, etc.

 

27.4. La vida cristiana como culto a Dios

Como queda expuesto ya en el apartado 28.2, “la liturgia es la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia, y al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda su fuerza”[358]. La vida cristiana, que se desarrolla en el seno de la Iglesia y por tanto es como ella, también tiene su fundamento y raíz en la liturgia. Es en la liturgia donde el fiel se cristifica y espiritualiza, puesto que es en ella donde se configura con el misterio de Cristo –misterio presente y actualizado en la liturgia- , y donde es ungido por el Espíritu de Cristo, que transforma lo celebrado en realidad. En efecto, toda vida cristiana es un despliegue de la vocación bautismal, toda vida cristiana es una vida eucarística, y toda espiritual cristiana es una espiritualidad eucarística. No se puede llevar, pues, una intensa vida cristiana y espiritual sin una referencia explícita a las acciones litúrgico-sacramentales.

“Pero la vida espiritual no se agota sólo con la participar en la sagrada liturgia. En efecto, el cristiano, llamado a orar en común, debe, no obstante, entrar también en su interior para orar al padre en lo escondido”[359].

En definitiva, la liturgia y los actos de piedad se distinguen realmente: la liturgia es el culto que pertenece al entero cuerpo de la Iglesia, mientras los actos de piedad son formas de piedad privada. Sin embargo, entre ambos no existe ruptura. Más bien, ambos son formas legítimas de culto en la Iglesia, ambos caminos que llevan a los cristianos a dar culto a Dios, siendo el primero fundamento del segundo, como venimos citando: “(...) toda celebración litúrgica (...) es acción sagrada por excelencia (...)”[360], o “la liturgia es la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia (...)”[361].

 

B) RESUMEN

27.1 Para entender la liturgia, hay que encuadrarla en el marco de la historia de la salvación. Dicha historia llegó a su cumbre en el acontecimiento pascual de Jesucristo, del cual nace la salvación humana. De tal modo quiso nuestro Señor Jesucristo que hombres de todas las generaciones participaran realmente de ese misterio singular, que mandó a los apóstoles –y con ellos, sus sucesores- no sólo a anunciar, sino además a realizar esa obra redentora. Es en la liturgia donde se da esta realización o actualización, y se da mediante dos acciones: la anámnesis y la epíclesis. La liturgia es, por otra parte, el culto de la Iglesia unida a Cristo Sacerdote, ya que es el culto que Cristo tributa al Padre como Cabeza de la Iglesia, y el que la Iglesia tributa a Cristo, y por medio de El, al Padre. En consecuencia, es el completo culto de la Cabeza y sus miembros, que es la Iglesia. El fundamento de la liturgia es, pues, el Sacerdocio de Cristo.

27.2 La liturgia es la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia, ya que los trabajos apostólicos se ordenan a que todos los cristianos se reúnan, alaben a Dios en la Iglesia, participen el sacrificio y coman la cena del Señor. A la vez, la liturgia es la fuente de donde mana toda su fuerza –sobre todo de la Eucaristía- porque es en ella donde los fieles son dotados de la gracia necesaria para después vivir de acuerdo con la fe y con su condición cristiana.

27.3 La liturgia en cuanto acción –o sea, la celebración litúrgica- está compuesta de símbolos. El significado último del símbolo litúrgico nace de la intención con que Cristo y la Iglesia lo han instituido. La estructura del mismo se deriva de su constitución cristológica. Y sus cuatro dimensiones son: dimensión conmemorativa, dimensión demostrativa, dimensión prefigurativa y dimensión performativa.

27.4 En la Iglesia han existido siempre la liturgia y los actos de piedad como dos formas legítimas de culto de los cristianos. Ambos se distinguen: la liturgia es el culto que pertenece al entero cuerpo de la Iglesia; los actos de piedad son formas de piedad privada. Al mismo tiempo, ambos se relacionan, constituyendo dos caminos que llevan a los cristianos a dar culto al único Dios, siendo el primero fundamento del segundo.

 

C) BIBLIOGRAFÍA

Conc.Vat. II, Constitución sobre la Sagrada Liturgia (SC).

Catecismo de la Iglesia Católica, Nº 1076-1134.

Apuntes de clase.

 

TEMA 28: SACRAMENTOS DE INICIACIÓN CRISTIANA: BAUTISMO Y CONFIRMACIÓN

 

28.1. Naturaleza, efectos, necesidad, sujeto y ministro del Bautismo.

28.2. El carácter cristiano como participación en el sacerdocio de Cristo.

28.3. El sacerdocio común de los fieles.

28.4. Naturaleza, ministro, sujeto y efectos de la Confirmación.

 

A) DESARROLLO

28.1. Naturaleza, Efectos, necesidad, Sujeto y Ministro del  Bautismo.

A. Naturaleza

El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida espiritual y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión.

El Bautismo es un sacramento de la Nueva Ley instituido por Cristo para la regeneración mediante el lavado por el agua y la palabra.

El término latino "baptismus", que viene del griego “baptizein”, significa: sumergir, lavar, limpiar.

Este sacramento ya estaba prefigurado en el AT: circuncisión, paso del Mar Rojo, diluvio, etc. El Catecismo dice que desde el origen del mundo, el agua, es la fuente de la vida y la fecundidad; la Sagrada Escritura dice que el Espíritu de Dios se cernía sobre las aguas[362]; en su Pascua Cristo abrió a todos los hombres las puertas de su Bautismo. Fue anunciado por San Juan Bautista, cuyo bautismo era una preparación para  el Bautismo de Cristo señalando las disposiciones necesarias para recibirlo. También fue anunciado por el Señor mismo en su conversación con Nicodemo[363]. De modo que todas las prefiguraciones de la Antigua Alianza culminan en Cristo, que se sometió al bautismo de Juan y, sobre todo, habló de la pasión que iba a sufrir en Jerusalén como el bautismo con que debía ser bautizado, de forma que la sangre y el agua que brotaron del costado traspasado de Jesús crucificado son figuras del bautismo y de la eucaristía, como sacramentos de la vida nueva que hacen posible el nacer del agua y del Espíritu Santo para entrar en el Reino de los Cielos.

En cuanto a la institución hay un acuerdo generalizado en que Cristo es su autor, aunque hay diferencias sobre en qué momento y de qué manera.

La teología piensa que el momento de la institución es el acontecimento Pascual de Cristo, ya que el bautismo es morir con Cristo y resucitar con  El. Pero la mayoría de autores afirman que la institución se funda en diversos momentos de la vida de Cristo:

- Iniciada con el Bautismo en el Jordán, porque el Señor al querer ser bautizado por Juan da al agua la virtud de santificar y se hace patente que la fuente de la regeneración bautismal es la Santísima Trinidad. Aquí se puede citar el diálogo del Señor con Nicodemo[364] y el diálogo con la Samaritana[365].

- Pero la eficacia se realiza en la Cruz y Resurrección  de Cristo. Su promulgación como sacramento de la fe nace del mandato misional de Cristo “...y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”[366].

Sobre la materia del Bautismo Trento afirma que el agua verdadera y natural es condición necesaria para el bautismo. El signo sacramental es la aplicación del agua sobre el candidato. De ahí que los teólogos suelen distinguir entre:

Materia remota, el agua; y materia próxima, el gesto de derramar el agua sobre el candidato; la forma del sacramento es la invocación trinitaria que acompaña al gesto de la ablución. El gesto sacramental del bautismo es el lavacro trinitario. El lavacro -que debe ser triple- se puede realizar de tres modos: inmersión, infusión del agua sobre la cabeza o la aspersión con el agua.

B. Efectos

Primero conviene decir que este sacramento es eficaz “ex opere operato”, su eficacia no depende de la virtud del ministro.

-La infusión de la gracia santificante,  a la que acompañan las virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo;

-la gracia sacramental, que en el caso del bautismo viene a ser la misma gracia santificante con un derecho a especiales ayudas para ejercitar la fe, llevar una vida verdaderamente cristiana y da la capacidad de recibir los otros sacramentos;

-el perdón de todos los pecados, tanto el original como los actuales, los mortales y los veniales. Para el perdón de los pecados actuales se requiere que el que lo recibe esté arrepentido de todos ellos;

-el perdón de toda pena debida por los pecados, es decir, no solo la pena eterna sino también la temporal;

-el carácter bautismal, que es un signo imborrable que nos asemeja  a Cristo y que da la capacidad de recibir los otros sacramentos;

-la incorporación del bautizado al cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

C. Necesidad

El Bautismo es necesario, con necesidad de medio, para la salvación eterna[367]. También hay una necesidad de precepto, cuando Jesús dice: "Id y enseñad a todas las gentes y el que crea y se bautice se salvará"[368]. El Señor mismo afirma que el Bautismo es necesario para la salvación, y es necesario en aquellos a los que el Evangelio ha sido anunciado y han tenido la posibilidad de pedir ese sacramento  La Iglesia no conoce otro medio que el Bautismo para asegurar la entrada en la bienaventuranza eterna; por eso está obligada a no descuidar la misión que ha recibido del Señor.

A su vez, Dios ha vinculado la salvación al sacramento del Bautismo, pero su intervención salvífica no queda reducida a los sacramentos. Por eso, el Bautismo de agua puede suplirse en cuanto a su principal efecto, es decir, en cuanto a la gracia santificante: a) por el bautismo de sangre en los adultos o niños; b) por el bautismo de deseo, en los adultos. Éste solo puede darse en los adultos con uso de razón, no en los niños o en los dementes (el Espíritu Santo ofrece a todos la posibilidad de que, de un modo conocido sólo por Dios, se asocien a su misterio pascual). Respecto a los niños que mueren sin bautismo, la Iglesia sólo puede confiarlos a la misericordia divina. La ternura de Jesús con los niños le hizo decir: “Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis”[369].

D. Ministro

El ministro del Bautismo es el sacerdote, a quien por oficio le compete bautizar; también el diácono puede administrar el Bautismo solemne (como ministro ordinario). Pero en caso de peligro de muerte, cualquier persona puede bautizar, con tal que guarde la forma establecida por la Iglesia y tenga intención de hacer lo que hace la Iglesia (actuaría como ministro extraordinario).

E. Sujeto

Toda persona viva, adulto o niño, que no haya sido bautizado antes válidamente, es sujeto capaz de recibir el Bautismo.

En el caso de los niños, la fe necesaria para la licitud del Bautismo es prestada por la Iglesia a través de los padres y padrinos.

En el caso de los adultos, se requiere la intención - al menos habitual- para recibirlo válidamente, la fe y el rechazo expreso de todo afecto al pecado con propósito de no volver a cometerlo, para su licitud.

 

28.2 El Carácter cristiano como Participación en el Sacerdocio de Cristo.

Es dogma de fe que los sacramentos del Bautismo, Confirmación y Orden Sacerdotal no solo confieren la gracia, sino también imprimen carácter, es decir, una marca indeleble en virtud del cual el cristiano se distingue del que no lo es, queda habilitado para el culto e incorporado a Cristo y a la Iglesia. Por razón del carácter estos sacramentos no se pueden repetir[370].

El carácter es distinto de la gracia, pero dispone a recibirla. A diferencia de la gracia, el carácter nunca se pierde por el pecado. Son separables, pero no independientes, pues para realizar dignamente las acciones para las que habilita el carácter, se requiere la gracia. Por eso, el carácter es una disposición para la gracia. Cuando se pierde la gracia, el carácter permite recuperarla y urge esa recuperación.

El bautismo hace de nosotros miembros del Cuerpo de Cristo, incorpora a la Iglesia; y de las fuentes bautismales nace el único pueblo de la Nueva Alianza. Por el bautismo participamos del sacerdocio de Cristo de su misión profética y real.

Por el Bautismo participamos del sacerdocio común de los fieles, de modo que los bautizados por el nuevo nacimiento están obligados a confesar delante de los hombres la fe que recibieron de Dios por medio de la Iglesia y de participar en la actividad apostólica y misionera del Pueblo de Dios.

 

29.4 Sacerdocio común de los fieles (agregar)

El sacerdocio común de los fieles y el sacerdocio ministerial o jerárquico, aunque diferentes esencialmente y no sólo en grado, se ordenan, sin embargo, el uno al otro, pues ambos participan a su manera del único sacerdocio de Cristo.(Lumen gentium,10).

El sacerdocio ministerial, por la potestad sagrada de que goza, forma y dirige al pueblo sacerdotal, confecciona el sacrificio eucarístico en la persona de Cristo y lo ofrece en nombre de todo el pueblo a Dios. Los fieles, en cambio, en virtud de su sacerdocio regio, concurren a la ofrenda de la Eucaristía y lo ejercen en la recepción de los sacramentos, en la oración y acción de gracias, mediante el testimonio de una vida santa, en la abnegación y caridad operante.(Lumen gentium,10).

"Nuestro sacerdocio "ministerial", radicado en el sacramento del orden, se diferencia esencialmente del sacerdocio universal de los fieles. Ha sido instituido a fin de iluminar más éticamente a nuestros hermanos y hermanas que viven en el mundo […] acerca del hecho de que todos somos en Jesucristo "reino de sacerdotes" para el Padre.(Juan Pablo II, Aloc. 9-XI-1978).

Los bautizados vienen a ser "piedras vivas" para "edificación de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo" (1 P 2,5). Por el Bautismo participan del sacerdocio de Cristo, de su misión prófetica y real, son "linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido, para anunciar las alabanzas de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz" (1 P 2,9). Para ofrecer hostias espirituales por medio de todas sus obras y para dar testimonio de Cristo en todo el mundo. El Bautismo hace participar en el sacerdocio común de los fieles.(CEC. 1268).

"[…] El apostolado  se ejerce en la fe, la esperanza y la caridad que el Espíritu Santo infunde en los corazones de todos los miembros de la Iglesia. Más aún, el precepto de la caridad, que es el mandamiento máximo del Señor, urge a todos los cristianos a procurar la gloria de Dios por el advenimiento de su reino y la vida eterna para todos los hombres, de modo que conozcan al único Dios verdadero y a su enviado Jesucristo (cf. Jn 17,3)

Por consiguiente, se impone a todos los cristianos la obligación gloriosa de colaborar para que todos los hombres, en todo el mundo, conozcan y acepten el mensaje divino de salvación.

Para ejercer este apostolado, el Espíritu Santo opera la santificación del Pueblo de Dios por el ministerio y los sacramentos, concede también dones peculiares a los fieles (cf. 1 Cor 12,7), distribuyéndolos a cada uno según quiere (cf 1 Cor 12, 11), para que todos, poniendo cada uno la gracia recibida al servicio de los demás, sean buenos administradores de la multiforme gracia de Dios (1 P 4,10), en orden  a la edificación de todo el cuerpo en el amor (cf. Ef 4,16). […]"(Apostolicam actuositatem,3).

El bautizado ya no se pertenece a sí mismo, sino al que murió y resucitó por nosotros. Por tanto, está llamado a someterse a los demás, a servirles en la comunión de  la Iglesia, y a ser "obediente y dócil" a los pastores de la Iglesia y a considerarlos con respeto y afecto. Del mismo modo que el Bautismo es la fuente de responsabilidades y deberes, el bautizado goza también de derechos en el seno de la Iglesia: recibir los sacramentos, ser alimentado con la palabra de Dios y ser sostenido por los otros auxilios espirituales de la Iglesia. (CEC.1269)

Los bautizados "por su nuevo nacimiento como hijos de Dios están obligados a confesar delante de los hombres la fe que recibieron de Dios por medio de la Iglesia" y de participar en la actividad apostólica y misionera del Pueblo de Dios. (CEC.1270)

Incorporados a la Iglesia por el Bautismo, los fieles han recibido el carácter sacramental que los consagra para el culto religioso cristiano. El sello bautismal capacita y compromete a los cristianos a servir a Dios mediante una participación viva en la santa Liturgia de la Iglesia y a ejercer su sacerdocio bautismal por el testimonio de una vida santa y de una caridad eficaz. (CEC.1273).

La unción antes del Bautismo con el óleo de los catecúmenos significa purificación y fortaleza; la unción de los enfermos expresa curación y consuelo. La unción del santo crisma después del Bautismo, en la Confirmación y en la Ordenación, es el signo de una consagración. Por la Confirmación los cristianos, es decir, los que son ungidos, participan más plenamente en la misión de Jesucristo y en el don del Espíritu Santo , a fin de que toda su vida desprenda "el buen olor de Cristo".

Todos somos ungidos por la gracia del Espíritu para ser miembros del reino de Dios y formar parte de su sacerdocio (San Ambrosio, Trat. Sobre los misterios, 29-30)

Son llamados sacerdocio regio para que se  acuerden de esperar el reino eterno y de ofrecer sin cesar a Dios el sacrificio de una vida